#Cultura

Carta abierta a Joaquín Sabina

11 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Joaquín Ramón Martínez Sabina:

Confieso que he vivido. Y he vivido durante muchos años en compañía de tus versos, con o sin música. Confieso también que gran parte de esa compañía ha tenido un intenso significado en varias jornadas de lectura, escritura, parloteo y hasta galanteo. En más de una ocasión ha sido ocasión de encuentros y desencuentros, de conexiones y desconexiones. Varias de mis mejores vivencias de a dos han tenido tu música como, según reza el verso, “banda sonora de lo que viví”. Y, por cierto, ha estado presente también en varias de las peores; ya sabes: a mí no me venden amor sin espinas. Pero bueno, eso es lo de menos. Lo importante es que la compañía de tus versos, con o sin música, durante mucho tiempo ha sido motivo de mucho gozo. Incluso en las circunstancias menos amenas. ¿Recuerdas aquel temporal bonaerense, el peor en 80 años, que, a punta de gotas que parecían pelotas de tenis y de vientos que hacían desaparecer escenarios y pantallas gigantes, obligó a suspender tu primer concierto en La Bombonera? Pues te cuento que, por el gozo de gozar tus versos, un avión tuvo la mala ocurrencia de llevarme desde Santiago hasta allá para estar presente en el que se suponía debía ser un concierto histórico. ¿Recuerdas aquella jornada memorable en el Gran Rex cuando el Diego se subió al escenario a cantar a dúo “Y nos dieron las diez”? Pues te cuento que otro avión conspiró para hacerme aterrizar por allá justo para esa fecha. Eso es lo que alguna vez provocaron tus versos: un gozo que era suficiente para franquear la frontera natural de una cordillera y la frontera artificial de los Estados sólo para escucharlos en vivo.

De un tiempo a esta parte, sin embargo, cada nuevo verso tuyo parece desganado, mustio, sonsacado a tirabuzones por contratos con disqueras y editoriales. La potencia de las imágenes de un “Ahora que” o de un “Siete crisantemos” ha sido desplazada por la consonántica simple (simplona, para ser más preciso) de, por ejemplo, un “a, e, i, o, u, a mi boda fueron todas menos tú”. Sin comentarios.

Ok. Te lo concedo. Probablemente estoy pecando de expectativas desmedidas. Pero eso no deja de ser culpa tuya. Tú mismo fuiste responsable de dejarte la vara muy alta y ahora pareces no estar haciendo mucho esfuerzo en alcanzarla. Tus últimos versos, más que gozarse, se toleran. Y se toleran porque son tuyos. Se toleran porque alguna vez tuviste la capacidad de la rima sublime. Se toleran simplemente por la memoria de lo que alguna vez fueron.

Entre nos (pero no le digas a nadie), sé que no siempre se puede apuntar a las nubes, que de tanto en tanto nuestra limitada humanidad nos obliga a hacer vuelo rasante. Hasta hace no mucho, ése era el principal motivo para tolerar tus últimos versos: la casi convicción de que la tolerancia estaba circunscrita y debía ser temporal. Pero te confieso, Joaquín, que esa convicción empieza a debilitarse día a día. En los últimos años has sometido la tolerancia pública (de tu público) a pruebas francamente desproporcionadas. Fue ardua la prueba a la tolerancia a que nos sometiste con el alarde público, con prensa y gran despliegue comunicacional de por medio, de tus nuevas inclinaciones monárquicas malamente disfrazadas de “cenas de amistad”… ¿“de cuándo aquí”, como decimos en Chile, tú, que alguna vez fuiste un republicano militante, tan amigo de Los Borbones, ah? Fue ardua también la prueba de tolerancia de ver no sólo tus desconcertantes volteretas electorales, sino, sobre todo, tu activismo musical en favor de ese PSOE que no tiene escrúpulo alguno en atentar contra derechos sociales elementales con tal de salvarle el pellejo al mismo capitalismo financiero que se llenó los bolsillos por adelantado con los actuales recortes a las jubilaciones de los súbditos españoles… Ya sé. Leí el soneto en que te exculpabas con una coartada barata: tapándose la nariz, había que cerrar filas contra Rajoy. Digamos que, con ecuanimidad, esa excusa, aunque un tanto difícil de digerir, puede pasar hasta como un acto de madurez política. Pero… ¿en verdad había necesidad de participar incluso en el clip producido y organizado por los esbirros del PSOE en la industria musical española, ah? También sin comentarios.

Y bueno. Por si no lo sabías, Joaquín, la tolerancia es como un bien económico: aunque está sometida a demandas ilimitadas, sus rendimientos son limitados. De tanto tentarla, puedes terminar por agotarla. Y te confieso que la mía hacia ti se agotó en enero del 2010 cuando llegaste a Santiago “apoyando” (como si importara) y “dedicando canciones” al que había sido candidato presidencial de los que en dictadura fueron grupos de choque juveniles del pinochetismo, el mismo candidato presidencial de los grupos económicos propietarios de minas de carbón que quieren sembrar el territorio chileno con termoeléctricas depredadores del medio ambiente y de la salud pública, el mismo candidato presidencial que se disfrazó primero de progresista adhiriendo a las demandas de las minorías (sexuales, indígenas) para ganar cámaras de TV pero que luego, mostrando inescrupulosamente su conservadurismo nato, se desentendió de ellas para cazar los votos del retrógrado conservadurismo chileno. ¿Qué más te puedo decir Joaquín? Son tolerables tus versos mediocres; son tolerables tus mediáticas cenas con la familia real; son tolerables incluso tus musicales llamados a votar por el PSOE (WTF?). Pero definitivamente no hay tolerancia que aguante tus “apoyos” a ese cadáver político que fue candidato de los que en dictadura fungieron como grupos de choque juveniles del pinochetismo…

Por nada más, aprovecho de confesarte también que el agotamiento de la tolerancia me impide asistir por primera vez a un concierto tuyo en Chile. Y como van las cosas, estoy seguro que no será la última vez. Ya no me parece admisible conmigo mismo seguir aportando fondos, así sean minúsculos, al financiamiento de tus monárquicas cenas con tus cuatachos Felipe y Leticia. La entrada para hoy, que alguien me había regalado pensando que o todavía gozaba con tus versos o que todavía los toleraba, la regalé por mi parte a una fan de Arjona, a quien convencí de que asistiera a tu concierto con un argumento veraz e infalible: Sabina ahora escribe versos, si no parecidos, al menos del mismo nivel de los del guatemalteco.

Está bien. También te lo concedo. Ni a ti ni a nadie más le importa mucho que yo no vaya a tu concierto. Y te confieso que a mí tampoco me interesa mayormente. Tú seguramente cobrarás lo que siempre cobras por cantar ante un público chileno que llenará el recinto del concierto como no lo hizo en diciembre de 2006 (¿recuerdas ese concierto con menos de la mitad de las localidades ocupadas?). Tu público actual, más masivo que nunca pero ignorante de que tuvo la mala suerte de descubrirte tardíamente, en pleno proceso de decadencia, seguramente delirará con esos versos sublimes que escribiste muchos años ha pero que definitivamente ya no volverán. Y yo te garantizo que, esté haciendo lo que esté haciendo a esa hora, ni siquiera recordaré que tú estarás entonando unas estrofas que perfectamente cabrían en una composición de Arjona.

Y como a nadie le interesa mayormente que yo vaya o no a tu concierto, te confieso finalmente que el propósito de esta carta es desearte la mejor de las suertes en la vida. Ojalá seas feliz viviendo tu actual apogeo palaciego y cortesano. Espero sinceramente que tu propio recuerdo del activista y el gran escritor de versos que alguna vez fuiste sea suficiente para no arrepentirte después de haberte regalado a la monarquía española, al PSOE y al candidato de esa sui generis derecha chilena que en dictadura militó en el pinochetismo juvenil y que hoy, propietaria de una red de minas de carbón, financió activa y públicamente esa candidatura con la esperanza de hacerse con un presidente que le permitiera sembrar el territorio chileno con las más contaminantes termoeléctricas del planeta. Mucho éxito en verdad en la dura tarea de sobrellevar tu decadencia.

Au revoir et bon voyage,

Foto: Arkangel / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de marzo

Querido Daniel,

Me encantaría, de verdad, estar llena de argumentos para rebatir lo que dices. Me encantaría que bastara recordarte que, incluso en ese disco donde viene la rima de las vocales, viene una canción tan sabinista como “virgen de la amargura” y otro par más. Me encantaría decirte que en el fondo y en la forma, nunca ha sido Sabina un revolucionario y, a pesar de su sentido humanista de casi siempre, no aprendimos a amarlo por activista, sino por perdido. Y por hacer maravilloso relato de sus pérdidas.

Me encantaría que bastaraa contarte que vengo llegando de ese concierto y que lo pasé muy bien. Que cantó canciones sublimes de otros tiempos y que es lindo para mí verme envejecer con quienes he elegido para trovarme la vida.

Pero no me basta. Porque todo eso es cierto, ¿sabes? Pero también es cierto que algo en mi estómago se crispó cuando dedicó, una vez más, una canción a MEO, ese seudo político, seudo cineasta, seudo publicista y seudo populista del que de cuando en cuando alguien se acuerda. Ese seudo mártir que se vende en Europa como hijo de un Miguel y en Chile como un empresario seudo exitoso. No sólo eso; era, además, una canción de Violeta Parra, lo que hace más doler.

Y, claro, al ver que las pifias lo taparon, salió al paso diciendo: “bueno, ni violeta logró nunca la unanimidad. Lo importante es que todos podamos expresarnos como queramos”. Es gracioso, lo sabes. Es encantador. Se lo perdonaron. Se lo perdonamos. Si vuelve a ir, ahí estaré. Hemos perdonado tantas y tantas cosas antes, a otros mucho menos talentosos.

Pero sé que en el fondo tienes un buen palmo de razón, y que no tengo un argumento sólido para proponerte que cantes conmigo la próxima vez.

Un abrazo.

18 de marzo

Pero oiga… Encantado canto con ud. Mientras no sea una canción de este señor, más que encantado.

Por cierto, seguramente es coincidencia de nombres, pero yo tenía noticia sobre un señor Joaquín Sabina que tuvo que exiliarse en Londres por haber puesto una bomba en el Banco Bilbao de Granada en protesta por el proceso de Burgos… Claramente ese Sabina revolucionario no es el mismo que este Sabina reaccionario 😉

13 de marzo

No hay nada más snob que ese acercamiento a un artista, político, literato, músico, futbolista o cualquier otro personaje público donde se le regaña por “traicionar” su pasado; lo que normalmente va acompañado de (horror de horrores), la masificación y su conocimiento por parte “del vulgo”, “los incultos”, etc. (antes se hablaba de los rotos, pero como eso es mal visto y alguien que se declara de izquierda no lo puede decir, se las rebusca y señala “los que escuchan a Arjona”).

Claro, porque cuando todos empiezan a escuchar las tonteras que a uno le gustan, éstas pierden el gusto de la exclusividad, de la elitización, de la “vanguardia”, esa contradicción profunda de la izquierda intelectual que pretende la felicidad del mundo cultivando la amargura y que pretende la libertad de los pueblos, sin atreverse a escuchar lo que que los pueblos escuchan o leer lo que los pueblos leen. Creo que si uno utiliza la técnica de la sopa de letras en el artículo y empieza a armar palabras para arriba y abajo, o en diagonal, se encontrará con “alienación”, “cooptación”, “inconciencia”, “opio del pueblo” y quizás cuantas cosas más.

Sabina no me gusta más ni menos que otros españoles. Sin duda prefiero a Serrat y a esos que supongo entran en la categoría de “esbirros del PSOE” (es que yo soy un orgulloso “esbirro del PS”). A MEO lo encuentro chanta… pero armar este tremendo lío porque al pobre Sabina se le ocurrió decir que el otro le gustaba me parece como mucho.

Es como los que querían censurar a Vargas Llosa porque ahora es de derecha, “porque traiciona su pasado”. El tipo escribe genial, aunque piense lo que piense.

No hay forma de crecer ni avanzar sin “traicionar el pasado”. La consecuencia que nos exigen los que andan con el izquierdómetro en el bolsillo es llevar al pasado a la categoría de gorgona, a la cual se mira y uno se petrifica.

Yo escojo mis recuerdos del pasado y lo sistematizo según mis aspiraciones presentes. Lo siento, he traicionado mi pasado mil veces y mil veces más lo haré. Cualquiera que estudia Historia sabe que el mito de la esencia en los orígenes es sólo eso, un mito, entretenido y útil para juegos del intelecto, pero que no tiene mayor relevancia.

Relaje la vena, Compañero (leído con voz grave y pausa COM PA ÑE RO) y si Sabina ya no le gusta, no se devane en saber si le lo traicionó a ud. o ud a él. Busque otra música y pásela bien. ¿ha probado con Radio Disney, COM PA ÑE RO, 104,9?

🙂

18 de marzo

Oiga COM PA ÑE RO, ¿sería ud. tan amable de decirme en qué parte del texto aparece algo así como una expresión de espanto por la “masificación” y “conocimiento por parte del ‘vulgo'” (sic) de la cosa que hace ahora el señor español ése? Y le hago esta pregunta menos porque se está inventando una afirmación donde no la hay, sino porque, como dice el dicho “del vulgo”, parece ud., compañero, estar vertiendo sus líquidos urinarios fuera del tiesto: el público de Sabina registra una tendencia de años y años de encogimiento. Sus discos actuales no registran ni la octava partes de ventas que sus discos de la década de 1990. Y sus conciertos, por regla general, se llenan menos ahora que antes.

En términos simples, COM PA ÑE RO, se tomó la molestia y el tiempo de desperdiciar un par de párrafos comentando una tesis imaginaria que nadie, absolutamente nadie, había formulado. ¡¡¡Felicidades COM PA ÑE RO!!! ¡¡¡Mejor suerte pillando el foco en la próxima COM PA ÑE RO!!!

Suerte escuchando y vacilando con Radio Disney COM PA ÑE RO. Yo prefiero la Pudahuel, sobre todo en la madrugada del fin de semana…

18 de marzo

Por cierto COM PA ÑE RO, muy intelectual, aunque algo superficial y nada atingente, su referencia “al mito de los orígenes”. Relaje la vena Compañero (leído con voz normal, sin sobreactuación ni nada artificial). Si no le gusta una simple y llana carta, no se devane el seso en parecer saber mucho (o algo) que ni siquiera viene al caso. Busque otra lectura y pásela bien. ¿Ha probado con Condorito. COM PA ÑE RO, de Pepo?

14 de marzo

¿Y todo este debate surge de la imposibilidad de diferenciar productor y producto? ¿De verdad?

Medio en serio, medio en broma, siempre he creído que todos los autores, de cualquier tipo, debiesen estar muertos: de este modo, esta suerte de “desilusión” no tendría cabida. No habría mantos rasgados ni ceniza en las cabezas de quienes, una mañana, vieron que el autor de su *producto artístico-cultural cualquiera* hizo o dijo algo que no me agrada, o produjo un nuevo *producto artístico-cultural cualquiera” que va en otra línea, o simplemente no me gusta.

Asumo que no es la mejor interpretación o lectura que se puede hacer de “La muerte del autor”, pero no deja de hacerme sentido. ¿Para qué quieren a un Sabina ídolo, si con su música -la que les con-mueve- ya debiese ser suficiente? El resto es accesorio.

18 de marzo

Bien en serio, total y absolutamente en serio: ¿todo su comentario, estimado, porque no entendió el texto? Por un lado se juzga el producto. Y por otro lado, muy distinto, se juzga al productor. Es claro como el agua…

14 de marzo

No sería tan duro con Sabina. De que haya decaído su calidad musical puede ser, no soy tan conocedor. Lo que me quedó claro el sábado es que el tipo es capaz de seguir dando conciertos de calidad y con estilo. SIgue siendo el bukowski de la música.re elpersonaje.
Desconocía su vida social con la realeza. Me parece curioso, pero más pintorezco que grave. o significa que el tipo sea monarquista ni mucho menos. Que apoye al PSOE; puede ser, el tipo nunca se ha declarado marxista que yo sepa, o revolucionario como sería silvio rodriguez, por lo que exigirle determinada militancia no me parece pertinente.
Hacerle un gesto a MEO me pareció desconcertante, pero lo atribuyo a la ignorancia sobre el tipo. A muchas personas de izquierda en el extranjero les llamó la atención su candidatura: hijo de miguel henriquez, renunciado del PS, joven, etc…Viendo desde fuera, da la impresión que es una persona de izquierda que irrumpe en el sistema político con el fin de generar trasnsformaciones profundas. Ahora que en realidad sea una persona ambigua, que no repara en buscar apoyos hasta en sectores ligados al pinochetismo, que haga su proyecto con personas como Fontaine que ahora trabaja en un gobierno de derecha, que su apoyo social se basa en lo mediático y no en las bases sociales, así como otras cosas no tenía porque saberlas Sabina.
Pablo Milanés dio su apoyo a MEo en una de las franjas, y dudo profundamente que Milanes sea pro neoliberalismo, solo que MEO es un personaje confuso, y SAbina fue uno de los confundidos.

18 de marzo

Mi estimado Rodrigo:

Sabina solía ser uno de los puntales de la Izquierda Unida española:

Una de las banderas de la Izquierda Unida es el republicanismo. En Chile no se entiende el alcance de esto porque su sistema político no es monárquico. Ser republicano en España (en Holanda, en Suecia, en Dinamarca o en cualquier monarquía) es ser contrario a la monarquía. Y Sabina solía ser un republicano fanático.

Sobre el resto, no mucho que decir. Milanés participó en la franja por orden de partido. No tenía muchas opciones. No sé si en el caso que nos ocupa se puede decir lo mismo.

Por cierto, en esto estoy con el parágrafo 7 del Tractatus, con la adpatación del caso, por supuesto…

16 de marzo

Sabina Serrat Milanes Silvio …..pedir peras al olmo, tal como reza el viejo dicho popular resulta más acertivo, más preciso. Estos tipos, son “artistas”, como Jorge Gajardo renunciando a través de la Silvita, como Juanes llorando en público en la Habana porque sintió mucha presión….Ufff, tenemos tantos casos, pero mejor disfrutemos de lo que hacen mientras nos gusta; ellos, como “artistas” siempre buscarán público, se pondrán así o asa, tomarán el charango o un bajo fender, usarán láser, o una arpillera de fondo, pero buscarán público y, como ocurre con los circos o los magos, uno no se repite el show, busca otro. ….mejor, que pase el próximo espectáculo!…No todos serán como Syd Barret.

18 de marzo

Estimado:

No tengo inconveniente alguno con que alguien que vive de su obra cultural busque el crecimiento de su audiencia con medios culturales. Me da lo mismo un charango, una fender, una gibson, un sintetizador, un scratch de tornamesa…

En este texto no hay nada, absolutamente nada, que haga referencia a un problema por el número o volumen de la audiencia de Sabina

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El Congreso del Futuro una oportunidad de promoción. El actual Congreso como las grandes ferias internacionales es una excelente oportunidad para que los concurrentes de diferentes industrias:
+VER MÁS
#Chile 2030

Mirada estratégica al 7° Congreso del Futuro

La estrategia del Banco Mundial siempre ha sido usar datos, estadísticas y rankings para respaldar sus propias ideas y visiones ideológicas: la libertad, pero solo la libertad para hacer negocios. Desde ...
+VER MÁS
#Educación

Más chispeza política: el Banco Mundial, ranking, datos e indicadores

Deberíamos hacernos cargo urgentemente de este problema puesto que la inmigración a nuestro país continúa creciendo, lo más óptimo sería bien ampliar la cantidad de Becas Juan Goméz Millas para extr ...
+VER MÁS
#Educación

Precarias becas e Inmigración

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

Popular

el actuar de forma ética está desafiando al ethos autoritario y petulante del Chile tradicional, dominado sin contrapeso por las elites o de quienes pretenden ser elite
+VER MÁS
#Política

La ´compra altruista` y la máquina autopoiética del capitalismo.

Aceptamos nuestras culpas, pedimos perdón y lamentamos el daño que hemos producido a muchos seres humanos inocentes. Sepa usted, Santo Padre, que son muchos los que dentro de las cárceles buscan el cami ...
+VER MÁS
#Justicia

Somos locos y peligrosos, carta de un encarcelado al Papa Francisco

Los establecimientos educativos existen para entregar herramientas que le permitan a los estudiantes poder desarrollarse en el mundo que les tocó vivir para poder mejorar sus oportunidades de tener la mejo ...
+VER MÁS
#Educación

Celulares en colegios y el sillón de Don Otto

Cuando escuchas o vez los noticiarios, o cuando pretendes dimensionar lo que pasa luego de la lectura noticiosa de un diario, las imágenes que dibujas en tu cabeza no hacen justicia con la real dimensión ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chaitén, botas húmedas