#Ciudadanía

La hora de los elfos y otros perdedores

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Islandia, la Isla de Hielo (Iceland) une de extraños modos emoción y razón. Uno de los países  europeos con mayor nivel educativo y cultural del mundo, respeta a los elfos y otras criaturas mágicas de su mitología,  tanto como para alterar el trazado de carreteras o calles que cruzan lugares donde la tradición indica que  ellos residen. Ocurrió en Kópavogur, cerca de la capital, Reykjavík. Una colina supuestamente habitada por elfos y gnomos se interponía para avanzar en línea recta. Hoy, la carretera gira alrededor de la colina y se le conoce como Álfhólsvegur, ”Calle de la colina de gnomos”.

Así como respetan fronteras que dicta la magia, estos descendientes de los vikingos no dudaron en desconocer los límites del sistema que, tras la caída del muro de Berlín, adquirió el aura incuestionable de los vencedores, al  imponerse en la batalla política que definió el siglo pasado.
 
La colusión de la banca con la clase política condujo Islandia a la bancarrota, en octubre del 2008. Entonces, los ciudadanos  ocuparon las calles y gritaron su rabia con tal fuerza, que cayó el gobierno responsable de la crisis, junto al parlamento que lo avaló. Impusieron también elecciones anticipadas y definieron –en dos plebiscitos-  que no pagarían, como país, deudas que contrajeron los privados, aunque la clase política asumió ese compromiso, legislando a favor de nacionalizar una banca insolvente. También llevaron a juicio al Primer Ministro Geir Haarde quien dirigía el país durante la catástrofe financiera y a los banqueros que los enredaron en sus malos negocios. Un hito tras otro, sin paralelo en los restantes países a merced del FMI en medio de la crisis global del capitalismo.
 
Implacables avanzan los vikingos, rompiendo una a una las reglas escritas y tácitas del sistema. Ahora están ocupados redactando su nueva Constitución, cuya meta es evitar que la clase política vuelva a concentrar el poder, al punto que los ciudadanos solo tengan opción de pagar el costo de sus errores. Delegaron la tarea en una Asamblea Constituyente  formada por 25 “ciudadanos de a pie” elegidos democráticamente, los cuales han pedido ideas a los que quieran aportarlas, apoyándose para recibirlas y debatirlas fundamentalmente en las redes sociales, a las que tiene acceso el 93% de la población. Procedimiento que marca un hito en la historia contemporánea.
 
¿Cómo serán los líderes de estas personas que ambulan de la ira a la magia, redefiniendo la política desde el ejercicio de la ciudadanía? Busqué en la red lo que pude sobre ellos. Aquí van algunas buenas historias.
 
CUESTION DE PRIORIDADES
 
El lunes 27 de junio, la Primera Ministra de Islandia, Johanna Sigurdardottir (69) celebró el primer aniversario de su segundo matrimonio, que la une con la escritora Jonina Leosdottir (57),  unión que formalizó el primer día en que entró en vigencia la ley que posibilita el matrimonio homosexual en Islandia, proyecto que ella promovió desde que fue elegida.
 
Islandia es el noveno país del mundo en legitimar el matrimonio homosexual y Sigurdardottir la primera gobernante abiertamente homosexual en la historia contemporánea. Es divorciada y madre de dos hijos, en tanto su esposa, también divorciada, es madre de un hijo. Ambas eligieron la fecha de su unión porque coincide con el Día del Orgullo Gay.
 
Johanna, ex azafata y dirigenta sindical socialdemócrata, tiene una carrera política que en 1978 la llevó por primera vez al Parlamento islandés. Desde entonces permanece ininterrumpidamente en la escena política, ocupando en el gobierno del hoy ex Primer ministro Geir Haarde, el cargo de Ministra de Asuntos Sociales y Seguridad Social.
 
El 2008, cuando era inminente la renuncia del Premier, Johanna fue propuesta como candidata a ese cargo, debido a su popularidad entre los electores y sus buenas relaciones con el Movimiento de Izquierda Verde. En diciembre de 2008, después que los tres principales bancos se declararon en quiebra, la bolsa cesó operaciones y la moneda local perdió más de la mitad de su valor, hundiendo a la clase política en el absoluto descrédito, una encuesta realizada por Gallup constató que el 73% de los electores aprobaba su gestión como ministra, poniéndola por sobre cualquier otro miembro del gabinete saliente.
 
El periodista Ingo Sigfusson, de la televisión estatal de Islandia, consultado por la BBC de Londres sobre el impacto en los electores de la orientación sexual de la entonces candidata, declaró: “Con quien duerme la (futura) primera ministra en las noches no está dentro de la lista de prioridades de las persona”. El portal de noticias The Huffington Post la describe como ”la política más respetada y digna de confianza del país” y la periodista local Iris Erlingsdottir señaló que Johanna ”es considerada la única política que se preocupa por la gente común, la gente pequeña”. El 1 de febrero de 2009, la socialdemócrata, liderando una coalición que integra el Partido Verde, fue elegida para encabezar el difícil tránsito hacia la estabilización de su país.
 
DE POLITICOS Y PAYASOS
 
“Si los políticos no paran de actuar como payasos, ¿por qué los payasos no podemos hacer política?”. La pregunta fue el punto de partida del actual alcalde de Reykjavík, el artista cómico Jon Gnarr, para irrumpir en la política islandesa liderando un disparatado movimiento que terminó por llamarse El Mejor Partido (Besti Flokkurinn), al frente del cual el 29 de mayo de 2010 se hizo de la alcaldía de la ciudad, que concentra al 61% de la población del país. Esto lo instala a las puertas del parlamento, si su aventura culmina con éxito el 2014.
 
Gnarr, que dirige Reykjavík en alianza con el Partido Socialdemócrata, es una especie de Coco Legrand en versión nórdica. Tiene 43 años, 5 hijos y un pasado punk y rockero que alguna vez lo llevó de gira con The Sugarcubes, ex banda de la famosa cantante Björk. En diciembre de 2009, ya convertido en artista cómico de fama en la isla, comenzó a jugar con la idea de El Mejor Partido junto a sus amigos con los cuales, desde fines de los ’70 y hasta mediados de los ’80, merodeó la estación de buses de la capital, confundido entre bandas punk  y otros grupos de jóvenes marginales de su generación
 
Escribieron un programa que tenía por consigna “Hacer de Reykjavík  un lugar para divertirse” (tal vez la traducción correcta sea “un lugar para pasarlo bien”) y ofrecieron un oso polar en el zoológico, regalar toallas en las piscinas públicas, erradicar el consumo de drogas dentro del parlamento para el 2020, crear subvenciones para los “perdedores” (loosers) y… no cumplir ninguna de sus  promesas en caso de ser elegidos, por lo cual  prometieron “prometer todo lo que la gente quiera escuchar”, en evidente burla al estilo de los políticos tradicionales. Luego, pusieron letra política a la canción de Tina Turner “Simply the best”, cantaron su propuesta al ritmo del hit ochentero y la instalaron en la red.
 
¿Resultado? Ganaron el cargo de alcalde y 6 de los 15 asientos del consejo de la ciudad, puestos que ocupan personas como Einar Örn Benediktsson, ex-cantante y trompetista de Sugarcubes y segundo hombre de El Mejor Partido, quien explicó al medio digital cafébabel.es qué significa aquello del “anarco-surrealismo”, al que aluden cuando les piden definir ideológicamente su propuesta: “Nos oponemos a la estructura del discurso político actual –señaló el dirigente. La gente debería tomar más iniciativas en las decisiones de Reykjavik. En realidad, queremos empezar una revolución, una nueva manera de pensar la política, más abierta. Por ejemplo, hemos abierto un espacio de sugerencias en nuestra página web, donde todo el mundo puede dejar sus propuestas sobre la política de la ciudad”.
 
Nada muy elaborado, como usted verá. Sin embargo, explorando las locas promesas de campaña, aparece una racionalidad que encontró eco en el sentido común de los votantes. Por ejemplo, el tema del oso polar. El blog The Susi Parker Files,  consigna que en 2008, el primer oso polar que fue visto nadando cerca de Islandia en 15 años, fue baleado por la policía. La idea de capturar los osos en peligro de extinción y ponerlos en el zoológico aparece entonces plena de sensatez. Incluso la oferta de toallas gratuitas en las piscinas tiene sentido, para una ciudad en crisis económica que ve esperanza de ingresos a través del turismo. “Si las piscinas públicas de Reykjavik con su agua de mar y baños de azufre ofrecen toallas gratis –señala Parker- pueden alcanzar el estatus de spa acreditados bajo normas de la Unión Europea. Acreditación de spas es igual a más turistas”.
 
Los analistas políticos atribuyen el triunfo de esta extraña coalición a un voto de castigo y rechazo a la clase política y alertan contra el riesgo de que los anarquistas manipulen un actor político sin límites ni metas definidos.
 
“¿Quiénes son los miembros del Mejor Partido y cómo ven el futuro después de esta victoria?”, pregunta cafébabel.es al segundo hombre de El Mejor Partido. Y Benediktsson responde: “Un vendedor de libros, actores, trabajadores de la capital… Somos de la sociedad civil y del mundo de las artes de Reykjavik. ¿Nuestro futuro? Hacer de Reykjavik un sitio para la diversión”
 
CONSTITUCIONALISTAS DE NUEVA CEPA
 
“Redactar una Constitución es como coser. El hilo debe aguantar. Si cortas un hilo a la mitad, todo el trabajo se pierde”. Quién sabe si algún día esta frase –y otras igualmente sencillas y lógicas- serán parte de los textos de estudio de los constitucionalistas del mundo. Por ahora, es la explicación transmitida por Twitter sobre su quehacer por el profesor universitario Eirikur Bergmann, uno de los 25 miembros de la Asamblea Constituyente, elegida por voto popular en 2010. Se presentaron 522 candidatos voluntarios, que cumplían la sola condición de no militar en ningún partido. El 70% de los postulante eran hombres y el 30%, mujeres.
 
Las sesiones de esta Asamblea se retransmiten en directo a través de su web y  página de Facebook, donde los ciudadanos  identificando su nombre y dirección, pueden dejar sus ideas y opiniones o debatir propuestas. El texto se va elaborando ante los ojos de quienes quieran verlo y en él hoy trabajan a todo vapor los islandeses. El 28 de julio, fue entregado al Parlamento la propuesta de Constitución.
 
Algunas ideas que aparentemente se plasmarán en esta Constitución, según la prensa española y francesa. Medio ambiente: “Todos los islandeses tienen derecho a un medio ambiente sano, a agua potable, aire no contaminado y una naturaleza que conserve su belleza natural”. Recursos naturales: “Los recursos naturales son propiedad de la nación islandesa. Es necesario garantizar que los recursos se usan de forma sostenible”. Acceso a la información: “El Gobierno debe ser transparente […] Toda la información y datos en posesión del Gobierno tienen que ser accesibles al público. Si algún dato es considerado secreto, debe informarse de los motivos de su confidencialidad”.
 
LOS ELFOS Y UNA BANDERA
 
La leyenda islandesa cuenta que un día Dios decidió visitar a Adán y Eva para conocer a sus hijos y como Eva aún no había bañado a todos los niños, ocultó a aquellos que estaban sucios. Dios preguntó, tras conocer a los ya bañados: “¿Son estos todos tus hijos?”  y Eva dijo “Sí”. Dios, que todo lo sabe, sentenció: “Entonces de hoy en adelante, aquellos que ocultaste a mis ojos serán invisibles para todos los humanos”. Así, esos niños se perdieron la visita del tío Dios y se convirtieron en  los elfos y gnomos. Y en los primeros "losers" conocidos. Invisibles a los humanos –los llaman “gente escondida” (Huldufolk)- a menos que ellos quieran ser vistos, viven -según la leyenda-  interviniendo en la vida de los hombres, ya sea para premiar lo bueno, castigar malas acciones o jugarles alguna broma.
 
Escuchando –vía internet- una conferencia en la universidad española de Córdoba de Hörður Torfason (66), promotor y líder de las protestas que indujeron los grandes cambios que hoy vive Islandia, no pude dejar de pensar que en el loco curso de los hechos que por estos días movilizan al país, algo han tenido que ver los seres mágicos. Torfason, invitado en junio por el movimiento de “Los Indignados” -o 15M-  español, contó cómo se las arregló para pasar del artista que en los ’70 tuvo que refugiarse en Dinamarca, tras hacer pública su condición de gay, a ser un activista exitoso que hoy convoca multitudes para decirles cosas como estas: “No podemos aceptar esta corrupción, seguir pagando las facturas, con un crecimiento del desempleo y menos comida para todos, sin entender que esto es un problema global”. E instarlos a usar Internet como soporte para construir conciencia colectiva, “antes de que los políticos logren su control”
 
Tiene humor este extraño caballero, que va por allí regalando la bandera de su revolución: un fondo rojo que imita las enseñas de antaño  y al centro, en el lugar de la hoz y el martillo, una cacerola y una cuchara de palo rodeadas de estrellas, símbolo del caceroléo con que convocó a las primeras manifestaciones ante el Parlamento islandés.
 
Si usted dispone de algo así como una hora y paciencia para resistir la larga presentación de los españoles que -de paso- permite husmear  la experiencia de Los Indignados, revise este link.
 
Y un comentario final. Me regalé el placer de investigar y escribir este tema, porque algo pasa en el mundo y la única certeza colectiva es que la mayoría de los seres humanos no somos felices, sin importar la latitud del planeta en que nos encontremos. Así que me parece que hay noticia en cualquier lugar en que sea avistada una esperanza.
 
Me interesa este tiempo en que un anciano francés de 93 años, Stéphane Hessel, pone en un libro de no más de 30 páginas, llamado “Indignaos”, las palabras y los sentidos que faltaban para movilizar a jóvenes y viejos en España.  No hay una generación que sea vanguardia ni una elite  que pueda atribuirse el rol de la “intelligentsia”, tan valorado por nuestros políticos e intelectuales de izquierda. No hay un modelo a imitar y no bastan los liderazgos carismáticos, aunque ésta puede ser la buena hora esperada por muchos caudillos.
 
Al fin y al cabo, todos perdimos la enorme batalla del siglo pasado, porque más temprano que tarde aún los que depredan el planeta apostando al mercado como supremo regulador de todo, sufrirán lo mismo que quienes ocupamos escalones más bajos en su cadena alimenticia. Todos perdimos,  aunque –como es usual- las grandes mayorías pagamos más cara la derrota. Lo bueno de lo malo, es que muchos aprendimos que no hay fórmulas exactas, o pensadores en torno a  cuyas grandes intuiciones agruparnos o dividirnos. O aprendemos unos de otros o nos hundimos juntos mientras buscamos una salida.
 
Invisibilizado por la prensa, lo que ocurre en Islandia puede terminar en el fracaso de un nuevo sueño. Los acreedores presionan y no perdonarán la deuda enorme generada por sus banqueros, porque implicaría desestabilizar el sistema que se impuso de polo a polo. Por ahora, los aún sorprendidos señores y señoras del poder, no elucubran nada mejor que seguir distrayéndonos con portadas plenas de matrimonios de príncipes, excentricidades faranduleras y campeonatos mundiales diversos, para que no pongamos atención a las insolencias de unos cuantos vikingos insurrectos y supersticiosos, defendiendo feroces su espacio mínimo del mundo.
 
Así que mi aporte para que no perdamos de vista lo que hace  la “gente escondida” (por los medios), es recopilar e intentar comprender historias de tierras de elfos y contarlas a quienes puedan interesar, desde un sitio construido entre muchos que intentamos motivar conversaciones que importan.
 
* Rebeca Araya es periodista y publicista. La versión original de esta entrada fue publicada en julio en sitiocero.net antes de que el proyecto de Constitución fuera presentado al Parlamento. 
** Lee la primera parte de esta reflexión: "Islandia y la intuición periodística".
—————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

21 de agosto

Es muy gratificante que hayas escrito esta reseña de lo sucedido en Islandia. Situación que ha tenido muy poca difusión en los medios tradicionales, pero que gracias a la red hemos leído sobre esa experiencia. Es interesante, además, que cruces una linea y la transmitas en Chile, que de alguna manera refleja eso que dices acerca de la felicidad en las distintas latitudes del mundo. Darnos cuenta que la razones de esta “infelicidad” es producto de situaciones globales, y que cansados de andar como becerros detrás de las vacas que no quieren dar su leche, hemos empezado a berrear más fuerte.
Es necesario crecer y reírnos.
Sabernos que vivimos socialmente y que las acciones de uno y otro lado repercuten en la vida diaria. No la que tiene que ver con la macroeconomia sino la del día a día.
La clase política levantó su dedo y la perdimos de vista, detrás de discursos que hablaron de alegría, solidaridad, convivencia pero que al final del día solo fue más de lo mismo. Es hora de que pidan perdón, por su propia dignidad y se retiren. Es necesario sanear, sin caudillismos (que como lo mencionas, los tiempos son propicios para esos personajes), a la clase que nos sirve. A la que hemos elegido para que gobierne nuestro convivir social. Pero que lo haga mirándonos de frente.
Debemos hacernos responsables de eso. No seguir creyendo que son “otros” los que deben solucionar y ayudar al desarrollo social.
De todas maneras y a pesar de la posible oscuridad que podría cubrir el sueño vikingo, agradezco que exista.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Desde sus detractores neoliberales acusan la reforma al Código de Aguas de ser profundamente ideológica. Y por cierto que lo es. Lo es señalar que el agua debe contar con una priorización que permita en ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Reforma al Código de Aguas en el congelador: ¿Una nueva claudicación?

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

No es difícil soñar e imaginar durante el siglo XXI, ver crecer la ciudad eléctrica, eólico-fotovoltaica más grande de América, una ciudad para vivir sin un horrible puerto de carga al frente, con la ...
+VER MÁS
#Sociedad

Soñando Valparaíso, la ciudad eléctrica

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica