#Ciudad

Se equivocó el gobierno al ayudar a Falabella

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El 17 de junio de 2014, casi dos años atrás, habíamos publicado en Ciperchile la columna “Porqué el mall del muelle Barón es inviable”, en donde se describían diversas ilegalidades cometidas por la Dirección de Obras Municipales de Valparaíso al cursar, el 14 de febrero de 2013 a la estatal Empresa Portuaria Valparaíso (EPV) el permiso de edificación Nº 79 para que una sociedad filial de Falabella S.A. construyera en el borde costero de esa ciudad puerto un equipamiento comercial de alta carga de ocupación. La arquitecta funcionaria que autorizó ese acto administrativo trucho renunció a su cargo y en su reemplazo asumió un arquitecto que se desempeñaba en esa oficina técnica.


La Corte Suprema dejó en claro que los ciudadanos pueden y deben reclamar indistintamente ante los Seremis de Vivienda y ante los Alcaldes, si se percatan de la existencia de permisos incorrectos en materias de orden urbanístico debido a que estos afectan en gran medida el interés general de la comuna en dónde ellos viven.

La frívola EPV, que forma parte del Sistema de Empresas Públicas (SEP), había concesionado su terreno de 12 hectáreas a la mencionada empresa privada, entregándole un subido e injustificado subsidio para que el astuto retailer asumiera la mantención de las áreas verdes establecidas en el respectivo contrato.

Según su página web, el SEPes un holding que agrupa a 22 empresas cuyo propietario o accionista es el Estado de Chile. Estas compañías proporcionan servicios a lo largo del país, en los rubros transporte, portuario y servicios, buscando la excelencia en las empresas bajo su influencia, permitiendo al Estado de Chile maximizar el cumplimiento de su servicio a las necesidades y bienestar de todos los habitantes del país” (sic). A la luz de lo acontecido con la EPV, resulta sorprendente esta solemne declaración de principios.

Retomando el negocio urdido entre una indolente empresa pública y una influyente empresa privada y, en razón a que dicho proyecto comercial ha generado bastante polémica, entre otros motivos, porque Valparaíso es Patrimonio de la Humanidad por declaración anterior de la UNESCO, algunos ciudadanos bien informados y residentes en esa ciudad, presentaron un recurso de ilegalidad en la municipalidad de Valparaíso porque el aludido permiso contenía “errores” insubsanables. Como el municipio no dijo ni pío, fue necesario que ellos recurrieran ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso para que esta sede jurisdiccional ejerciera su rol en defensa de la ley y del Estado Democrático de Derecho.

Ahora bien, la Corte porteña con fecha 8 de junio de 2015 rechazó el recurso de los ciudadanos porque, según ella, carecían de legitimación activa pues eran muy pocos y porque no reclamaron ante el Seremi de Vivienda, con lo cual sus magistrados se negaron a conocer las innumerables ilegalidades contenidas en el permiso de edificación. Luego observamos que tales sentenciadores no sabían que la Constitución Política de la República les prohíbe a ellos establecer o imponer ciertos rebuscados requisitos a los recurrentes que solicitan tutela judicial.

Por lo anterior y dado que esa instancia judicial no quiso asumir sus atribuciones, los ciudadanos porteños debieron presentar un recurso de casación ante la Corte Suprema, buscando que este alto tribunal de la Justicia hiciera justicia. Así fue como el 17 de mayo de 2016 (rol 9969-2015) la Tercera Sala de la máxima instancia judicial del país acogió el recurso ciudadano anulando la chocante sentencia de la Corte de Valparaíso e instándola a que se pronuncie sobre el fondo del asunto.

El abogado de los reclamantes -Rodrigo Avendaño- en su recurso de casación acreditó que ellos cumplían a cabalidad con los requisitos de vinculación que se debe exigir a cualquier particular de conformidad al artículo Nº 151 de la Ley Nº 18.695, Orgánica Constitucional de Municipalidades, por lo que sus representados ostentaban la legitimación activa negada por los jueces porteños.

La Corte Suprema dejó en claro que los ciudadanos pueden y, si son asaz responsables, deben reclamar indistintamente ante los Seremis de Vivienda, quienes no son los jefes de los Directores de Obras Municipales y ante los Alcaldes, si se percatan de la existencia de permisos incorrectos en materias de orden urbanístico debido a que estos afectan en gran medida el interés general de la comuna en dónde ellos viven.

Dado que la sede regional de Valparaíso de la Contraloría General de la República, recientemente ya ha objetado una modificación al permiso de edificación mencionado, porque el actual Director de Obras Municipales, al aprobar una ampliación de unos 5.000 m2 para un destino determinado acogido a la figura de Conjunto Armónico, se confundió al aplicar la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, queda en evidencia el desorden que ha existido en este episodio. Antes, cuando Ramiro Mendoza era el contralor general, el ente fiscalizador había impugnado el permiso de marras porque el mall, equipamiento mayor, no enfrentaba una vía idónea, lo mismo que expresó el 14 de enero de 2014 en la Cámara de Diputados el representante del ministro de Vivienda y Urbanismo.

Independientemente de lo resuelto ejemplarmente por la Corte Suprema, no podemos perder de vista que el gobierno de Bachelet todavía mantiene en secreto el Estudio de Impacto Patrimonial elaborado por un reconocido arquitecto colombiano por exigencia perentoria de la UNESCO. Este Estudio está en poder de la DIBAM desde hace un prolongado tiempo y percibimos que ya no tendría sentido conocerlo porque, tal como ya lo dijimos en Ciperchile hace casi dos años, esta obscena asociación público-privada no llegará a un buen puerto.

TAGS: #Urbanismo #Valparaíso Mall del Muelle Barón

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin aplicación real, tomemos de ejemplo el poder del Lobby que permitió que la multinacional Nestlé pudiera seguir beneficiándose de la esclavitud infantil más allá del 2005.

Se requiere un Consejo Nacional de Inteligencia que esté por encima de las figuras enclenques y populistas de políticos que no se atreven a hacer cambios porque no son capaces de pronosticar los resultado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Educación, vacaciones y lluvia

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable