#Cultura

El amor es un gran invento

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Cuando tenía quince, era un dulce adolescente capaz de declamar una poesía de veinte versos frente a un colegio completo. Este acto lleno de audacia traía consigo buenísimas calificaciones, pero la total ausencia de experiencias amorosas.


Sería oficioso apelar a la eficacia de un monumental super yo cultural: el amor como fuente energía, planteado por Platón; el amor como necesidad, propuesto por Spinoza; el amor como apasionada fusión sin mediaciones, pensado por Hannah Arnedt, o del amor como resultado de prácticas sociales, señalado por Foucault

Para contextualizar, sometidos como estábamos a una dictadura brutal, los jóvenes  buscábamos vivir “el amor” a a través de dos vías: el modelo “gringo” en discos y autos (que, por cierto, llegaba a través de las salas de cine con un par de años de retraso) o el modelo “lana”, esto es, los primeros besos, avances y amores se tejían al alero de miradas asustadas en una reunión de la “Jota”, en una sede social llena de humo mientras se realizaba una peña o en una madrugada furtiva, escuchando un cassette de “Silvio y Pablo en vivo”.

Como mis sueños estaban construidos por las letras de la trascendentalista Louise May Alcott, Oscar Wilde, Henry Ibsen y Harriet Beecher Stowe; la poesía erótica de Pablo Neruda, las décimas de la Violeta Parra y Tala de Gabriela Mistral, no cabía otra posibilidad de que a pesar de mi timidez y vulnerabilidad, y, por cierto, al férreo control que mis padres ejercían sobre mí en estas materias,  terminara besando en una peña inolvidable, por primera vez, a un chico soso cuya capacidad intelectual equivalía a un niño de cinco, pero que él ocultaba muy bien declamando lugares comunes de los poemas de Neruda. Como todo “primer amor” que se precie, terminó conmigo llorando en un parque  con el corazón destrozado.

Y así, cada experiencia amorosa de mi vida ha sido remitida a aquel momento en el parque: mi mirada suplicante, su rostro cruel impasible. Syd y Nancy. He sido Syd y he sido Nancy.

La práctica de la experiencia amorosa, despojada de cualquier configuración sociocultural, la creencia de que mis afecciones han sido vividas de modo espontáneo, como si la determinación hubiese sido natural, ajena a cualquier condicionamiento de la cultura o la sociedad, me han hecho vivir el amor como un “invento”.

El surgimiento de recetas acerca de cómo “atrapar” a un hombre, la ficción del alma gemela y el sobreconsumo, han dado lugar a experiencias fundamentalmente económicas y no de este otro tipo, que pertenecen al reino de la pasión. Tengo la impresión de que muchas veces en “relaciones felices y estables” el sujeto en cuestión podría ser cambiado por “otro” y nada sustancial cambiaría.

En su lugar, sería oficioso apelar a la eficacia de un monumental superyó cultural: el amor como fuente energía, planteado por Platón; el amor como necesidad, propuesto por Spinoza; el amor como apasionada fusión sin mediaciones, pensado por Hannah Arendt, o del amor como resultado de prácticas sociales, señalado por Foucault.

Porque con todo ello convivimos, todo ello nos constituye, aunque NO hallamos leído una sola línea de dichos autores. Sólo así, queridas y queridos, la poesía hoy por la noche, no habrá cantado en vano.

TAGS: #Filosofía Amor estudios culturales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de febrero

Marcela, no me asombra, ni me asusta, que nadie haya comentado, ni mucho menos que nadie haya leído tu articulo. son pocos los que nos importamos por estos temas, criticar a los políticos, a los empresarios, es lo que vende, y no estoy diciendo que no haya que hacerlo. Vivir un amor como tu propones, como un “superyó cultural” es algo que en nuestro posmodernismo es un poco difícil, ( y no porque antes fuera más fácil) porque es “hiper- extra individualista y como tu bien dices hiper-extra consumista. Sigue escribiendo de esta manera. quizá no venda mucho, pero algunos lo vamos a apreciar. Además, estos temas nos hacen más humanos, y no tan gringos….

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

La universidad militante y sectaria no sólo nos hace daño a nosotros, sino al país y ejemplos hay de sobra. Pero a ellos y ellas no me queda más que decirles. “Lo sabéis señores: todas las verdades ...
+VER MÁS
#Educación

Despenalización del Aborto en tres causales: Todas las verdades se tocan

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje