#Ciudadanía

¡A favor de los Novillos!

9 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Desde hace un par de días me he percatado de que circulan por las redes sociales una serie de comentarios, memes, etc, donde se cuestiona las capacidades cognitivas de quienes participan del rodeo o de quienes asisten a esta actividad. Aunque gran parte de este material pueda resultar jocoso, es necesario reconocer (sobre todo por quienes estamos en contra del rodeo) de que le hace una pálida ayuda a la causa, y por el contrario, termina por reafirmar la posición de quienes están a favor del rodeo.


Que algo forme parte de nuestro acervo cultural, como ocurre con el rodeo, no significa que sea moralmente aceptable.

Es por lo anterior que me he propuesto hacer una defensa a la prohibición del rodeo desde la argumentación racional, que asumo convencido, es una capacidad que poseen quienes son partidarios de esta actividad.

Causar un daño a otro está mal

Todos alguna vez hemos experimentado el dolor, ya sea que lo hayamos sufrido a partir de algún hecho funesto, como caernos en bici, mordernos la lengua o pisar un lego. Y no es extraño que al leer los ejemplos anteriores (o imaginarte otros similares) te provoque una sensación de rechazo, pues, en virtud de tales experiencias vividas, somos conscientes de lo desagradable que es sentir dolor, y en el mismo sentido, tratamos de evitar situaciones que nos lo provoquen. Así, consecuentemente, tiene sentido que cuando nos referimos al dolor y la posibilidad de sufrirlo, lo asociemos a un hecho negativo, a algo malo, y que no solamente es malo para nosotros, sino también malo para todos aquellos capaces de sufrir.

Dado que al igual que nosotros, el general de los animales tiene un sistema nervioso fisiológicamente similar al nuestro, resulta evidente concluir que son capaces de sufrir, y esto, como señala de forma bastante sólida la ‘’Declaración de Cambridge sobre la Conciencia’’, es un hecho. Por tanto, ya que los novillos en este caso, son individuos capaces de padecer dolor, si somos consistentes, también deberíamos estar de acuerdo en que no es correcto infringirles dolor, y menos aún por razones lúdicas.

El sufrimiento ajeno no es divertido

Dado que conocemos la experiencia del dolor y tenemos conocimiento de qué hechos o acciones pueden causarlo, resulta por decirlo menos, un acto de sadismo, que podamos disfrutar de una actividad que provoca sufrimiento a otro. Con esto no quiero ofender a quienes practican o asisten a esta actividad, pues asumo de buena fe, que lo que verdaderamente disfrutan de la actividad es la coordinación, pericia y destreza empleada por los jinetes y sus caballos. Sin embargo, por cautivador que nos pueda parecer, no se puede ignorar que hay un individuo que sufre, que está siendo maltratado, y sobre todo, que no quiere estar ahí.  Volviendo al hilo del argumento, no es un hecho desconocido, que en efecto se les ocasione daño a los novillos, y naturalmente sientan dolor producto de las múltiples embestidas de los caballos, además fuera de las eventuales consecuencias físicas, no hay que olvidar el daño  psíquico que se les causa. El novillo, dado su limitado conocimiento de la realidad, no distingue una persecución lúdica no mortal, de una cacería que busque quitarle la vida.

Que algo sea tradición (o parte de la cultura) no lo justifica

Que algo forme parte de nuestro acervo cultural, como ocurre con el rodeo, no significa que sea moralmente aceptable. Aceptar ciegamente todos los componentes de la tradición es negar la posibilidad misma del progreso de la cultura. De hecho existen múltiples tradiciones o prácticas que se predican culturales cuyas víctimas son humanas, y que son ampliamente rechazadas en nuestra sociedad. Podemos mencionar por ejemplo, la ablación del clítoris,  que aún es practicada en países de África y Oriente medio, práctica que todo individuo razonable actualmente rechaza, por más propia y tradicional que puedan denominarse de la comunidad que la práctica.

Que exista maltrato en otros ámbitos no justifica el maltrato en el rodeo

En el último capítulo del programa El Informante, a propósito de la discusión sobre la prohibición del rodeo, se cuestionó la legitimidad del rodeo a partir del hecho de que el novillo participa –lógicamente- de forma involuntaria en esta actividad, ante lo que el presidente de la Federación de Rodeo, para justificar la utilización del novillo, contra argumenta que: ‘’ningún canario vive feliz en una jaula o un ternero va voluntariamente al matadero’’. No obstante, el presidente ignora que la conclusión debería ser inversa. Lo que deberíamos reconocer es que no solo el rodeo está mal, sino también una serie de otras prácticas en las que se utiliza de forma descriteriada a otros animales para satisfacer deseos humanos banales, como el capricho de poder apreciar un ave en la comodidad de nuestro hogar o la satisfacción del sabor de su carne. Admitiendo lo controvertido de esta última afirmación, podemos acordar de que el deseo de disfrutar de un espectáculo no es equivalente al deseo de otro a no ser maltratado.

Para ir cerrando

El fanatismo muchas veces puede nublar nuestro juicio y llevarnos a enarbolar posiciones contradictorias con los principios a los que verdaderamente adherimos, como estar a favor del rodeo y, al mismo tiempo, en contra del maltrato. Como nos recuerda Aristoteles, una de las características definitorias del ser humano, es la capacidad de auto gobernarse por medio de la razón, actuar y creer en aquello que a través de nuestro juicio racional estimamos correcto, más allá de lo que pueda aceptar nuestra comunidad, o incluso, de la satisfacción personal que nos pueda generar. Así, pues, me he servido de la argumentación racional a lo largo de este artículo, de modo que, a menos que se pueda echar abajo los argumentos que aquí he esgrimido, debemos aceptar que el rodeo está mal y que debemos oponernos a él, de lo contrario, quedaremos sin base para criticar -sin caer en la hipocresía- otras situaciones injustas como la violencia ilegitima o el abuso hacia otros seres capaces de sufrir, sea cual fuere su especie.

TAGS: #Rodeo Animalistas Maltrato Animal

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

04 de septiembre

Su postura, don Nicolás Nadie, mejora un poco, lo poco que he leído a personas que escriben sobre el rodeo.

Sin embargo, .. se entiende que el momento de mayor sufrimiento a un novillo es:

La atajada. ¿Concuerda conmigo?… Si fuera así, todo el debate del rodeo se debe centrar en la atajada y cualquier cosa que no sea la concentración de esfuerzos en ese punto y momento, estará alejándose del asunto relevante en cuestión.

Como me parece que usted aplica criteriosamente los razonamientos, seguramente concordará conmigo en lo anterior. Pues, ¿qué pasaría si en ese momento doloroso y en controversia se mitigara el dolor y malestar al animal, modificando las reglas del rodeo al atajarlo y la forma del apretadero contra la que el caballo lo procura detener?…

¿Se acabaría el argumento contra el rodeo?. Yo pienso que al menos haría que no hubiere casi qué cosa cuestionarle que tuviera una importancia significativa, ya que el novillo evidentemente sería menos maltratado, justo en el momento en donde más lo maltrata el rodeo. ¿Qué opina usted al respecto?.

Le cuento esto, porque defiendo el rodeo, más que porque me guste, porque muchas personas lo llevan en su sangre y lo viven, alimentándose incluso de su práctica. Por lo tanto, no quisiera que esto tome ribetes de inmejorable.

Como ud. menciona que: “Aceptar ciegamente todos los componentes de la tradición es negar la posibilidad misma del progreso de la cultura”, yo le muestro una forma de mejorar el rodeo.

04 de septiembre

Entiendo que ya ha sido modificado y, de hecho, el reglamento de la federación contempla que el sector donde se realiza la atajada debe tener un especie de colcha para mitigar el impacto, sin embargo, aún así se provoca daño. No me imagino de que manera puede evitarse el daño producto de una tacleada de un caballo. Y aún así, asumiendo que fuera posible (que lo dudo), no se hace cargo del hecho que aún así se le provocaría sufrimiento psíquico, en particular miedo y cólera, ya que como señalé, un novillo tiene un limitado conocimiento de la realidad, por lo cual, no puede distinguir un intento de dominar y confinar del de matar, es decir, le causaría tanto terror lo uno como lo otro.

Además, uno de los grandes problemas del rodeo es que como evidencian los registros de distintas ong’s, no se respetan las mismas normativas de la Federación, realizándose distintas prácticas abusivas y crueles. Por otro lado, una mayor fiscalización implica concentrar recursos públicos en dicha fiscalización y siendo el rodeo una actividad que según la encuesta CADEM tiene un 65% de rechazo, me parece un desatino, sobre todo existiendo tantas otras necesidades públicas.

El rodeo es una actividad innecesaria y deleznable en su esencia, y su propuesta está lejos de mejorarlo (sobre todo porque ya se ha intentado).

Saludos cordiales

07 de septiembre

Insólita su publicación. Utiliza eufemismos (”tocada”) para referirse a una ¡embestida de un animal de 500 kilos! y, además, se realiza dudosas presunciones de los efectos de la tacleada señalando que seria ”similar a que a usted le topen el hombro trotando y lo desestabilicen cuando lo desplazan” LO QUE ES FALSO. Y que cuya falsedad lo afirman especialistas veterinarios, personas formadas en salud animal, QUE NO BASAN SUS DIAGNÓSTICOS EN SIMPLES PRESUNCIONES. Sobre su medida de control, donde señala que habría que darle mayor ”publicidad”. Sea sensato, quienes asisten a estos espectáculos poco o nada les interesa el bienestar animal (pues, de lo contrario simplemente no asistirían). Si existe material audio visual que evidencia el maltrato existente en esta actividad es gracias a la labor de organizaciones como Animal Libre u otras ong’s, que por cierto, no tienen el deber de estar fiscalizando sus sesiones de tortura. Por ultimo, usted sigue haciendo omisión a mi argumento de que es una tradición innecesaria, pues existen múltiples formas de esparcimiento que no perjudican a nadie. Además, hace omisión a la equivalencia de intereses comprometidos, a saber: por un lado, la satisfacción de un espectáculo, de una MINORÍA, por otro, el deseo a no ser maltratado, que podríamos agregar también, a no ser expuesto a un público masivo [qué también es un factor que causa estrés en el animal], del novillo. No sé usted, pero no veo elegancia en la persecución de un animal asustad

04 de septiembre

Respecto a cómo se golpea el novillo y contra qué, se puede mejorar. Eso no debiera tener discusión. Porfiar en ello, da muestras de que no se está procurando ser objetivo.

Por otro lado, usted utiliza palabras para el novillo y el rodeo, tales como:

sufrimiento psíquico, miedo, cólera y terror

El rodeo es una actividad innecesaria y deleznable

Y creo que tal como lo dice otra persona en otro lugar, usted demuestra es un profundo desconocimiento del entorno en el que se cría un vacuno.

Lo académico debiera ser lo suyo. Lo calificativo debiera expresarlo una vez que haya arreado animales, o los haya alimentado, o encerrado o soltado.

En cuánto a:
sufrimiento psíquico, en particular miedo, cólera y terror

le sugiero que considere esos calificativos en las formas que se hacen realidad en los campamentos de Chile.

De tal forma suceden las cosas que, dado que la política es la que las tiene así, siguiendo su frase:

“El rodeo es una actividad innecesaria y deleznable”

Lo mismo diría de la política, ya que el mismo daño, y aún peor, mucho peor, es lo que causa la política hecha por partidos políticos.

