#Ciudadanía

Política de natalidad en mensaje presidencial, anuncio de dos caras.

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si queremos abordar seriamente una política de natalidad orientada a revertir las preocupantes tasas de los últimos 20 años, se deben crear las condiciones económicas y sociales para que las personas tengan hijos.

Haciéndose cargo de las decrecientes tasas de natalidad en Chile, el Presidente de la República, en su cuenta pública del 21 de Mayo, realiza dos anuncios que irían directamente orientadas a revertir estas cifras.

Primero, un bono que comenzará en $100.000 – para la mujer que tenga el tercer hijo y llegará a los $200.000 – al del quinto hijo.
Su segundo anuncio, es la duplicación de los tratamientos de baja complejidad contra la infertilidad prestados por la Red Pública de Salud y las instituciones con convenio.

Si bien es del todo positivo que el Estado adopte medidas para mejorar nuestras tasas de natalidad, el anuncio del 21 de Mayo presenta dos caras, una negativa y la otra positiva.
En cuanto al aspecto negativo, debo mencionar el anuncio del bono por tercer hijo. Si el objetivo es mejorar las tasas de natalidad, no tendrá ninguna incidencia.
Pensar que incentiva la natalidad es como creer que el bono bodas de oro contribuirá a que los matrimonios duren 50 años o más. Así como ningún matrimonio durará 50 años sólo por cobrar una regalía estatal, ningún niño nacerá gracias al bono por tercer hijo.
Y es que se lo podrá calificar como ayuda, como premio, como subsidio, pero jamás como política pública de natalidad. En este sentido será absolutamente ineficaz e ineficiente.

El aspecto positivo es que, por primera vez en una cuenta pública, se toca directamente como política de natalidad el financiamiento de tratamientos contra la infertilidad en baja complejidad, esto es, en inseminación artificial.
Se entiende que la mayor cobertura en los tratamientos en reproducción asistida son medidas que van en la dirección correcta si queremos revertir las tasas de natalidad en Chile, pero considerando que la infertilidad afecta, con mayor o menor grado, a trescientos cincuenta mil personas en nuestro país, sin duda la cobertura anunciada de dos mil tratamientos, es insuficiente.

En cuanto a los tratamientos de alta complejidad, como fertilización in vitro, la cobertura en el sistema público alcanza a 459 tratamientos, pero en cuanto a estas técnicas de reproducción humana asistida, no hubo ningún anuncio en la cuenta presidencial.
Por lo tanto, el anuncio de aumentar la cobertura a 2000 tratamientos en baja complejidad apunta en la dirección correcta, pero es insuficiente si realmente queremos que esta medida tenga incidencia en las tasas de natalidad. Se debe avanzar en la cobertura universal en los tratamientos de reproducción asistida.

Por otra parte, si queremos abordar seriamente una política de natalidad orientada a revertir las preocupantes tasas de los últimos 20 años, se deben crear las condiciones económicas y sociales para que las personas tengan hijos.

En condiciones de profunda inequidad, donde no existe educación gratuita de calidad o tener un digno acceso a la atención sanitaria, esto no se da.

Las causas de las bajas tasas de natalidad, tienen un componente biológico y un componente económico social. Para abordar las causas biológicas se debe avanzar hacia la cobertura universal en los tratamientos de reproducción asistida, para abordar las causas económico-sociales, se debe adoptar políticas para lograr el acceso a la educación gratuita de calidad y el adecuado acceso a la atención sanitaria.

Solo atendiendo a las causas biológicas y a las económico-sociales de la baja natalidad, lograremos tener política pública efectiva para revertir las magras cifras que desde 1990 se vienen registrando en esta materia.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada