#Ciudadanía

¿Qué pasó en TV Senado?: “Quisiera entender, quiero comprender”

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Había bencina en las calles. Bastaba sólo una chispa para encenderla. Un artículo publicado en el periódico británico The Guardian, que trata de explicar lo que ha pasado en Londres, cierra con la cita de un español al que se le preguntaba –en marzo de este año – por qué en su país nadie parecía alborotarse con tan alta tasa de desempleo juvenil. Respondió algo así como “todo lo que necesita es una pequeña chispa para volar”. Dos meses después Madrid amanecía ocupado; tres meses más tarde Santiago contaba más marchas que en dos décadas y hace unos días varias cuadras de Londres ardieron.

La bencina se venía esparciendo por las calles y la mayoría era capaz de olerla. Salvo los que siempre se muestran sorprendidos por los estallidos y movilizaciones sociales y que se percatan apenas segundos antes de encender la chispa.

Ayer, durante la histórica sesión de la comisión “Educación, cultura, ciencia y tecnología” del Senado transmitida por su canal, donde se discutió el proyecto de ley que prohíbe aportes estatales a entidades que persigan fines de lucro en la educación, me acordé de ese artículo. Miraba a los parlamentarios como acorralados por el fuego y algunos de ellos/as parecían estar muy lejos de la sala. Fue entonces cuando todo empeoró y llegó la frase de la ex vocera de gobierno y actual senadora designada Ena Von Baer: “Yo quisiera entender, quiero comprender. (…) Porque es importante entender, quiero comprender”.

Habían sonado fuerte las sirenas, el fuego estaba por todos lados, los bomberos también. Pero ahí se encontraban nuestros senadores como asfixiados por el humo, sin mucha capacidad de reaccionar –y, ¿es posible a estas alturas, de comprender?-, de encontrar las palabras correctas, de dar una respuesta más osada. Por último, de tirarse por la ventana en una acción desesperada.

Minutos antes, uno de los dirigentes había emplazado a los parlamentarios: “Ustedes están contra el tiempo, no nosotros”. “Tomen las riendas de la situación”, decía otro. Claros, directos, sin filtro. Mientras los discursos de los estudiantes daban una lección de política, los parlamentarios se enredaron con más preguntas que respuestas y no estuvieron a la altura de los argumentos entregados por la Confech y los secundarios.

“No estamos pidiendo una reforma al sistema, estamos pidiendo un cambio estructural. La sociedad lo está pidiendo a gritos. Hagan presión. Eso es lo que este movimiento espera de ustedes”, explicaba Camila Vallejos para terminar de aclarar la demanda a quienes aún no lograban entender de qué se trataba esto, aún cuando la responsabilidad del tema es de tod@s, insistían.

Clase política acusada hasta el cansancio de miopía y sordera daba nuevas pruebas de su dificultad para proponer salidas. Los estudiantes entregaron su opinión sobre el proyecto, considerando que era un avance, porque al menos el Estado dejaba de ser cómplice por omisión.

Pero además Giorgio Jackson había iniciado la segunda ronda de argumentaciones enunciando tres puntos clave:

–    Un “quórum calificado” de la sociedad está de acuerdo en terminar con este sistema;

–    Tenemos escepticismo del espacio que se trata de generar; puede ser bien intencionado, pero hay un doble estándar: los parlamentarios oficialistas dicen ‘discutamos el financiamiento compartido’ y el gobierno dice que no;

–    No compartimos el diagnóstico con el gobierno, ellos ven los mismos datos de una manera distinta.

Por si estas argumentaciones no satisfacían a nuestro Senado o no eran suficientes, llegó un cable a tierra: “Vengo de una región extremadamente rica, pero la educación, la salud y la vivienda son las peores del país. Tenemos una clase política que no ve nuestros problemas. (…) No sé cuantos de ustedes han pasado por la Junji”, dijo el dirigente de la universidad Arturo Prat.

La madeja se desenrolla. Estamos llegando a uno de los nudos más ciegos. En el diálogo entre los parlamentarios y los estudiantes había algo que hacía ruido, que provocaba que el debate de la educación comenzara a develar asuntos más profundos. También muchos de nosotros, entusiasmados con la fuerza  y la lucidez de los dirigentes estudiantiles, nos hacíamos viejas preguntas que cobraban vigencia con la discusión.

¿Qué pasará con los/as jóvenes que hoy creen que pueden cambiar el mundo? ¿Hasta dónde llegarán quienes creen que otra sociedad es posible y que dan lecciones de política a un parlamento casi petrificado? ¿Hasta cuándo resistirá y resistiremos un sistema político sordo y cerrado en una sociedad desigual como la nuestra  y donde se demostró una vez más -tras la sesión que transmitió ayer la TV del Senado- que no son los mejores los que hoy tienen acceso al poder (no sólo en los espacios de la política tradicional)? ¿Por qué nos gobiernan quienes nos gobiernan? ¿Dónde radica su excelencia? ¿Basta su origen?

Muchos dirán que capacidades extraordinarias no son imprescindibles a la hora de acceder a cargos públicos. No lo han sido hasta ahora. Sin embargo, lo realmente dramático es que aquellos que sí cuentan con capacidades de sobra tengan remotas posibilidades de alcanzar espacios de decisión. Entre muchas razones porque las actuales élites políticas y económicas han impedido que otros sectores posean mecanismos concretos para llegar a ocuparlos. La exclusión política tiene más consecuencias que las aparentes.

El poder no se está distribuyendo de manera equitativa en un país donde la educación segrega y donde los apellidos y los contactos adquiridos desde el jardín infantil o colegio –no de la Junji- tienen más valor que la inteligencia. Eso ya lo sabemos, es lo que aparece más nítido hoy y de lo han tomado conciencia los/as jóvenes, que se dan porrazos cada vez que tratan de avanzar, pero intuyen que a pesar de sus méritos la competencia será ruda con quienes recibieron una educación que mensualmente cuesta el triple de lo que ganan sus padres. Esto adquiere mayor relevancia cuando nos damos cuenta de que gran parte de los errores de quienes nos están gobernando se debe a su escasa conexión con el Chile real, al miedo a la mezcla y al otro/a que se nos parece tan poco y que vive tan lejos.

Es probable que nuestros jóvenes más brillantes nunca nos gobiernen. Pero como dijo el gran historiador Eric Hobsbawm, “es mejor tener a hombres y mujeres jóvenes que sienten que están a la izquierda, que hombres y mujeres jóvenes que sienten que lo único que tienen que hacer es obtener un trabajo en la bolsa”.

A punto de cerrarse la sesión de ayer vino una de las últimas preguntas de parte de los estudiantes: “¿Cómo saben ustedes qué colegio es mejor o es peor? …. ¿El Simce? …. Le estoy dando una pista…”. La senadora Ena Von Baer sólo sonrió y puede que se haya enrojecido.

Se levanta la sesión.

PD: Acá está el estudio de CENDA por el que preguntó el senador Lagos Weber http://bit.ly/qdF2LK

* Alicia Sánchez es Secretaria Ejecutiva de la Asociación Chilena de ONGs Acción www.accionag.cl

en twitter: @aliceintwi

——–

Foto: El Dínamo

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
enzo-abbagliati

17 de agosto

Muy buena reflexión, Alicia. Lo de anoche, además, fue transmitido por un medio de comunicación público, financiado enteramente con fondos fiscales. Nos ahorramos a un editor que, respondiendo a intereses de terceros, hubiera escogido fragmentos para a partir de ellos interpretar lo que pasó en esa sesión. Nos ahorramos un nuevo hilo en la construcción del relato de ese poder tan mal distribuido (aunque, para ser rigurosos, el poder siempre estará mal distribuido: es consustancial a su naturaleza, sino dejaría de ser poder).

17 de agosto

Gracias Enzo y Jorge. Qué falta nos hacen los medios públicos! La concentración de los medios ha dificultado e impedido el debate de los grandes temas y en algunos casos la prensa ha sido co-autora de la criminalización de las movilizaciones sociales. Y así recibimos relatos truncados, digeridos bajo el sentido común, con prejuicios. Sobre el poder, tienes razón, pero la balanza está demasiado desequilibrada.

17 de agosto

Me gustó tu análisis. Refleja muy bien que el tema estudiantil está ligado con un claro agotamiento a nivel representativo.

Que el poder y las élites están profundamente entrampadas en la ley de hierro de la oligarquía y que no son los mejores, ni los iluminados por dios, ni por el mérito. Porque en realidad eso jamás ha existido, y jamás existirá.

Hoy leía un artículo, donde decían que lo de Chile es una revuelta liberal, y creo que tienen razón…tampoco queremos tutores o pastores.

17 de agosto

Acá está el link para ver el Estudio de CENDA citado ayer por la Confech http://bit.ly/qdF2LK

17 de agosto

La traición de la ex Concertación:

Las administraciones de la Concertación de partidos políticos para la traición del pueblo chileno:

en cuanto a la defensa del patrimonio nacional, referida a la minería y especialmente al cobre,

“NO FUERON PEORES QUE LA DICTADURA,

FUERON LO PEOR QUE HA EXISTIDO EN LA HISTORIA DE CHILE…”

En el cobre están todos los recursos que requiere la educación y la nación entera para llegar a ser lo que aspira ser

y en una Cámara Ciudadana Digital el poder que necesita el pueblo para gobernar y hacer todos los cambios que se necesitan en el país…

Lo demás, es sólo paja molida y mijagas, pero, se entiende que siempre habrá quienes se conformen con ellas por falta de información…

klkljdklfg

18 de agosto

Alicia: Me gusta la reflexión que haces; ayer vi los vídeos de las intervenciones en diferido y tal como a ti, supongo, me sorprendía e intrigaba las caras de los honorables escuchando. Su total desconexión sobre los que estaban oyendo. Saber que pensaba cada uno de ellos mientras los veías rascándose la pera, haciendo anotaciones, absortos, merecía subtitulos.
Tu reflexión retrata en parte eso. Y me alegra saber que nosotros, los de a pie, percibimos eso. ¿A quienes representan esos señores y señoras? ¿Por qué esa distancia?.
Yo no vislumbro como se desenredará esto. Solo se que algo que podría dignificar, en parte, a esta clase política, es una disculpa a todos los chilenos. Una disculpa y un irse sin más.
Necesitamos otra clase política. Quizás se está forjando. Espero que si.
De todas maneras gracias por tu columna.
Saludos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada