#Ciudadanía

Lincoln y el matrimonio homosexual

30 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Supuestamente nacemos todos iguales y tenemos los mismos derechos. Es deber de quienes sostienen lo contrario explicarnos por qué no debe ser así y cuál es el criterio que justifica la diferencia. En esto no vale decir el “matrimonio es sagrado”, porque hablamos de (y exigimos) matrimonio civil en un Estado laico.

Acabo de ver Lincoln. Aunque es una buena película, es un tanto irregular; de todas formas, son memorables las interpretaciones del reparto en general, en especial, aquella de Daniel Day-Lewis y, sobre todo, la de Sally Field. Puede que lo más interesante de la cinta sea lo que ocurre en la Cámara de Representantes, allí donde se discute la aprobación de la Decimo tercera Enmienda de la Constitución de los EEUU, la cual, abolió oficial y definitivamente la esclavitud en aquél país. Dentro de la discusión, y aquí no hay ningún spoiler relevante, se presentan básicamente tres posturas: los que sostienen que negros y blancos no son iguales; aquellos que creen en la igualdad de todo ser humanos; y una especie de posición intermedia, para quienes, pese a no haber “igualdad en todo”, se debía reconocer “igualdad ante la ley”. La discusión es impactante: algunos buscaban imponer la desigualdad por discriminaciones arbitrarias. Desde luego, son otros tiempos, pero parece increíble que haya habido una época donde se discutía la igualdad ante la ley o los derechos a sufragio de la mujer, tiempos donde se discutían las (hoy) obviedades. Afortunadamente, una de las conquistas de la modernidad,al menos en occidente, ha sido la instauración de la igualdad ante la ley como uno de los principios básicos de la democracia contemporánea. Hoy pareciera lógico que la igualdad ante la ley es una condición necesaria para que haya democracia, y que no debería haber diferencias basadas en simples creencias o emociones, pero ¿es realmente así?

En esos tiempos habían algunos que sostenían diferencias entre negros y blancos. Se basaban en argumentos religiosos, en simples emociones, en que “Dios nos creó distintos” o en simples “tincadas”. Uno supondría que esa clase de fundamentos son ya inexistentes en nuestra sociedad contemporánea, pero por desgracia, no todo ha cambiado. Todavía hay quienes buscan crear desigualdad, fundándose en arbitrariedades. Sin más, esto sigue ocurriendo en nuestro Chile actual: hace un tiempo la UDI, junto a representantes de la Iglesia Evangélica, envió un proyecto de reforma constitucional para establecer que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer. Hoy, estos parlamentarios han condicionado su voto por el AVP a la aprobación de dicha reforma.

El diputado Gonzalo Arenas llegó a afirmar que el Acuerdo de Vida en Pareja (AVP) era “en la práctica, un verdadero matrimonio entre personas del mismo sexo”. Es tan irrisoria la afirmación del diputado que cuesta pensar que realmente cree lo que dice. El AVP está muy lejos de ser un matrimonio y es ese el problema. Con la reforma constitucional buscan que elquórum exigido para aprobar el matrimonio homosexual sea tan alto que haga imposible su regulación, tan imposible como creer que el diputado piensa lo que dice. La propuesta es escandalósamente anacrónica, es como si volviéramos al siglo XIX, es como si volviéramos a ser Lincoln y estuviéramos en los tiempos donde se discute sobre igualdad ante la ley y se pelea por obviedades.

En primer lugar, el AVP está en las antípodas del matrimonio igualitario. Aunque el proyecto es un avance, ya que desde la nada solo se puede avanzar, las críticas no han tardado en llegar desde diversos académicos e instituciones. Son particularmente interesantes las observaciones que ha hecho la fundación =Iguales a la iniciativa (disponibles en su página). Aunque sea vergonzoso, el AVP solo regula bienes muebles no sujetos a registro, es decir, no solo no incluye inmuebles, ni siquiera contempla autos, acciones, bonos, etcétera. ¿Podría parecerse al matrimonio una institución que solamente regulará bienes como una tele o una mesa? Una segunda diferencia –o insuficiencia- (¿para Arenas similitud?) es que el acuerdo no constituye Estado Civil. El homosexual o conviviente sigue siendo soltero, pero como somos muy considerados, podrá ir ante un notario y celebrar su acuerdo; algo así como una declaración jurada o una copia certificada. El matrimonio se celebra ante un Oficial del Registro Civil, pero son lo mismo. En el AVP no hay compensación económica para el más desfavorecido en caso de ruptura, en el matrimonio sí. En el AVP, la competencia sobre causas que se generen es de los Juzgados de Letras Civiles, y no de los Tribunales de Familia, como en el matrimonio, pero igual son lo mismo.

Las críticas son muchas y son proporcionales a las injusticias que genera la inexistencia de matrimonio igualitario. Como señala el profesor Antonio Bascuñán en una entrevista en Radio Zero (fecha 24/06/11), debe haber matrimonio para todos y regulación de la convivencia para todos (comoel AVP, porque no son lo mismo). Como explica, el AVP puede generar una serie de problemas del todo cotidianos, por ejemplo, si es que uno es citado a declarar en juicio, no tiene la obligación de hacerlo contra su cónyuge porque tiene una excusa, en cambio, el conviviente no la tiene; en caso de muerte, es el cónyuge quien decide qué hacer con los órganos, el conviviente no puede; nuevamente, en caso de fallecimiento es el cónyuge el que decide cambiar o no al difunto de cementerio, mas el conviviente no elige. Como dice Bascuñán, “no es la igualdad quien debe dar explicaciones”, es quien reclama el trato desigual el que tiene que justificar. Como vemos, Matrimonio y AVP no son lo mismo, pero personas como el señor Arenas insisten en pensar (o decir que piensan) lo contrario.  ¿Dónde está la igualdad en estas instituciones? No lo sé. Quizás el honorable nos lo podría explicar.

Ya me referí en otra columna sobre la necesidad de superar ciertos lugares comunes como lo son afirmar que “el matrimonio es entre un hombre y una mujer” o que la homosexualidad “no es natural”. Ahora me gustaría señalar brevemente otras consideraciones al respecto. Desde ya, creo insostenible cualquier diferencia en el matrimonio. El único argumento que creo medianamente atendible, o que al menos puedo llegar a entender –mas no compartir-, es aquél de la oposición a la adopción. Pese a que la American Psychiatric Association  (APA) ha declarado oficialmente que no hay problema para el niño en criarse con padres del mismo sexo, y que la comunidad científica en su mayoría, tanto instituciones psicológicas, pediátricas y psiquiátricas han insistido en lo mismo; puedo entender que alguien crea que no debe permitirse la adopción homoparental porque podría haber un daño a un tercero. Cuando hay un tercero es distinto porque hay otro interés que proteger, pero dejando de lado esto por ahora, cuando solo hay dos intereses particulares, me parece que no hay argumento alguno para hacer diferencias.

Los argumentos religiosos deben ser exiliados del debate. La secularización del Estado es otro logro democrático, por lo que, ya nadie puede imponer su credo, dogma o fe a los demás. De otro modo, la injusticia sería la única consecuencia posible. Aquellos que cuenten con la mayoría religiosa podrían imponer sus creencias a las minorías. Imaginemos que la Cienciología (sí, esa extraña religión de Tom Cruise y Alberto Plaza, la misma que viene ahora al cine) agarra vuelo y se vuelve masiva en Chile. Dada la oposición de esa religión a todo tratamiento farmacológico en enfermedades mentales o trastornos psicológicos, ¿tendríamos que prohibir, entonces, el uso de cualquier fármaco para tratar una enfermedad psiquiátrica? ¿Deberíamos  proscribir el uso de antidepresivos o el de remedios para la esquizofrenia? ¿Haríamos una reforma constitucional para asegurar tratamiento religioso a todo demente? Evidentemente no, porque no podemos imponer a todos lo que dicta una religión particular. Del mismo modo, no hay razón para prohibir a dos personas que se aman no casarse. Al menos, no hay razones que vayan más allá de reclamar la sacralidad del vínculo marital. No hay razón para obligar a homosexuales a concretar su vínculo ante notario; no podemos negarles los derechos sobre los órganos del occiso; no debemos obligarlos a declarar contra su enamorado en proceso judicial, etcétera. Supuestamente nacemos todos iguales y tenemos los mismos derechos. Es deber de quienes sostienen lo contrario explicarnos por qué no debe ser así y cuál es e lcriterio que justifica la diferencia. En esto no vale decir el “matrimonio es sagrado”, porque hablamos de (y exigimos) matrimonio civil en un Estado laico. Tampoco es justificación suficiente señalar que “la familia es el núcleo de la sociedad”, porque, si bien puede ser correcto, la noción de familia puede cambiar, por lo que, deben explicarnos porque solo debemos aceptar la familia heterosexual.

Hoy nos avergonzamos de aquellos que defendían la esclavitud. Nos cuesta entender que en otros tiempos se creyó que los negros no tenían alma, que no eran personas o que eran una cosa susceptible de propiedad. En unos años –quizás, al paso que vamos, en Chile sea en unos siglos- nos avergonzaremos al recordar que habían algunos que argüían por discriminaciones arbitradas basadas en inclinaciones sexuales. Recordaremos con pesar como (esos mismos) se oponían a la ley de divorcio. Recordaremos, queriendo olvidar, como algunos incapaces de distinguir entre matrimonio religioso y matrimonio civil, quisieron imponer constitucionalmente sus creencias al resto. Entre particulares (o sea cuando hay solo intereses privados), mientras no se afectea terceros o se comprometa el interés público, debe primar la libertad (esa que ellos mismos reclaman cuando conviene).

Veo la pantalla del cine y veo con espanto discusiones de otros tiempos. Ahora veo nuestro Chile;  pienso en el país que estamos construyendo y no puedo sino observar, con el mismo espanto, como queremos –en el Siglo XXI- vivir en el Siglo XIX.

Más allá de conocidos rumores, solo puedo preguntarme: ¿Qué pensaría Lincoln si viviera en nuestros tiempos?

TAGS: AVP

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de febrero

Todo lo dicho es válido para aquellos que, a cualquier precio, quieren igualar el matrimonio a todas las personas cualquiera sea su sexo.Bien por ellos. Pero que no olviden que, al margen de todas las argucias legales y políticas que puedan invocar, nunca, pero nunca podrán contradecir lo que la naturaleza creó, es decir un hombre y una mujer, anatómica y fisiológicamente preparados para cumplir el acto de la procreación en todos sus aspectos.
De nada vale argumentar en contra de los defensores de la llamada igualdad de géneros y con los mismos derechos. Esto rige para cualquier acto ciudadano pero no para casarse sin procrear ni criar infantes que no sabrán a quien llamar papá y mamá. Hay darle crédito a la madre naturaleza.

Julio

18 de febrero

Que retrograda!!! tu comentario es uno más de todos aquellos que no debiesen ser escuchados ¿ leíste la columna o no? A veces, me sorprende el nivel de estupidez con que responde la gente. Estamos hablando de manzanas y salen con peras. Puedes dejar tu inmadurez, tu apego a lo “normal” y tus ansias de discriminación fuera de estas opiniones. No entiendo cómo puede existir gente tan pava. La naturaleza creo que cuerpos para que se reprodujeran, no para que se amasen. El amor, en sí, es una invención del hombre. Y en tal caso ¿por qué no podrían amarse carnalmente dos personas del mismo sexo? o ¿por qué no pueden convivir bajo el mismo techo unidos legalmente?
No hablo de religión… ¿entiendes o no?

18 de febrero

Desde tu pto de vista, tambien deberia prohibirse el matrimonio a personas con infertilidad, asi como tambien el matrimonio entre personas ancianas, de hecho el Codigo Civil hace especial mención a los matrimonios en articulo de muerte, o talvez las personas cuadraplejicas o discapacitadas que necesitan de la fertilización en vitro e inseminación artificial (metodos “no naturales”), o los impotentes permanentes (actualmente eliminado como impedimento al matrimonio), o tantos mas casos en que existe amor pero su tan sagrada “naturaleza” no acompaña.

18 de febrero

Pues yo entiendo que el Acuerdo de Vida en Pareja (AVP) esta enfocado a eso, a las parejas. Y en Chile no solo viven en parejas los homosexuales, tambien viven en pareja personas que tienen mas de 45 años, que, separados de anteriores conyuges, deciden vivir juntos sin intencion de tener hijos y tampoco tienen interes en pasar de nuevo por un matrimonio por todo lo que implica el contrato matrimonial. Muchos jovenes heterosexuales deciden convivir un tiempo, sin tener hijos y sin casarse porque primero quieren probar si pueden vivir en pareja… Y hay mas tipos de pareja.

Creo que el AVP es una forma de establecer una reglamentacion a una relacion que tenemos de hecho, y que afecta a PAREJAS, sin importar su condicion sexual. Centrar el debate en los “homosexuales-que-quieren-casarse-pero-no-pueden” perjudica al resto de parejas que podrian verse beneficiadas con este tipo de acuerdo. Creo que seguir mezclando en la discusion el “AVP” con “matrimonio” para un proyecto que esta enfocado a personas que no solo no pueden sino tampoco quieren casarse, afecta a esas personas que quieren vivir en pareja sin firmar la libreta o que, por el hecho de que hace poco que tenemos ley de divorcio y aun hay mucha gente que tiene problemas para divorciarse, tienen que convivir.

Cuando hablemos de matrimonio civil, que no es ahora la discusion, hablemos de los “homosexuales-que-quieren-casarse-pero-no-pueden”, discusion que tenemos que tener porque se esta discriminando por orientacion sexual, lo que viola derechos humanos fundamentales. Pero ahora, tratemos de solucionar el problema de los convivientes, que son muchos en este pais, y que, con lo muy imperfecto que es este acuerdo, es peor la situacion actual de indefension en la que se encuentran.

18 de febrero

“debe haber matrimonio para todos y regulación de la convivencia para todos (comoel AVP, porque no son lo mismo)”. Creo que expliqué que no son lo mismo matrimonio o AVP. Además, al referirme a los problemas del AVP hablé en todo momento de pareja o conviviente, obviamente, eso incluye parejas heterosexuales. Saludos.

19 de febrero

Una cosa es que hayas explicado y otra que realmente entiendas que ahora no estamos discutiendo sobre matrimonio civil. Caes en la misma tontera que el diputado Arenas, porque en vez de decirle “no hablamos de matrimonio, asi que centrese en AVP” dedicas casi toda tu columna a hablar de matrimonio y sobre todo entre parejas del mismo sexo y la discriminacion legal que sufren, dejando solo un parrafo a exponer lo que dice Antonio Bascuñán sobre los problemas del AVP, que son mucho mas serios que los de si un homosexual puede o no casarse, considerando que no es el tema que se debate en el Congreso.

Asi que creo que deberias aclarar tus ideas. No estamos en este momento debatiendo sobre matrimonio civil. Ahora es AVP. Y no estamos hablando de homosexuales o heterosexuales, hablamos de parejas que no solo no pueden, sino que no quieren casarse pero que necesitan tener un marco legal de derechos y deberes que sí, va a ser inferior al del contrato matrimonial porque asi tiene que ser, pero debe ser a fuerza superior a la nada que tenemos ahora. Y eso no lo planteas asi en tu articulo.

19 de febrero

Marcela

El autor, claramente titula su columna como “Lincoln y el matrimonio homosexual” así que en esta oportunidad si hablamos de matrimonio.

Por otra parte, cuando un grupo de parlamentarios condiciona apoyo a AVP a la aprobación de medidas que dificulten la existencia de matrimonio igualitario se vuelve necesario abordarlos en conjunto.

19 de febrero

Disculpa pero si yo lo escribo creo poder hablar de lo que quiera. Si quieres escribe tú una columna sobre los problemas del AVP y con gusto la leeré y, si es buena, hasta la recomendaré. No creo que sea cierto que “los problemas del AVP” sean “mucho más serios que los de si un homosexual puede o no casarse”. De seguro a ti te interesa regular la convivencia y eso está bien. Dentro del AVP creo que es urgente ampliar los bienes a los que quedará sujeto el acuerdo. Respecto del Estado Civil, Oficial de Registro, etc… Creo que son problemas propios del matrimonio igualitario. El problema es que hay gente que quiere hacer creer que ambos son lo mismo; y el problema aún más grave, es que la UDI busca condicionar la aprobación del AVP al veto constitucional del matrimonio igualitario. De eso quise hablar, quizás no me di a entender. Dices “Creo que seguir mezclando en la discusion el “AVP” con “matrimonio” para un proyecto que esta enfocado a personas que no solo no pueden sino tampoco quieren casarse”, y en eso concuerdo. Por ello escribí el artículo. En todo caso, para efectos de esta columna, busco defender el matrimonio igualitario y no defender heterosexuales u homosexuales que quieran convivir. Puede que el AVP sea el primer paso, como no se ha regulado la convivencia, de hacerse, sería casi obligatorio incluir parejas del mismo sexo. Pero también hay quienes ven con recelo la aprobación del AVP; puede que con esto la derecha diga “ya tuvieron suficiente” y nunca más estén dispuesto a discutir por el matrimonio homosexual, pues para algunos de ellos sí “es lo mismo”.

20 de febrero

Rodrigo:

¿Que se esta discutiendo en el Congreso?

Un acuerdo de vida en pareja.

¿Que hace el diputado Arenas?

Mezclar el acuerdo de vida en pareja con matrimonio, poniendo como lanza la aspiracion de los homosexuales de casarse.

¿Estamos discutiendo sobre matrimonio?

No.

¿De que hablas en tu articulo? De matrimonio homosexual.

¿Estamos ahora, en este momento, discutiendo sobre matrimonio homosexual?

No.

¿Que no es mas grave regular un acuerdo de vida en pareja que la aspiracion homosexual? ¿En que Chile vives? De cada 100 personas que se emparejaron entre 1990 y 2009, apenas 20 eligieron casarse y 80 eligieron la unión de hecho no regulada y que los deja sin protección alguna en lo socioeconómico. En 20 años, la cifra de casados se ha incrementado en un 6,5 por ciento y la de convivientes se disparó en un 270 por ciento (cifras dadas por Separadosdechile.cl) Por lo que no, no es prioritario hablar sobre matrimonio, porque los chilenos no se estan casando, y ademas, porque las alrededor de 50 mil bodas celebradas en el 2012 no compensan los 100 mil trámites para separarse del mismo año. Piensa nada mas que los solteros somos un 39%, y los casados en Chile son un 39% (cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) en un estudio llamado “Society at a Glance”)

O sea, que discutir sobre el contrato de matrimonio civil, por muy interesante que sea, no es beneficioso en este momento, porque el problema que tenemos es que hay mas gente que no quiere casarse y prefiere convivir vs aquellos a quienes se les niega el derecho a casarse, que son muchisimo menos que los primeros.

La cuestion es: por qué.

O sea, ¿En que esta fallando el contrato matrimonial que la gente prefiere convivir?

Plantear el contrato matrimonial como lo has hecho lo pone como si no necesitara mas reforma que la de no negarlo por orientacion sexual. Error. Ese es el menor de todos los problemas que tiene. De hecho, lo de negarlo a las parejas de mismo sexo ni siquiera es un problema, es mas polemica que problema, gestada en la muy equivocada definicion de lo que es una pareja, de los fines que tiene una pareja y de la relacion que debe tener una pareja.

¿Cual es el quid de por qué se le niega a las parejas del mismo sexo casarse? La mala definicion de matrimonio, que en nuestro Codigo civil en el artículo 102 del Código Civil señala que un matrimonio es “un contrato por el cual un hombre y una mujer se unen actual e indisolublemente, y por toda la vida, con el fin de vivir juntos, de procrear, y de auxiliarse mutuamente”. .. O sea, quedan excluidos de la definicion de matrimonio las parejas homosexuales, las infertiles, las previamente divorciadas y vueltas a casar… Y lo de “indisolublemente” es como un poquito absurdo cuando ya tenemos (y pucha que costo) una ley de divorcio.

Si le sumamos ademas que el articulo 102 se contradice con el articulo 2 de la vigente Ley de matrimonio civil: “La facultad de contraer matrimonio es un derecho esencial inherente a la persona humana, si se tiene edad para ello”, negarlo a parejas del mismo sexo es una imbecilidad.

Todo, todo el asunto se reduce a que en Chile la ley esta hecha para personas de distinto sexo fertiles cuyo unico objetivo en su vida sea tener hijos. Al resto que nos parta un rayo.

No es que no puedas escribir sobre lo que te de la gana, pero creo que hablar sobre matrimonio homosexual cuando el quid del asunto es qué es legalmente una pareja en Chile y cómo regulamos una relacion de pareja, es mirar la polemica y no el problema.

18 de febrero

1. El matrimonio es una invención del hombre. No de la naturaleza. Así que pretender usar a ésta ultima como argumento de fondo muestra no entender de lo que se habla o es deseo de acomodarlo para llevarlo al plano que me conviene.
2. El tema es el matrimonio civil, por lo que llevar el debate a imponer argumentos espirituales o religiosos es muestra de lo mismo del punto anterior.

Y ojo que ni siquiera dije si me parece o no adecuado que exista matrimonio para todos independiente de su género, etc.

19 de febrero

Tal como tú lo planteas, me parece justo y comprensible. Yo no discuto acerca del contrato matrimonial (o del llamado AVC) o lo que sea.Eso es negociable. Yo alego (y me parece que tú estás de acuerdo) que la concepción es un hecho natural entre hombre y mujer, cualquiera sea su forma (esto por las razones aducidas en previos comentarios), solteros, casados, etc. y el producto de ella (los hijos) deben ser protegidos, ojalá siempre, por la familia o por quien sea designado por Tribunales. No puede adjudicarse tales responsabilidades a parejas del mismo sexo, esto por razones naturales, biológicas y, en parte, éticas pues eso va contra natura. No veo a hijos adoptados por padres del mismo sexo, aún más, “legalmente casados” poderse desarrollar normalmente por razones obvias. En resumen, no me importa que se contraten legalmente y convivan las parejas homosexuales; me alarma que puedan tener acceso a la tutela de hijos adoptados pues eso sí que lo considero contra natura. Saludos.

19 de febrero

Hernán… Respecto a lo de “naturaleza” podrías leer la primera columna que escribí. http://elquintopoder.cl/politica/matrimonio-solo-entre-un-hombre-y-una-mujer/ Y sobre el “contrato matrimonial”.. Solo hay uno y es el matrimonio, no el AVP. Eso es lo que a mucha gente le cuesta entender; el matrimonio es un contrato. Es una institución jurídica. El hombre no necesita ni de contratos ni del Derecho para tener hijos, reproducirse, amarse, etc. El matrimonio regula derechos y obligaciones sobre el cuidado de los hijos, por lo que, de permitir la adopción homoparental, no hay problema con que se regule dentro de los derechos y obligaciones del matrimonio.

18 de febrero

En el increíble acto de la procreación está implícita la atracción y el deseo mediado por ferormonas y todo esto, siendo el hombre un animal inteligente, lo sublima en aquel magnífico sentimiento que llamamos amor. Éste, tal como natura lo concibió, NO puede darse mas que entre hombre y mujer. No me vengan con cuentos chinos que pretenden de una u otra manera, justificar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Que se amen, ningún problema pero que quieran ejercer todas las funciones propias del matrimonio genérico va contra la ley natural. Los niños traen una impronta en sus genes que les permite reconocer a una madre y un padre y entender sus funciones.Que hoy en día esto esté tan desfigurado por el libertinaje es detestable y de ello se aprovechan aquellos que, y lo digo con el mayor respeto, desean mantener relaciones anormales incluyendo la adopción de hijos, a cualquier precio. Y no digo más para no ofender a nadie.

18 de febrero

como te haces cargo de tu ley natural, en el caso de discapacitados, infertiles, ancianos, etc..

18 de febrero

Y a todo esto donde sacas los estudios cientificos para decir eso de la impronta en los genes..

18 de febrero

…abundante material para dictar una catedra. Pero tal vez mas que parte de la solucion sea todo lo contrario.

En primer lugar en conflicto moral, es uno semantico. O’Higgins por ejemplo, inspirado en otras experiencias extranjeras intento democratizar el metabolismo colonial de castas, suprimiendo titulos y blasones de nobleza, pero sin hacer lo mismo con los apellidos.

Luego de varias decadas, a fines del siglo XIX, juristan lograron la promulgacion de las leyes laicas que vinieron entre otras cosas a dar dos saltos de O’Higgins en su tumba, porque finalmente la iglesia y el estado parecian entrar en un historico , saludable y republicano divorcio. Los evangelicos, esos que con una mano se golpean el pecho, y con la otra acusan indignados, tuvieron donde caerse muerto, porque antes de la separacion, solo la iglesia registraba y permitia el entierro, y desde luego daba el acta de nacimientos….aqui tambien se dejaron fuera , los ilegitimos y hasta ilegales acuerdos entre la aristocracia y el clero, a decirlo claro, como ahora, entonces , fueron exactamente lo mismo.

Al grano. El matrimonio no es, desde el punto de vista juridico, y desde luego fiscal, otra cosa que un contrato entre dos ciudadanos, mayores de edad y en pleno uso de sus facultades, para unir sus responsabilidades civiles y compartir sus bienes. Punto, no para amarse, de hecho parejas bi sexuales lo hacen inenterrumpidamente desde siempre. Tampoco para agradar a dios, desde que es un contrato de negocio y no un sacramento. Ni siquiera para tener sexo, porque para eso si que no es necesario casarse, y ademas muchos de los que se oponen al matrimonio del mismo sexo, nacen y mueren no sin sexo, pero sin descendencia. Y eso si que es contra la naturaleza, no solo a la luz de tanto disparate pederasta, pero a la hora de asegurar la procreacion de la raza humana.

Para las mentes suspicaces, nada de falso orgullo, pero soy feliz esposo, padre de dos varones , y aparte de Oscar Wilde , no tengo particular simpatia por ningun amigo por su mero genero homosexual, ademas debe ganarse el respeto como los demas.

18 de febrero

Absurdo es escribir de cualquier tema contando como base la frase “que pasaría si….” pero creo que la respuesta en este caso es simple y corresponde a la ETIMOLOGÍA nada más.
Si no lo entiende bueno es recurrir a cualquier diccionario de la RAE y de otros idiomas a fin de saber cual es la definición de la palabra matrimonio, con eso basta.-
Asi además claro le quedará, lo “que pasaria si”… antes de escribir hubiese consultado un simple diccionario.-

19 de febrero

Si buscas la definicion de matrimonio a comienzos del siglo XX tambien te saldra que debe ser entre personas de la misma raza

19 de febrero

Como ayer deje un comentario y me han avisado que lo eliminaron, vengo otra vez a dejarlo.-

1.- ABSURDA es toda la nota cuando el escritor comienza con “un si pasaría si….”, porque con esa lógica fundamentada en un comentario de una película podemos fundamentar cualquier comentario.-
Lincoln = Derechos homosexuales
Edith Phiaf = Derechos de los alcoholícos
Hannibal = Derechos de comer humanos
El Padrino = Derechoos para legalizar la mafia
El Quinto Poder = DD a escribir lo que sea de su gusto
Y así suma y sigue….

2.- RIDÍCULO son en general los planteamientos de este señor, pero más son los de quienes lo avalan para que lo haga.- Seguramente esta en una próxima candidatura a algo en la cual como mínimo ganará una suma de dinero importante de forma transparente y otra mayor a la anterior en forma oculta.- Lo bueno es que para las campañas políticas podrá usar como tópico las películas hechas en EEUU para fundamentar sus argumentos-

3.- Y por último, el tema MATRIMONIO no tendría ninguna discusión si pasan sus defensores a leer la definición de la palabra , por ende el TEATRO DE LO ABSURDO no contempla la ETIMOLOGÍA para argumentar, solo usa “películas”

Señor Alvares y comentaristas : informo Disney tiene una amplia gama de ellas.-

Saludos y espero que ahora “el quinto poder” no me censure y borre mi pos anterior, del cual tengo copia, más la captura de pantalla que corresponde.- Gracias.-

19 de febrero

Hola Marisel,

nosotros no eliminamos ningún comentario, pero hace varias semanas que de manera aleatoría nuestro CMS (software de administración de contenidos) filtra comentarios. Todos esos comentarios los aprobamos manualmente y quedan publicados.

Te acabamos de mandar un correo con más información y pidiendo tu colaboración para que podamos resolver esta situación que está afectando a un porcentaje menor de comentarios.

Saludos.

19 de febrero

Respondo a Pablo Guzmán:Es evidente que no entiendes o no quieres entender mi simple y modesto punto. No hago problemas con el contrato matrimonial, no es mi punto. Solo afirmo que la esencia de la reproducción humana es un hecho natural que debe realizarse entre hombre y mujer por todas las razones anotadas. Las uniones de hecho son válidas entre personas de cualquier sexo y pueden culminar en contratos legales lláménse matrimonio o AVC o como sea.Pero ello nunca podrá validar que puedan tener hijos las parejas homosexuales producto de la adopción o la cesión pues la tenencia de los hijos requiere la presencia de hombre y mujer y no suplantadores. Dicho esto, insisto que no es problema para mí que los seres humanos se casen cualquiera sea el tipo de relación pero sí lo es que parejas homosexuales logren alcanzar la tenencia de hijos por todo lo anteriormente expuesto. Saludos.

19 de febrero

En primer lugar puse “que pensaría si” y era para expresar la idea de manera metafórica. No veo el problema en partir la reflexión desde una película, la puedo partir desde un árbol si quiero; además, hay grandes películas que dejan grandes menajes, las podrías ver. A lo de Hannibal y El Padrino no me voy a referir. Desde luego, es tan absurdo hablar de “derechos de comer humanos” o de “derechos de legalizar la mafia”, que el ejemplo no merece atención. En cambio, no veo el problema de partir una reflexión sobre Vietnam con Platoon, o de usar la Lista de Shindler para referirse a la Segunda Guerra.

El Quinto Poder sí da el Derecho de escribir lo que sea su gusto. En eso veo más una virtud que un defecto. Es solo una promoción de la libertad de expresión; la cual, obviamente, debe mantenerse siempre dentro del respeto. Esto es tan así que si usted quiere puede escribir una columna y con gusto la leeremos.

Su punto dos es el que más me molesta. No me avalan ni me respaldan. Solo me dan la libertad de ejercer mi libertad de expresión y agradezco eso.Hace unos años yo no podría haber escrito estas columnas. No sé a que se refiere con que ganaré “otra suma mayor en forma oculta”, Si me acusa de ladrón dígalo con todas sus letras. Desde ya, le digo que no lo soy. No soy candidato a nada. Ni siquiera milito en algún partido.

Sobre la etimología. Lo siento pero eso no es entender nada. Si quiere hablar del lenguaje, le recomiendo leer a cualquier lingüista contemporáneo. Verá que el significado de las palabras va más allá de las definiciones de diccionarios. Por otro lado, lo que dice es no entender que el matrimonio es una institución jurídica, es un contrato. Como tal, cada país lo define dentro de sus leyes. La RAE sirve para el español, pero su definición no sirve para cualquier matrimonio civil de un país latinoamericano que hable español. Le dejo mi otra columna sobre el tema para no repetirme.. http://elquintopoder.cl/politica/matrimonio-solo-entre-un-hombre-y-una-mujer/

Y señora, mándeme cuando quiera a ver Disney porque soy un fanático del cine y veo todo tipo de películas. Humildemente, creo que mis argumentos fueron más allá de una película y también más allá de los que usted soberbiamente ha expuesto.

19 de febrero

A Tomás de Rementería : 1.Personas mayores (de la tercera y cuarta edad, no los llamaré ancianos pues es dicriminatorio) cumplen, si lo desean, sus deseos de relacionarse con su pareja y para ello pueden ayudarse con variantes y/o apoyo farmacológico si es necesario.En esta etapa y de acuerdo al ordenamiento natural, el ser envejecido pierde o atenúa la potencia fertilizadora pero no el deseo tambien natural de relacionarse con su pareja. No veo el problema.
2.Discapacitados (paraplégicos, por ejemplo) mantienen la misma potencia natural que cualquiera, solo carecen de facultades motoras y para ello puedes darle apoyo farmacológico y funcionan bastante bien con su pareja, logrando erecciones y eyaculaciones que resultan fertilizantes si así lo desean. No veo el problema.
3.Parejas heterosexuales infértiles carecen de facultades de fertilizar o ser fertilizadas habitualmente por diversas patologías y pueden naturalmente recurrir a la fertilización asistida usando donantes de espermios o úteros “arrendados”. En todo este proceso no observo nada contra natura y me parece absolutamente normal. Tampoco veo el problema. Se sigue cumpliendo el orden natural.
Respecto a la impronta genética de los niños, puedo decirte que los seres de sexo masculino tienen una estructura genética provista de 2 cromosomas sexuales (X Y) y los femeninos, (X X).Para intentar ilustrarte adjunto breve reseña.:

*Cromosomas humanos.
Los cromosomas contienen la información genética del organismo. Cada tipo de organismo tiene un número de cromosomas determinado; en la especie humana, por ejemplo, hay 23 pares de cromosomas organizados en 8 grupos según el tamaño y la forma. La mitad de los cromosomas proceden del padre y la otra mitad de la madre. Las diferencias entre individuos reflejan la recombinación genética de estos juegos de cromosomas al pasar de una generación a otra.
En los seres humanos el sexo del recién nacido depende del tipo de espermatozoide que realice la fecundación.
¿COMO SE DETERMINA EL SEXO?
En el ser humano la determinación del sexo, es decir que el nuevo ser sea hombre o mujer, esta controlado por el modo en el que las cromosomas sexuales se heredan de padre a hijo. Los cromosomas sexuales del hombre son (XY) y de la mujer son (XX).
Y la unión de un óvulo, que siempre contiene un cromosoma X, con un espermatozoide que también tiene un cromosoma X, origina un cigoto con dos X un descendiente femenino. La unión de un óvulo con un espermatozoide con un cromosoma Y da lugar a un descendiente masculino.
Cada estructura cromosómica contiene información propia y característica del sexo que determina más toda la información heredada del padre y la madre. Además, poseen propiedades únicas y propias del sexo que determinan y son irreversibles e inmodificables. Constituye el llamado Genotipo.
(Cita de Medline traducido)
Es todo.
Saludos.

19 de febrero

El razonamiento es insuficiente:
Desde luego la homosexualidad no es un invento artificial, y se encuentra presente en diversas especies de la naturaleza, incluyendo la humana, y todo ello antes de las Sagradas Escrituras. Ergo, el argumento “natura” es inválido.
Los argumentos forzados respecto de relaciones hombre-mujer infértiles es igualmente inválido, pues fuerza su criterio a a intervención farmacológica para el fin. Puede ser válido igualmente el matrimonio sin procreación.
El matrimonio, desde antes de Roma, es un contrato vinculante, que incluye deberes recíprocos de cuidado, como de generar un espacio de trabajo que a ambos reporte estructura, salud, bienes y servicios materiales e inmateriales.

19 de febrero

Entiendo mal.. o usted insinúa que el arriendo de útero o la inseminación asistida son “naturales”?

19 de febrero

El Quinto Poder:

He recibido su email. entregando a ustedes la respuesta que corresponde.-

Saludos.

20 de febrero

Rodrigo insinúa que “la inseminación artificial y/o el arriendo de úteros” no es natural. No lo es desde el punto de vista técnico pero mediante su empleo se consigue la fertilización natural que une un espermio con un óvulo proviniendo ambos de hombre y mujer.Eso, eso es lo que yo entiendo como “natural” y no es absolutamente necesario que el proceso se lleve a efecto en la cama o en un pasillo o donde quieran el hombre y la mujer.Me despojo de todo lo banal, accesorio para aclarar que *ese acto fertilizador donde quiera se lleve a efecto, en cualquier lugar, con cualquier técnica que pretenda unir los elementos que darán orígen a un nuevo ser* es para mí EL acto natural por esencia e irreproducible entre dos personas del mismo sexo. Solo a eso me refiero y no cuestiono aquello relacionado con matrimonio, AVC u otro que regule como se quiera las uniones entre personas de cualquier género pero,por definición, sin derechos a adoptar o recibir niños (por las razones que ya he expuesto majaderamente). Atentos saludos.

20 de febrero

Hernan,

De acuerdo con este último argumento, también podría llegar a ser natural la fecundación a partir de dos óvulos, tal como ya se ha estado haciendo en algunos laboratorios. ( http://www.lanacion.com.ar/594803-por-primera-vez-crearon-un-raton-sin-padre )

Así, eventualmente podría nacer un hijo con el material genético de sus dos madres.

Es eso lo que está esperando para estar a favor del matrimonio igualitario? un tecnicismo?

20 de febrero

Interesante trabajo de investigación publicado en Nature. Hago notar que mi percepción de “acto natural entre hombre y mujer” llega hasta donde mi conocimiento puede afectar y no puedo concebir (todavía) que la manipulación genética pueda llevar a monstruosidades de todo tipo. Sin embargo, veo que es posible mas ello no confronta mi postura actual. A futuro no sé lo que pueda acontecer (y no creo que alcance a conocerlo).
Saludos a don Felipe Armstrong.

Pedro Olagnier

19 de marzo

Inbox q le manda a mi amigo Rodrigo conversando el tema
“Wena men..me leí los dos con mucha calma..aprovechando las ventanas en la U. No sabía de las deficiencias del APV, y creo q se debería mejorar de todas maneras. Aun asi hay cosas q no comparto, como las comparaciones con la esclavitud. Lo q pedian los negros era q se dejara de reprimirlos, pero en este caso, lso homosexuales no estan siendo reprimidos, sino que exigen un plan regulador para vivir en pareja, lo cual es totalmente legítimo. Sin embarog, hay algo de fondo en q no estoy de acuerdo. Muchos de ellos no se conorman con que se regule y se “legitimize” su acuerdo, sino que quieren también el concepto, y creo q eso es subirse por el chorro, porque en efecto, eso ya nada tiene q ver con las garantías que el estado les debiera dar para garantizar que puedan desarrollarse en su opción, eso ya es supeditar un concepto, quizas tan importante como lo es el de familia, o libertad a los caprichos de ciertos sectores de la comundidad homosexual. Tu argumentacion en ambos articulos se basa principalmente en ¿por que no darselos, si se ha hecho antes?..yo pregunto ¿por que darselos(el concepto de matrimonio), si pueden tener un equivalente? Ya a este nivel, solo es posible argumentar a niveles de concepto, ya que los dos estamos de acuerdo en que una pareja homosexual debe tener las mismas garantías, o casi las mismas que una pareja hetero, asiq solo CONCEPTO. El matrimonio homosexuela YA es distinto de por sí al hetero. El solo hecho de que un matrimonio hetero concuerde con la tendecia mayoritaria de la especie humana (cerca del 90%, y si fuera otro el balance natural, no existiríamos para discutir estas cuistiones, principio antrópico), acompañado de que un matrimonio hetero exclusivamente es capaz de engendrar por si mismo, ya genera un escenario totalmente diferente. Tal vez me puedas rebatir que judicialmente se podría borrar esa diferencia, pero aca estoy hablando del concepto. Dentro de esa diferencia, naturalmente si aplicamos un marco judicial, lo más natural es que la diferencia del concepto se extienda al marco, auqn los dos sabemos que es posible forzarlo para hacerla desaparecer. Como la diferencia existe, y es innegable si forzaramos el concepto, como tu quieres, es decir, matrimonio igualitario, la misma gente haría la diferencia, y hablaría de matrimonio hetero, y matrimonio homo, lo q me imagino pasa en los países en q se ha instaurado, pero eso es un detalle. Lo importante es que el mismo marco legal debiera contemplar las dieferencias inherentes a ambos matrimonios, por lo que en la practica tendríamos dos tipo de matrimonio. Es decir, en la práctica, un matrimonio, y un APV muy bien hecho. Tu mismo dices que la adopcón es un tema discutible. Solo la adopción haría que ambos matrimonios (homo y hetero) se asemejaran mas, acercandose a la equivalencia, pero como el tema de la adopción es muy discutible, por implicancia directa, la equivalencia de matrimonios es discutible, y aqui t habloi de lógica irrevocable. Entoces el matrimonio igualitario esta sujeto a igualar cada aspecto de estas diferentes formas de vivir. No puedes citar ejemplos de la esclavitud o alguna otra barbarie del pasado que haya sido legal en algun momento por que aca estamos hablndo de conceptos ligados al comportamiento humano, y en el tema de la esclavitus y todo eso se discutía que es en suma, un humano, lo que se aleja totalemente de las ideas que se discxuten hoy.
Tanto es verdad como que un negro vive y se desarrolla naturalmente exactamente igual que un blanco y que dada esta igualdad es forzoso y antinatural hacer dieferencias en el marco legal(y conceptual también) para uno y otro, asi como el matrimonio (como proyecto de vida en pareja) homosexual es INHERENTEMENTE diferente al heterosexualm, es forzoso y antinatural que se traten tanto legal, como conceptualmente como equivalentes. Y mostro. En suma, estoy de acuerrdo en que se debe respetar la condición ( y no opción por que no se elije) de la homosexualidad, yesto implica un marco jurídico para que puedan desarrollarse como personas libes y dignas, y si quieren vivir en pareja y ser vistos como tal, a los ojos de la gente y del estado, bienvenido sea, PERO QUE VENGAN A *** CON MODIFICAR FORMAS DE ENTENDER LAS COSAS, O EXIGIR CAMBIOS SEMÁNTICOS EN ALS PALABRAS….q esos *** se vayan a **** a lso pacos pq segun YO, se suben por el chorro y piden mas de lo que su diginidad y condición de seres humanos igual a ti y a mi les corresponde. HE DICHO…me entrutve escribiendo esto enla ventana ajajjaja nos vemos msoter por ahi¡¡¡¡”

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Hagan lo que hagan los seguiré respetando, esto es política y todo puede cambiar en dos segundos, pero si queremos dejar de lado las políticas del terror, pensar que no hay ningún punto de acuerdo entre ...
+VER MÁS
#Política

Pacto RD-RN-Evopoli

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno