#Ciudadanía

Cambio de nombre

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En una sección humorística de Sábados Gigantes, un indio cambiaba de nombre a todo aquel que lo requiriera. Su única exigencia era “primero ponerte, después cambiar”. Como humorada funcionaba (en su momento), pero ya el programa terminó, el indio debe estar retirado y, fuera del humor fácil, el panorama es distinto. Para empezar, las medidas que buscan efectos eminentemente simbólicos parecen casi siempre tramposas. En esa categoría caben, por ejemplo, los cambios de nombres de calles, avenidas, plazas, sociedades, organizaciones, equipos de fútbol, instituciones y partidos políticos.


Las organizaciones políticas de verdad, con sentido e ideología claros, luchan por su prestigio, por rescatar su tradición, que algún valor debe tener si es que alguna vez tuvieron razones genuinas para formarse o asociarse; no renuncian a ella simplemente por lograr algunos votos más

Tramposas, en la mayoría de los casos, porque pretenden mostrar una nueva identidad, en circunstancias que el cambio de fondo, o no existe o está vetado o es menor. No existe, por ejemplo, cuando alguien busca un nombre que lo desvincule de la identidad o clase social de la que reniega. ¿Cuántos apellidos mapuches, hebreos, o simplemente comunes, han sido sustituidos por tal razón? Trampa. Cuando está vetado, cual equipo de fútbol con millonaria deuda que, para no hacerse cargo de la misma, cambia su razón social; en circunstancias que sus directivos, técnicos, afición y ubicación siguen siendo los mismos. Trampa.

También cuando el cambio es menor, como en el caso de partidos o bloques, que no pretenden ser algo distinto sino parecer distintos. Frescos, renovados y –sobre todo- libres de malas prácticas o malos personajes que se han transformado en lastres. ¿Saben por qué –sobre todo en este caso- es trampa? Porque es evidente que no quedarán atrás ni malas prácticas ni los malos personajes.

Las organizaciones políticas de verdad, con sentido e ideología claros, luchan por su prestigio, por rescatar su tradición que algún valor debe tener si es que alguna vez tuvieron razones genuinas para formarse o asociarse; no renuncian a ella simplemente por lograr algunos votos más. No pretendo insinuar que los partidos norteamericanos son un modelo a seguir, pero ¿se imaginan a los republicanos cambiándose el nombre tras Watergate y la participación que en dicho escándalo le cupo ni más ni menos que a Richard Nixon? ¿Conciben a los demócratas cambiándose el nombre, después del escándalo sexual de Bill Clinton? No, para nada.

En Chile los Radicales siguen siendo los Radicales, luchando por no extinguirse, porque valoran su tradición. Aunque su apariencia sea vieja y pasada de moda. Tres gobiernos que contribuyeron demasiado a mejorar el país merecen respeto y proyección; no sólo un tenue recuerdo.

Es cierto que muchas veces existen fusiones y separaciones que en el contexto de la dinámica histórica, hacen que los cambios de nombre sean, a su vez, una forma de no mentir, de trasparentar los cambios que hay detrás. Los comunistas han soportado estoicamente la connotación peyorativa con que se emplea el nombre de su partido, porque no sería honesto cambiarlo, mientras sigan siendo comunistas; sin embargo su incorporación al conglomerado de gobierno, esta Nueva Mayoría que sigue siendo aquello a lo que se llamó Concertación de Partidos por la Democracia, acarreó tal publicitario y vacío cambio de denominación. Qué pena que no tuviesen la suficiente seguridad y consecuencia como para conservar aquel nombre tan lleno de significado, que tan importante fue para muchos en su oportunidad. No, en vez de hacer la limpieza que correspondía, prefirieron cambiar el nombre.

La UDI hoy pretende renovarse sin autocrítica por los delitos que han cometido sus dirigentes, sin renovación de ideas centrales. Sólo para verse más joven y renovada. ¿Tendremos que creer que, con otro nombre, quedarán atrás las malas prácticas? ¿No es acaso una traición también a aquellos militantes de derecha conservadora que defienden con más fuerza que nunca sus ideas?

Si llegar al poder lo justifica todo, aunque sea disfrazado, aunque sea cambiándose el nombre, mejor bajemos la cortina.

 

 

TAGS: #PartidosPolíticos cambio de nombre Coaliciones políticas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Mario muñoz l

18 de febrero

Buen artículo.
Vivimos tiempos de discordia con el pasado por la “adaptación” a los cambios que niegan la historia. Eso no funciona. Mentir es mentir.
Lo del “indio”, no era de Sabados Gigantes, era del Japening con Já.

victoria

20 de febrero

Cada vez nos encontramos con más cambios de todo, pero en lo esencial seguimos siendo los mismos y ni siquiera mejores. Me gustó leerte.

PD: el indio cambia de nombre si era de sábados gigante, lo vi en las muchas repeticiones del homenaje.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable

+VER MÁS
#Salud

AUGE: To be or not to be

Quizás para los senadores la golpiza a un perro no es equivalente a tener encerrado a un león en una jaula de 2x2 y atentar contra su naturaleza. O será que el tema no fue lo suficientemente mediático p ...
+VER MÁS
#Política

Animales de primera y segunda categoría

Popular

El desafío no es sólo “dejar contentos” a los actuales usuarios de la institucionalidad,  sino estar a la altura de las necesidades de un país, haciendo convivir las necesidades artísticas, cientí ...
+VER MÁS
#Política

Ministerio de las culturas, las artes y el patrimonio: nuevas oportunidades

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje