#Ciudadanía

¿Qué pasó con la educación gratuita y de calidad?

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Algo pasó. ¿Habrá sido el problema que se haya politizado el tema? No lo creo, porque la politización no es mala en sí misma, pero algo pasó, porque en algún momento los estudiantes dejaron de tener el 80% de aprobación, para llegar al escaso 30% de aprobación ciudadana que tienen hoy.

La idea no era mala: movilizar a un país, involucrar a todas las familias  afectadas con el tema y moverse por una causa común, educación gratuita y de calidad. Si no se logra el objetivo central, a lo menos se avanzará bastante en calidad y bajar los costos. Iba todo bien, cada manifestación fue más creativa que la anterior: si hasta Gokú pidió una genkidama para la educación; luego karaokes de todo tipo de canciones nos daban una razón más para apoyar al movimiento que, confieso, yo también apoyé.

Pero algo pasó. ¿Habrá sido el problema que se haya politizado el tema? No lo creo, porque la politización no es mala en sí misma, pero algo pasó porque en algún momento los estudiantes dejaron de tener el 80% de aprobación para llegar al escaso 30% de aprobación ciudadana que tienen hoy.

Creo que equivocaron la forma, y el “cómo darse a entender”. Creo que a la ciudadanía no le gustó que fueran tozudos, y a mí tampoco. Cuando la violencia se comenzó a tomar las manifestaciones, las manifestaciones dejaron de ser un medio útil, porque la violencia surge cuando el conducto se hace infructuoso.

Debieron haber negociado. Era utópico pensar que iban a obtener educación gratuita y de calidad de manera inmediata, y menos con la clase política actual. ¿Es porque gobierna derecha? No, pues hasta los sectores más de izquierda son dueños de entidades educacionales con las que lucran y seguramente no van a querer ver mermadas sus ganancias. Pero lo que sí se debió haber hecho es buscar la manera para obtener avances en la educación, con un plazo de 5 o 10 años, donde sí bajara el costo y aumentará la calidad, y donde se aumentaran los impuestos gradualmente para tener cómo financiar esa propuesta.

No pienso que esta sea solo percepción mía, porque también escuché de algunos sectores de estudiantes esta opinión. El problema es que no era la voz oficial, y cuando un intransigente trata de convencer a otro intransigente, nadie gana.

Aún hay tiempo. Qué pasaría si los estudiantes cambian la estrategia y en vez de tratar de convencer a alguien que no entiende, (porque Piñera ya no entendió), dan una voz de sabiduría, de consenso, y no de obligar al gobierno a algo que este no transará, porque finalmente, el gobierno es gobierno. Creo que deberían tratar de conseguir un plan de acción concreto, un piso de donde comenzar, y no todo “ahora ya!”, porque de esta forma tan instantánea no obtendrán  lo que solicitan y necesitan.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
orlando ramirez

23 de agosto

siempre que leo este tipo de comentarios en contra del movimiento estudiantil, me queda una pregunta:
¿es logico pensar que los estudiantes, siendo menores de edad y conciencia, den una postura razonable en temas politicos duros?
exigir a un monton de niños pensar como adulto, es el primer problema de parte de los “adultos”

30 de agosto

No creo que sea un topic en contra del movimiento, ademas tus preguntas son las mismas que deben hacerce todos esos fanáticos de los movimientos contra los gobiernos.

Me gusto la simpleza que resumiste el pq el movimiento quiere una utopia express

Bárbara Rojas

23 de agosto

David: ¿cuál es la fuente para afirmar que los estudiantes tienen sólo 30% apoyo?

23 de agosto

1ro nunca pedimos ahora ya la educación gratuita y de calidad (ojo te falto accesible) sabemos que es una lucha de AÑOS
2do siempre se dialogo con los parlamentarios pero como claramente le atacamos lo que mas aprecian no llegaron a “acuerdos” pero no porque nos obstaculicen vamos a detenernos, esto requiere un cambio profundo lo sabemos, pero ojo, al estar en una etapa de reflujo por ahora solo podemos resistir, hay una convicción detrás de esta movilización y no la veo para nada utópica, tal vez si lo que pidiéramos fuese algo inventado algo que nadie lo haya alcanzado en la historia y mantenido, pero va mas allá de eso… yo les pregunto, esta bien hacer de un derecho un bien de consumo? y a que apunta un derecho? el derecho es lo que reduce la brecha de la desigualdad porque a el todos tenemos la misma posibilidad de “usarlo” aparte que conocimiento es poder, por eso es que tratan de entrampar tanto al movimiento, creo que tienen miedo a un pueblo culto, con conocimientos… un pueblo empoderado…
y 3ro Todavía no sale el iluminado que se le ocurra un nuevo método o forma para posicionar el movimiento en la opinión publica ya que ese es el sentido de marchas, paros, tomas etc.

Mauricio Barriga

24 de agosto

Siento que hay un error de fondo cuando en esta columna – y en general en el discurso de la opinión pública- cuando se habla como un conflicto “de los estudiantes”, y “lo que ellos necesitan”.
Si este movimiento fracasa, no va a ser porque los estudiantes parecieran ser intransigentes, o porque la violencia se toma las marchas… sino, porque el famoso 80% de apoyo no se tradujo en que TODOS nosotros nos hicimos parte activa de las acciones políticas y sociales para que gradualmente, se dieran los resultados que conforman este escenario de “educación gratuita y de calidad” para todos.
Es cierto que hay desafíos y acciones políticas (más allá de tomas y marchas) que son necesarias que sean hechas por los estudiantes y aún está por verse si tendrán la visión para verlas y realizarlas. Pero creo que lo que queda por hacer, requiere más participación del resto del sociedad.
Los estudiantes secundarios y universitarios ya nos hicieron visible la VERGÜENZA que implica haber sostenido en forma tan impávida las peores caras de este sistema por décadas.
Eso, ya es más de lo que las generaciones mayores hemos hecho en estos años.
Si los porcentajes de apoyo ciudadano dependen de que tan “creativas” son las marchas y que tan “molestas” son las tomas, entonces quiere decir que fue el país completo el que no entendió nada. Y no sólo nuestra clase política, ni este gobierno.

29 de agosto

Quizás lo más relevante de tu análisis es que deja al desnudo el escueto liderazgo de los políticos profesionales para proponer soluciones a los problemas planteados por los estudiantes, quienes ya hicieron su tarea.
El tema por lo tanto es cuándo los partidos se ponen las pilas para saldar la deuda del país en materia de educación. A este grupo es al que que darle el coscorrón.

29 de agosto

El problema del Lucro y la mala calidad de la educación se produce en un contexto, y ese es el modelo económico neoliberal autorregulado. En nuestros gobernantes y elite política existe la creencia que el mercado permite optimizar no sólo la educación, sino también la salud, el sistema previsional, en general el precio y la existencia de todos los bienes de consumo de que se dispone. Esta educación es la que le sirve a este modelo, y es el modelo económico el que ha retroalimentado la educación y el sistema educacional que tenemos, dentro de este mismo contexto ocurre el problema del alto precio de los libros, no sólo de que se cobre el IVA al comprar un libro, sino la falta de libros, o al menos de ediciones económicas como ocurre en Argentina o en Europa. Otra vez es el sistema que autorregula, y la retroalimentación que envía es que no necesita personas educadas (o instruidas) pues atentaría contra la existencia misma del modelo, nuestro modelo económico no necesita individuos pensantes. Esta es la principal razón por que la postura de los estudiantes parece obtusa pues nuestros gobernantes no cederán ni un milímetro en cambiar lo que tenemos, más bien politizarán el tema para crear por ejemplo, impuestos que permitan orientar o juntar más caja para ingresarla al modelo educacional, o crear alternativas que sean negociables con el movimiento estudiantil para no modificar el sistema educacional. El problema de fondo no cambiará pues implicaría necesariamente la eliminación del concepto de autorregulación y de mercado, que no es sólo una afirmación ideológica sino que tiene existencia real a través del sistema tributario por ejemplo, que convierte el impuesto a las utilidades de las empresas en un anticipo al pago de impuesto de sus dueños. Es decir, el capital acumulado en las empresas autorregula a través de la inversión, y no el estado a través de los impuestos. También tiene existencia real a través del sistema de salud, que considera la salud como un bien de consumo y no un derecho del individuo. O a través del sistema previsional, que busca que cada cotizante sea el responsable de la cantidad que logra acumular en sus cuentas de capitalización mediante la especulación. Pues por otra vía los fondos serían aún más insuficientes para financiar una pensión.
¡Es lo que hay! y es imposible terminar con el problema de la mala calidad y alto costo de la educación chilena pues es parte del modelo económico y que la Derecha y la Oposición (¿Concertación?) no tienen el menor interés en cambiar.

29 de agosto

Yo le pregunto al autor de este artículo, del cual se nota que no pasa de ser un mero espectador escasamente informado sobre el increíble proceso de empoderamiento social por el que está pasando nuestro país, ¿qué había para negociar? ¿cómo, en algún momento, podríamos haber negociado algo si en cada punto de discusión el gobierno y su brillante gabinete edificaron muros inalcanzables para que perdiéramos de vista nuestros objetivos? ¿o no se acuerda acaso que cuando pedimos una reforma tributaria para financiar todo lo que pedíamos (porque sí, hasta eso llegó el movimiento, a que le hiciéramos la pega a quienes les pagan cifras descaradas por no hacerla) el gobierno y sus payasos nos tildaron de comunistas, de cabros chicos que nos metíamos en “cosas de grandes”? Lo único grande que tienen es la codicia con la que le siguen robando a Chile y su gente. Yo le recuerdo al columnista que, en España marcharon 10 mil personas y la imagen recorrió el mundo y hasta el Rey bajó su dieta, la cual cabe recordar que es más baja que la que actualmente recibe el Presidente del Senado, y en Chile llevamos decenas de marchas multitudinarias de 100, 200, y 400 mil sólo en la Capital durante más de un año, y ¿qué ha cambiado? Las respuestas gubernamentales sólo van en dirección de seguir destruyendo la educación pública, LEGALIZANDO EL LUCRO EN LA EDUCACIÓN, cosa que estaba desde un principio prohibida por la ley, era sólo cosa de hacerla cumplir y REPRIMIENDO A LA SOCIEDAD Y SU DERECHO A EXPRESARSE a través de la famosa “Ley Hinzpeter”. ¿Qué nos queda por hacer? ¿Arrojar flores? No pequemos de ingenuos por favor que ya mucho tenemos de eso. Era evidente que en algún momento el conflicto tomaría un vuelco violento, ya que de otra forma no hubiese vuelto este año a la palestra, porque cansa hacer bailes multitudinarios que recorren el mundo y no son más que una anécdota, cansa hacerle la pega a los honorables y al gobierno y a la vez seguir con clases, porque cansa también que el Pueblo de Chile esté tan sumergido en la ignorancia que no sea capaz de ver de dónde realmente viene la violencia, que han matado más de 10 estudiantes en “Democracia” y siguen existiendo detenidos desaparecidos y secuestros express, con métodos de tortura que se han denunciado PÚBLICAMENTE en otros países. Cansa la miopía y flojera del pueblo de Chile, que no es capaz de comprender aunque sea evidente lo justo de nuestras demandas y lo justo que es también la mínima violencia con la que los estudiantes se manifiestan. Son piedras contra armas, militares entrenados contra NIÑOS. QUE NO SE LES OLVIDE! Y lo último, para los que posiblemente se llevarán una imagen equívoca pensando que somos violentistas, “En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle”, Gandhi. Le recomiendo al columnista que apague la tele y salga a la calle.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

La coherencia y la cohesión han estado ausente en la dirigencia del FA. No han tenido la coherencia para permitir que los militantes de base designen las candidaturas a diputados en los diferentes distritos.
+VER MÁS
#Política

¿El veto a Mayol es congruente con la renovación de la política?

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

No es posible que acciones cuyo propósito es proteger los derechos, por ejemplo, cuando se decide la separación e internación de un niño, generen un daño del que nadie se hace cargo finalmente. Bajo ni ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis permanente del sistema de protección de la infancia en Chile