#Ciudadanía

La implementación de Narcotest: crónica de una larga espera

18 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Las recientes declaraciones de Mariano Montenegro, actual Director del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas (SENDA), traen al tapete la discusión sobre un tema presente desde el año 2012 con la entrada en vigencia de la Ley Tolerancia 0 (18.290) que incluyó dentro de su articulado la implementación de narcotest para la fiscalización del manejo bajo el efecto de estupefacientes o psicotrópicos.


Postergar la implementación de estas medidas de control vial es minimizar las muertes de las víctimas, los cambios culturales no solo se logran hablando sino también actuando, apostando a salvar vidas.

Durante marzo del año 2012 Francisca Florenzano, Ex Directora SENDA, señaló al diario La Segunda que habría “una medición de la conducción bajo el efecto de las drogas, por lo que en un par de meses estaríamos fiscalizando” y agregó “se ocuparán narcotest o lengüetas que a través de la saliva identifican si hay presencia de estupefacientes”. Sin embargo, pasados los meses su implementación quedó en el olvido centrando los recursos y las campañas en la prevención de accidentes por el consumo de alcohol con el programa denominado en aquel período como “Plan calles sin alcohol”.

En el año 2013, en plena vigencia de la Ley de Tolerancia 0, se trató de promover nuevamente la implementación de los narcotest luego del terrible atropello de Cristóbal Vicuña, joven universitario que falleció a causa de un conductor que lo hacía bajo la ingesta de cuatro clonazepam. El argumento para reimpulsar esta medida fue el aumento del consumo de benzodiacepinas con y sin receta en la población nacional.

En esa oportunidad, Francisca Florezcano declaró que “ante el aumento sostenido del consumo de este tipo de drogas, SENDA se encuentra realizando estudios para implementar un narcotest en los controles a conductores” (La Tercera, 02/10/2013); agregando que llevaban un año estudiando internamente en SENDA la posibilidad de introducir la medición, definiendo que serían cuatro las drogas que se fiscalizarían: benzodiacepinas, anfetaminas, cocaína y marihuana.

La medida continuó en evaluación durante ese año y el siguiente, sin llegar a aplicarse. En junio del 2014, Carabineros de Chile anunció que para el año 2015, como parte del plan de reestructuración de la Dirección de Tránsito de la Institución, se incorporarían en los controles carreteros el uso de narcotest.

En abril de este año Lidia Amarales, ex Directora de Senda señaló en Chilevisión que “estaban trabajando en una mesa conjunta con CONASET y Carabineros”, recalcando que ya existía un cronograma y un estudio comparativo con países en que se aplicaba el narcotest, implementando el modelo el 2016.

La declaraciones de Mariano Montenegro, actual director de SENDA, en el diario La Tercera han vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de contar con un sistema de narcotest para la prevención, fiscalización y penalización del delito de conducción bajo el efecto de estupefacientes, anunciado ahora para el 2017. Montenegro declaró en TVN que el “plan se encuentra en una etapa de estudio, pues requiere de una fineza técnica y legal”.

Sin embargo, luego de casi cuatro años de etéreas discusiones y estudios sobre estudios, donde el centro del debate de la incorporación de esta tecnología se ha puesto en el valor y el ingreso del ítem en la partida presupuestaria, creemos que es momento de recalcar algunos datos. Por ejemplo, ¿cuál es el costo de un narcotest? Entre 5 y 10 USD, vale decir entre 3.455 y 6.910 pesos, según datos de Global Partners.

Como miembro pleno de la OCDE desde el 2010, Chile tiene entre los objetivos promovidos por este organismo los requerimiento de seguridad vial que también se encuentran señalados en los principios del Decenio de la Seguridad Vial (2010-2010) impulsados por la ONU y la OMS, donde se sugiere claramente la utilización de equipos de detección de alcohol y drogas en los programas de fiscalización vial.

La discusión sobre los mecanismos de análisis de influencia de estupefacientes en imputados ha sido impulsado desde la Reforma Procesal Penal el año 2004, donde se estableció entre los procedimientos de peritajes en causas penales el uso de equipos como los nascotest (CONACE y Defensoría Pública, 2004) cuestión que hoy no sucede, más allá de lo estipulado en la ley, con los crímenes viales.

La implementación de los narcotest es necesaria por la responsabilidad que asumimos como sociedad frente a temas vinculados a la conducción o el ejercicio de actividades profesionales disociados del consumo de alcohol o sustancias sicotrópicas. El elemento disociativo de conductas es precisamente lo que se busca con distintas medidas de fiscalización que, no solo aportan a la seguridad vial, sino también a la aplicación de justicia.

Por último nos queda señalar que durante el año 2014 SENDA adjudicó dos licitaciones para la contratación de un servicio de aplicación y detección del consumo de sustancias o drogas estupefacientes ilegales en los servicios públicos. Sería interesante conocer cuál fue el costo asociado a los equipos que compraron, y si esta experiencia se puede replicar a nivel nacional en los controles carreteros. Postergar la implementación de estas medidas de control vial es minimizar las muertes de las víctimas, los cambios culturales no solo se logran hablando sino también actuando, apostando a salvar vidas.

 

Carolina Figueroa Cerna (Presidenta. Fundación Emilia Silva Figueroa. Víctimas de Accidentes).

Marjorie Cuello Araya (Investigadora Asociada. Fundación Emilia Silva Figueroa. Víctimas de Accidentes).

TAGS: #PolíticasPúblicas Drogas Seguridad Vial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Isaac Caro

21 de agosto

Quisiera felicitar a las autoras de este artículo, al colocar en la discusión un tema de gran trascendencia para la seguridad vial, como es la implementación del narcotest. Es de esperar que esta medida se implemente a la brevedad. Una vez más cabe destacar la importante labor de la Fundación Emilia en la promoción de campañas educativas y comunicativas destinadas a mejorar la seguridad vial en el país

berta

21 de agosto

Al leer este artículo me surgen dudas en relación a los fármacos y la composición de los mismos en un amplio espectro de medicamentos en el tratamiento de las más diversas patologías; como es el caso de las personas en tratamiento por obesidad, depresión, o incluso algunos antigripales o antihestaminicos , sólo por dar un par de ejemplos. Sin embargo ,conocido es que el uso de cocaína u otras drogas más duras son absolutamente peligrosas y más aun en el caso de conducir bajo sus efectos. Lo que lleva a preguntarnos: qué debe suceder desgraciadamente, para que las personas entiendan y se logre finalmente el tan esperado cambio cultural en la peligrosa costumbre de conducir irresponsablemente?. Creo que temas como el que plantea el articulo aportan a la discusión diaria de una costumbre que debe cambiar, porque otro mundo es posible.

Leandro Zamorano H.

21 de agosto

A partir del relato de la Fundaciòn es evidente la falta de voluntad política de todos los gobiernos involucrados ¿qué más debemos esperar los chilenos(as) para implementar el narcotest? También me parece relevante recalcar la importancia que cada ciudadano(a) actúe responsablemente al conducir. Gracias a la Fundación Emilia

Roberto Vegas Navarro

21 de agosto

Una medida necesaria y efectiva, a diferencia de la inútil declaración jurada de no consumo de drogas que establece actualmente la Ley de Tránsito.
El conducir bajo el efecto,de las drogas, es en el mundo un problema creciente y necesario de combati.

Exequiel Monge Allen

21 de agosto

Puedo imaginar pocos casos donde la urgencia de una inversión sea más obvia. Es indignante ver cómo la negligencia del Estado condona la perpetuación de una cultura de la irresponsabilidad y la inconsciencia, y la incapacidad de la burocracia estatal para tomar acciones eficaces para proteger a la ciudadanía.

Camilo Rojas

21 de agosto

Sin lugar a dudas que todos los que utilizamos vehiculos y/o transitamos a pie cerca de vehículos lo hacemos “confiando” en las capacidades y responsabilidad de los conductores. Es un acuerdo tácito de la sociedad, el cual se ve quebrantado repetidamente por individuos que no ven en el acto de conducir bajo efectos, como un riesgo.

La necesidad de contar con elementos disuasorios es real, como tambien la necesidad de abrir la discusión y comenzar, de una vez, a educar con respecto a las drogas (TODAS: Alcohol, fármacos, estupefacientes, legales, ilegales, etc). Una de las principales falencias de aplicar elementos como los narco/alcotest es que si bien cumplen su funcion a posteriori (con respecto al narco test me referiré despues). No evitan que el conductor beba o consuma drogas, no evitan que maneje un determinado tiempo antes de ser sorprendido. No evitanb accidentes. Evitan que sujetos SORPRENDIDOS continuen manejando.

Jamás conseguiremos conductores empoderados y sobrios si la discusión del uso de drogas no se trata de frente. El consumo existe queramos o no. Hacernos los ciegos solo consigue aumentar la problematica asociada a el.

Con respecto al narcotest, y tal como lo ha confirmado GlobalPartners con sus documentos, éstos son capaces de detectar presencia de metabolitos de THC (cannabis/Marihuana) mas allá de 20 días POST consumo. Sí, hay que tomar en cuenta cantidad y frecuencia (un fumador esporádico igual puede ser detectado hasta 48 horas post consumo), pero es a todas luces un proceso que podría generar falsos positivos, y con ello, criminalizar una acción legal (el consumo privado) por medio de una verdad a medias.

Imaginemos que 2 personas deciden “drogarse” al máximo un día viernes despues de la pega. Sujeto A, bebe alcohol hasta la borrachera, incluído el blackout. Sujeto B consume cannabis hasta dormirse. El día lunes, ambos ya sobrios y en alerta, toman el test. Sujeto A, por medio de un alcotest, comprobará que no hay alcohol en su sangre (más allá de los metabolitos procesados por el organismo y que no producen efectos de embriaguez). Sujeto B daría positivo, aun cuando lleva casi 48 horas post consumo. Sujeto A podría seguir su vida, Sujeto B enfrentaría a la justicia. Ambos, mismos derechos.

El narcotest es necesario, sí. Pero tambien es necesario que los resultados sean fidedignos (incluso los alcotest muestran diferencias porcentuales una vez se hace la alcolemia) para no traspasar la intimidad y los derechos escenciales de la persona.

Carmen Gloria Torrealba

21 de agosto

Ojalas no se hagan más estudios y se aplique el control a las drogas

Andrés Errázuriz

21 de agosto

Quisiera agradecer a las autoras de este artículo, porque es un muy necesario prevenir los accidentes causados por conductores drogados y sin embargo, nuestras autoridades no muestran mayor interés por afrontarlo.

Carol

21 de agosto

Un tema no menor, que no se le ha tomado el peso, para lograr un cambio y generar conciencia en la sociedad. Buen artículo en el cual la fundación Emila, que difunde la responsabilidad social, toma en cuenta las sustancias psicotrópicas y no sólo el asunto del alcohol.

Importante artículo para discutir con respecto a las sustancias y sus efectos al momento de conducir.

Ingrid

22 de agosto

Es importante destacar aquellas medidas que permitan minimizar las conductas de riesgo de las personas. En este sentido destaco a la Fundación Emilia, quienes han asumido un rol protagónico desde la sociedad civil, y han hecho esfuerzos importantes por relevar el tema de la seguridad vial, para prevenir crimenes viales, esperamos q medidas como el narcotest se incorporen pronto, dado q los estudios ya se han realizado…

Constanza Montero

23 de agosto

Creo importante que en Chile no solo se pueda medir los niveles de alcohol sino también los de todo tipo de drogas. Creo que sería necesario, si realmente queremos avanzar, aplicar un test que mida utilización de al menos las drogas más comunes. Creo que si somos inteligentes, se ahorraría mucho más previniendo que actuando luego de ya ocasionado los accidentes. La prevención es siempre mucho más sana, civilizada y porque no decirlo, economicamente menos costosa que la reacción. Todo esto es para nuestro bienestar y felicidad, no lo olvidemos.

Paula Fresno

23 de agosto

El articulo de la Fundacion Emilia muestra una realidad que muchos ignoran. Las drogras como el alcohol pueden ser un arma al volante que trae consecuencias fatales. Los políticos deben velar por la seguridad de los cuidados e implementar lo antes posible el narcotest.

Reinaldo

23 de agosto

Me parece adecuado el artículo en sus diversas manifestaciones, en especial, la necesidad de que el Estado vaya más allá de sólo ver el tema del alcohol en los conductores.

Ania Castillo

23 de agosto

Rescató lo positivo de q se esté tomando esto en cuenta además del control del uso del alcohol…Salvar vidas es el fin! Cada día un paso más hacia alcanzar este objetivo.

kevin

24 de agosto

Lamentablemente la cultura de la prevención no está instalada en nuestro pais, como tampoco lo está el enfrentar los problemas de forma estructural y atacando sus diversas causas. Los mal llamados accidentes de tránsito pueden evitarse y con ellos salvar vidas, sin embargo si ello no se traduce en una voluntad política de las autoridades esto queda sólo en lo discursivo. Se hace necesario entonces que se transparente qué se ha hecho durante estos cuatro años y se comience a trabajar en la adquisición de los narcotest, en lo inmediato y en mediano plazo seamos capaces de enfrentar las problemáticas que llevan a las personas a estar permanentemente medicadas bajo las sustancias mencionados, algo grave está ocurriendo con la salud mental de Chile. En definitiva concuerdo con el llamado a ser responsables con las vidas en juego, a no esperar que una tragedia mediatica para actuar, pues ello además de ser irresponsable es inhumano y por último a preocuparnos colectivamente del uso y abuso de estos psicotropicos que a todas luces nos habla de un problema mayor

Susana Rodríguez S

24 de agosto

Felicitaciones por el artículo. Absolutamente de acuerdo que postergar las medidas para implementar un control vial, es minimizar las muertes y la idea es prevenir y no esperar que las estadísticas crezcan para recién tomar las medidas. Es una vergüenza que este señor Montenegro exprese que el “Plan se encuentra en una etapa de estudio” ¿Cuantas victimas fatales hay que esperar? Si somos realistas lo mejor es la fiscalización, solo así hay una verdadera regularización de la conducta y por ende una toma de conciencia al tomar un volante y conducir.

Constanza Urrutia

24 de agosto

El artículo de la Fundación Emilia deja en evidencia (nuevamente) que el Estado y los políticos no están velando por la seguridad de los ciudadanos, sino que al contrario, se fundamentan en que los procesos de implementación (en este caso del narcotest) se encuentran en “estudio”, pero ¿hace cuánto estamos escuchando lo mismo? No es posible que año tras año se plantee el mismo discurso de que se está “estudiando y/o discutiendo” sobre el tema de su implementación, mientras día a día somos testigos de accidentes por la irresponsabilidad de conductores bajo los efectos del alcohol y las drogas, ante eso me pregunto ¿existe de verdad una voluntad política de llevar a la práctica una cultura de prevención sobre los “accidentes de tránsito”? Si consideramos el estado actual de las cosas, la respuesta es un rotundo no, porque la problemática se deja sólo en la teoría que, como ya hemos visto/leído, lleva años sin concretar nada, quedando solo en “posibles”.
Es fundamental que se deje de postergar las medidas para la implementación de un control vial desde ya, potenciando una conciencia social (y política, porque al parecer acá es donde más se falla) sobre la prevención y fiscalización de accidentes de tránsito; el hecho de que sigamos en “etapa de estudio” como señala el señor Montenegro después de tantos años, también corrobora el hecho de que Chile no cumple con los estándares básicos de seguridad social que se implementan en los denominados “países desarrollados” con los cuales, nuestro país tiene múltiples acuerdos y tratados. Entonces, es necesario que desde ya la ciudadanía ejerza una presión por hacer valer su seguridad y con esto, hacer que el Estado y su burocracia dejen de perpetuar una cultura de irresponsabilidad sobre temas tan importantes como la protección de la ciudadanía.
Reitero la importancia de que la Fundación Emilia exponga este tema, poniendo a la palestra la situación actual en la que se encuentra la implementación del narcotest, haciendo hincapié en lo relevante que es para todas las personas que la seguridad de la ciudadanía sea real, concreta y ahora, para así abrir la discusión y hacer posible que se concrete lo antes posible, evitando que existan más víctimas por la conducción irresponsable en nuestro país.

Jazmín Espinoza

24 de agosto

Claramente lo que se deja de manifiesto aquí, es la casi nula voluntad política para llevar a cabo ciertas medidas preventivas para evitar los accidentes viales, en este caso la implementación del narcotest; donde claramente lo que se quiere lograr con esto, es poder minimizar el número de víctimas producto de los accidentes viables.
Se necesitan tomar buenas decisiones ahora y de forma urgente, no se puede seguir esperando que sigan ocurriendo más accidentes de tránsito y aumentando el número de víctimas y fallecidos para que recién ahí se tomen en serio las medidas preventivas viables y se implementen de manera definitiva en la sociedad.
Felicitaciones otra vez Fundación Emilia, muy buen artículo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Soy optimista de que los cambios serán buenos para el país. Aumentará aún más la representatividad, y nos permitirá dar una nueva oportunidad de continuar los esfuerzos por la libertad y la igualdad y ...
+VER MÁS
#Política

La interminable transición

La segunda vuelta consagra a dos candidatos que hacen lo posible para capturar el "centro político" mientras que la votación muestra la radicalización de un sector de la derecha, la casi desapa ...
+VER MÁS
#Política

Domingo... día de elecciones

El ritmo del Frente Amplio esta re bueno, alegre, intenso y re sexy, claramente penetró dentro de Chile y se va a quedar por harto rato.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Definiendo el ritmo

A estas alturas todos debiéramos tener claro que las encuestas hacen mucho más que medir la realidad. Gracias a la amplificación que permiten los medios de comunicación, han pasado a ser método de infl ...
+VER MÁS
#Política

Encuestas: ¿Instrumento de información o medio de manipulación?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?