#Ciudadanía

No será fácil, pero hay cosas por las que vale la pena luchar

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El título de esta columna cierra el documental Inside Job, ganador del último Oscar en su categoría. Qué más podría decir su director, Charles Ferguson, luego de mostrarnos impecablemente cómo la industria financiera se ha encargado de corromper al sistema político, provocando feroces crisis económicas y empobreciendo a los ciudadanos. Es un golpe fuerte, una denuncia y también un llamado a la acción. Para el caso de Chile, este documental podría remecernos en temas que no han sido abordados con la profundidad adecuada: entre ellos, la normalidad con que se asume la cada día más estrecha vinculación entre el poder político y económico, la venta de nuestros bienes públicos, la colusión en el sector privado y los abusos y la impunidad en la que quedan los delitos cometidos por el sistema.

 
A nivel global, en las últimas tres décadas, la desregulación y la especulación han llegado lejos. Las ganancias del sector privado han aumentado como nunca en la historia, y lo mismo sucede con las pérdidas públicas. La mayoría de los beneficios son para el 1% más rico y el resto de la población debe endeudarse para pagar casa, salud y educación. En abril, el documental fue estrenado con gran éxito en España y no sería una idea tan fuera de lugar que se haya sumado a las gotas que rebasaron el vaso, cuando miles de españoles se indignaron y comenzaron a acampar en las plazas de sus ciudades.  Después de ver el documental las preguntas sobre lo que está pasando en Chile son inevitables.
 
El director de Inside Job sienta a la élite en el banquillo y examina meticulosamente la trama entre poder económico, poder político y también académico, donde sus cruces han terminando por hundirnos a todos. Conflictos de interés, corrupción, avaricia sin límites, política cooptada, academia cooptada. Ni el peor guión de conspiraciones podría haber mezclado tales ingredientes en una película. 
 
Quizás lo más triste del relato es que no se trata de una conspiración: lo privado ha terminado apoderándose de lo público sin que sea motivo de escándalo, en medio de la normalidad. Se trata de situaciones que han sido aceptadas sin reclamos por la mayoría de los ciudadanos, como si fuera natural, para el caso de Estados Unidos,  que un ex ejecutivo de banco pase a administrar el tesoro norteamericano, que otros ex funcionarios de la banca sean los principales asesores económicos de la Casa Blanca, que los académicos que escriben artículos a favor de las políticas causantes de la bancarrota, asesoren y sean pagados por el sistema financiero. Porque finalmente son los gobernantes elegidos democráticamente quienes han puesto a los gerentes a cargo de nuestros bienes públicos y es la hegemonía cultural la que ha contribuido a la asimilación de estas situaciones como si siempre hubiésemos vivido bajo estas reglas o, lo que es peor, como si fuera imposible cambiarlas.
 
Ronald Reagan nombró en 1981 como Secretario General del Tesoro al ex gerente de Merryl Lynch. En ese momento, comenzaron treinta años de desregulación financiera y la política de impuestos cambió a favor de los más ricos. Fue en los años 80 cuando se produjo el mayor fraude bancario en la historia norteamericana y uno de sus artífices, Charles Keating, que luego fue a la cárcel, contrató a un señor de apellido Greenspan para que realizara un estudio que apoyara su defensa. Sí, el mismo Alan Greenspan que Reagan nombró como jefe de la Reserva Federal norteamericana y que continuó en las administraciones de Bush y Clinton. No sólo los gobiernos republicanos instalaron en puestos claves a los ex gerentes. Clinton nombró a Robert Rubin, ex miembro de la banca de inversiones Goldman Sachs, como Secretario del Tesoro. Luego Rubin fue contratado por Citigroup. Larry Summers fue asesor de Obama hasta el año pasado y asesor en fondos especulativos. 
 
No regular ha sido la consigna de las últimas décadas. Y menos fiscalizar. Entremedio, la ambición desmedida de los banqueros y la falta de autorregulación se expandía en Estados Unidos. En los 2000 crecieron los préstamos sub prime (préstamo o hipotecas de alto riesgo) y apareció la burbuja inmobiliaria. Luego se produjeron los grandes fraudes hipotecarios. Muy pocos escuchaban, ni siquiera prestaron atención al FMI que hizo algunas advertencias sobre la crisis que se aproximaba. Las agencias de calificación daban vistos buenos y  no había supervisión sobre los préstamos abusivos o las prácticas de los ejecutivos. A esas alturas, muy pocos economistas advertían de la crisis.
 
La lista de los culpables de la crisis norteamericana es larga y hay que poner atención en cada uno de los nombres para saber dónde están en este momento y el rol que cumplieron en la crisis, en empobrecer a los más pobres y a la clase media. Ningún ejecutivo ha sido enjuiciado, la banca está más concentrada que antes de la crisis y los principales directores de las instituciones financieras no perdieron nada, se fueron a sus casas con sus fortunas. Adivinen quien pagó la cuenta. 
 
El debate sobre conflictos de interés y los vínculos de la clase gobernante con el poder empresarial es de reciente data en Chile. Lo iniciamos con la inminente llegada de la derecha al poder, pero no llegamos a profundizarlo. En las últimas elecciones, más del 50% de la población votó por un candidato que luego escogería a sus ministros entre las gerencias del sector privado. Y el presidente todavía mantenía acciones y era dueño de un canal de televisión en su primer año de gobierno. “Si Bachelet trató de implementar un “gobierno ciudadano”, Piñera ha optado por un “gobierno de empresarios”, en el que las grandes compañías prescinden de sus representantes y mediadores políticos para asumir de forma directa y abierta la gestión del gobierno. “Si en los gabinetes de la Concertación la distribución de los cargos tenía un claro deslinde partidario, lo que obligaba a conocer sus tendencias y disputas internas, ahora se requiere de un mapa de los grupos económicos para poder entender los criterios de selección de los ministros”, señaló hace un año Álvaro Ramis en el artículo Ciudadanos contra Gerentes.
 
En su último libro, “Un país gobernado por uno de sus dueños”, el economista Hugo Fazio señala que “las cabezas del equipo económico Felipe Larraín y Juan Andrés Fontaine al momento de ser nominados eran  miembros de directorios de sociedades claves de grandes grupos económicos”. Fontaine, el ministro que acaba de decir que lo de La Polar es un accidente financiero, antes de asumir era parte del directorio de Quiñenco, director en el Banco de Chile, Transelec y Socovesa.
 
Sin embargo, para muchos expertos esta operación no fue motivo de gran alarma y mientras tanto el presidente Piñera respondía que “solo los muertos y los santos no tenían conflictos de interés”.
 
La historia que nos relata Inside Job termina con los responsables de la crisis aún en el poder. Pero podrían existir otras salidas y así lo muestra la experiencia de Islandia, el país arruinado por sus banqueros, que además de comenzar a enjuiciar a los culpables, decidió hacer bien las cosas y atacar el fondo del asunto: está elaborando una nueva Constitución y no sólo eso, está involucrando a sus ciudadanos en el proceso con el apoyo de las redes sociales. Es la llamada Constitución 2.0
 
Inside Job, el documental que inspira este artículo, comienza con unas alucinantes imágenes de Islandia, que el año 2000 inició un camino al despeñadero y se convirtió en una de las primeras víctimas de la crisis. Islandia era admirada por su democracia estable y el alto nivel de vida de sus habitantes. “Teníamos energía limpia, buenos servicios, era una sociedad casi utópica…” hasta que el 2000 el gobierno comenzó una política de desregulación en el área de las energías y luego con el sistema financiero. Las finanzas controlaron todo y arruinaron al país. Hoy, una Islandia endeudada debe escuchar los llamados de la Asociación Europea de Libre Comercio cobrándole por la bancarrota de uno de sus bancos. Sus ciudadanos votaron en un plebiscito que el país no tenía que pagar esa deuda, están sometiendo a juicio al ex primer ministro conservador Geeir H. Haarde (que gobernaba el país durante la crisis) y por supuesto a sus banqueros. Pero Islandia está tratando de salir del hoyo y hay buenas perspectivas.
 
La salida de Islandia fue fortalecer su democracia y sentar sus bases en una nueva Constitución. ¿Qué podemos aprender de todo esto? Quizás es bueno comenzar por ponernos de acuerdo en las cosas por las que vale la pena luchar y no renunciar a nuestros derechos. Tenemos una sociedad civil con ganas cambiar el rumbo, no perdamos más tiempo e imaginemos qué final queremos para nuestra historia.
 
* Alicia Sánchez es Secretaria Ejecutiva de la Asociación Chilena de Organismos no Gubernamentales, Acción AG
@aliceintwi
—————

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

15 de junio

Tengo la ligera impresión de que “el debate sobre conflictos de interés y los vínculos de la clase gobernante con el poder empresarial NO es de reciente data en Chile”, ya que según mi diccionario personal, política es una palabra que significa: defensa de los intereses económicos, por lo tanto, data en Chile desde el año 1810, e inclusive antes…

En relación a la propuesta del último párrafo, la vida me ha enseñado que para clavar clavos es conveniente usar una HERRAMIENTA adecuada y estimo que .. para hacer realidad toooooodos los sueños ciudadanos en los que se puedan alcanzar consensos, se requiere una Cámara Ciudadana Digital y, para conseguirla, se requiere la difusión de la idea para que el pueblo la demande a cacerolazos, marchas y paros, si es necesario, si el Congreso o la Presidencia no atienden esa eventual demanda ciudadana…

Un especial ejemplo de su necesidad es el siguiente:

Debía $170.000 y debo pagar más de $3.000.000 …
Cliente de La Polar…

Insisto especialmente en que esa clase de injusticias que afectan a cientos de miles de hogares posiblemente y quizá, directa o indirectamente a millones de personas en el país, se podrían solucionar con una Cámara Ciudadana Digital y unas pocas ideas que difundir…

lfksdjfkljsdfkljsdklf

Alice

18 de julio

Me aprece una padasa. Siempre me han encantado estos sistemas gratuitos (desde la e9poca del pov) pero aunque los sietemas los controle, me pierde la paciencia que hay que tener para hacer obras de arte como esta.#1 – por

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?