Si hay algo que creo que vale la pena abolir, son los partidos políticos. Hablar de lo que le pasa a una vaca, creo que muestra cuán lejos estamos de pensar correctamente como sociedad,

ya que en vez de preocuparnos de niños con carencias, hablamos en resumen de vacas, o de una actividad que no practicamos, o no vivimos.

05 de septiembre

”Respecto a cómo se golpea el novillo y contra qué, se puede mejorar. Eso no debiera tener discusión.” le acabo de mencionar que ya se ha reformado en procura de ello y, de todas formas, se causan daños importantes. No quiero entrar en detalles, pero hay que ser ingenuo para creer que se puede salir ileso de una embestida de un caballo, sobre todo cuando la zona con la que golpea es el pecho, una zona de musculatura maciza (y esto no lo digo yo, lo dijo un especialista en la materia en el programa El Informante, donde se trato sobre este tema en particular).

Sobre los calificativos que utilizo, lo hago con conocimiento de causa, pues el estrés que ocasiona el rodeo es un hecho objetivo y medible que lo evidencian los altos niveles de cortisol (hormona ligada al estres) en la sangre.

Sobre el resto de su comentario, solo debo decir, como dicen los huasos, se fue por las ramas.

05 de septiembre

En este link

Necesaria nota sobre rodeo chileno

puede encontrar más en detalle una metodología de mejoramiento al choque entre caballo y novillo.

Requiere normativa. Se prohibe la segunda atajada, y se cambia la convexidad y materiales del apretadero.

La segunda atajada o remate es lo que más lastima a veces al novillo.

En cuánto a fiscalización, bastará darle suficiente publicidad (y no necesariamente pagada) y estará en la consciencia de todos.

__

Aparte de esto, es necesario modelar la forma y el qué se hace con el novillo por parte de la collera de huasos.

El por qué radica en lo que hace una pareja de jinetes montado en sus alazanes cuando atraviesa rauda las distancias detrás de una vaca, por ejemplo… Ellos, en la vida real, no la golpean contra nada, luego, el sentido del golpe del animal contra el apretadero, no tiene sentido real que relacione al hecho con lo que hace el huaso cuando arrea vacas.

Luego, se puede también buscar una forma en la que el novillo no sea precisamente golpeado.

El rodeo debe consistir en formas de arreo que logren que el animal sea controlado por la pareja de jinetes.

Consúlteselo a personas que hayan sido jinetes que arrearon manadas de vacas, y pocas vacas, o una vaca, para que se haga otra idea.

Hacerlo consiste en mantener un equilibrio de distancias y momentum entre el animal y el caballo que lo arrea…

Eso debe ser el rodeo. Elegancia, arreando..

06 de septiembre

Hace rato que no escribo o posteo, pero tu columna me motiva.

No me considero animalista, por lo que defender al novillo está lejos de ser una discusión en la que me quiero meter, sobre dolor o no dolor, creo que el ángulo es errado, porque a mi modo de ver, la cultura subyace sobre las oportunidades que se presentan; me explico.

El amor del huaso con su caballo es digno de poesía, es una relación casi simbiótica, he escuchado relatos de duelo tras la muerte del animal, como historias de depresión en los caballos cuando fallece su dueño. Eso nadie lo está mencionando y es más animalista que muchos perros de bolso y gatos de departamento.

En el mundo rural el rodeo es parte constituyente, no deporte, no hobbie, no entretención, es identidad
Ver capitalinos debatiendo sobre la identidad del campo es terrible, es mostrar una superioridad moral inexistente, es censura.
Si desean cambiar la cultura, intervénganla, construyan museos, gimnasios, piscinas temperadas, skateparks, etc. Pero tengan ojo en algo, deben lograr crear una cultura familiar y un punto de encuentro.

Duela a quien le duela, ese novillo es parte de una cultura que se enorgullece de que lo eliJan, es el exponente de un criador de novillos y es carne que quienes no somos vegetarianos nos comeremos igual.

Y ahí sí tienen una lucha, muerte digna en los mataderos, contra eso no protesto, pero basta de querer erradicar a otros algo que les importa.

Yo prefiero, luchar contra la farándula, esa DAÑA

07 de septiembre

Estimado, obvio que lo relevante es el dolor, y más aún, los intereses comprometidos. El resto es verborrea. Me explico. Al realizar su argumentación se refiere a la cultura como un valor en sí mismo, como algo que es necesario conservar en virtud de las ”oportunidades que le subyacen” (termino poco feliz a mi gusto, pero para seguir su terminología). Sin embargo ignora, que en las relaciones propias que se generan de esa actividad hay otro individuo aparte del huaso y su caballo, el novillo, que no entiende de sentimentalismos ”culturales”, pero que sí es capas de sufrir y que es afectado negativamente por esta actividad. Ignorar lo anterior, nos quita toda posibilidad argumentativa de oponernos a otras tradiciones deleznables de otras culturas. Ya que, así como usted, aparecerán los románticos que la practican aduciendo a la grandeza espiritual de su ritual. Un ejemplo dramático (sin querer hacer una comparación con el rodeo), podría ser el holocausto nazi, donde el exterminio sistemático de personas de ciertas etnias era justificado, en parte, por el espíritu cultural del régimen, que invocaba ideales y sentimentalismos abstractos. Tenga cuidado con la poesía de las tradiciones, y de creer que, porque existen otros (como yo) que no comparten o no pueden acceder a las trascendentales experiencias de ”su” cultura, es argumento suficiente para marginarlos de la discusión, pues otros han utilizado ese razonamiento para fines manifiestamente perversos.

08 de septiembre

Don Patrick, su claridad estaba haciendo falta por aquí.

Lo dejo con su alumno…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

“La persona mayor tiene derecho a un sistema integral de cuidados que provea la protección y promoción de la salud, cobertura de servicios sociales, seguridad alimentaria y nutricional, agua, vestuario ...
+VER MÁS
#Sociedad

Adulto Mayor a focalizar sus necesidades, por una vejez digna

Así las cosas, el DOM de Santiago tendrá que aplicar el artículo 53º de la Ley Nº 19.880 para invalidar el mencionado permiso y en tal sentido le enviaremos esta columna por WhatsApp a Felipe Alessandr ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipalidad de Santiago beneficia con ardides a cierta empresa

Este proyecto ha sido muy fructífero en temas de salud pública y porque se ha creado un vínculo de confianza, donde las personas en situación de calle nos avisan cada vez que tienen algún problema con ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Biblioteca y centro comunitario Bellavista: Huella animal

Mientras los españoles se reían de ella, dijo: "La afrenta que se recibe por la patria en vez de humillar engrandece"
+VER MÁS
#Cultura

María Olivares y Venancio Coñuepan: Libertadores populares olvidados

Popular

Lean el Informe Valech: en este país, personas fueron violadas por perros, les metieron ratas y arañas en sus genitales, les extirparon a las mujeres hijos de sus vientres metiéndoles los brazos a travé ...
+VER MÁS
#Justicia

Reserva de identidad de la Comisión Valech

Un gran aspecto que los cursos deben superar es que estos no solo se basen en la opinión de expertos. La opinión o los consensos forman la base de la pirámide de la calidad de la evidencia, en otras pala ...
+VER MÁS
#Salud

Reflexiones en torno a los cursos ofrecidos a los cirujanos dentistas

Fue tal el impacto de lo que se hizo en la comunidad que, en el 2013, se realizó un acto en el que se instaló una placa en memoria de Littré Quiroga y Víctor Jara; el homenaje contó con la presencia de ...
+VER MÁS
#Cultura

Población y memoria

Y en cierto sentido eso podría hinchar el pecho de Bachelet de satisfacción por el deber cumplido; sin embargo, el grave error es no haber explicado en qué consistían medidas como la despenalización de ...
+VER MÁS
#Política

Rabia evangélica: otro triunfo de la derecha