#Ciudadanía

Democracias con máscaras antigás

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Para los gobernantes definitivamente parece irritarles ver a los ciudadanos en las calles, haciendo uso de un derecho garantizado constitucionalmente y que funda uno de los avances civilizatorios más importantes de la humanidad: el derecho ciudadano a manifestarse públicamente.

La conmovedora imagen del rector de la Universidad de Chile con una máscara antigás junto a los miles de ciudadanos en Turquía también en las mismas circunstancias, resistiendo la represión de sus respectivos gobiernos, estremecen hasta la indignación. A ello, se suman las recientes imágenes de persecución policial en varias ciudades de Brasil generosas en gases lacrimógenos aéreos y audaces motocicletas atropellando ciudadanos por la desafiante actitud de manifestarse públicamente.

Son las nuevas democracias globales con máscaras de gas, de cientos de ciudadanos movilizándose, mientras sus gobernantes imaginan sofisticados procedimientos de represión con excesos policiales convertidos en costumbre. ¿Cómo llegamos aquí? ¿Cuándo la democracia abolió el derecho a manifestarse en plazas y avenidas? Es al menos curioso que la democracia nacida para cautelar la libertad de expresión y oponerse a regímenes totalitarios -de izquierdas o de derechas- ahora esté convertida en un obstáculo para que los ciudadanos ejerzan el derecho inalienable de fustigar a los poderes públicos cuando así lo estiman.

Ya no es la represión de las dictaduras latinoamericanas que nos dejaron una triste herencia de atropellos a los DDHH, es la represión de regímenes democráticos, con gobiernos elegidos en las urnas y de cara a los ciudadanos, sus electores. A ello se suma, una cobertura mediática –especialmente de la TV- obsesionada con las imágenes de violencia de “unos pocos” mientras la gran mayoría de manifestantes se expresan pacíficamente, contribuyendo de manera decisiva a ese ensimismamiento represivo de los gobiernos que han convertido el “orden público” en un valor más importante que el derecho a movilizarse y expresarse.

Algunos la han llamado las revueltas del bienestar, para otros la explosión social de tantos abusos y desigualdades, no faltan –por supuesto- los que solo ven caos y desorden. Es la primavera árabe, los indignados en España y Wall Street, los estudiantes en Chile o el reciente estreno del “invierno brasileño”. Lo cierto, es que las sociedades en América Latina viven un período bien paradójico, pues mientras se consolidan sus democracias y crecen sus economías, tal como lo demuestran anualmente el PNUD y el Latinobarómetro, al mismo tiempo se expanden las brechas entre ricos y pobres. América Latina es hoy el continente más desigual del planeta.

Para los gobernantes definitivamente parece irritarles ver a los ciudadanos en las calles, haciendo uso de un derecho garantizado constitucionalmente y que funda uno de los avances civilizatorios más importantes de la humanidad: el derecho ciudadano a manifestarse públicamente. Lo dice de manera magnífica Salvador Giner: la ciudadanía es el mayor logro de la civilización moderna “todos los demás empalidecen ante él” y más aun “la calidad de una democracia depende de la textura y la actividad pública presente en la sociedad civil”. Allí está su fundamento, ahí permanece su energía de cambio, legitimidad y progreso.

Entonces, ¿cuándo se convirtió en normalidad que un rector en un país muy al fin del mundo y ciudadanos en un país árabe, deban movilizarse en el espacio público y enfrentar a las fuerzas policiales con máscaras antigás?; ¿cuándo perdimos la capacidad de asombro?; ¿en qué momento nuestros gobiernos democráticos convirtieron las manifestaciones ciudadanas en una irritable amenaza al orden público?; ¿por qué justificar excesos policiales con la violencia de una parte muy pequeña de manifestantes?

Felizmente, esta generación de ciudadanos, no se informa exclusivamente por la TV, severamente cuestionada en su capacidad de narrar con objetividad y profesionalismo las revueltas ciudadanas. Las redes sociales difunden incluso con más velocidad que los medios tradicionales lo que está ocurriendo in situ en calles y avenidas del país y el mundo. Esta vez, los gobernantes no tienen el monopolio de la información en concomitancia con los imperios mediáticos. La viralización en Internet es una poderosa herramienta de la población frente a gobiernos que no comprenden la dimensión democrática de las manifestaciones públicas.
Regreso con asombro a esas imágenes del rector de la Universidad de Chile con una máscara antigás rodeado de policías o ciudadanos de pié y en silencio en la plaza Taksim de Estambul y vuelvo a preguntarme ¿cómo vinimos a parar aquí? ¿En qué minuto los gobernantes elegidos en las urnas llegaron a la conclusión que las protestas sociales no son una legítima expresión democrática?

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
servallas

19 de junio

Hay verdades y quizás equivocaciones en tu punto de vista, concuerdo con lo de Guiner, es verdad, hoy al menos “somos”, pero también es cierto que bajo esas libertades, hay colectivos coordinados, organizados, proselitistas, igual que los evangélicos (basta verlos como trabajan en las universidades) y bastante violentos que buscan objetivos más bien anárquicos, odian la autoridad porque los gurues que siguen, culpan a todos, hasta el verdulero de la esquina de sus desgracias. Al fin, lo que pueden ser movimientos sociales reales, precursores de cambios buenos para la ciudadanía en general, son inoculados por esos grupos, y se apropian de los discursos, de las banderas, de las
realidades transformándolas en caricaturas con sus slogan. Brasil es un país democrático, libre, tiene canales para generar los cambios, Lula es la muestra, pero esos grupos que operan allí, y en todos lados, son cada vez más fuertes y en realidad no les interesa el país.

alejandro

19 de junio

Concuerdo contigo, hay grupos que evidentemente persiguen fines distintos a los de la gran mayoría de manifestantes, pero te consta que ellos también los enfrentan. La policía debiera entonces tener un comportamiento más profesional que también cautele el derecho a manifestarse en las calles. Ello es algo natural en una democracia, para eso la conquistamos y por lo mismo, debemos cuidarla. Gracias por tu comentario.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La participación democrática implica un compromiso, una voluntad de plasmar una idea en lo concreto y de defenderla (y asumir que existe la posibilidad que la idea de otro se imponga).
+VER MÁS
#Ciudadanía

Like sí, Voto no

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?