#Ciudadanía

El crimen de Mesa Bell: una deuda histórica y la efigie desconocida

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen propiedad del autor

En estos días, muy próximo a las celebraciones de Navidad, debiera ser conmemorado el asesinato del periodista Luis Mesa Bell, director de la revista Wikén, ocurrido luego de ser secuestrado un día martes 20 de diciembre de 1932, cuando salía de su oficina, minutos después de las nueve de la noche, y ser conducido en un vehículo por dos hombres armados al sector de Carrascal de la ciudad de Santiago. Allí, los asesinos, provistos de un laque, procedieron a golpearlo hasta la muerte, para luego abandonar su cuerpo en una acequia que daba a la esquina de Carrascal con Tucumán.


Una mirada que, por cierto, está lejos de la natural toma de conciencia de un profesional de las comunicaciones de hoy, que entiende que el carácter más determinante de su llamada como comunicador, está en hacer prevalecer la verdad.

Este crimen, cuyo recuerdo yace agónico en la memoria colectiva; y que perturbó a un país que venía saliendo de un período de anarquía política y de una dictadura que no había trepidado en violentar a los opositores, tuvo como respuesta ciudadana, el repudio de todas las organizaciones sociales, políticas y culturales de la época: del personal de las empresas periodísticas, agrupaciones de trabajadores, asociaciones gremiales, partidos políticos y clubes deportivos; scouts, estamentos de la cultura, profesores secundarios, maestros y estudiantes. El llamado general era concurrir en masa a sus funerales y hacer sentir la indignación de un país que quería ver restituidos de verdad el orden constitucional y las libertades ciudadanas.

En medio del estupor de la opinión pública y los partidos políticos de la naciente institucionalidad, ahora a cargo de don Arturo Alessandri Palma, recién electo, la ciudadanía estaba convencida de que en este crimen estaba la mano inconfundible de la policía política, en acción punitiva desde los tiempos de la dictadura de Carlos Ibáñez del Campo; no en vano el país pedía a gritos una investigación transparente y una pronta reorganización de ese servicio. Tampoco se ignoraba que el periodista venía fustigando a las autoridades por el asesinato del profesor comunista Manuel Anabalón que, recién llegado del norte del país para concurrir a un congreso de trabajadores, en el mes de junio, fuera asesinado y fondeado en una poza del puerto de Valparaíso, pesquisa atribuible al semanario Wikén, y encabezada personalmente por su director. Por este y otros hechos, Mesa Bell se había transformado en un defensor de los derechos ciudadanos de trabajadores y sindicalistas, y en un ácido persecutor de la corrupción y la venalidad al interior de las instituciones públicas.

Hombre joven, amante de sus padres, buen deportista y vecino proactivo de uno de los barrios  emblemáticos de la historia comunal de la ciudad de Santiago, Luis vivía en el número 166 de la calle Manuel Montt, a una cuadra de la calle Providencia. Hijo de una familia de clase media y prolífica, era el mayor de seis hermanos y hermanas; y a la sazón, era el principal proveedor de la familia, cuyo padre había fallecido recién el año anterior. Entusiasta y perseverante, contaba con el respeto de sus amigos y vecinos de Providencia; y nunca se restaba a la hora de ser convocado para algún evento de carácter social o cultural.

El día de sus funerales, el diario Las Últimas Noticias estimó que la concurrencia había alcanzado las treinta mil personas, pero por los datos que  se desprenden de varias circunstancias acaecidas en el trayecto al Cementerio General, se puede estimar la concurrencia en cerca de ochenta mil personas, cifra que, para una capital con una población cercana a los 900 mil habitantes, habla de la conmoción que se generó con el asesinato. En la Alameda, entre las calles Arturo Prat y Amunátegui, desde muy temprano había miles de personas apostadas a la espera de sumarse al cortejo que llevaría sus restos desde el diario La Nación hasta el Cementerio General; otro tanto ocurrió en el trayecto y en la propia plazoleta del cementerio, donde hubo de esperar por más de una hora frente a la entrada, para despejar el acceso abarrotado de gente.

Para el autor de esta entrada, resulta notable haberse enterado años atrás, en virtud de un encuentro acordado con el anciano don Francisco Mesa Bell, hermano del occiso, que después de estos luctuosos acontecimientos, el Partido Socialista habría decidido erigir mediante erogación pública, un busto conmemorativo del periodista mártir. La pieza fue encargada al laureado escultor José Carocca Laflor, que luego de entregar el encargo a sus mandantes, nunca fue erigida en espacio público alguno. En un momento de la improvisada reunión en el salón principal de la vieja casa de los Mesa Bell, hoy desmantelada y demolida para instalar un estacionamiento, el anciano condujo a su visitante al interior, donde todavía se podía oír el murmullo del tiempo y el palpitar del dolor. Allí, en un rincón de un patio de rosas y geranios, yacía pintada por los años, la pieza escultórica modelada en fierro del busto de su hermano, con la impronta reconocible del escultor Carocca.

Curiosamente, la efigie parece ofrecer una clave para comprender la intensidad emocional que suscitó el crimen entre los espíritus más atentos de aquella sociedad, porque, en virtud de su libertad expresiva, tal como lo refrenda la fotografía, el artista vistió al ciudadano Mesa Bell con los atavíos inmortales de un héroe trágico. Da cuenta de ello la fotografía adjunta fechada en el mes de noviembre de 1996 y que corresponde a una serie de tomas practicadas por el suscrito, en la casa de la calle Manuel Montt. Preguntado don Francisco por las razones de aquel abandono, él se encogió de hombros, señalando que después de eso, nadie se acercó a la familia para darle curso a aquel proyecto ciudadano, o para esgrimir alguna razón que permitiera encontrarle alguna lógica a la frustración.

¿Cómo se puede explicar tamaño gesto de mezquindad ciudadana? ¿Qué presiones políticas o institucionales, si las hubo, se habrían opuesto al proyecto de reconocer en Mesa Bell un mártir del periodismo escrito? No hay respuestas que satisfagan la curiosidad ciudadana de las generaciones actuales, sin embargo, se podría inferir que después de una etapa de tanta violencia e incertidumbre, como fue el período de la anarquía en Chile, en las tareas de la reorganización prevaleció, sin duda, más el prejuicio que las lealtades valóricas. Lo convalida el diario El Mercurio de dos días después del crimen, (22 de diciembre de 1932) al expresar en su columna editorial ―luego de manifestar su indignación por el asesinato―,  que “en el semanario que dirigía  el señor Meza Bell (sic), se hacía un género de periodismo de batalla, combativa y personal, inaceptable para la opinión honrada  del país…”, “acaso las campañas y denuncias  contra servicios públicos  que había emprendido esa publicación, armaran los brazos  mercenarios que cortaron la vida del señor Meza”.

Una mirada que, por cierto, está lejos de la natural toma de conciencia de un profesional de las comunicaciones de hoy, que entiende que el carácter más determinante de su llamada como comunicador, está en hacer prevalecer la verdad. Si fuera de otro modo, a las universidades solo les quedaría excusarse de ofrecer la carrera de Periodismo. En el caso de Luis Mesa Bell, periodista por vocación, su papel histórico como comunicador combatiente e incansable investigador, lo convierte en un ícono aún no reconocido por sus pares.

Desde esta columna, hacemos votos porque el busto del periodista esté hoy a buen recaudo, protegido y venerado por su familia, aunque no podamos esperar lo mismo de una sociedad sin memoria. Cuando ya han transcurrido 83 años del alevoso crimen, uno llega a la conclusión que el olvido es un atajo que siguen las sociedades que no se respetan, como ocurrió con este ciudadano benemérito que se convirtió en animita  gracias a la ingratitud de una Nación.

TAGS: #SociedadChilena Ciudadanía Periodismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
rodrigo veliz

15 de diciembre

Quizas para la gran mayoria este personaje este en el olvido pero existe una animita en su recuerdo en la esquina de carrascal y radal y una calle de la comuna de quinta normal lleva su nombre claro que quizas muchos no conocen la historia de este periodista asesinado en giempos de paz.

16 de diciembre

De eso se trata Rodrigo, rescatarlo del olvido.

18 de diciembre

COMO LA HISTORIA SE REPITE. SIEMPRE LA ESTUPIDEZ HUMANA QUE REFUERZA EL EGOÍSMO HUMANO SIEMPRE LATENTE. SON LAS FUERZAS DESCONOCIDAS TENEBROSAS QUE SIEMPRE PERMANECEN AL ACECHO PARA ARREBATAR ALMAS POSITIVAS. AQUÍ ESTAMOS PARA RECORDARLO Y MANTENERLO VIVO……

24 de diciembre

Don Gonzalo
Esta columna me hace recordar a mi padre, que en aquellos tiempos también era periodista y viviendo en calle Carrascal muy cerca donde aquel par de policía asesinaron al también periodista Luis Mesa Bel. A mi padre le encantaban las sobremesas en que se conversaba de todo, en varias oportunidades no contó de la tortura y posterior crimen al periodista a los derechos humanos, a la sociedad.
Me pregunto ¿qué le pasa a nuestro valiente y solidario pueblo, que se envalentona en medio de las dictaduras, con todo el peligro que ello conlleva, pero pasado ésta
el pueblo de apaga, las organizaciones se neutralizan?
¿Qué pasó con la reacción del Colegio de periodistas?
Quiero pensar que tanto los asesinos institucionales, los civiles que siempre están detrás (poderes fácticos) hayan pagado duramente sus crímenes.

28 de diciembre

Alberto
No le contesté de inmediato porque la entrada ya estaba fuera de su circulación abierta en el Quinto Poder, de modo que solo pude enterarme de su comentario en mis revisiones periódicas del artículo, en busca de alguna resonancia que rescate del olvido al periodista Mesa Bell. A la pregunta qué pasó con la reacción del Colegio de Periodistas, solo puedo recordarle que en aquella época no existía un colegio de periodistas, porque aun no se creaba la carrera propiamente universitaria de periodismo. Solo en 1955 se vino a producir la creación de su primera escuela, la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile; y como consecuencia, la fundación del Colegio de Periodistas un año más tarde. Y esto ocurre cuando hacía rato campeaban en la historia de la prensa y la radio chilenas, grandes plumas y oradores y comentaristas dedicados a ese oficio. Tampoco se sabe la razón por la que sus fundadores no se interesaron por revisar la historia de sus mártires para incorporarla a sus programas académicos. De eso tienen que dar cuenta los estudiosos, o aquellos que tengan la sincera voluntad de corregir lo obrado por sus antecesores. Eso, en lo relativo al ejercicio del periodismo. En cuanto al castigo que recibieron los autores del crimen, lamento informarle que ninguno de ellos pagó su crimen como se podría esperar del ejercicio de la justicia en un auténtico Estado de Derecho.

28 de diciembre

Don Alberto (continuación).

Pero le puedo adelantar que se detuvo a los culpables directos del asesinato, los agentes Leandro Bravo, Carlos Vergara y Joaquín González; sus superiores, el subprefecto Fernando Calvo, su director General, Armando Valdés y el prefecto Carlos Alba. Lo mismo respecto del Prefecto de Investigaciones, dependiente en esa época del Cuerpo de Carabineros, Alberto Rencoret, involucrado también en el asesinato del profesor comunista Manuel Anabalón. La historia que siguió a aquella investigación, es digna de los aires fabulosos que, como a Macondo, han teñido de quimeras y fantasías la cultura de los pueblos hispanoamericanos. Se lo dejo a su imaginación (o investigación).

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Hagan lo que hagan los seguiré respetando, esto es política y todo puede cambiar en dos segundos, pero si queremos dejar de lado las políticas del terror, pensar que no hay ningún punto de acuerdo entre ...
+VER MÁS
#Política

Pacto RD-RN-Evopoli

Ética, Consecuencia, Compromiso y Dignidad, ideas que no se pueden perder en la vida que seguramente en este escenario reivindicarían nuestros colegas, pues, los dolores que nos queda son los compañeros ...
+VER MÁS
#Sociedad

Trabajo Social: Pasados Inquietos

Ahora Piñera contará con el 100%% de los votos de Kast y hará laboriosos esfuerzos, utilizando el vocablo humanistas cristianos, para que los escasos votantes de Goic se plieguen a su candidatura.
+VER MÁS
#Política

Guillier versus Piñera : ¿quién será presidente?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno