#Ciudadanía

Chile 2015: El año de la democracia participativa

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El 2014 y comienzos del 2015 ha dejado tras de sí una serie de políticas que aceleran la construcción del “Chile de todos” enarbolado por la Presidenta Bachelet. Entre ellas, reformas que de acuerdo a CEPAL y PNUD fueron postergadas durante décadas, como la tributaria, educacional, electoral, laboral, despenalización de la interrupción del embarazo y mayores derechos para la comunidad LGBT. Pero también, han salido a la luz pública hechos de corrupción, decisiones judiciales de dudosa probidad y tráfico de influencias que agudizan la percepción ciudadana de atropello sistemático, desigualdad y cooptación del poder político por parte de la alta élite empresarial-rentista.


La aprobación del Gobierno y sus fuerzas políticas aumentará en la medida que se impulsen y vean los frutos de las reformas comprometidas ante la ciudadanía en su programao; se dé curso a una lucha creíble y efectiva en contra de la corrupción; y se disipe la incertidumbre y campaña del terror en base al diálogo y participación con la ciudadanía.

En ese sentido, las políticas de transparencia y participación ciudadana resultan claves para afrontar el desafío estratégico de la construcción de instituciones más transparentes, modernas e inclusivas, e impulsar un nuevo marco constitucional legítimo que facilite el avance hacia un Estado social de derechos, una democracia de alta intensidad y un desarrollo económico sustentable.

Haciendo un breve recorrido histórico, bajo fuertes presiones de la sociedad civil, en el año 2011 el Presidente Sebastian Piñera dicta la Ley 20.500 sobre asociaciones y participación ciudadana en la gestión pública. Dicha ley que tuvo su impulso inicial durante el gobierno del Presidente Lagos, consagra nuevos derechos y mecanismos de participación tales como los consejos de la sociedad civil, cuentas públicas participativas y consultas ciudadanas. Si bien la ley constituye un avance, la carencia de recursos sustantivos para el fortalecimiento de la sociedad civil, la inexistencia de mecanismos de participación más incidentes y vinculantes, y por sobre todo, la inexistencia de instrumentos efectivos de seguimiento y fiscalización, dieron pié a la implementación discrecional de la norma de acuerdo a los preceptos neo-corporativistas y tecnocráticos del gobierno de derecha. Múltiples consejos de la sociedad civil fueron constituidos fuera de los parámetros democráticos, siendo convocados tan solo un par de ocasiones para la “foto protocolar”. A las cuentas públicas solo acudieron las organizaciones sociales afines al gobierno y las consultas ciudadanas fueron poco recurrentes y por lo general ligadas a temáticas irrelevantes o de alto calibre técnico.

Con la llegada de la presidenta Bachelet, y en particular el 6 de agosto del 2014, se dicta un nuevo Instructivo Presidencial de Participación Ciudadana con el fin de implementar efectivamente la ley 20.500 conforme a principios democráticos y promover nuevos mecanismos de participación más incidentes, tales como las audiencias públicas, cabildos y presupuestos participativos. Con el arribo de esta directriz, en lo que va del año se ha avanzado en la construcción de nuevas normas específicas de participación ciudadana en cada servicio público y gobierno local; unidades de participación ciudadana empoderadas y con planificación estratégica; consejos de la sociedad civil democráticos, muchos de ellos con inclusión de sectores históricamente postergados como las mujeres, pueblos originarios y migrantes, y con respeto a la autonomía de las organizaciones; y, más allá de las complejas limitaciones institucionales y culturales, múltiples espacios de participación para el diseño de políticas públicas, como fue el caso de la Reforma Educacional, la creación del Ministerio de la Mujer, el impulso del Acuerdo de Unión Civil, el diseño de una nueva política migratoria y de una nueva política de Cooperación Internacional.
Ahora bien, durante este 2015 y lo que resta del periodo presidencial, se vislumbran dos grandes desafíos que podrían dar forma a una participación ciudadana cuantitativa y cualitativamente superior respecto a décadas anteriores:

Primero, que la ciudadanía, sin perder su autonomía e ímpetu movilizador, aproveche la ventana de oportunidad que abren estos nuevos espacios de participación logrando mayor articulación e influencia en la “política formal”. Si bien Chile aun no cuenta con mecanismos de participación más vinculantes al estilo de Brasil, Uruguay, Estados Unidos y Suiza, tales como las iniciativas populares de ley, referéndums, plebiscitos, conferencias nacionales y consejos co-decisionales; los mecanismos de la ley 20.500 y el instructivo presidencial permiten controlar los actos administrativos de las autoridades y funcionarios, así como influir en el despliegue de procesos participativos para el diseño de políticas y programas. Esto resulta clave bajo la agenda política del presente año, que estará marcada principalmente por el debate acerca de la despenalización de la interrupción del embarazo, financiamiento de la política, descentralización, una nueva ley de Isapres, la reforma de la educación superior, el fortalecimiento de la educación pública, y la nueva Constitución de la República. Respecto a este último tema, la participación directa de la ciudadanía en las instituciones públicas resulta clave para desnudar la ingeniería institucional “guzmaniana”, que reniega de la soberanía popular al no garantizar derechos sociales fundamentales, establecer inauditos quórums para la aprobación de leyes y consagrar un rol meramente subsidiario del Estado, el cual facilita el lucro y corrupción con recursos públicos y la nula intervención cuando las actividades “privadas” socavan el interés general. Por otra parte, fortalecer la presencia popular en los espacios locales de participación resulta clave para frenar a los tradicionales “caudillos clientelares”, así como la especulación, uso irracional y segregación del territorio.

Y segundo, que el Gobierno aproveche este escenario participativo para establecer una administración pública más transparente, meritocrática, cercana y eficaz; impulsar reformas más legítimas y profundas, que permitan pasar a una etapa de mayor desarrollo social, democrático y de modernización del aparato productivo; así como la proyección de un bloque político y social de centro-izquierda más amplio y fuerte con miras a las elecciones generales 2017. Como indican algunos datos de encuestas tales como Adimark y CERC-MORI, la aprobación del Gobierno y sus fuerzas políticas aumentará en la medida que se impulsen y vean los frutos de las reformas comprometidas ante la ciudadanía en su programa; se dé curso a una lucha creíble y efectiva en contra de la corrupción; y se disipe la incertidumbre y campaña del terror en base al diálogo y participación con la ciudadanía.

TAGS: #ParticipaciónCiudadana Ciudadanía Gobierno Michelle Bachelet

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Patos

13 de febrero

Increíble como el pc acomoda su discurso conforme a su conveniencia.
En los 80 y 90 defendían el arancel diferenciado y estaba en contra de la educación gratuita.
Con Bitar de ministro repudiaban que los bancos hicieran negocios con la educación superior y ahora lo
aplauden.
Fueron homofobicos en los 70 y 80 y ahora dicen ser los paladines de la diversidad.

pfffffff

15 de febrero

Disculpe mi sinceridad pero a mi parecer el artículo es un simple y mas que repetido eco de manifestación de buenas intenciones del actual gobierno sin aportar nada. Además la aprobación al gobierno y las reformas, que claramento no van en la tendencia que se indica en el articulo, requieren de una explicación menos infantil para justificar el supuesto cambio futuro en la tendencia.

El articulo esta a mi juicio fuera de tiempo, parece haber sido escrito en la campaña prsidencial y no a dos años de intentos de reformas que han presentado mas problemas que soluciones y cuando hace rato el discurso populista cambió a énfasis respecto a lo que las reformas empiezan afectar el empleo y el bienestar de las personas. El discurso de gente que piensa como usted ya no da para quedarse en buenas intenciones, a estas alturas cuando ya no hay como defender los resultados hay que reconocer errores y enmendar el rumbo.

Saludos

16 de febrero

El Estado de los trabajadores- que políticamente se expresa en un régimen popular, inclusivo y por ende profundamente democrático y representativo- necesariamente tiene que prevalecer por sobre el sistema neoliberal que es patrimonio del momiaje, de los reaccionarios, de los que desde siempre fueron los grandes responsables de la violencia en todas sus formas; es decir, del desempleo, de la exclusión, de la pobreza, de la marginación y de la corrupción. A esta altura no nos sirven los bonos ni las reformas “en la medida de lo posible”, no buscamos ser dignos de caridad sino ciudadanos con derechos, con empleos y con una calidad de vida mejor, esa que nos merecemos.

No es politicamente viable seguir en esta situación: sometidos por una derecha duopólica que elevó el libre albedrío a un valor supremo, que se impone incluso por sobre la vida de las personas. Nos urge combatir a esos bufones al servicio de la acumulación privada del capital, a quienes desprecian los derechos humanos porque no pueden relacionarlos con la auténtica solidaridad, con la igualdad, con la libertad y con una sociedad fraterna. Es el Chile de Pinochet, el de Guzmán y el de los Chicago Boys el que se fortalece si dejamos que la casta política que nos gobierna quede impune por todo lo hecho contra los chilenos en estas últimas cuatro décadas.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿Y por qué creo que es necesario todo esto?, porque deseo que en mi país se respete mi libertad, y la de todos, de buscar mi propia felicidad en un ambiente optimo, donde se respeten las opiniones y no s ...
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Mis ideas para un Chile mejor

Me parece insolito pensar que la razón de esta visita, largamente esperada, era rearmar el espíritu de los congregados, mediante buscar aumentar la credibilidad en la Iglesia. Pues claramente estuvo lejo ...
+VER MÁS
#Religión

Papa Francisco en Chile. Una venida que de nada sirve

¿Qué peso y legitimidad tiene tomar definiciones de una ley que no se ha podido implementar porque carece de reglamento?
+VER MÁS
#Política

¿Trabajo, derecho para todos? Los reglamentos de la Ley 21.015

¿Cuántos obreros que ganan el mínimo se habrán reunido para ponerse pulseritas y ver tocar a Moral Distraída
+VER MÁS
#Política

Izquierdapalooza

Popular

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

Cuando escuchas o vez los noticiarios, o cuando pretendes dimensionar lo que pasa luego de la lectura noticiosa de un diario, las imágenes que dibujas en tu cabeza no hacen justicia con la real dimensión ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chaitén, botas húmedas

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica