#Ciudadanía

A propósito de Hamilton: ¡Paremos la re-victimización social!

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Fuimos muchos los que nos sentimos identificados, y hasta cierto punto liberados interiormente, al escuchar y ver a James Hamilton dar su testimonio en el programa Tolerancia Cero.

No es nuevo que los abusadores (no sólo sexuales) se refugien en el poder, del tipo que sea, y desde allí se fortalezcan para seguir abusando. No hay que sorprenderse tanto de eso, ya que pasa en las fuerzas armadas, en los ámbitos religiosos, en las grandes corporaciones económicas y hasta en el Senado. Casos hemos conocido de sobra.

James Hamilton hoy es considerado por muchos como un héroe, porque un Tribunal ya declaró culpable a su agresor. Pero quienes hoy se admiran de su valentía, no saben que él no nació tan valiente. Porque la fuerza de tener una verdad que decir al mundo, para frenar los abusos y prevenir que más personas pasaran por lo que él pasó, lo fue transformando.

Pero otro elemento que ayudó a transformar a este señor en un héroe valiente de la verdad, fue la sociedad hipócrita en que vivimos, que durante años no dio crédito a sus palabras, lo marginó calificándolo de desequilibrado, de pervertido o cualquier otra cosa. Nuestra sociedad, que idolatra a los poderosos, re-victimiza una y otra vez a las víctimas de los poderosos, tranquilizándose con pensar que “algo habrá hecho” este señor, porque es imposible que esa persona tan inmaculadamente poderosa, sea capaz de algo tan vil. Es más, muchos piensan que seguramente es un desequilibrado movido por la envidia o la ambición, tratando de enlodar a alguien que es reconocido por muchos.

La misma sociedad que despreció y re-victimizó a James Hamilton durante demasiado tiempo, junto con esa fuerza interior de sentir que su dolor, si al menos servía para frenar la impunidad y evitar más abusos, ya habría valido la pena, lo fortaleció de tal manera que lo hizo crecer y transformarse en un gladiador de la verdad.

Mi reflexión aquí sólo apunta a que, todos aquellos que sentimos admiración por James Hamilton al verlo tan íntegro, claro y sin revanchismos hablar en televisión de experiencias tan dolorosas, reflexionemos sobre cómo vemos y tratamos a quienes hoy están indefensos y claman justicia. Si cuando una persona reconoce haber sufrido abusos, pensamos que tal vez él/ella fue quien los provocó, o ya lo empezamos a ver como “alguien raro”, desconfiamos de sus intenciones o no sabemos cómo tratarlo, lo aislamos o hablamos a sus espaldas… seguimos victimizándolo y no le permitimos seguir adelante con su vida. Y no todos tienen la fortaleza, lucidez, entereza y motivación interior que demostró tener el Dr. Hamilton.

El poder de los poderosos, lo otorgamos el resto de los mortales. Por eso, todos somos responsables de la impunidad de que gozan esos personajes en una sociedad rastrera como la nuestra.

¡No re-victimicemos más a las víctimas! Nuestra sociedad está llena de ellas, y hasta que no dejemos de endiosar a los poderosos, no seremos capaces de ayudarlas a recomponer su psiquis, su autoestima y su identidad. Y nadie sobra, todos nos necesitamos para juntos, mejorar nuestro mundo y nuestra sociedad, transformándolo en un lugar donde nuestros niños puedan crecer con dignidad.

* Fátima Oeyen (@fatimaoeyen)

—————

Foto: The wait – Ferran / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de marzo

Estoy totalmente de acuerdo en que muchas veces las victimas de abusos (de todo tipo) son re-victimizadas por la sociedad, en muchos casos, desde el hecho de tener que denunciar su situación de manera pública de algo que quisieran sea lo mas privado posible, hasta la burla de personas de escasa calidad moral que ven en cada víctima a alguien que usa la fe pública para provecho personal. Pero no nos equivoquemos, hay en esta “sociedad rastrera como la nuestra” o la “sociedad hipócrita en que vivimos” también especímenes de baja calaña que se victimizan para recibir el apoyo de la gente y eludir su accionar delictivo, como por ejemplo, los lanzas que son atrapados por carabineros después de arrebatarle violentamente el montepío a un anciano se tiran al suelo en convulsiones dignas de un poseido adusiendo violencia excesiva para que los transeuntes los ayuden a escapar. Y por otro lado están los numerosos casos, ya olvidados por algunos, de supuestas victimas del gobierno militar (o dictadura si lo prefiere) que hicieron uso de muchos beneficios que realmente no merecian. Los extremos nunca son buenos, evaluemos las situaciones en su mérito.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El Congreso del Futuro una oportunidad de promoción. El actual Congreso como las grandes ferias internacionales es una excelente oportunidad para que los concurrentes de diferentes industrias:
+VER MÁS
#Chile 2030

Mirada estratégica al 7° Congreso del Futuro

La estrategia del Banco Mundial siempre ha sido usar datos, estadísticas y rankings para respaldar sus propias ideas y visiones ideológicas: la libertad, pero solo la libertad para hacer negocios. Desde ...
+VER MÁS
#Educación

Más chispeza política: el Banco Mundial, ranking, datos e indicadores

Deberíamos hacernos cargo urgentemente de este problema puesto que la inmigración a nuestro país continúa creciendo, lo más óptimo sería bien ampliar la cantidad de Becas Juan Goméz Millas para extr ...
+VER MÁS
#Educación

Precarias becas e Inmigración

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

Popular

el actuar de forma ética está desafiando al ethos autoritario y petulante del Chile tradicional, dominado sin contrapeso por las elites o de quienes pretenden ser elite
+VER MÁS
#Política

La ´compra altruista` y la máquina autopoiética del capitalismo.

Aceptamos nuestras culpas, pedimos perdón y lamentamos el daño que hemos producido a muchos seres humanos inocentes. Sepa usted, Santo Padre, que son muchos los que dentro de las cárceles buscan el cami ...
+VER MÁS
#Justicia

Somos locos y peligrosos, carta de un encarcelado al Papa Francisco

Los establecimientos educativos existen para entregar herramientas que le permitan a los estudiantes poder desarrollarse en el mundo que les tocó vivir para poder mejorar sus oportunidades de tener la mejo ...
+VER MÁS
#Educación

Celulares en colegios y el sillón de Don Otto

Cuando escuchas o vez los noticiarios, o cuando pretendes dimensionar lo que pasa luego de la lectura noticiosa de un diario, las imágenes que dibujas en tu cabeza no hacen justicia con la real dimensión ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chaitén, botas húmedas