#Ciudadanía

Mi mundo perfecto

10 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En mi mundo perfecto la gente viviría en comunidades organizadas de manera tal que todos los integrantes de una familia colaborarían directamente en la prosperidad de otra familia

En mi mundo perfecto la gente más importante no sería la que tiene más plata, sino la que tiene más edad. En mi mundo perfecto el poderoso sería el anciano. La voz del anciano sería escuchada y atesorada como un privilegio. Una enseñanza de vida, pero también una obra de arte.

En mi mundo perfecto el dinero tendría poca importancia. No tengo idea cómo, porque generalmente lo que es perfecto no se puede explicar, pero en mi mundo perfecto el dinero tendría poco valor. En el sistema financiero estaría incluido naturalmente el trueque.

En mi mundo perfecto la gente viviría en comunidades organizadas de manera tal que todos los integrantes de una familia colaborarían directamente en la prosperidad de otra familia, además de la propia. A nadie se le obligaría a nada, por supuesto. El que no quiere ayudar a otra familia estaría en su derecho a hacerlo (a no hacerlo), pero en mi mundo perfecto los flojos, los ególatras, los egoístas, los ambiciosos desmedidos, serían una minoría devaluada y poco interesante.

A nadie se le prohibiría montar una empresa y hacerse millonario, pero se le supervisaría para impedir cualquier intento de maltrato físico, sicológico, económico o político a cualquier miembro de la comunidad. De hecho, los millonarios se terminarían aburriendo, porque muy poca gente los tomaría en cuenta.

En mi mundo perfecto a los niños se les estimularía el juego antes que cualquier cosa. Jugar sería lo más importante hasta los siete años. Paralelamente se estimularían sus habilidades artísticas. Importaría más pintar, leer, escribir, hacer música o teatro, más que hacer plata.

Los bancos serían bancos éticos. Es decir, no financiarían cualquier negocio; se asegurarían de que lo que financian contribuya social, ambiental y económicamente a la sociedad. Esta estupenda idea la saqué de otra columna que escribieron aquí.

En mi mundo perfecto la estética tendría más valor que cualquier otra ciencia. No existiría una norma, pero la discusión estética, junto con la búsqueda del amor, sería lo que llenaría nuestros días.

En mi mundo perfecto se podría consumir recreacionalmente cualquier planta que exista sobre la tierra, pero sin que pueda ser ésta procesada con químicos artificiales. Quienes optaran por dedicarse permanentemente al consumo de drogas, estarían obligados a poner por escrito, pintar o musicalizar sus delirios. De lo contrario, estarán obligados a someterse a rehabilitación.

La salud estaría asegurada para todos, pero los remedios serían principalmente derivados de hierbas medicinales y la industria farmacéutica celosamente supervisada para observar el uso de químicos artificiales y de abusos de cualquier tipo.

Mi mundo perfecto sería vegano. Los animales en su correspondiente hábitat, compartiendo armónicamente con los seres humanos. Estaría prohibido sacar de su hábitat a cualquier especie, por lo que se evitarían las plagas artificiales que existen hoy creadas por el hombre. El hombre no tendría motivos para matar ni maltratar animales (y el que lo hiciera, sería severamente castigado). Obviamente la humanidad se podría resguardar de animales que puedan ser peligrosos para su integridad, pero de ninguna manera eliminándolos.

Por lo mismo, el cultivo de la tierra (orgánico y biodinámico) sería ya no una forma de ganarse la vida, sino un rito del que dependería el desarrollo de la humanidad. De esta forma el campesino sería un hombre respetado, tendría asegurada una vida acomodada y estaría muy bien considerado en el organigrama social. Los campesinos serían más importantes que los especuladores bursátiles. Aunque creo que en mi mundo perfecto no existiría el especulador bursátil. No habría empresas tranzándose en la Bolsa. Muy probablemente no existiría una Bolsa como tal.

Los chef serían también muy respetados, porque en mi mundo perfecto toda la comida sería muy muy rica. La educación sería gratuita y estaría orientada al arte, las matemáticas, la gastronomía y el deporte. El deporte amateur sería más importante que el profesional.

En mi mundo perfecto se estimularía más la colaboración que la competencia. Habría completa libertad de culto, pero cada religión sería cuidadosamente vigilada para impedir la explotación sicológica, sexual o el abuso a las personas.

El aborto estaría despenalizado, pero por otro lado, no existirían los embarazos no deseados (déjenme, es mi mundo perfecto). Junto con esto, estaría permitida la eutanasia. En mi mundo perfecto estaría permitido el matrimonio homosexual. Básicamente porque la sexualidad no sería tema para nadie. Estaría permitida cualquier relación que fuera consentida entre dos personas mayores de edad.

Por último, en mi mundo perfecto la elegancia sería más importante que el lujo, y la ostentación estaría penada con la indiferencia.

Ya sé que mi mundo perfecto es un mundo imposible, pero cada noche pienso en cómo seguir mejorándolo.

TAGS: Mundo Perfecto

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de abril

Qué cándida columna, no puedo contenerme para hacer algunas observaciones. Con su permiso:

1.- Si miramos la prehistoria humana el hombre más valorado era el anciano por su experiencia sobre el entorno, pero (probablmente) ello tuvo que ver con la llegada del sedentarismo, ya que antes de ello en las tribus nómadas la edad era un factor que, a pesar de ser valioso, no era el más relevante para el grupo. Por otro lado las personas de edad tienden a ser más dogmáticas y a tener exacerbadas las tendencias que nunca controlaron en la vida adulta. No son en sí mismos valiosos, sino que son igual de valiosos que cualquier otro ser humano y su historia de vida, en la medida que sea un reflejo de nobleza y probidad, es digna de ser contada. Pinochet llegó a viejo, pero ello no lo hacía respetable.

2.- El dinero pareciera ser EL gran tema. Pero, nuevamente desde la perspectiva del tiempo, es relevante únicamente con la aparición de un mercado que subsumió las estructuras sociales y culturales que dieron con él a luz (Polanyi). Ergo, creo que lo que debe ser evaluado críticamente es la existencia del instrumento en sí mismo en una época en la que la existencia de obsolescencia programada y publicidad exacerbada muestran que los bienes sobran en contra de la supuesta escasez con la parte la disciplina económica. Es cosa de trabajar en un super (lo hice en Líder hace unos años) y ver la cantidad de merma que se junta al final del día en cada local.

3.- Otra institución interesante de analizar a la luz de la historia humana es la familia. El culto a la familia era común en los romanos paganos y se heredó hasta nuestros días indirectamente a través del judeo-cristianismo. Pero aun existen colectivos humanos donde la crianza es compartida por toda la comunidad y que no existe siquiera la concepción de “padres” o “familia”. Luego, no existe la posibilidad siquiera del egoísmo como hoy lo vemos en los Estados modernos liberales (e individualistas), puesto que no hay separación entre lo que es el “yo” y el “nosotros” ¡la familia es la tribu completa más allá de si hay sangre común o no!. Un caso cercano de propuesta donde la familia cumple nula función es la utopía platónica expuesta en el clásico griego “La República”.

4.- La educación en sí misma es la forma en la que un colectivo (o el grupo dominante que lo rige) perpetúa su propia estabilidad manteniendo rígida la estructura de relaciones preexistente. Por tanto, la educación no es finalmente el motor del cambio, sino que es la idea de cómo se quiere organizar una sociedad en el futuro y si se tiene el poder político para hacerlo. La educación siempre es instrumento y nunca un fin en sí mismo. Invertir tales objetivos terminaría (potencialmente – discutible este punto) por destrozar al mismo colectivo.

5.- Las drogas siempre han estado en la historia humana y me parece excelente tu propuesta, puesto que transformas una condición humana prácticamente imborrable en algo provechoso para todos.

6.- Es imposible la inexistencia de plagas. El comensalismo y el parasitismo es natural en los animales y nosotros seguimos siendo parte del reino animal. Van a seguir existiendo ratones que verán en nosotros una buena fuente de comida y seguirán existiendo especies, las domésticas, que dependerán de nosotros para existir, ya que carecen de nicho propio para sobrevivir.

7.- También es imposible la inexistencia de medicinas completamente artificiales. Las infecciones bacteriales han mutado a un punto en el cual me parece hasta incluso probable en algún futuro que le pongan antibióticos al agua potable. La solución es más bien detener la industria farmaceútica superflua y educar a la población en la prevención y autocuidado.

8.- Reconozco mi ignorancia del cultivo que indicas, pero debo decir que en tu propuesta no sé si tiene considerado el boom poblacional al que nos enfrentamos y que tiene que ver directamente con el uso de combustibles fósiles de los cuales se extraen fertilizantes para seguir alimentando a una población humana que, no tengo idea si es en sí misma sostenible.

9.- El aborto, la eutanasia y las conductas sexuales son derivados del “espíritu valórico” de la sociedad en cuestión. Tengo sobre ellas opiniones demasiado contingentes a mi cultura y, por ello mismo, creo que aun son perfectibles. Por lo pronto, en caso que viviésemos en un verdadero paraíso terrenal, entonces yo estaría en contra del aborto, ya que sería privar a un ser humano potencial el gozo de la vida mundana (evidentemente no se obligaría a la madre a cuidarlo, sino que sería resposabilidad de otra “familia” en caso de existir tal institución). Pero como el mundo es una mierda, entonces mejor que tal ser no llegue a la vida. Nótese que con “derivados” me refiero que dependen de nuestra concepción de otros conceptos más básicos como “familia”, “educación” o “sociedad”, pero no con que no sean importante como tema.

10.- BONUS: mi mundo perfecto (y aun más cándido que el tuyo) carece de dinero y en él las transacciones no dependen del “valor de una persona medida en su capacidad de trabajo” (en el fondo eso termina por medir el dinero), sino que dependen del mismo ordenamiento de la sociedad donde cada uno de sus miembros se siente responsable por el otro al nivel de sentirlo parte de su familia. Luego, en una sociedad como tal, no habría que preocuparse de cuestiones como la “probidad de los políticos”, ya que se daría por descontada por el mismo “espíritu valórico” de esta sociedad utópica.

Saludos!

05 de abril

gracias por tomarte el tiempo de responder tan detalladamente. tus observaciones serán sin duda un gran aporte para seguir perfeccionando mi mundo perfecto. gracias!

05 de abril

Su mundo perfecto, y el de muchos, siempre tiene una falencia crítica: ¿quien trabajaría?.
Cuando una utopía (mundo perfecto) respondiese eso sin un “el que quiera hacerlo”, estaríamos ante una verdadera alternativa a lo actual.
Saludos

05 de abril

En qué parte leyó usted que en mi mundo perfecto no se trabajaría? Al revés, dice claramente que los flojos serían una minoría devaluada. Dice que hasta los drogadictos estarían obligados a trabajar. Nadie está promoviendo la flojera. Quizás para ud el hecho de que la competencia no sea lo más importante significa que se promueve la flojera, pero está profundamente equivocado.

05 de abril

Estimada, es que la frase de “obligados a trabajar” da para mucho…¿de que forma?…
Veo que el único estímulo a trabajar sería la verguenza de no hacerlo…dado que serían parte de una “minoría devaluada”.
El centro del comentario es ese: el sistema actual, feo, con todos los problemas que tiene, hace que las personas trabajen por 3 causales, eminentemente: necesidad, codicia y, en menor medida, gusto. Si se eliminan las 2 primeras, deben haber razones poderosas que las sustituyan; tan poderosas como las que reemplazan. La verguenza no es tan poderosa.
Saludos

06 de abril

Arturo, cito textual: “Quienes optaran por dedicarse permanentemente al consumo de drogas, estarían obligados a poner por escrito, pintar o musicalizar sus delirios. De lo contrario, estarán obligados a someterse a rehabilitación”. Eso es trabajo. Aunque quizás para usted si un trabajo no genera plata, no es trabajo. Yo discrepo de esa visión.

leo

05 de abril

Estimada Isabel

Junto con saludar, te debo agradecer por poner en debate “tu mundo perfecto”. Creo fielmente a todas las ideas y propuestas de la sociedad que deseas conformar, creo que algún día podríamos llegar a una sociedad de este tipo, solo nos falta comprender, luchar, movilizarnos y así alcanzar los beneficios para toda la sociedad en tu “mundo perfecto”. Ojalá el pueblo logre educarse algún día y así tomen conciencia que una sociedad mejor es posible, solo depende de nosotros que nos organicemos y actuemos.

Arriba el pueblo de Chile !!!!

06 de abril

Muchas gracias, Leo! Me encantaría poder aportar de alguna forma concreta más que simplemente poniéndolo por escrito. Gracias !

Pablo Montre

07 de abril

Da la impresión de que ya vivimos en algún momento de una forma muy parecida a la que indica la autora (aunque comiendo carne en atención a nuestra naturaleza omnivora), cuando eramos nómades.
Me llama la atención el desprestigio de la ambición y del egoismo, ya que sin ello todavía estaríamos en este estado de naturaleza primitivo y temeroso de la naturaleza.

07 de abril

Me preocupé de aclarar que el desprestigio es a la ambición “desmedida”, una cuota de sana ambición siempre es necesaria para crecer (la ambición desmedida es la que tiene al mundo como está, injusto y desequilibrado, mal repartido). Al egoismo no le veo el lado positivo por ninguna parte. Y en verdad entiendo y acepto las críticas porque aquí hay muchos flancos donde hacer tambalear a mi mundo perfecto, pero que yo sepa en la época de los neandertales no había bancos éticos (no había bancos de ningún tipo) no existía el deporte, no se podía crear empresas (como está expuesto en el texto) en fin, la diferencia es abismal. Si va a criticar, está perfecto, pero póngale más pino. Saludos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera