#Ciudadanía

AVP: Ni derechos a medias, ni conformismo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

elevar el cuestionamiento al AVP por ser un supuesto “derecho a medias” equivale a decir que sólo el matrimonio es la institución que debe reconocer el Estado para validar y otorgar derechos a las personas que mantengan una relación afectiva. De esta forma el argumento del “derecho a medias” muestra su verdadera cara, el conservadurismo.

El pasado martes 5 de agosto fue aprobado por parte de la Comisión de “Constitución, legislación, justicia y reglamento” del senado, el proyecto que crea el Acuerdo de Vida en Pareja (AVP).

Junto con cristalizarse un paso firme hacia la igualdad de derechos, se abrió un nuevo debate en el mismo seno de las organizaciones de diversidad sexual, algo así como un “fuego amigo”, al cuestionar si el AVP es un “derecho a medias” una manera de “conformarse” o una negociación que niega el matrimonio igualitario. Afirmaciones que se basan en argumentos como “El AVP no regula los afectos” o “El AVP es una institución creada para ocultar la necesidad y así denegar el matrimonio igualitario”.

En las siguientes líneas busco explicar una visión personal respecto de ciertos ripios que creo se dan en esta discusión. Quienes afirman que el AVP se configura como un “derecho a medias” responden, sin darse cuenta, a un conservadurismo extremo. El enunciado es cierto, pero engañoso. Resulta del todo obvio que el AVP es un “derecho a medias” si se compara con el matrimonio. Sin embargo, dicho entendimiento se torna vacío cuando visualizamos que el matrimonio no debe entenderse como la única forma de reconocimiento y regulación de las relaciones afectivas de las personas, sean estas de igual o distinto sexo. En otras palabras, elevar el cuestionamiento al AVP por ser un supuesto “derecho a medias” equivale a decir que sólo el matrimonio es la institución que debe reconocer el Estado para validar y otorgar derechos a las personas que mantengan una relación afectiva. De esta forma el argumento del “derecho a medias” muestra su verdadera cara, el conservadurismo.

El AVP resulta, por el contrario, un reconocimiento (el primero en la fértil provincia) de que existen otras formas de relaciones que merecen protección por parte del Estado y quita espacio a la vetusta institución del matrimonio. Institución que posee altos componentes de patriarcado y machismo, elementos que siempre deben estar en la sospecha por parte de quienes protegemos (o dicen proteger) la diversidad sexual y la igualdad de derechos.

Por otra parte el argumento que “El AVP es una institución creada para ocultar la necesidad y así denegar el matrimonio igualitario” pierde fuerza frente a la experiencia comparada. Todos los países que actualmente han aprobado el matrimonio igualitario han pasado previamente por una legislación de uniones civiles, historia comparada reciente que responde a un elemento sociológico básico, donde las sociedades maduran paulatinamente en el entendimiento de temáticas de diversidad sexual y cambios culturales. Por lo demás, creer que la aprobación del AVP es dicotómica con la demanda de matrimonio igualitario, refleja una falta de entendimiento de la diferencia entre ambas instituciones y la negación de otras formas de relaciones, distintas al matrimonio (como será el AVP).

El argumento de que “El AVP no regla afectos” también termina siendo conservador en cuanto busca que el Estado establezca un control, indebido de cómo deben ser las relaciones a las que da reconocimiento. Si las personas, en virtud de su autonomía de la voluntad, en ejercicio de su derecho humano a la libertad y autodeterminación, deciden relacionarse en un marco jurídico que les otorgue cierto nivel de protección, no es admisible que el Estado condicionará dicha protección a una “regulación de los afectos”. Regulación que en el mismo matrimonio es cuestionada por el derecho de familia comparado.

Finalmente, limpiados estos ripios en la discusión, debe tenerse en cuenta que el AVP viene a responder a la realidad de un país que posee cerca de dos millones de parejas que conviven y que bajo la premisa del derecho fundamental a la igualdad ante la ley, merecen protección por parte del Estado. Una sociedad que ya no ve en el matrimonio la institución viable para regular sus relaciones afectivas, según se muestra en las cifras de matrimonios que han disminuido en las últimas décadas y donde la conformación de familias son no matrimoniales (en 2013 el 70,62% de los nacimientos fueron no matrimoniales), se mira hoy a sí misma y se otorga una nueva institución, no perfecta, pero más acorde a su realidad sociocultural.

La lucha por el matrimonio igualitario debe seguir, por supuesto, pero no por lo que el matrimonio representa y representará, sino por la finalidad de cuestionar al mismo y de lograr una igualdad de derechos que posee, como corolario, una revolución cultural.

TAGS: #MatrimonioIgualitario AVP Unión Civil

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

<em>Aquellos que piensan que no tienen tiempo para el ejercicio, tarde o temprano tendrán tiempo para la enfermedad.-Edward Stanley.</em>
+VER MÁS
#Salud

Las fibras que tu organismo necesita

Mientras en la franja televisiva expresaban: “Si crees que la política se tiene que seguir haciendo en la cocina a espalda de todos. No entiendes nada”.  Hoy la frase desborda al FA y no  existe una ...
+VER MÁS
#Política

El desborde que amenaza al Frente Amplio

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson