#Ciudadanía

Y si el voto nulo fuese una opción

11 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Es por ello que las claves que determinan que los ciudadanos se sientan parte del gobierno es que sus representantes estén en el poder. Esa es la base de un sistema soberano y ciudadano: la representatividad.

En medio de toda la vorágine de las ultimas semanas, entre escándalos por tráfico de influencias, malversación de fondos estatales, redes entre empresarios y políticos, las criticas al sistema en general se han hecho patentes y crecientes mientras más casos se descubren. La crisis de representación política, la escasa participación electoral en las ultimas elecciones y la desafección hacia el Congreso, son algunos de los factores que dan cuenta de la delicada situación en el actual sistema político chileno.

No obstante, si sumamos otros factores circunstanciales, como los roces internacionales por conflictos limítrofes con Bolivia y en algún momento Perú, y las catástrofes naturales de los últimos años, acrecientan aún más la sensación en la ciudadania de que “algo no anda bien”. Algo en el sistema, algún proceso, mecanismo, está generando un colapso. En otras palabras, se están tomando decisiones erróneas y/o se están eligiendo autoridades sin una capacidad de reacción eficiente y eficaz. O quizás, sólo sea el resultado de anteriores decisiones ciudadanas erróneas.

El concepto de poder político conserva en contextos democráticos -aún- un componente de soberanía popular, que que nos explica  la razón de existir del Estado y el por qué de la necesidad de autoridades y leyes: regulación de conductas y organización social. Pero, qué pasa cuando esas herramientas, que deberían amparar, proteger y salvaguardar esos intereses, dejan de funcionar o funcionan para unos pocos? Pues aparece la crisis y desafección política.

Cuando se consolida el Estado liberal de derecho en el siglo XIX, y sobre todo a mediados del siglo XX, el sufragio universal se extiende, el voto se transforma en el principal mecanismo para cambiar los destinos de la sociedad, ya que permite elegir a los representantes de la mayoría. Muchas reformas sociales han estado bajo el amparo de líderes que han sido escogidos por la vía, hasta el momento, mas certera y democrática. Es por ello que las claves que determinan que los ciudadanos se sientan parte del gobierno es que sus representantes estén en el poder. Esa es la base de un sistema soberano y ciudadano: la representatividad.

Ya lo señaló Bitar hace unos días “¿quieren echar a todo el mundo? (…) No hay más camino que fortalecer la democracia y los partidos”. Ante lo cual surge la inevitable pregunta de por qué fortalecer el sistema con los mismos que lo han debilitado.

Suena a radicalismo barato, pero no olvidemos que las democracias y los sistemas republicanos surgen en base a la representatividad y por lo tanto, si la ciudadania empodera a determinados líderes, es pues esta misma la que puede y debe quitarlos del escenario.

A ratos, se apodera de los medios y redes sociales el binomio revolución/comunista, cuando usamos palabras como ciudadania, voto, poder. Pues no. El voto es un mecanismo totalmente neutral y es la única herramienta a estas alturas para cambiar lo que no nos parece.

Pero, y si las opciones electorales siguen siendo las mismas y si seguimos el consejo de Bitar de que no podemos/debemos echarlos a todos, pero es necesario un cambio ¿por qué seguir delegando esa responsabilidad en la clase política?

El voto nulo es el mas fiel mecanismo de desencanto ciudadano. El voto nulo, se nos presenta como la opción mas insolente, pero certera. Y al contrario de lo que el mito popular cuenta, en nuestra actual legislación electoral ni el voto nulo ni el blanco se suma a la mayoría. La abstención se presta para múltiples interpretaciones, pero el voto nulo no. Es una real y concreta manifestación de que el sistema “no me satisface”  o “esos candidatos no me gustan”.

Cuando elegimos entre los “menos malos”, pues el voto nulo representaría la posibilidad de elegir al candidato que jamás se postulará, es un signo de que no se está de acuerdo con las opciones que se nos presentan. La pregunta es clara entonces: ¿qué pasaría si todos votáramos nulo? ¿sería una forma efectiva de cambiar el sistema? ¿sería una herramienta efectiva de condensar el descontento ciudadano en un simple acto como es votar? ¿podría el voto recobrar su poder soberano de representatividad y poder político ciudadano?

Francesc Pellicer lo señala claramente “el voto nulo, (…) no fastidia a ninguno de los que quieren jugar a la farsa electoral, y no lo hace porque ni siquiera juega, rompe las reglas, no las acepta, y lleva así por tanto implícito el mensaje de protesta (…) expresa una discrepancia formal con las normas, con la manera de hacer de la clase política y en definitiva con el sistema que nos gobierna. El voto nulo no quiere un pequeño cambio, quiere un cambio sustancial, quiere otra manera de hacer las cosas”.

En ese sentido, nadie lo hace porque está el eterno fantasma de la inestabilidad política, de la polarización, etc. ¿Se podría estar peor en Chile en estos momentos? El sistema político hasta el momento funciona. Sí, pero ¿por qué debemos admitir esas condiciones? ¿A qué le tenemos tanto miedo?

¿Y si el voto nulo fuese una opción?

TAGS: Crisis de Representación Voto Nulo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de abril

Las decisiones erróneas las tomas los gobernantes por dejarse llevar al primer canto de sirena de una ciudadanía que siempre tiene actitudes erróneas. Casi todos los errores del pasado fueron causados por las mayoría que estuvieron de turno y lo que hace la mayoría de turno también serán errores porque siempre es así. Eso es una constante. Los errores los cometen las autoridades que deben ser líderes y no títeres de una mayoría casi sin conocimientos, impulsiva y casi siempre equivocada, eso es lo que demuestra la historia. Ahora este es un país a con autoridades hechas títeres de estudiantes secundarios ¿ que otro resultado esperaba ?.

Saludos

Anonimo

06 de abril

Señor Jose Luis – su pensamiento deja en evidencia su color político y de no asumir sus responsabilidades; resulta que si los gobernantes cometen errores ellos son responsables de lo que hacen, dicen y realizan – no culpe a los ciudadanos porque los ciudadanos no gobiernan ni tienen el poder de cambiar las cosas; porque todo seria muy distinto si fuera así.
Los cambios se deben hacer; otra cosa es el nivel de inteligencia, donde los políticos – indistinto del color político hacen agua. Para los cambios se necesita gente sabia sin intereses encontrados y plebiscitos y todo lo que corresponda.
Otra cosa es tratar a lo demás de ignorantes deja en evidencia su propia ignorancia y pensamiento lineal.

06 de abril

Agradesco el diálogo. No creo que alguien dude de mi color politico. A los gobernantes con sus planes los pusieron allí todos los ciudadanos, los que votaron y los que dejaron que los que votan decidan por ellos.

Y le repito que no soy yo sino que la misma historia demuestra que los ciudadanos son victimas de los arrebatos e ignorancia de la mayoria.

Yo jamás he seguido a la mayoria, no me meta en ese basurero, quizá he sido de otro (ahora tambien me doy cuenta) pero no de ese.

Saludos

06 de abril

¿Y opción de qué sería por ser?
Estoy 100% seguro que si el espectro político de los candidatos se moviera bastante a la izquierda personas como José Luis terminarían votando nulo (por ejemplo, si lo más a la “derecha” fueran los candidatos de la Concerta). Por otra parte muchos votantes de izquierda (dentro de los que me considero) ante la inexistencia de candidatos de izquierda “real” terminamos votando nulo muchas veces (las pasadas presidenciales fueron la excepción a la regla).
La conclusión lógica es que es imposible tratar al grupo de “nulos” como un conjunto homogéneo de tendencia política. Podemos interpretarlos todo lo que queramos desde la perspectiva teórica, pero de ahí a transformar tal fenómeno en una realidad política tangible hay un abismo. Todos los nulos pueden ser interpretados como disconformes con el abanico de candidatos, pero de ahí a poder establecer cuál sería “el” candidato de los nulos o cual es la idea de “reforma política” de ellos hay una imposibilidad en principio.
Saludos.

07 de abril

Es un comentario muy lúcido de Luis. Quizá llega el dia que votemos por internet en forma segura, y como si fuera una simple encuesta o censo, al lado de los candidatos habrá un sector para aclarar lo de los “nulos”. Yo nulo check derecha económica, Luis nulo check izquerda anarquista subgrupo Claudé (es un ejemplo). Asi tendriamos un mapa instantáneo y exacto del espectro politico y como se va moviendo en forma totalmente transparente.

Tambien encuentro absurdo pensar que por votar nulo se califica en una tendencia determinada de ideas.

Saludos

07 de abril

Cada día me sorprende más José Luis ¿se está pasando a la idea de Peón de Jehová con un parlamento ciudadano online? ¿o solamente apoyaría votación de representantes en línea? ¿qué diría su sector con respecto a algo así? Saludos.

Luis manghi

14 de enero

¿Que pasaría si todo el universo votante votara nulo, que pasaría, que dice la constitución?

Cambia el teclado por la mesa electoral - El Quinto Poder

17 de enero

[…] Si bien hace un tiempo, señalé el debate respecto a la importancia -quizás- del voto nulo, hoy, dadas las circunstancias, si queremos generar un cambio debemos seguir el modus operandi que hemos aplicado de acuerdo a la larga “institucionalidad y respeto a la democracia”, frase tan orgullosamente acuñada por historiadores para compararnos positivamente con nuestros vecinos latinoamericanos. Es decir, debemos usar el voto a nuestro favor antes de recurrir al poder del voto nulo. […]

#YoVoto v/s #YoNoVoto: Municipales y otras chucherías – El Rincón de Jorgicio

25 de octubre

[…] protesta. Está tan mal hecho el sistema electoral que no considera tomarle el peso al voto nulo. ¿Y si fuera una opción?  A eso sumémosle el tremendo desastre con las inscripciones y cambios de domicilios truchos (y […]

Osvaldo Sotomayor

27 de octubre

¿Si el voto nulo fuese validamente emitidoi,podria salir elegido president@, el Sr. Nulo? Atte.

Manuel Urzua

22 de agosto

Pero que pasaría si hubiese una mayoría de votos nulos? una ves mas no queda claro.
Según yo y lo poco que e logrado leer valido aquí en Chile, (porque a ningún político, ni a sus corruptos medios de comunicación, le interesa un tema como este) si ganase el voto nulo, querría decir, que la mayoría NO quiere a ninguno de los candidatos y se debiera repetir la elección con candidatos nuevos, si yo estuviera equivocado solo demostraría lo corrupto del sistema, asegurando una permanencia a los mismos de siempre

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada