#Ciudadanía

Matrimonio igualitario: ¿Debate con o sin participación ciudadana?

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

existe una minoría emergente de personas que transversalmente están a favor del matrimonio igualitario, del Acuerdo de Vida en Pareja, de la adopción LGBTI, de la Ley de identidad de género y de la Ley contra la incitación del odio. Hay muchas personas heterosexuales, lesbianas, homosexuales, trans, bisexuales, intersexuales, pansexuales y asexuales que están tomando acciones para desvirtuar los prejuicios. Cada día esta gran minoría de personas se está comunicando con amor, organizando y tomando pequeños, pero virtuosos pasos para erradicar la discriminación en nuestro país.

Anoche leí una noticia sobre el anuncio del ministro de justicia, José Antonio Gómez, sobre el proyecto que reformará el Código Civil para otorgar a las parejas LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Intersexuales) un estatus del matrimonio heterosexual. Esto lo dijo en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados. Me sorprendió haber escuchado las declaraciones de de Lily Pérez, del movimiento Amplitud, que declara que en su mayoría están a favor de un matrimonio para todos. Luego sonó alarmante que Felipe Kast dijera que no existe una mayoría a favor del matrimonio igualitario en la Nueva Mayoría; sus dichos de alguna manera se confirman con los dichos del parlamentario de RN José Manuel Edwards, que declaró que no existe una mayoría a favor ni es RN,  la UDI, ni tampoco en la DC.

La resistencia de lograr igualdad de derechos humanos universales es algo que podríamos decir es una de las cosas que extrañamente comparten apasionadamente RN, la UDI y la DC. Según ellos estos son temas “valóricos” y discrepo con eso, porque el prejuicio definitivamente no es un valor, todo lo contrario, desvirtúa al ser humano el hecho de sentir que él o ella es superior a otro ser humano por su mera orientación sexual.

Es bastante clarificador el hecho que las opiniones desfavorables sobre la igualdad de derechos humanos son tan transversales y no tienen nada que ver con colores políticos, sino con las preferencias personales fundadas en prejuicios carentes de información y que resultan en una larga trayectoria histórica anti-LGBTI. Estos prejuicios tampoco se limitan a partidos, alianzas, organizaciones opositoras,  iglesia y todo tipo de estrato social económico; el odio es una elección voluntaria y accesible a todos.

Lo bueno de todo esto es que así como existe el odio, vibra otro elemento mucho más poderoso y ese es el amor. El amor prevalece sobre todo prejuicio que pueda causarle problemas al que discrimina a otro por desconocimiento, ignorancia, indiferencia, ira, etcétera. Personalmente siempre converso este tema con mi familia, con mi esposa, y nosotras como madres lo conversamos con nuestra hija cuando ella nos ha preguntado por qué discrimina la gente. Es una pregunta esencial que le surge a nuestra hija de tan solo nueve añitos quien no logra comprender la intolerancia de algunos. Ahora, cuando pensamos en lo que nosotras como familia lesboparental tenemos en común con familias heterosexuales, sean estas pro o contra el matrimonio igualitario, nos encontramos con que el amor por nuestros hijos es el denominador común.

Este amor derriba barreras, este amor no tiene color, raza, orientación sexual, género y ningún impedimento que nos paralice como seres humanos, todo lo contrario, el amor evoluciona y genera una vibración positiva, que me gusta comparar con una armonía colectiva y preciosa. Cada uno de nosotros tiene el poder del amor propio y de amar a los demás. A quienes nos nace practicar la empatía, la comprensión y el respeto lo vivimos en plenitud. Todo aquello que posee este amor propio puede fácilmente traspasar lo positivo a otro ser humano que tal vez aún no lo disfruta en su mayor frecuencia.

Tal vez los más críticos se preguntarán y ¿qué tiene que ver el amor dentro de la futura reforma del Código Civil que entregue a las uniones LGBTI el mismo status legal que el actual matrimonio de carácter heterosexual? Mi respuesta es todo y nada.  Todo porque aquí se protege solo un tipo de amor de familia con o sin hijos, que es compuesto por un pene y una vagina. Sin embargo, en esta sociedad hay muchos tipos de familias con y sin hijos que no tienen por qué reprimir su amor debido a no amar a alguien con los genitales opuestos, sino que debiesen tener los mismos derechos que poseen aquellos privilegiados de primera categoría jurídica: el derecho de vivir su amor y de formar familias basados en el amor y no la de los prejuicios. Ahora bien, nada tiene que ver el amor con quienes votarán por esta reforma, pues claramente no están obligados a amar a los demás tal cual como son, sino que están en el parlamento para, objetivamente, proteger a todos por igual. Les guste o no, ese es su trabajo.

Y volviendo al tema del gobierno que protege solo a los que se aman de diferente sexo, no es sorpresa que ninguno de los tres partidos políticos -RN, UDI y la DC – esté en contra de nuestros derechos humanos, porque si bien recuerdo, lo han dicho con claridad y públicamente son declaraciones prejuiciosas. Los tres han  declarado con perseverancia que creen que el matrimonio es entre un hombre y una mujer. No me cabe duda que son sus posturas personales, ideológicas y que están en todo su derecho de defender, pues gozan de todos sus derechos humanos.

Aquí está en tela de juicio la lenta y carente voluntad del Estado chileno de regular, realizar reformas al Código Civil sin debates, luchas, discusiones, sin muertes, ataques, injusticias.  Aquí hace falta la proactividad de una cámara de diputados que ahora debiera hacer lo correcto para todos y no tan solo para un grupo exclusivo. Aquí los hechos hablan mucho más que las palabras, declaraciones o intenciones.

La falta de mayoría en estos tres partidos políticos confirma las sospechas que tal vez muchas familias sin derechos han tenido desde que se presentó la idea del  Pacto de Unión Civil (PUC) de la Concertación y que fue considerada como insuficiente para Ricardo Lagos Weber, y por ende no se envió ese proyecto de Ley durante el primer gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. Para luego sorprendernos con el inesperado anuncio del ex Presidente Piñera y el  Acuerdo de Vida en Pareja (AVP); el proyecto contiene en su mensaje un punto prejuicioso que establece la protección del matrimonio con carácter heterosexual. Esto me hace pensar que el AVC y luego el AVP fueron una estrategia precavida, pero fallida, para evitar el eminente movimiento mundial del matrimonio igualitario, y así proteger los matrimonios heterosexuales.

Esas políticas carentes de extender derechos humanos a todos, vuelven a poner en tela de juicio la voluntad de parte de estos tres partidos, que si bien todos están más o menos de acuerdo con un Acuerdo de Vida en Pareja, solo están demostrando con sus actos y sus dichos que ello es netamente motivado por proteger y no desvirtuar sus matrimonios de primera clase y categoría social.

No obstante esta resistencia fundada básicamente en los prejuicios, quiero decir que también existe una minoría emergente de personas que transversalmente están a favor del matrimonio igualitario, del Acuerdo de Vida en Pareja, de la adopción LGBTI, de la Ley de identidad de género y de la Ley contra la incitación del odio. Hay muchas personas heterosexuales, lesbianas, homosexuales, trans, bisexuales, intersexuales, pansexuales y asexuales que están tomando acciones para desvirtuar los prejuicios. Cada día esta gran minoría de personas se está comunicando con amor, organizando y tomando pequeños, pero virtuosos pasos para erradicar la discriminación en nuestro país.

En conclusión, nos encontramos en un momento clave donde los opositores han quedado sin fundamentos lo suficientemente valiosos para sostener la segregación en que nos encontramos como país. Ahora los derechos humanos no tan solo están en las manos de una sala de diputados, sino que además están en nuestras manos, nuestras acciones, nuestros gestos, nuestra comunicación con el gobierno, dentro y fuera de los medios escritos, audiovisuales, radiales y en las redes sociales. Cada uno de nosotros, desde Arica a Punta Arenas, tiene el poder de tomar decisiones basadas en el amor. Una de esas es elegir no discriminar.

Escuché a Isabel Allende, presidenta del senado, decir que van a escuchar a la gente. ¿Invitarán a las personas LGBTI, sin sus derechos plenos, a estos debates sobre el matrimonio?  ¿Se logrará analizar con empatía, únicamente con el trabajo de hormiga y muy esforzado de las ONG´s que dedican todo su tiempo, asegurarnos a la población LGBTI derechos humanos? ¿Cuándo será el día en que el gobierno de turno trabaje proactivamente como lo hacen algunas ONG’s?

Luego de haber escuchado los audio de cada una de las personas entrevistadas, no puedo decir que honestamente siento felicidad, y es  básicamente por un tema de desconfianza que aún está latente en mi conciencia, al recordar el patrón común en el comportamiento del Estado chileno. Pero, puedo decir que no pierdo la esperanza de vivir en un país de todos, donde el amor prevalezca por sobre todo prejuicio y Chile sea para todos y para todas, les guste a algunos o no.

TAGS: AVP

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

21 de marzo

Estuve trabajando en Vietnam, que es uno de los regímenes más conservadores de Asia. Sorprendió a todo el barrio al declarar que dado que habían parejas homosexuales y lesbianas que vivían juntas, era necesario legislar sobre esa realidad. Así de simple, nada de grandes disquisiciones sobe el amor o no.

En Chile ya se ha debatido hasta la coronilla, ahora toca legislar. El gobierno debe enviar el proyecto de ley que es muy simple, se debe reemplazar en el código civil la definición del matrimonio como “entre un hombre y una mujer” por “Entre dos personas” y punto.

Además el gobierno debe enviarlo con discusión inmediata, ya hay que votar, no se justifica seguir con el debate por otros 10 años.

pero claro, los políticos chilenos prefieren que el gobierno no envíe nada… así no necesitan decidir.

Esa es la alergia criolla a cortar el queque.

21 de marzo

No es alergia criolla, es alergia en muchos otros paises, en muchos paises no cortan el queque.

En Madrid tienes un barrio famoso por ser un barrio gay, Chueca, que incluso es atractivo turistico. Tienes un desfile de Orgullo gay que es un atractivo turistico, de hecho España explota mucho el turismo homosexual… y el show para que los homosexuales pudieran casarse llego incluso al Tribunal Constitucional. Si lo tienen no es porque mucha gente este de acuerdo, es porque “suena desarrollado”.

El problema no es tanto de homofobia sino de “derecho”, de entender qué derecho es el que esta involucrado en esto.

El matrimonio no es un derecho como se entiende desde nuestros congresistas, es un contrato, el derecho es que si una persona es capaz el Estado no tiene por qué negarle su opcion a firmarlo en base a su orientacion sexual, menos cuando es un contrato que genera obligaciones entre las dos personas que firman. Por ese lado, es absurdo seguir discutiendo este tema.

21 de marzo

Ojalá fuera tan práctico acá pero aún hay un rechazo contra la población LGBT por parte del Estado. Nadie pide que estén de acuerdo o que les guste. Sólo quelegislen por los ddhh. Esta claro que ahí manda la poca voluntad de los Senadores y Diputados.
Si escribo sobre el amor es principalmente pporque siento que el algo que como familias tenemos en común.
Saludos y Gracias por escribir.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Los gritos atrajeron a José. Sabiendo cientos de personas en el lugar al mismo tiempo, aprovecha la ocasión; estando cerca de una mujer manifestante le ofrece una paleta"
+VER MÁS
#Internacional

José, hablando de lo dulce y lo amargo

Canal 13, con las palabras de Bofill en su tuit y sus decisiones editoriales, entiende la democracia en un espacio bizarro, donde sus límites están definidos por la parodia y la movilización de otros dec ...
+VER MÁS
#Medios

Los hombres aparte de la bizarra democracia del debate

Desde los medios y con el pretexto del concurso se hace un énfasis en el rol docente como técnico experto en metodologías y estrategias de enseñanza y se devalúa el rol de activismo social del docente, ...
+VER MÁS
#Educación

Global Teacher Prize ¿estrategia de neoliberalización filantrópica?

Sin duda estamos frente a un Santiago distinto, en donde la población vibra con el deporte, practicándolo desde el núcleo de organización más básico, sin aspiraciones grandilocuentes, que finalmente e ...
+VER MÁS
#Deporte

El torneo de los barrios

Popular

Lean el Informe Valech: en este país, personas fueron violadas por perros, les metieron ratas y arañas en sus genitales, les extirparon a las mujeres hijos de sus vientres metiéndoles los brazos a travé ...
+VER MÁS
#Justicia

Reserva de identidad de la Comisión Valech

Pero esto es la típica actitud del nuevo progresismo: individualizar las problemáticas y no ver más allá. Tal vez le resulta más fácil no detenerse en que la dictadura es más que un panelista que dic ...
+VER MÁS
#Política

El problema no es Melnick

Muchos expertos asumen que las cosas se hacen bien, parece que no ven esta discusión como algo sobre lo cual haya que preocuparse y para que hablar de los medios de comunicación; éstos consumen cualquier ...
+VER MÁS
#Sociedad

En el país de los ciegos, el tuerto es rey: Encuestas de opinión en Chile

Así las cosas, el DOM de Santiago tendrá que aplicar el artículo 53º de la Ley Nº 19.880 para invalidar el mencionado permiso y en tal sentido le enviaremos esta columna por WhatsApp a Felipe Alessandr ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipalidad de Santiago beneficia con ardides a cierta empresa