#Ciudadanía

Tecnologías para la participación

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Chile camina hacia la construcción de un nuevo texto constitucional.

Desde nuestra mirada, un factor esencial para que la experiencia sea constructiva, informada y convocante, consiste en facilitar las condiciones para que sea posible dialogar sobre la sustancia y el fondo de lo que significan aquellos aspectos medulares que la Ley Fundamental debiera considerar.


Un factor esencial para que la experiencia sea constructiva, informada y convocante, consiste en facilitar las condiciones para que sea posible dialogar sobre la sustancia y el fondo de lo que significan aquellos aspectos medulares que la Ley Fundamental debiera considerar.

En esta línea, la iniciativa #TuConstitución, ha buscado contribuir a que el debate jurídico y político no sea sólo de forma en esta materia. Para ello, hemos desarrollado un proyecto de participación que posibilita que la comunidad que participa en la plataforma digital, pueda identificar contenidos constitucionales y temáticas de interés a ser destacadas.

Nos valemos de la tecnología para ello, pues esta nos permite superar el debate técnico de unos pocos y facilitar que las chilenas y chilenos expongan sus ideas, propuestas y sueños acerca de cómo Chile construye un pacto social y político que integre todas las visiones y se consolide a la Constitución como la “La Casa de Todos”.

Hace pocos años, este ejercicio que estamos realizando y promoviendo, desde lo digital, sería completamente imposible y por ello es tan valioso recibir opiniones desde distintos lugares del país y de algunos compatriotas que forman parte de nuestra comunidad nacional en el exterior.

Más de 130 mil páginas vistas en la primera evaluación de nuestro proyecto y miles de interacciones, es un indicador de la actividad tecnológica que ha tenido el proyecto que ofrecemos al país. Nuestro gran desafío es seguir creciendo, de modo de impactar el proceso de debate constitucional que se está abriendo en Chile, a partir del objetivo de ofrecer un espacio para el fondo de la conversación.

Las tecnologías de la información han ido facilitando espacios y herramientas para que las personas sean escuchadas y consideradas y el proceso constitucional no tiene por qué ser la excepción.

Por Gonzalo Cowley, Director Ejecutivo #TuConstitución

TAGS: #NuevaConstitución TuConstitución

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de julio

Gran iniciativa. Todos concordamos en ello. Sin embargo, creo que algunas personas se han decepcionado de ella, porque la Presidencia anunció el futuro “vamos” al Proceso Constituyente. Esto quiere decir que las conversaciones que se tendrán sucederán en otra plataforma.

Dejando ese punto de lado para acercarnos al espacio dónde efectivamente se darán esas conversaciones, quiero hacer notar u observar que este Proceso Constituyente no se dará en democracia, porque en ninguna parte de la Constitución actual se ha validado la democracia de una forma inapelable, de forma que ya dispongamos de la herramienta para su ejercicio.

Como no existe esa herramienta, el Proceso Constituyente que se desarrollará, primero debe hacer una reforma a la Constitución para que se dé garantías de qué el mismo se hará dentro de un marco democrático, o bien uno en el que efectivamente reconozcamos que se han instaurado las bases para crear y consolidar la democracia.

Si el Proceso Constituyente es alimentado con lo que se haya dicho en http://www.tuconstitucion.cl, me parece que todo habrá que repetirlo y que nada de lo dicho allí pasará como por un tubo directo a la Constitución.

En resumen, para mí, redactar una nueva Constitución es algo que debe ocurrir de forma plena y absoluta sólo en democracia y fuera de ella siempre los hijos de la patria cuestionarán su validez, porque aún no somos libres de la mafia política que toca “dónde puede y dónde la gente no sabe” los hilos para inclinar determinados asuntos a sus conveniencias.

Luego, lo que a mí me parece razonable es primero modificar la Constitución para incluir en ella de qué forma se entiende nuestra democracia, de qué forma opera y cuál es la herramienta que puede utilizar una persona cualquiera para modificar el destino del país si lo que presenta es una propuesta que a muchos agrada y que de otras formas puede ser complementada…

El Proceso Constituyente requiere confianza de la gente en el sistema político, en la herramienta que considerará sus propuestas. Hoy esa confianza, para quien todavía no lo tenga claro, no existe. No dudo de las buenas intenciones de algunos parlamentarios o senadores, o de parte de la Presidencia, pero, esto no se trata de pedir que se confíe, sino de que se den las garantías para tener esa confianza y ello sólo puede ocurrir en democracia…

Si a priori nos enfundamos en el big-extra-grande-large problema de crear una Constitución, pasaremos como “de cero a cien”, desde una condición de establishment a una en la que el pueblo chileno querrá otra forma de Estado totalmente diferente en cuánto a su gasto y condición de empleabilidad para empleados públicos, porque al menos yo pediré pleno empleo y que el monto destinado a pagar sueldos a empleados públicos, alcance para un sueldo y/o pensión para todos los chilenos. Y si el Estado hoy no puede con ello, entonces, deberá crearse una ruta que lo permita en el futuro, tal vez haciendo más eficiente al Estado y aprovechando de mejor forma el usufructo nacional, de manera que este se manifieste ante cada chileno con frutos económicos que les permita acceder a mejores bienes y servicios de forma directa.

Luego, para no ir de cero a cien, en cuyas distancias kilométricas por recorrer en el proceso, nos encontraremos de plano con ideas infactibles y otras con una tremenda cantidad de detractores, entonces, primero debemos visibilizar de forma democrática las ideas e inquietudes del pueblo en un lugar digital de la República de Chile, para escoger con pinzas los cambios factibles a la Constitución, para debatir ampliamente determinadas situaciones y concluir de una forma más certera cuáles son nuestras prioridades, de qué forma las registraremos y le asignaremos recursos para ejecutarlas.

Entonces, la prioridad ahora es permitir constitucionalmente la participación ciudadana en un lugar digital que habrá de constituirse en un complemento a las actividades del Congreso y la Presidencia en la que los ciudadanos tendrán toda clase de debate en torno a todo tipos de temas.

Yo veo cuatro cosas importantes. Parar el crecimiento del Área Metropolitana y elevar el de comunas aisladas; preocuparnos de la soberanía de nuestros recursos naturales; la apertura del sistema político tradicional a uno digital, que contemple la evaluación permanente de las políticas que emprende el Estado y de qué forma lo hace y, por último, la inclusión de ideas ciudadanas para modificar el Presupuesto Nacional.

Algunas entidades del planeta exigen, por cada millón de dólares que el Estado coloca en un proyecto de inversión pública o subsidio, un riguroso “plan de ingeniería de métodos”. En nuestro caso, el Presupuesto Nacional anual es de miles de millones de dólares y jamás me he enterado de empresa alguna que facture al Estado la evaluación y mejora permanente de sus procedimientos con las herramientas de análisis que provee la ingeniería de métodos y la teoría de administración de operaciones. Tampoco esto es público. Tampoco se debate. Es decir, existe una máquina llamada Estado, manejada por un Gobierno, que administra cantidades siderales de dinero comparadas con un sueldo mínimo, o una pensión mínima, o media pensión mínima, que no está siendo auditada por la gente, ni se está planteando el debate de la forma en que se mantiene su tendencia de inversión o crecimiento, ya sea parea modificarla o mantenerla.

Es decir, el uso de los recursos públicos puede mejorarse si se hace una investigación detallada de la forma en que opera, o se piensan procesos para cumplir objetivos que la gente quiera. Por ejemplo, si para todo el monto del beneficio fiscal a la población se consideran prioridades distintas, se podrían, por ejemplo, recoger a todas las personas que viven en las calles y proveerles un ambiente de familia sin escasez de recursos…

Si el Estado somos todos, entonces, las decisiones económicas que toma el Gobierno y el Congreso nos afectan a todos y yo particularmente no estoy muy enterado de “las utilidades de mi porción del Estado que somos todos”. Lo mismo nos pasa a todos. Alguien puede decir: “esto es descabellado; el Estado no hace eso”, pero, pregunta, ¿no podríamos concebir nuevas formas de Estado si tuviéramos democracia a la exposición de ideas garantizada constitucionalmente?…

__________________________

Lo que los políticos llaman política, no tiene ninguna relación con la idea de manejar políticas basadas en ideas y planificar las operaciones que cada una pueda conllevar.

07 de julio

El proceso que de origen al Presupuesto Nacional es de la mayor importancia, porque lo que tal representa es en qué se invertirá tú dinero, el de todos ellos y el mío, ese año.

Cada alumno que egresa del sistema de educación pública gratuita que debiera proveer como mínimo el Estado (que para mí es una en la que el alumno egresa tipo 20 años con un título técnico, con todas sus letras y pergaminos),

debe estar capacitado para entender el Presupuesto Nacional al egresar de ese sistema de educación y saber ocupar las herramientas digitales que le permitan plantear una idea acerca de cómo modificarlo y por qué…

Esta es una regla básica que debemos asimilar para aprovechar las ideas de la gente, porque si el Estado somos todos, quienes puedan hacerlo, deben preocuparse de que el Estado sea inmensamente rentable y eficiente y de que tenga brazos que acojan a todos los hijos de la patria cuando éstos necesiten amparo…

Vale hacer notar que las ideas con las que pudiera incurrir la gente en una área que llamaré “arena de la democracia”, A_D, si la Constitución lo permitiera, no son ideas que necesariamente pretendan fastidiar al sistema, porque de hecho el sistema somos todos. Entonces, los sistemas que habremos de modificar, preferentemente cuando estemos grandecitos en la A_D, producto de curtirnos de tanto debatir y discutir, han de ser aquellos que podamos tocar con elementos que representen la madurez de nuestras conclusiones por tanto debatir, para que la estupidez que hagamos, no sea al menos la más estúpida que pudiéramos cometer… Se puede decir de otra forma, pero, no deja de ser interesante verlo de esa forma.

En particular, el colectivo nacional comprende que hay temor en el stablishment político y económico por la entrada de personas naturales a un sistema digital de opiniones que pudiera garantizar la Constitución, pero, lo que se debe entender es que las oportunidades para pequeños empresarios y para grandes empresarios y para trabajadores, y para jubilados o imposibilitados, son mayores, si analizamos colectivamente más ideas…

Es decir, nuestro país puede crecer en áreas o nichos que hoy no aprovecha porque no ha visibilizado la forma en que podría aprovecharlos. Un ejemplo práctico de esto es una postura que dice que si hemos hecho las cosas bien, los ricos serán más ricos y los que tienen menos también… Esto implica crear nuevas formas de inversión en áreas que representen una innovación a nuestra realidad productiva o procedimental.

Si tomamos las ideas de la gente, veremos que algunas son parte de otras. Si analizamos la realidad de esas ideas, podremos identificar la necesidad de definir la forma de nuestra Constitución tal como si fuera una herramienta que actúa como complemento a la creación de estrategias y tácticas que podríamos identificar y detallar minuciosamente cuando busquemos identificar qué cosa es posible y qué cosa no lo es…

____________________

La apertura de la democracia debe estar regulada. En su primera FASE debe sólo consistir en un espacio para exponer y debatir ideas. Luego, debe existir una metodología para evaluar factibilidad de las que más prefiera la gente y que mejor haya argumentado… A continuación, recién podríamos, creo yo, decir que estamos preparados para emprender un cambio…

Es decir, calma y buena letra, “por favor”…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera