#Ciudadanía

Un Techo para Chile: No cortemos las alas de la sociedad

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La pobreza es una realidad al menos incómoda, y en mi opinión ciertamente inmoral. Limitar sus canales de difusión solamente a cifras y vías “oficiales”, lejos de “des-farandulizarlo” parece sólo contribuir a acentuar su problema endémico: la marginalización del problema y, lo que es peor, de las personas que se encuentran detrás de él.

Agradezco la invitación  que elquintopoder me hiciera para responder a la columna de Patricio Hidalgo sobre la candidata a reina del festival de Un Techo para Chile. Desde la perspectiva de lo que debiera enfocarse en el debate público, su columna no ameritaría respuesta si se trata sólo  de enjuiciar a la fundación y su modelo de intervención. Más allá de la opinión personal de Patricio sobre Un Techo para Chile, quisiera aprovechar esta oportunidad para poner el énfasis donde corresponde: ¿conlleva la participación en plataformas de difusión masiva para posicionar problemas sensibles que tenemos como sociedad su necesaria “farandulización”? ¿Deben los representantes de la sociedad civil tener una responsabilidad activa de contribuir a la solución de estos problemas sociales o ello debiera ser el monopolio exclusivo del Estado y las estructuras de poder político?

Utilizar el término “farandulización” para calificar la intervención resulta al menos curioso. Desde ya se sustenta en una premisa no revelada: que toda utilización desde la sociedad civil de medios de comunicación social o contextos artísticos para recordarnos como país los problemas que nos aquejan implicaría “farandulizarlos”. Puesto en esos términos, es difícil emitir opinión sobre si dicha “farandularización” es necesariamente negativa. Quizás lo mejor, antes de calificar, es poner las cosas en contexto. La campaña que exitosamente lanzamos y que fue la decimoprimera tendencia en Twitter con más de 500 publicaciones en apoyo de la iniciativa y sólo 3 en contra, 5 publicaciones en medios online y más de 8 minutos al aire en televisión abierta y radio, buscaba precisamente posicionar una  realidad al menos incómoda, y en nuestra opinión ciertamente inmoral. Natalye (y aquí también respondo a los comentarios de Andrés Cubides a la columna de Patricio) fue libremente quien se ofreció a participar de esta iniciativa que busca, como bien señala Patricio en su columna, dar cuenta de la realidad en que viven actualmente más de 30 mil familias en campamentos a lo largo de Chile, y particularmente más de 12 mil familias en la quinta región, la que hoy tiene el vergonzoso récord de ser la región con más campamentos del país, seguida por Bío Bío y la Región Metropolitana, respectivamente.

Ahora bien, si nos remitimos a la definición de la Real Academia de la Lengua Española, donde “farándula” se define como: “profesión y ambiente de los actores”, es difícil entender cómo esta intervención podría calificarse de tal. Natalye no es actriz, ni como aficionada está representando personaje alguno. Ella simplemente ha tenido la entereza y valentía necesaria para dar un paso adelante y someterse al escrutinio público para mostrar -escuchen bien- su realidad. Pero no sólo la de ella. El interés que generó la voluntaria postulación de una reina proveniente de un campamento se explica porque también representa  realidad que hoy Viña del Mar y la región de Valparaíso en general, sonrientes con la llegada de turistas, artistas y “noteros”, esconden detrás de los cerros. Los medios decidieron cubrirlo porque es algo extraordinario (fuera de lo normal) que en el contexto del prestigioso Festival de Viña  exista una  candidatura levantada desde una ciudadanía, que ya cansada de la silicona y la ridiculización de la mujer, entiende que Natalye debe tener el mérito de ser nuestra reina del festival pues, de algún modo, representa a la mayoría de nosotros: tiene dos hijos, es jefa de hogar y trabaja esforzadamente como tantos otros.

En este sentido, el acto de presentar a una candidata a reina, lejos de ser “banal” como califica Patricio, tiene una importante significancia e impacto en al menos dos sentidos. Primero, pone en una posición incómoda a los canales al desafiar sus políticas internas ya establecidas en cuanto a “quien será el próximo rostro” y testear cuanta sensibilidad y “responsividad” tienen con el sentir ciudadano. Como responsables del principal medio de construcción del espacio y la agenda pública, resulta interesante ver cómo los canales reaccionarán a este llamado. Y segundo, pone también una posición incómoda a las autoridades políticas y de espectáculos que forman la comisión del festival al re-posicionar el debate sobre el grado de vinculación que estas plataformas y espacios debieran tener con los problemas sociales que nos aquejan.

Resultan al menos curioso en este sentido, las declaraciones de algunas autoridades políticas que han calificado este acto como una “presión”. Chile debe cuidarse de caer en la paranoia de descartar cualquier forma de manifestación pública fuera de los canales político-institucionales al calificarla como facciosa. Ello conlleva el riesgo de presentar siempre en una narrativa de “captura”, lo que en realidad es la responsabilidad principal de las autoridades como representantes: la “responsividad” hacia la comunidad política que los eligió. Esperamos entonces conocer las razones públicas que justificaría que Natalye no pueda al menos competir en igualdad de condiciones con las demás candidatas por ser nuestra reina del festival.

Frente a imputaciones de “clasismo”, sólo cabe aclarar que como organización de la sociedad civil, uno de nuestros objetivos es precisamente posicionar la pobreza para hacer de esta realidad un tema país, que genere el desarrollo y la implementación de políticas públicas integrales que hagan parte de la solución a los (as) involucrados (as), entendiendo que es el Estado quien debe asumir la responsabilidad principal de implementar medidas y coordinar con los distintos actores para cumplir el objetivo de terminar con los campamentos de Chile.

Lo que a mi parecer es un error grave, y que de alguna manera refleja un tipo de pobreza mayor, es pensar que una persona que vive en un campamento o cualquier otra comunidad, sea materia de “exposición a la burla, al sinsentido, a la mujer como material de piropo”, como citó Patricio, al margen (como bien plantea) de una campaña publicitaria, entendiendo la publicidad, como el ejercicio de hacer público algo.

Repito, la pobreza es una realidad al menos incómoda, y en mi opinión ciertamente inmoral. Limitar sus canales de difusión solamente a cifras y vías “oficiales”, lejos de “des-farandulizarlo” parece sólo contribuir a acentuar su problema endémico: la marginalización del problema y, lo que es peor, de las personas que se encuentran detrás de él.

—–

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
joaquin

21 de febrero

Creo que es un error, basado en buenas intenciones, pero en definitiva un error, asumir las responsabilidades propias del estado y esconder, quizás mínimamente, las graves falencias que generan sociedades tan patologizadas como la nuestra. Por otro lado muestra de la enfermedad social es ocupar, por parte de los bien intencionados, las mismas técnicas alienadoras que utilizan los medios de información controlados por el poder económico.

24 de febrero

Lamentablemente leyendo tanto esta columna como la de patricio veo que esto es tarea de todos, no es solo darle mayor connotación ocupando los medios de comunicación mas “populares”, que han llevado la idiotez a la máxima divulgación y salvo contados casos son fuente de información y real aporte o contribución a los valores sociales. Como dije a patricio ¿y tu que haces para cambiar esto?… el problema parte por ahí, no sacamos nada con criticar algo si realmente nuestra consciencia social esta ajena a la materialidad a la practica de labores que logren ese cambio global como sociedad.

¿Que hago yo? ¿Que puedo hacer? son cuestiones que ni siquiera debiéramos estar preguntándonos, basta ver que muy bien puedo estar ahora sentado en un escritorio en mi oficina donde me gano la vida tranquilamente, tengo mi buena casa, mi buen auto y las vacaciones donde quiera y cuando quiera, y mientras tenga esta posición, el resto que se pudra, a lo mas podré si mi consciencia moral me lleva a poner una voz de alarma, y con eso quizás salvare en poco el fuego interno de saber que las cosas no están bien mientras yo gozo en abundancia y se que mi prójimo esta sufriendo en la escasez.

Los invito a pasar de la crítica a la acción.. y felicito la labor de un techo para Chile en su contexto, pero siempre se puede hacer algo mas, y eso parte también por cada uno de nosotros mas que la dilación en panfletos que busquen adhesión o crítica.

26 de febrero

Cue cue cue cue… Aire y más aire.
Sorry pero poca respuesta y poca sustancia. Concuerdo con P Hidalgo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

La sociedad, el ciudadano corriente, proyectó con estupor y horror la posibilidad de que una oposición que avala y promueve el terrorismo a ese nivel se convirtiera en gobierno. “¿De que sería capaz l ...
+VER MÁS
#Internacional

La MUD movilizó millones de votos para el chavismo

Un día en donde la lucha feminista gana un nuevo paso hacia una sociedad más igualitaria, más inclusiva y que nos reconoce como sujetas de derechos. Las lágrimas de emoción de muchas y muchos presentes ...
+VER MÁS
#Género

#aborto3causales ganamos todas, incluso ustedes

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable