#Ciudadanía

Trabajo espiritual en Chile

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En la actualidad está sucediendo en Chile que más allá de la metodología empleada para cultivar el espíritu, se está declarando un respeto por la dignidad esencial del ser humano, que radica justamente en su dimensión espiritual, y en este contexto se ha reconocido la posibilidad y el derecho de emplear Enteógenos, como la Cannabis, en el cuidado de esta dimensión.

El cultivo de la dimensión espiritual de la persona es una práctica que la humanidad desde siempre ha incluido de algún modo en su existencia. Las metodologías se reconocen variadas: simples, complejas, individuales, colectivas, formando parte de civilizaciones, legítimas, clandestinas, con medicinas, sin ellas, son tantas como culturas reconocidas.

La trascendencia, el contacto con el cosmos depende de la cualidad perceptiva del ser humano que busca, y esta cualidad puede ser trabajada para prosperar en la inclusión, en la integralidad de ese contacto.

En el actual momento de nuestra civilización el contacto que la mayoría establece con la realidad, el habitual, se efectúa con un observador, con un alma, con un yo, que se descuelga desde una posición instalada en el contexto de la producción virtual que genera nuestro intelecto, es decir, que la conciencia de la persona se nutre fundamentalmente de información simbólica, que es solo reflejo de la realidad propiamente tal, pensamientos, imágenes, generadas por la impresión de la realidad en la presencia del individuo, quién a propósito de su grado evolutivo -el mismo presente en la norma- capta y da cobertura en su conciencia solo al material virtual de la experiencia, no estableciéndose vinculo objetivo alguno con la realidad misma.

Esta situación, este modo de funcionar es lo que se denomina neurótico, vivir en la ilusión, en la oscuridad, dormidos, desde el ego, desconectados de Dios.

El trabajo espiritual consiste en realizar los esfuerzos para que el yo esencial trascienda tal condición, viaje fuera de los límites del ego, recupere una jerarquía de observación que si pueda incluir realidad efectiva, material -como el cuerpo y su actividad por ejemplo- y también realidad espiritual. De hecho, cuando ha sido posible sentir el cuerpo, es justamente porque la observación ha sido hecha desde un plano metafísico, es decir, desde un espacio de realidad sutil, otro plano de consciencia, que paulatinamente se va reconociendo y distinguiendo en base a los méritos del esfuerzo desarrollado.

Esta oportunidad para recrear la presencia sobre la existencia -la nuestra, la de cada uno, la de todos y la de todo- recibe distintas denominaciones según el contexto: conectarse con dios, con el todo, con el cosmos, trascenderse, integrarse, unificarse, religarse… y se realiza preferentemente en espacios interesados en atender lo sagrado de la existencia, sin embargo, mas allá de la especificidades y distinciones, el trabajo espiritual, el cultivo de la percepción para favorecer la re-conexión, el reencuentro de la consciencia con la creación, es una inquietud natural, inherente a lo Humano.

Muchas, son las estrategias para trascender los limites del ego y generar experiencias de conexión de otra jerarquía a las habituales, encontramos la oración, la meditación, diversas técnicas para disciplinar la atención, trabajo sosteniendo posiciones o en movimiento, danzas, bailes, o rituales donde se integran las anteriores.

Existe también trabajo espiritual que incluye el uso de medicinas naturales con propiedades enteógenas como sacramentos, que por su efecto de modificar la percepción y expandir la conciencia potencian los esfuerzos realizados con ese propósito.

En América las tradiciones ancestrales del norte, centro y sur del continente acusan el empleo de plantas como el Peyote, Hongos, San Pedro, Ayahuasca, y muchos otros que han estado presente para asistir la necesidad de conectarse con la creación y curar recuperando la armonía. En el resto del planeta existen muchas otras, como la Cannabis, para la cual los estudios arqueológicos demuestran empleos con similares fines.

En Chile en la actualidad, el Trabajo Espiritual se realiza en distintos espacios con resultados variables, según nuestra perspectiva comprensiva. No resulta, hoy por hoy, fácil ofrecer garantías para producir resultados éticamente aceptables en este campo, toda vez que los esfuerzos emprendidos por las organizaciones tradicionalmente responsables reflejan serios deterioros. Sin embargo, y no obstante lo anterior, es posible reconocer la presencia de muchos y diversos espacios desde los cuales, y de acuerdo a la madurez de las personas y grupos responsables, se realizan trabajos espirituales que persiguen objetivos naturales, humildes, simples y efectivos.

Va nuestro respeto para quienes haciendo uso responsable de las facultades que la matriz jurídica nacional e internacional ofrece a los ciudadanos, han optado por incluir el empleo de plantas Enteógenas en el cultivo de su Vida Espiritual, como el Pueblo Mapuche, que las incluye de modo natural y eterno, reservado también, así lo afirmó Leonel Lienlaf, poeta y profesor, en la II Jornada Cannabis Herramienta Evolutiva (1). O como los Hermanos Rastafaris -que son más de mil en nuestro País- y han hecho una abierta defensa de la Ganjah como su Sacramento, así lo ha compartido su Sacerdote Ras Don Judá. O como el equipo de Triagrama, que en el contexto de un proceso de investigación-acción que busca contribuir a la transformación evolutiva del funcionamiento colectivo, ha explorado el potencial que este ejercicio ancestral con las plantas tiene para una persona y una comunidad, cuando el propósito es despertar. Y como todos los ciudadanos que han asumido, con autonomía, el empleo de Enteógenos y en particular de Cannabis o Santa María para cultivar la espiritualidad, como estrategia para cristalizar los necesarios ajustes esenciales requeridos, de modo impostergable, en la convivencia nacional, para prosperar en salud, en educación , en justicia, en la búsqueda de la paz y la tranquilidad, en la tan ansiada integración entre todos.

Sabemos de la existencia de otros grupos de trabajo con Enteógenos que se mantienen en mayor reserva, casi clandestinos, que esperan mejores momentos para exteriorizarse, para manifestarse públicamente, para compartir progresos, naturalizando el ejercicio de buscar la trascendencia en el mundo contemporáneo.

Resulta interesante, pero sobre todo necesario, actualizar la comprensión sobre una forma intuitiva de trabajo espiritual, que en nuestro país y en el mundo se viene realizando a través del empleo de distintas sustancias con efecto sobre la percepción y la conciencia, para sobreponerse a las insuficiencias que la propuesta de la cultura formula hoy a las personas, cuando desatiende de modo inexcusable una dimensión de la realidad de lo humano, su vida espiritual y sutil.

Con el propósito de re-crearse, de sanarse -aún cuando no sea siempre todo lo bien conducido y aprovechado que podría llegar a ser- con la sabiduría acumulada desde muchas fuentes, constatando desde la experiencia, a pesar de todos los prejuicios, la ignorancia y la clandestinidad en la que esta práctica de usar enteógenos se desarrolla en la vida contemporánea, el proceso de recuperar la espiritualidad en la vida cotidiana contando con estas plantas como aliadas ya se desencadenó, y es irreversible y por eso estamos contentos y agradecidos.

La pregunta siempre vuelve -a estas alturas algunos ya tiene listos sus comentarios- ¿Porqué insistir en el empleo de plantas o sustancias para cultivar el Espíritu?…

¿Y por que no? ¿Porque alguien tiene miedo, porque desconoce, por prejuicio?.  Porque se puede, porque es posible. Porque efectivamente pueden ser un aporte, una herramienta, una llave, una clave, que se ofrece como una oportunidad para dar un vistazo a lo que es posible, real, más allá de las limitaciones del momento evolutivo, el de cada uno y el social. Porque se requiere con urgencia que más conciencias expandidas, más espíritus despiertos, se desplacen por la vida cotidiana irradiando su presencia lúcida, en todas partes.

Porque desde siempre, en todas las culturas, el que busca conocimiento se ha podido asistir con enteógenos, los griegos, los egipcios, los americanos, entre otros. Académicos en Chile, estudiosos de las religiones, sostienen que en sus orígenes las tres grandes del occidente: cristiana, judía y musulmana tuvieron contactos con estos recursos de la naturaleza.

En la actualidad está sucediendo en Chile que más allá de la metodología empleada para cultivar el espíritu, se está declarando un respeto por la dignidad esencial del ser humano, que radica justamente en su dimensión espiritual, y en este contexto se ha reconocido la posibilidad y el derecho de emplear Enteógenos, como la Cannabis, en el cuidado de esta dimensión. Así ha surgido desde espacios que tradicionalmente, monopólicamente incluso, han estado vinculados a lo espiritual, como la Fraternidad Masónica, que se ha abierto con naturalidad a conversar y comprender esta relación(2) o incluso la Iglesia Católica, a través del Hogar de Cristo, que a través de su capellán ha señalado el efecto nefasto que tiene sobre una persona -y sobre una comunidad- la falta de atención a la dimensión espiritual de la vida humana, que cobra un cariz dramático cuando en el intento por resolver se instala la adicción en combinación con la pobreza y falta de educación(3).

Lo que resulta aún mas reconfortante y esperanzador es que la ciudadanía ha incorporado esta perspectiva, de modo simple y natural, enriqueciéndose con ello la posibilidad de que efectivamente muchos más podamos entrar en contacto con planos sutiles de la existencia, comprendiendo y atendiendo la Espiritualidad como parte de la Fisiología Esencial, aquella propia de nuestra condición de Seres Humanos, espíritus encarnados, y atender y cultivar esta dimensión de la vida manera autónoma, sin depender de instituciones, sin desaprovechar las ventajas de trabajar junto a otros.

Es cierto, FALTA MUCHO, sin embargo algo ya aconteció, el primer paso, y estamos dentro de algo, en una transformación evolutiva de carácter oficial, con una legión de Seres Humanos comunes y corrientes asumidos Espíritus, que ha despertado… no nos durmamos!
(1) II Jornada Cannabis Herramienta Evolutiva, Senado de Chile, Santiago Noviembre 2013.

(2) En la ciudad de Concepción se realizaron durante el año pasado dos foros vinculados a la Masonería, en los que se trató este tema.

(3) El Hogar de Cristo a través de su Capellán ha emitido declaraciones en relación a reconsiderar todo el tratamiento que hoy se da a la adicción, desde un contexto de reconocimiento y respeto por la Dignidad Humana.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
patricio carmona

21 de marzo

solo quiero saber que significa la ignorancia es una perdida de conciencia

Moi Negrin

29 de enero

Como ser espirirual considero que el uso de drogas u otras sustancias para alcanzar la espiritualidad o cualquier estado alterado, no es correcto ya que la espiritualidad me ayudo a salir de eso y e visto como amigos y seres queridos se pierden, se desmoralizan y pervierten con drogas principalmente canabis….

Un saludo cordial, siempre es tiempo de retomar.

Ana Maria Navarro Cañas

14 de mayo

Hola, me alegra mucho saber que existe este tipo de agrupaciones,
Con los avances que han ido ganando en relación al enfoque que se le está dando al trabajo de la espiritualidad.
Soy de Valdivia, me gustaría saber si están en esta ciudad,
Agradecida de haberlos encontrado.
Nos vemos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Reivindiquemos lo que fuimos capaces de afrontar como chilenos, y valoremos los aportes significativos que durante estos 25 años se han realizado para el esclarecimiento de la verdad y la justicia.
+VER MÁS
#Justicia

La confidencialidad de los testimonios en el Informe Valech

Cambiar la realidad que existe es tarea de todos, pero lo primero es aceptar la realidad, la verdad inconveniente que estamos perjudicando a nuestros niños, niñas y adolescentes con una cultura que no tie ...
+VER MÁS
#Educación

Espejos Rotos: La caja negra de la infancia en Chile

Es evidente la vulneración de la Constitución española por parte de Generalitat, por ende, no puede sorprender que un Estado de Derecho utilice los medios coercitivos para defenderse cuando se promueve u ...
+VER MÁS
#Internacional

El Intríngulis de Cataluña

"Los gritos atrajeron a José. Sabiendo cientos de personas en el lugar al mismo tiempo, aprovecha la ocasión; estando cerca de una mujer manifestante le ofrece una paleta"
+VER MÁS
#Internacional

José, hablando de lo dulce y lo amargo

Popular

Lean el Informe Valech: en este país, personas fueron violadas por perros, les metieron ratas y arañas en sus genitales, les extirparon a las mujeres hijos de sus vientres metiéndoles los brazos a travé ...
+VER MÁS
#Justicia

Reserva de identidad de la Comisión Valech

Pero esto es la típica actitud del nuevo progresismo: individualizar las problemáticas y no ver más allá. Tal vez le resulta más fácil no detenerse en que la dictadura es más que un panelista que dic ...
+VER MÁS
#Política

El problema no es Melnick

Muchos expertos asumen que las cosas se hacen bien, parece que no ven esta discusión como algo sobre lo cual haya que preocuparse y para que hablar de los medios de comunicación; éstos consumen cualquier ...
+VER MÁS
#Sociedad

En el país de los ciegos, el tuerto es rey: Encuestas de opinión en Chile

Así las cosas, el DOM de Santiago tendrá que aplicar el artículo 53º de la Ley Nº 19.880 para invalidar el mencionado permiso y en tal sentido le enviaremos esta columna por WhatsApp a Felipe Alessandr ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipalidad de Santiago beneficia con ardides a cierta empresa