#Ciudadanía

Movimientos sociales y nuevo gobierno

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Cómo gobernar con un importante grado de unidad de las fuerzas democráticas, instalando las demandas de la gente en la agenda del gobierno, con la gente en la calle?

El lamentable espectáculo que dio la Concertación con la no inscripción para las primarias parlamentarias da cuenta de uno de los principales nudos que deberá enfrentar el nuevo gobierno, probablemente encabezado por Michelle Bachelet, ¿cómo resolver el dilema de gobernar, escuchar a las organizaciones sociales y considerar de manera central sus demandas en las prioridades del ejecutivo?

La Concertación, al más viejo y condenado estilo de hacer política, después de pregonar la necesidad de primarias vinculantes, participar con sus votos en la aprobación de la ley, a la hora de decidir, entre cuatro paredes, borra con el codo lo que escribió días antes.

Sin embargo, el horno no está para bollos, los que han creído que los movimientos ciudadanos son rabietas pasajeras, están profundamente equivocados, y esta vez, nuevamente,  la ciudadanía se expresó condenando desde todos los rincones esta práctica; incluso Michelle Bachelet que se había mantenido al margen (al menos públicamente) de este tema, declaró que lo sucedido era impresentable, recogiendo ex post el sentir ciudadano.

De mala gana la Concertación ha reconocido que su decisión no fue la más adecuada, este reconocimiento no habría sido posible sin la presión ciudadana. La reflexión apunta hacia un tema de la máxima importancia y que posiblemente estará en el centro de la situación política en los próximos años:

 ¿Cómo gobernar con un importante grado de unidad de las fuerzas democráticas, instalando las demandas de la gente en la agenda del gobierno, con la gente en la calle?

En la sociedad civil, los movimientos ciudadanos estamos resolviendo de forma inteligente este dilema, sabiendo recoger e interpretar las demandas de la gente, (educación gratuita de calidad, acceso a salud pública de calidad, desarrollo para las personas no para los grandes capitales, fin de las AFP, fin de los abusos de las grandes empresas contra los consumidores y los micro y pequeños empresarios, entre otras) forzando a la institucionalidad a discutir estos temas, generando espacios de diálogo (todavía muy precarios), pero espacios que seguramente seguiremos ensanchando.

Sin lugar a dudas esto no será fácil, será un intenso proceso de unidad y de lucha, debate ideológico, construcción día a día de la nueva mayoría e instalación en el centro de todo de los reales intereses de las mayorías.

Para lo anterior, un buen y amplio debate al interior de los movimientos sociales, definiciones estratégicas respecto del estilo y modelo de desarrollo que queremos, capacidad de organización, capacidad de articulación y sobre todo la más amplia unidad -en estas tareas tenemos que incorporar a todo el mundo, aquí no sobra nadie, todos somos necesarios- son las claves para seguir avanzando.

Los movimientos sociales debemos ser capaces de incorporar a todos los niveles de gobierno (comunal, regional, nacional)  nuestras demandas, logrando que las hagan suyas, sumando, mostrando nuestra fuerza social y señalando que si no se consideran nuestras opiniones el país se hace ingobernable.

El camino no será fácil, desde adentro de las fuerzas de gobierno, los sectores más conservadores intentarán que se haga un programa “en la medida de lo posible”, con un fuerte sello de “más de lo mismo”; desde la derecha, los sectores más cavernarios dirán que la gente en la calle es el caos, es volver al pasado, renacerán las viejas campañas del terror, en general se intentará instalar ideológicamente la idea de que el riesgo es volver a la UP.

Los movimientos sociales, naturalmente no pisaremos el palito, los responsables de la crisis institucional no somos nosotros, es, en primer lugar, la dictadura que generó las condiciones para desarrollar un modelo económico que ha producido una concentración de la riqueza jamás imaginada ni por los más optimistas grandes capitales y, en segundo lugar, los gobiernos de la Concertación y la Alianza que profundizaron el modelo que ha generado la mayor desigualdad conocida en la historia de Chile.

Salir de esta crisis institucional es tarea de todos, pero principalmente de los movimientos sociales que debemos ser capaces de articularnos, de movilizarnos y de instalar en la agenda pública nuestras demandas.

Reflexión, diálogo, organización, unidad, movilización son sin duda más que nunca, las tareas de la hora presente.

* Entrada publicada originalmente en Radio Cooperativa

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de mayo

¿Cómo gobernar con un importante grado de unidad de las fuerzas democráticas, instalando las demandas de la gente en la agenda del gobierno, con la gente en la calle?

Me parece que la respuesta a eso debiera ser crear una Institución de participación ciudadana. La proponía hace algunos años como un Ministerio Ciudadano en el que, entre otras cosas, existiera una Cámara Ciudadana, sin embargo, la idea la tomó Lavín e hizo un Ministerio “de contar personas en la extrema pobreza”…

Si no se crea un mecanismo de participación ciudadana que tenga influencia en en el mundo político y gubernamental y en el que la ciudadanía adquiera gradualmente un poder incremental, vía organización y metas conseguidas, me parece que la tarea de los movimientos sociales no estará concluída…

De hecho, lograr la participación ciudadana institucionalizada debiera ser el pilar de las preocupaciones de la ciudadanía, a mí parecer, porque con ella sería posible intentar alcanzar nuevos y mejores objetivos…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos entender que el individualismo está subyugado a lo colectivo y si queremos algo, debemos ver cómo encajaría dentro del ideario de las propuestas de otras personas, a veces tan alejadas de lo que ...
+VER MÁS
#Política

Sobre qué prioridades y una reflexión sobre Venezuela

La derecha “cavernaria” y la derecha “liberal” se unifican en la estrategia de control, ambas apuntan a mantener un statu quo mediante la articulación de un discurso conservador que se muestra como ...
+VER MÁS
#Política

La falacia de la libertad

El ex presidente Mujica, tal cual lo refirió en sus ruedas de prensa en Chile, repartió lo que había entre aquellos que entendió más lo necesitaban y muchas veces lo dispuso excediendo sus atribuciones ...
+VER MÁS
#Política

Hay que complejizar más la figura de Pepe Mujica

Guiller hizo lo correcto al no comprometerse con un eventual abrazo de oso por el FA, no pueden ofrecer coherencia como bloque, por cuanto su identidad está en formación, no han matado a ningún padre
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: al centro de una izquierda vacía

Popular

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka

En la actualidad, con las nuevas técnicas de administración, publicidad y manejo de datos, que crecen exponencialmente, en cuatro años se puede hacer tanto daño, (o tanto bien, según sea el propósito) ...
+VER MÁS
#Política

Lo que el Frente Amplio no ve, y otros tampoco