#Ciudadanía

Ley Emilia: en la búsqueda de una ciudadanía más responsable

33 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Según datos de CONASET entre los años 2005-2011 un promedio anual de 1.626 personas perdieron la vida por accidentes de tránsito. Si los comparamos con los muertos por homicidios -delitos socialmente más connotados y mediáticamente más llamativos – en el mismo período murieron 597 personas. Durante los años 2005 al 2011, la principal causa de muerte de niños entre 0 y 14 años fueron los accidentes de tránsito, siendo esta la segunda causa de muerte entre personas de 15 a 30 años, incidencia estadística que se repite tanto en Latinoamérica como en Europa. Esto evidencia que el comportamiento en el espacio vial se levanta como una problemática relevante del Chile actual, temática que debe ser abordada de  forma integral como política pública.


Por medio de campañas de sensibilización y educación buscamos, como Fundación Emilia, formar una nueva ciudadanía, marcada por una nueva conciencia vial y de vida en comunidad, la cual  evite de forma colectiva y fiscalizadora más víctimas por este tipo de crímenes.

Atendiendo las mismas fuentes, entre los años 2012 y 2013 el promedio anual de fallecidos por accidentes de tránsito fue de 1573 personas, representando un 4% menos que el promedio de los años anteriores, en cambio, los homicidios bajaron un 10%, con un promedio de 542 muertos en cada uno de dichos años, representando un 34% de los decesos por accidentes de tránsito. Entre los mismos años (2012-2013) se desarrollaron dos políticas públicas que con diversos matices y objetivos apuntaron a disminuir los fallecidos por accidentes de tránsito.

Durante los años 2010 y 2011, con fuerte oposición de algunos parlamentarios, se discutió y finalmente aprobó la Ley Tolerancia Cero contra la conducción con alcohol, política pública que elevó las sanciones a los conductores que manejaban en dicha condición, estableciendo la pérdida definitiva de la licencia de conducir, a quienes por culpa del manejo en estado de ebriedad provocaran la muerte o dejaran víctimas con lesiones graves o gravísimas. Entre los años 2002 al 2011 murieron, por culpa de conductores con alcohol, un promedio anual de 206 personas. A partir de la aplicación de Tolerancia Cero, el promedio bajó a 148 muertes por año.

Sin embargo, uno de los problemas que dejó la aplicación de esta Ley fue que, a pesar de las sanciones establecidas en ella,  todos los conductores-victimarios, no cumplían su condena en cárcel efectiva, causando dicha situación un evidente escenario de impunidad. Este escándalo social, movilizó a un conjunto de familiares de víctimas de este tipo de crímenes, a buscar que se aprobara una legislación más justa. Este movimiento social cobró especial connotación pública a partir del 21 de enero del 2013, cuando por responsabilidad de un conductor ebrio murió la linda niña de 9 meses y 17 días llamada Emilia Silva Figueroa. A partir de esta injusta partida -por la cual el culpable recibió solo dos años de firma mensual-  la sociedad civil, con apoyos políticos y ciudadanos transversales y con un intenso trabajo de las familias de las víctimas,  logró en 20 meses la llamada Ley Emilia. Este corpus legislativo, agilizado durante el año 2014 como parte del mensaje presidencial, buscó terminar con la escandalosa impunidad que reinaba en Chile, reconociendo así garantías de justicia a las familias víctimas, posicionando el valor de la vida en el peldaño social que este amerita.

La Ley Emilia postuló terminar con la vergonzosa gratuidad para matar, la cual implicaba que la muerte de personas por el temerario acto de manejar en estado de ebriedad o bajo la influencia de sustancias sicotrópicas, no cumplieran ningún día de condenas  de cárcel efectiva.

En primer lugar, se fijó un piso mínimo de sanción, por la cual, bajo ninguna circunstancia, un juez puede condenar por menos de tres años y un día y donde al menos un año de dicha pena debe ser cumplido con cárcel efectiva. Esto hace que una persona ebria que mate o deje con lesiones graves gravísimas a otro ciudadano, deba cumplir sí o sí al menos un año de cárcel efectiva, siendo la máxima  condena que arriesga de 10 años.

En segundo lugar, se tipificó el delito específico de no prestar auxilio a la víctima y no dar cuenta a la autoridad de lo sucedido (se ha entendido como fugarse del lugar del crimen). Legislación internacional conocida como Ley del  Buen Samaritano. En el anterior marco legal, la fuga evitaba la asistencia a la víctima, irresponsabilidad que limitaba la posibilidad de salvar algunas vidas no dando la debida ayuda, además de no permitir que se le tomara al imputado el examen que detecta la presencia de alcohol. Con este cambio, el irse del lugar y no presentarse a carabineros –independiente de si presenta alcohol o sustancias psicotrópicas- será sancionada con una pena que fluctúa entre tres años y un día y cinco años. Además se mantiene el principio anterior, es decir, que cualquiera sea la condena, el primer año se cumple sí o sí en cárcel, buscando así desincentivar la fuga, que sumaría entonces, como mínimo, un segundo año de condena de cárcel efectiva.

Además parece relevante remarcar que la Ley Emilia no busca limitar las libertades individuales ni sancionar el consumo de alcohol, siempre y cuando después de beber no se conduzca. Lo potencialmente sancionable es la conducta irresponsable y criminal de manejar un vehículo en un espacio público arriesgando -por el consumo de alcohol o sicotrópicos- la vida propia y la de los demás.

Evidentemente no basta con cambiar la ley; la Ley Emilia busca iniciar, ser de alguna forma un primer paso, en un debate que busque generar una transformación cultural más profunda y definitiva.

Por medio de campañas de sensibilización y educación buscamos, como Fundación Emilia, formar una nueva ciudadanía, marcada por una nueva conciencia vial y de vida en comunidad, la cual  evite de forma colectiva y fiscalizadora más víctimas por este tipo de crímenes. Necesitamos que sean los mismos ciudadanos y ciudadanas quienes nos ayuden a controlar y evitar más muertes y lesiones de por vida. Hay que evitar ese alto riesgo que genera un dolor a las víctimas directas, inexplicable en palabras, pero también en las familias y en las vidas de los inculpados. No deseamos que las personas vayan a la cárcel, deseamos que entre todos evitemos el riesgo de este delito, que cuando se produce, genera lesiones y daños irreparables para todos quienes se ven involucrados. Buscamos formar una nueva sociedad más responsable de sus comportamientos en los espacios públicos.

A partir del pasado 18 de septiembre del 2014, aumentaron significativamente las detenciones ciudadanas de conductores con alcohol y las denuncias de testigos claves, lo cual fue vital para los arrestos y procesos encargados a carabineros. Este nuevo comportamiento de una ciudadanía fiscalizadora, y sobre todo empoderada, es una luz de esperanza real y concreta, que esta sociedad más auto responsable es posible. Estos cambios cuestan, puede ser más lentos de lo que deseamos, mal que mal hay vidas de personas en juego, pero manos a la obra, vamos en la dirección correcta.

Benjamín Silva Torrealba
Vicepresidente Ejecutivo
Fundación Emilia Silva Figueroa
Víctima de Accidentes.

TAGS: Accidentes de Tránsito Ley Emilia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Natalia Coca

22 de julio

Me parece cada vez más necesario concientizar a la población de ser actores activos de cambio, donde se deje de lado los individualismos y actuemos como una sociedad justa y colectiva, de manera que las nuevas generaciones se empoderen de estos principios de vida y moral, basados en el buen actuar y evitar tragedias donde se involucra no solo la propia vida, sino también la de otros.
Que cada uno de nosotros generemos los espacios para alertar de esta tan naturalizada conducta de conducir bajo efectos del alcohol o de sustancias psicotropicas. Es tiempo de educar y generar nuevas conciencias defensoras de vida.

Catina

22 de julio

Justicia, sancioenes ejemplificadoras para los responsables, asesinos del volante. Unamos nuestras fuerzas para hacer pagar con mayores penas a los culpables.

Katherine Polanco

22 de julio

Lo mas importante es crear una conciencia en los niños ellos seran el futuro de este pais, son ellos los que pueden realizar un cambio profundo en el ambito de educacion. NO+CRIMENES Viales donde se derrame sangre inocente, es el momento de realizar este cambio profundo sobre educacion vial en los colegios.
Grande fundacion Emilia…

Carolina Montecinos

22 de julio

Existe algo que me llama profundamente la atención con respecto a la madurez de la sociedad chilena actual, una de ellas, es la visión que se posee con respecto al consumo excesivo de alcohol y la responsabilidad que amerita su consumo. Creo que la Ley Emilia, marca un hito judicial importante en Chile. Un gran logro para miles de personas que apoyamos esta moción. Sin embargo, esperamos que este logro tambien se transmita a la conciencia colectiva de la sociedad. Entendiendo que, al no tomar conciencia hoy, las generaciones venideras seguirán viviendo en un estado de vulnerabilidad, al sentirse desprotegidas de acciones irresponsables.

Camila P.

22 de julio

Creo que uno de los principales espacios de formación de esta nueva ciudadanía, buscada por la Fundación Emilia Silva Figueroa y por muchos otros actores, es la escuela. Las esperanzas de un cambio profundo, que nos convierta en una sociedad justa, están puestas en las nuevas generaciones. Soñar con una educación de calidad también es soñar una escuela que eduque a niñas y niños integralmente, con base en un principio de alteridad, en que reconozcamos y valoremos la vida de otras personas tanto como la nuestra.
Gracias por todo el trabajo realizado desde 2013. Toda la fuerza!

Jazmín Espinoza

22 de julio

Creo firmemente en que debemos generar un cambio de mentalidad, sobre todo en las nuevas generaciones y a su vez en nuestra formación como sociedad, donde nos preocupemos más por lo que pasa en nuestro entorno, y en las consecuencias que se pueden producir si realizamos alguna acción irresponsable que pueda afectar al resto. Seamos sujetos activos de estos procesos de cambios, seamos una sociedad más justa, que a su vez como parte de la población tomemos una real conciencia del peligro que ocasiona la mezcla entre beber alcohol y manejar.
Necesitamos un cambio como sociedad, una sociedad más justa, íntegra, responsable, educada y consciente de lo que ocurre en nuestro entorno.
Mucha Fuerza y Ánimo!

Noam Titelman

22 de julio

Importante discusión. Falta conciencia en el tema. La seguridad vial también es parte de la formación ciudadana. Muy buena columna

kevin

22 de julio

La aprobación de esta ley fue fruto de una larga y ardua lucha ciudadana, sin embargo como el artículo señala esto no es suficiente, pues tal como se señala en el debate público cuando se conocen otros casos de injusticias o atropello a las personas, esta prohibido olvidar. Es la memoria y la consciencia de que no vivimos solos, de que más allá de mi existen otros (as) que al igual que yo tienen derecho a llegar sanos y salvos a sus casas lo que hará que estos sucesos lamentables desaparezcan. Hoy más que nunca se hace necesario continuar superando el individualismo imperante, para que ojala nunca más exista un caso como el de Emilia o el de los ciclistas de teletón y tantos otros, y para que en definitiva el Derecho a la Vida sea real.

Patricia Flores Funes

22 de julio

Defintivamente exelente iniciativa. La fundación Emilia ya es una ley que esta llevando a cabo sencibilisar a la ciudadanía de lo que provoca la ebriedad tras el volante. Y también exelente iniciativa es el llevar a cabo educar a nuestros niños de los estragos que conllevan a beber alcohol y manejar en estado de ebriedad . Felicitaciónes

claudia

22 de julio

creo que es neceario crear este tipo de conciencia no se deben seguir perdiendo vidas por personas completamente irresponsables. Esto es el inicio de un cambio en la sociedad con respecto a la responsabilidad que trae el tener un vehiculo y conducirlo inconcientemente.

Hugo Osorio

22 de julio

La conformación de una ciudadania responsable es esencial para prevenir lamentables sucesos …. Como el deceso de personas (adultos y niños) que por culpa de gente irresponsable han marcado una lastimosa huella de dolor en sus seres queridos. Me parece que la ley es efectiva, pero debemos prevenir y concientizar a nuestros niños, jóvenes y adultos en que si ingiere alcohol no debe manejar, por respeto a su vida a la de otros.
Es ahí en donde todos tenemos un espacio de acción para educar a nuestros amigos, familaires y diversos círculos en donde un mensaje puede marcar la diferencia.

Yirsela Peirano Cofré.

23 de julio

El sistema ha hecho que nos volvamos egoístas, viciosxs, hedonistas y mezquinxs, me parece irrisorio que tenga que haber una ley que nos obligue a cuidar la vida de lxs demás. Pero el capitalismo en el que nos hemos visto envueltos, sin tener la opción de abstraernos de él por lo menos nos ha dado la Ley Emilia, que a pesar de su terrible origen -todos extrañamos a la hermosa y pequeña Emilia- nos permite que hayan sanciones que dejen más tranquilxs a las familias y amigxs de lxs víctimas de los accidentes de tránsito.
A pesar de no estar de acuerdo con las acciones punitivas ni las cárceles, debemos reconocer que estamos insertos en un sistema donde la gente se ha ve tan enajenada, que no reacciona de otra forma que no sea ante el temor de verse encerrados en la cárcel.

Esperemos que llegue el día en que no tengamos que recurrir a esta Ley, ni a ninguna otra para que la gente misma la que se regule, y nadie pretenda hacer daño a lxs demás… o al menos se cuide de hacerlo.

Francisca Yañez

23 de julio

La ley Emilia ha sido una gran contribución a la seguridad vial de chile. Ojalá tuviera que aplicarse las menos veces posible, ya que cada vez que se aplica, hay una vida que ya se perdió o una persona seriamente herida. El fin de la ley Emilia y la fundación emilia es influir en el cambio cultural para que la mezcla alcohol y conduccion desaparezca de nuestra sociedad

Carmen Gloria Torrealba

23 de julio

Espero que la sociedad tome conciencia que no se puede manejar si se toma alcohol

berta

23 de julio

Hacer cambios de cualquier índole resulta complejo, más aún si se trata de cambios culturales que involucran a la sociedad en su conjunto, sin embargo la lección de vida que nos entrega esta familia no puede ni debe ser tomada a la ligera, soy una convencida que otro mundo es posible, y el cambio debe iniciar en nosotros mismos para contagiar a nuestra familia, amigos y cercanos haciéndonos parte de la búsqueda de una sociedad mejor, y porque no decirlo más justa. Gracias a la familia Silva Figueroa por su ejemplo sobrecogedor y esperanzador

Leandro Zamorano

24 de julio

Las cifras son estremecedoras y entiendo que poco conocidas en el país. El respeto por la vida es un desafío cultural que debemos asumir entre todos. El daño provocado por los accidentes de tránsito trunca la vida de muchos de nuestros niños y deja heridas profundas en las familias de quienes se ven afectadas. Gracias por todo su trabajo.

Amanda Melinka

24 de julio

La iniciativa que ha generado esta Fundación ha puesto en la palestra temas que antes eran interpretados como meros accidentes. Con el trabajo de la familia Silva- Figueroa y el justo apoyo que la sociedad ha venido entregando desde el fatídico episodio que dio nombre a esta Ley, se ha ido concientizando a la población sobre los efectos y responsabilidades que generan estos actos en nuestra sociedad.
Igualmente, se ha enfatizado que el ejercicio punitivo no es una solución en sí misma, sino que debe ir aparejada de un cambio cultural expresado en la necesidad de generar conciencia social por parte de la población chilena. Y es en este último objetivo donde se encuentra el más arduo trabajo por parte de tod@s nosotr@s. En este sentido, considero que lo importante es ir difundiendo en la población una concientización sobre el deber de pensarnos como seres que integran una sociedad, es decir, formarnos desde la perspectiva de una ciudadanía responsable con su entorno, menos individualista y con más conciencia social.

24 de julio

VALIOSA LA LEY EMILIA. VALE LO QUE DICE KATHERINE POLANCO ACERCA DE LA NECESIDAD DE EDUCAR A NUESTROS NIÑOS DESDE CORTA EDAD EN LOS COLEGIOS CON EDUCACIÓN VIAL PARA DE ESA MANERA EVITAR ESTAS ESTADÍSTICAS LAMENTABLES CON NUESTROS CONDUCTORES Y ENSEÑAR ALGO ACERCA DEL CONSUMO DE ALCOHOL

Ania Castillo

24 de julio

Me parece importante el dar a conocer estos reportes de los avances que se han producido con la ley Emilia en la prevención de muertes por accidentes automovilísticos por ingesta de alcohol. De este modo uno como ciudadano se ve estimulado a actuar si observa conductas que puedan provocar más fallecimientos por esta causa y reflexionar sobre nuestras propias conductas o de nuestros familiar esc y amigos.
También destacó la intensión de la fundación que no se centra en sancionar o “castigar” a los autores de este tipo de delitos sino que desea evitarlos pensando no tan solo en el dolor familiar de las víctimas sino que también del victimario, que es el lugar donde uno jamás imagina llegar a estar….
Por ultimo el rol educativo de la fundacion en el crecimiento de la conciencia de nuestras responsabilidad social me parece sea otro pilar para alcanzar cambios significativos.
Gracias por el trabajo que realizan. Este puede salvar mi vida o la de los que amo!

Susana Rodriguez Silva

24 de julio

Estadísticas estremecedoras que no pueden dejar indiferente. Que importante es la toma de conciencia primero del valor de la vida propia y por sobretodo la de otros que son victimas de conductas irresponsables, que se pueden evita y que dejan secuelas irreparables en tantas familias. Estoy plenamente de acuerdo y entiendo que el fin no es buscar el a castigo sino la toma de CONCIENCIA que si decides beber alcohol NO CONDUZCAS, porque también es importante tener presente, como adulto, que las malas decisiones tienen consecuencias y hay que asumirlas.
FELICITACIONES a la Fundación Emilia por esta luchan que dan día a día.

Margarita Fernández Esquivel

24 de julio

Excelente noticia y felicitaciones a todos los que de una u otra forma aportaron su granito de arena en concretar la promulgación de Ley Emilia, en sensibilizar y educar a la ciudadanía en este gran tema de seguridad vial, el cual nos permite tomar conciencia de la responsabilidad individual en el consumo de alcohol asociado al manejo, definitivamente MANEJAR BAJO LA INFLUENCIA DEL ALCOHOL y en ESTADO DE EBRIEDAD es un acto CRIMINAL, pero se necesita que todos como ciudadanos nos empoderemos con este tema y cumplamos un rol fiscalizador y así poder tener un país mas seguro.

Bárbara

24 de julio

Muy importante la iniciativa para crear conciencia!!!

Daniela

24 de julio

Tuve el gusto y placer de conocer de cerca el gran trabajo que hace Fundación Emilia Silva Figueroa y es maravilloso y muy educativo. Y realmente hay que tomar conciencia. Gracias por permitir compartir esta experiencia tan instructuva.

Rommy guerrero

24 de julio

Adelante amigos, la propuesta es de un bien para todos y la tarea de caer en la cuenta de este bien también es de todos

Constanza Montero

25 de julio

Dado que la cantidad de víctimas por accidentes en auto son tantas en Chile y han provocado tanto dolor a todo nuestro país estoy totalmente segura y cierta que una Ley que asegure la pena de cárcel a quien cometa un delito como manejar ebrio es algo más que razonable. Estoy cierta que convertirnos en ciudadanos responsables de nuestros actos es un más, una ganancia para todo el país. Ser responsables significa responder a algo, en este caso, conducir con responsabilidad significa conducir solo cuando soy consciente que no puedo hacer daño a nadie porque estoy en estado de hacerlo bien. Creo que desde que está en vigencia la Ley Emilia muchos han sido más serios que nunca en cuanto ha su conducta en el manejar y esto no es más que un bien para nuestra sociedad. Para mi personalmente ha sido muy significativa la razón por la que lo he hecho, el nombre “ley Emilia” me hace recordar que mi conducta afecta directamente la vida de los que están a mi lado, conocidos o desconocidos, adultos o niños, dentro de las cuales hay familias enteras que han sufrido quizás uno de los dolores más grandes como puede ser perder a un ser querido. Solo puedo decir que siento una gran admiración por la familia que ha trabajado para que salga esta ley y para que seamos unas sociedad más responsable, justa y un poco más felices.

Cony Montero

25 de julio

Dado que la cantidad de víctimas por accidentes en auto son tantas en Chile y han provocado tanto dolor a todo nuestro país estoy totalmente segura y cierta que una Ley que asegure la pena de cárcel a quien cometa un delito como manejar ebrio es algo más que razonable. Estoy cierta que convertirnos en ciudadanos responsables de nuestros actos es un más, una ganancia para todo el país. Ser responsables significa responder a algo, en este caso, conducir con responsabilidad significa conducir solo cuando soy consciente que no puedo hacer daño a nadie porque estoy en estado de hacerlo bien. Creo que desde que está en vigencia la Ley Emilia muchos han sido más serios que nunca en cuanto ha su conducta en el manejar y esto no es más que un bien para nuestra sociedad. Para mi personalmente ha sido muy significativa la razón por la que lo he hecho, el nombre “ley Emilia” me hace recordar que mi conducta afecta directamente la vida de los que están a mi lado, conocidos o desconocidos, adultos o niños, dentro de las cuales hay familias enteras que han sufrido quizás uno de los dolores más grandes como puede ser perder a un ser querido. Solo puedo decir que siento una gran admiración por la familia que ha trabajado para que salga esta ley y para que seamos unas sociedad más responsable, justa y un poco más felices.

Carol

25 de julio

Es un gran paso para generar verdadera conciencia sobre los efectos del alchool o sustancias psicotrópicas al momento de conducir, y que la persona sea responsable de sus actos.

Junto con la fundación, entregando apoyo y lograr responsabilidad social, dando a conocer la gravedad de la situación.

Matías

26 de julio

Encuentro que la ley Emilia es un tipo de sancion y forma de presion para que las personas tomen conciencia de sus actos que beber y luego manejar tiene consecuencias graves para la familia mi padre cuando vamos algún evento social dice que cuando maneja no bebe alcohol sobre todo si va con su familia y no falta el amigo que que le dice yo curado manejo mejor entonces mi papa defiende defienda ly Emilia

Matías

26 de julio

Encuentro que la ley Emilia es un tipo de sancion y forma de presion para que las personas tomen conciencia de sus actos que beber y luego manejar tiene consecuencias graves para la familia mi padre cuando vamos algún evento social dice que cuando maneja no bebe alcohol sobre todo si va con su familia y no falta el amigo que que le dice yo curado manejo mejor entonces mi papa defiende defiende la ley Emilia

CARMEN GLORIA CESPEDES DUARTE

27 de julio

La ley Emilia ha sido sin duda una gran contribución a la seguridad vial de nuestro país. El fin de la Ley Emilia y la Fundación Emilia es crear conciencia, influir en el cambio cultural para que la conduccion con alcohol desaparezca por completo de nuestra sociedad

Cecilia Suarez

28 de julio

Miro a mis hijos y mientras mi esposo se preocupa de tenerlos seguros al momnto d viajar en nuestro auto (cinturones, sillas, no beber) y trato de imaginar lo terrible qe debe ser perderlos o qedar marcados de alguna manera por irresponsables que aun no entienden que no se trara solo de ellos en una carretera. Creo que no solo es trabajo de la fundacion Emilia que creo ha hecho una labor invaluable… si no de alguna manera es tarea de todos hacer algo para quese entienda lo grave que es la situacion de tomar y conducir. Enseñar a nuestroa hijos desde peqeños a ser responsables no solo con ellos mismos si no con la sociedad… y tratar de cambiar la mentalidad cada uno de nosotros…

Luca Alessio

31 de julio

Aunque va a ser un camino largo, creo que educar la conciencia de los ciudadanos a prevenir accidentes por excesivo consumo de alchol es el único método para salvar vidas y además aumenta la calidad de la sociedad.
Un beso a Emilia que me cuida todos los días.

Jorge zuñiga c

20 de noviembre

Yo fui víctima de un choque de una camioneta que destruyo la reja y Porton de mi casa,antes había destruido un poste de cemento frente a un paradero de buses, al día siguiente el chofer andaba libre

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Mientras una persona más conocimiento de sí mismo y del mundo que lo rodea obtenga, menos espacio para el dogmatismo religioso va a tener disponible.
+VER MÁS
#Religión

El fenómeno de las religiones en el mundo actual

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera