#Ciudadanía

Valor público: la verdadera democracia la hacemos todos

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

No podemos estar ajenos al complicado momento que se está viviendo en la esfera política de nuestro país y en la complicada situación que vive el gobierno de turno (segundo gobierno de Michelle Bachelet); el cual se ha visto superado por la magnitud de las reformas que espera implementar y la acelerada ejecución de un plan de gobierno que buscó representar las peticiones ciudadanas latentes ya desde 2010 -e incluso antes- sin lograr entender el fundamento social y las condiciones pedidas por la ciudadanía, y a eso sumándole los escándalos de transparencia inicialmente centrada en la oposición y luego salpicada al oficialismo con casos emblemáticos como PENTA, SQM y CAVAL.


La participación directa de la ciudadanía en materias de planificación, no solo fortalece la democracia desde el punto de vista político, sino que también contribuye a la legitimidad y transparencia de dichos procesos.

Ya desde hace un tiempo, en nuestro país ha ido en aumento la necesidad de las personas en participar en los planes de desarrollo que se proponen en la república, esto debido a las crecientes exigencias ciudadanas en materias de igualdad y de dignidad. Nunca en la historia de Chile se había vivido este proceso de “necesidad de participación de los gobiernos subnacionales”[1], pero aun así hoy y con los movimientos sociales hambrientos de demandas -de diversas categorías- falta la guinda que corone nuestro pastel. A esa guinda la llamaremos “aumento del impacto de valor público”, entendiendo valor público como: “la mejoría en las condiciones de vida de la población lograda con equidad, es decir, con acceso generalizado a los bienes y servicios que producen mayor bienestar” (Berreta & Kaufman, 2011).

Ahora bien, ¿se hace necesaria la participación ciudadana en la planificación estratégica de los gobiernos, de las regiones y de las comunas? La participación directa de la ciudadanía en materias de planificación, no solo fortalece la democracia desde el punto de vista político, sino que también contribuye a la legitimidad y transparencia de dichos procesos; identificando necesariamente al ciudadano y los funcionarios públicos con los programas de gobierno, con las planificaciones regionales y con los planes municipales de desarrollo; fortaleciendo la honestidad, transparencia y la responsabilidad administrativa; permitiendo elevar la calidad de los servicios públicos, para responder oportunamente a las demandas ciudadanas y al desarrollo humano local; y adecuando las políticas públicas a las realidades locales, nacionales y sectoriales.

Tras un abreviado análisis de la importancia de la participación ciudadana en materia de planificación, se me hace necesario comentar las dificultades de ésta en nuestra realidad actual como país. La sociedad chilena de este siglo ha demostrado interés en elementos que antes no eran materia de preocupación alguna o que simplemente no eran tomadas en cuenta, como son: los casos de la educación terciaria, el rol privado en educación, la exigencia de mayores libertades (ley de auto cultivo, aborto terapéutico), la transparencia de los procesos políticos, o el rol de las personas jurídicas en el financiamiento de la política. En estas materias, la sociedad ha tomado un rol pro-activo que ha obligado a abordar estos principios por parte del ejecutivo despachando proyectos de ley que ponen en discusión estos temas, pero eso en tema de rol ciudadano. En asuntos de gobierno, podemos percatarnos de la actitud reactiva que representa el ejecutivo, obligado a apagar verdaderos infiernos en temas de transparencia y en temas de educación; es así que en educación se ha obligado a despachar propuestas que a inicios de siglo parecían solo de utopías de países extranjeros, como es la gratuidad en educación terciaria -un diminuto avance, pero un avance al final- o la ley de financiamiento de las campañas.

Debemos otorgar al ciudadano un espacio en el cual pueda tomar decisiones que lo vinculan tanto como individuo o como conglomerado; apostar a transparentar para uso público la planificación de proyectos: cuáles son las fuerzas impulsoras, cuáles son aliadas y cuáles resistentes, y qué acciones desarrollaran al respecto. Es preciso que en el proceso de participación se incluyan a los diferentes grupos de interés. Debe apostarse para que los proceso de legislación consagren la participación ciudadana en la planificación, ya sea a un nivel estadual (provincial o departamental) o a nivel municipal.

Un punto que se me estaba quedando en el tintero es el desempeño del gobierno en materia de negociación colectiva, el poder de consenso del ejecutivo ha sido constantemente superado puesto que este no ha entendido de buena manera los desafíos propuestos por la ciudadanía. Esto se acompaña de un desempeño económico deplorable -efecto de la reforma tributaria y la clase empresarial chilena sobre reaccionaria y conservadora, y sumándole el bajísimo precio del cobre- que ha marcado el desempeño gubernamental, y ha obligado al ejecutivo a priorizar sus reformas en post de un cambio sustentable y de responsabilidad fiscal.

Para finalizar no debemos tener temor alguno a la participación, al contrario debemos fomentarla y hacer de la población un ente activo en la toma de decisiones en los niveles mencionados (nacional, regional, municipal y barrial). La participación es la vía por la cual se crea ese sentimiento de pro-actividad y de pertenencia en materias que nos afectan, que mejorarán la evaluación de las personas sobre sus organizaciones públicas (servicios públicos) y tendrán beneficio directo en la credibilidad de la esfera política -acercando la política a la gente y a la democracia-. En resumen, debemos fomentar la planificación participativa, tema que el actual gobierno -dada su mayoría en el congreso- puede generar un avance histórico.

Como último punto, me gustaría señalar que el valor público “surge de lograr la participación de la sociedad en la asignación de los frutos del bienestar económico, social y cultural. Ello implica integrar a los ciudadanos, cualquiera sea su localización geográfica o su situación social o cultural, en la discusión de la definición de las prioridades sociales” (Berreta & Kaufman, 2011). También, “la participación de los ciudadanos en forma individual o como parte de organizaciones es un factor clave para el éxito de los planes de desarrollo, en particular a nivel de los gobiernos locales” (Berreta & Kaufman, 2011).

Berreta, N., & Kaufman, J. (2011). Gestión para Resultados en el desarrollo en gobiernos subnacionales. BID , 1-76 .

[1]  Planificación orientada a resultados, BID.

TAGS: #ParticipaciónCiudadana #PolíticasPúblicas Democracia Participativa

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de julio

No comprendo Sr. Agüero qué es lo que usted cree que le falta al país entonces, si para todo lo que usted escribió podría ser aplicable la Ley 20.500, supongo, ya que se llama de “Participación Ciudadana” aunque se interprete como “Participación de los dirigentes de las juntas de vecinos”….

En ella dice expresamente que “el Estado reconoce en las personas el derecho a participar en sus programas, planes y acciones”, o algo muy parecido…

Actualmente, si usted revisa la 20.500 se encontrará con que esto “ya no es tan así”, ya que seguramente la mafia que legisla cambió un poquito las cosas y ahora sólo dice:

“El Estado, en sus programas, planes y acciones, deberá contemplar el fomento de las asociaciones, garantizando criterios técnicos objetivos y de plena transparencia en los procedimientos de asignación de recursos.”

Seguramente alguien se dio cuenta que semejante Ley no podría decir que “el Estado reconoce en las personas el derecho a participar en sus programas, planes y acciones”, porque eso significa concederle un derecho que no fácilmente podría garantizar, o bien que la mafia política no está dispuesto a garantizar… En cambio podemos entender que el Estado en sus programas, el Estado en sus planes, el Estado en sus Acciones… El Estado en sus lo que sea… “El Estado”…. Ahora la mafia política se llama Estado…

A falta del derecho, pareciera que el Estado garantizará plena transparencia en la asignación de recursos… Osea, eso quiere decir que la mafia política garantiza transparencia en la asignación de recursos y que ello lo hará con criterios técnicos objetivos….

¿Qué cree usted que funcional mal en todo esto, en el fondo, ya que aún con Ley de Participación Ciudadana, no se llega a cumplir sus expectativas?…

26 de julio

Estimado usuario del quinto poder efectivamente existen leyes que proponen participación ciudadana pero en un rol marginal de propuestas, el ciudadano lo mas cercano que tiene a participar de el estado es en una marcha que proponga una que otra idea que sea tomada en cuenta.
Por otra parte mi texto está enfocado a la importancia del valor publicó en la integración ciudadana y funcionaría, y como esta integración contribuye a la transparencia y a la democracia del país, junto con tambien mencionar la importancia de una ley de lobby que permita regularizar y transparentar los grupos de interés comunes de todos los estado del mundo, pues todos tenemos intereses que defender, el tema es como se defienden esos intereses en el parlamento, un caso interesante es la ley de lobby estado unidense que genera verdaderos registros que permiten mayores niveles de transparencia al momento de discutir una ley o reforma y quienes son las partes interesadas- a favor y en contra-.
Junto con agradecerle el interés demostrado por mis artículos me despido y le deseo un buen dia.

27 de julio

las ideas dela gente podrian ser representadas en el PArlamento mediante un numero de cinco parlamentarios designados en una càmara ciudadana digital. Asi la representacion directa de la gente seria posible y el debate ciudadano podria intitucionalizarse. Esto podria llevar a la ciudadania a preparar proyectos mas complejos de Ley y a desarrollarse politicamente de una mejor forma organizacional apoyada por el Estado y sus instituciones, de forma que cada proyecto ciudadano se cree dentro de la institucuonalidad existente y asi el pueblo ya no necesitaria ir a protestar a la calle, sino que exponer sus razones colectivas desde sus casas y a traves de radios locales que las envien a la càmara ciudadana….. saludos y gracias por la respuesta. a mi parecer escribiste un buen articulo. creo que tienes mas talento para la politica que para la religion en todo caso…. :). ..

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable