#Ciudadanía

Discurso presidencial y diversidad sexual: ¡Nada que celebrar!

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En su cuenta pública de este 21 de mayo, el Presidente de la República se refirió lacónicamente a la diversidad sexual sin anunciar nada nuevo: “tampoco queremos que se repitan casos como el de Daniel Zamudio, que perdió su vida a manos del odio, la intolerancia y los prejuicios. Promovamos siempre una sociedad tolerante, que no discrimine a nadie por su origen étnico, situación social, apariencia física, opción religiosa u orientación sexual. Por eso, después de muchos años de estancamiento, buscando amplios consensos, logramos aprobar la Ley Antidiscriminación”. El Presidente se dio por satisfecho con la aprobación de esta ley que, importante es recordarlo, sólo contó con su apoyo decidido a raíz de la golpiza y posterior muerte de Daniel Zamudio. De lo contrario, todavía estaría tramitándose en el Congreso. ¡Esta es la verdad! Considero que la ley antidiscriminación, aunque imperfecta en varios puntos, constituye, en lo esencial, un gran avance para la diversidad sexual. Por de pronto, por incluir las categorías de orientación sexual e identidad de género. Luego, por establecer el deber del Estado de efectuar políticas públicas a favor de la igualdad y la no discriminación. Sin embargo, y como diré más abajo, no basta con “celebrar” una ley ya aprobada. Es necesario que las autoridades se comprometan, explícitamente, a aplicarla de manera efectiva.

En mi concepto, y como defensora de la igualdad de derechos de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales), este discurso resultó, a la vez, decepcionante e insuficiente. Decepcionante, porque insistió en plantear el fortalecimiento de un solo tipo de familia, la tradicional y heterosexual. Aunque en esta oportunidad no lo dijo explícitamente (algo es algo) parece seguir creyendo que el “ideal” de familia, la institución que hay que fortalecer, es aquella sustentada en un matrimonio entre un hombre y una mujer. Señaló el Presidente: “Sin duda el pilar fundamental de esta sociedad de valores es la familia. Solo con familias unidas, fuertes y sanas podremos hacer de Chile un país verdaderamente integrado, humano y feliz”. ¿A qué se refirió con “familias fuertes y sanas”? ¿Cuáles serían las débiles y enfermas? ¿Las segundas no merecerían igual protección de parte del Estado?

Decepcionante también, porque al decir “promovemos una sociedad tolerante”, el Presidente sigue fundando su idea de igualdad y no discriminación en el principio de tolerancia, que supone soportar (aunque se trate de un mal) lo diferente y que no se comparte. Mientras nuestras autoridades sigan pensando en estos términos, nuestra sociedad no será realmente inclusiva y lejos estará de dar igualdad de derechos a todos sus integrantes. En vez del de tolerancia, es hora de que quienes nos gobiernan (y legislan) sustenten su idea de igualdad y no discriminación en el principio de diversidad que implica valorar la diversidad social (étnica, socioeconómica, religiosa, sexual, de género, etc.) como un bien, como una fuente de riqueza; y no como un mal que hay que soportar, o como una amenaza para la unidad de la sociedad.

Pero también el discurso del Presidente fue claramente insuficiente. Sin tener una visión políticamente maximalista de la diversidad sexual, sino incluso minimalista, uno habría esperado que, al menos, hubiese anunciado su voluntad de llevar a la práctica el artículo 1° de la ley antidiscriminación que, además de establecer una acción judicial para restablecer el imperio del derecho cuando una persona ha sido discriminada, dispone la obligación del Estado de elaborar y ejecutar políticas públicas a favor de la igualdad y la no discriminación. Como mínimo, y sin necesidad de plantear alguna política concreta, podría haber manifestado su compromiso con esta disposición, por ejemplo, en el terreno educacional. Bien se sabe, tal como decía Tertuliano, “se deja de odiar cuando se deja de ignorar”. Y que, por tanto, las situaciones de discriminación, de odio y de violencia en contra de las personas que son diferentes tienen, ante todo, su origen en la ignorancia, en el desconocimiento y en la negación del otro/a. La educación en Chile debe dejar de omitir, de no nombrar, a quienes son diferentes, en particular a las personas LGBT.

Luego, y tampoco siendo maximalista, sino dentro del marco de los mismos compromisos políticos anteriormente asumidos por el Presidente, algo mínimo esperable habría sido que hubiese reiterado su compromiso con el proyecto de ley, por él mismo enviado al Congreso el año pasado, de Acuerdo de Vida en Pareja (AVP). Si, dadas las conocidas presiones de la UDI y de Carlos Larraín (Presidente de RN), hubiese ido demasiado lejos al ponerle urgencia, ¿por qué, al menos, no declaró que espera que este proyecto sea aprobado por el Congreso antes de que termine su mandato? ¿Por qué no una mínima señal política de apoyo a este proyecto de ley? Pero nada. La regulación afectiva y patrimonial de las parejas de hecho (no sólo del mismo sexo, sino también heterosexuales) estuvo completamente ausente del discurso de este 21 de mayo. Otro ejemplo de negación del otro/a, fuente de discriminaciones cotidianas e institucionales a personas del mismo sexo que aspiran a construir (y que, de hecho, construyen) proyectos de vida en común.

Por otra parte, y aunque esto sí está lejos de lo esperable de parte de nuestro Presidente, las organizaciones de diversidad sexual —que saben que este discurso no planteó nada nuevo y que, por tanto, no hay nada que celebrar— seguirán trabajando por la aprobación de dos órdenes normativos fundamentales para la comunidad LGBT. En primer lugar, resulta urgente dictar una ley de identidad de género, como la recientemente aprobada en Argentina, que permita que las personas transexuales puedan adecuar su identidad legal, que nos las representa, a su identidad de género, que es la que socialmente expresan en su vida cotidiana. La falta de esta normativa es fuente de discriminación laboral y de marginalidad social. En segundo término, es imprescindible que Chile apruebe una ley de matrimonio igualitario que permita que las parejas del mismo sexo tengan derecho a formar una familia en los mismos términos institucionales (y con los mismos nombres) que las heterosexuales. Ya no hay razón alguna para discriminar, institucional y estatalmente, a las parejas del mismo sexo en su derecho a acceder al matrimonio, desde el momento en que la procreación (principal argumento conservador) ha dejado, en nuestro ordenamiento jurídico, de ser un fin del matrimonio heterosexual.

“Donde existe la misma razón, debe existir la misma disposición”, reza un conocido adagio jurídico.
En suma, el discurso del Presidente, por ser decepcionante e insuficiente para la diversidad sexual, no merece ser celebrado. Importante es que las organizaciones que trabajan por los derechos de la comunidad LGBT sepan hablarle claro a las autoridades y no ser conformistas con lo poco que se ha avanzado. Lejos estamos aún de una sociedad realmente inclusiva e igualitaria para esta comunidad. Ya llegará el día en que todas las organizaciones de la diversidad sexual se pongan de pie y aplaudan a las autoridades políticas por avances sustantivos. ¡Ese día no ha llegado! Por ahora, la lucha sigue y no bajaremos los brazos frente a lo mucho que queda por avanzar.

————

Foto: Javier Psilocybin / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de mayo

Una distinción: una cosa es celebrar la aprobación de la ley antidiscriminación (las organizaciones tienen el derecho de hacerlo, yo lo hice), y otra es celebrar el discurso del Presidente. En esta columna, me refiero a lo segundo. Sobre el discurso no hay nada que celebrar, este es mi punto.

Francisca

22 de mayo

Coincido plenamente contigo Vale. Hasta ahora lo que se hace y se dice es insuficiente, pero estamos avanzando (y me atrevo a decir que como nunca antes). Por lo mismo, es necesario que todxs lxs que estamos en esto, que creemos en el respeto y sobre todo en la enorme riqueza de la diversidad, como un valor humano y no algo que hay que tolerar, seamos cada vez más visibles, y ojala, sea más por noticias positivas que por tragedias como la de Daniel. El Estado ha postergado este tema, en lo personal veo todos los días cómo muchxs jóvenes LGBT sufren porque no encuentran apoyo en sus familias ni en sus colegios, les hacen bullying, se sienten solos y desesperados… no basta con una ley antidiscriminación, es necesario educar en la aceptación del otro como un ser distinto y digno de respeto por el sólo hecho de existir. Es necesario que “pertenecer” a la sociedad no signifique ser parte de una masa homogenea… la diversidad es una de las cosas que nos diferencia de los demás seres vivos y que nos hace especiales… nos hace humanos y de ahí debe nacer el respeto hacia los demás. Saludos!

Iván B.

23 de mayo

Hay que hablar de Respeto y reconocimiento del otro, no de tolerancia

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje