#Ciudad

Pase escolar todo el año: traje a la medida de los empresarios del transporte

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si cada vez el Estado tiene que inyectar recursos al sector privado de transporte, ¿no será el tiempo para que tengamos definitivamente un sistema de transporte estatal en reemplazo de un sistema de transporte privado subsidiado, malo, caro y que no tiene una orientación hacia los usuarios?

La presidenta de la República, Michelle Bachelet, anunció ayer que la Tarjeta Nacional Estudiantil será gratuita durante todo el año, generando la euforia de la Concertación y tratando de hacer creer que, de esta forma, se apunta en la dirección de solución a “una demanda histórica”. Horas más tarde, el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, detalló que el costo de esta iniciativa será de $ 20 mil millones (unos US$35 millones).

La medida fue criticada desde la Cones y la Aces, principalmente, por ser sólo una extensión del período de 10 meses a 12 meses y no considerar la gratuidad. Desde la sala editorial de LUN, se criticó que la medida apuntaría al carrete y la playa, según se desprende de su titular.

Sin embargo, la principal crítica aún no ha sido planteada: el traspaso de $20 mil millones desde las arcas fiscales al sector privado es un nuevo traje a la medida de las empresas de transporte. Nuevamente, se opera con la lógica de que “para una familia que vive con el sueldo mínimo y tiene dos hijos estudiantes, sin duda este pequeño avance puede significar un tremendo alivio”, tal como sugiere el columnista Felipe Parada en este mismo medio.

Frases como la anterior –que están en el ADN de la Concertación, hoy Nueva Mayoría- revelan una anquilosada creencia falaz de que a los ciudadanos no les interesan las políticas públicas y que sólo les interesan aquellas en las cuales se ven beneficiados, sin importar de dónde salen los recursos, a dónde van y si son estos justos o no.

En lo personal, ya me ha tocado debatir montones de veces con creencias como éstas en la provincia de Talagante, donde opera un sistema desregulado de transporte y donde tengo dudas más que razonables de que este traspaso de recursos llegue finalmente a quienes desea beneficiar.

Hace dos años me correspondió liderar una manifestación en contra del alza ilegal de pasajes por parte de la Flota Talagante (monopolio del transporte en varios recorridos de las zonas rurales de la Región Metropolitana con importantes conexiones en la política provincial). Varios personeros políticos (alcaldes, concejales, dirigentes sociales, etc) sostenían que lo importante era el precio final a pagar por el consumidor, sin importar de dónde sale la plata.

Finalmente, primó la cordura y hoy es abiertamente reconocido que, junto con solucionar un problema, es también importante cuidar los recursos públicos, tema que no sólo de interés para politólogos, juristas y contadores, sino que también, y principalmente, para los ciudadanos, porque son ellos los que dejarán de verse beneficiados por otras políticas públicas producto del mal uso de los recursos.

Algo similar ocurrió en Aysén cuando el movimiento social logró demostrar comunicacionalmente que el subsidio al empleo regional terminaba beneficiando, principalmente, a los empresarios de la región y no a los trabajadores, que eran los supuestamente beneficiados.

El traspaso de U$35 millones será un nuevo traje a la medida de los empresarios del transporte, quienes mediante esta medida verán asegurados sus ingresos todo el año. En el caso del Transantiago, su implementación será fácil, pero sus efectos más perversos se verán en las provincias de la Región Metropolitana donde no opera el Transantiago y es prácticamente un terreno de nadie. Estamos hablando de las provincias de Talagante, Melipilla, Chacabuco, Cordillera y Maipo. En gran parte de estas zonas, el transporte es desregulado, no hay fijación de precios y la aceptación del pase escolar queda a criterio del chofer, quien se arroga la capacidad de determinar si el pase escolar es “con fines de estudio” o no.

Ahí hay dos alternativas igualmente malas: una, que no se considere a estas zonas, dejándolas fuera del beneficio (cosa que ya ocurre con el subsidio al Transantiago y su ley espejo para regiones, que dejó fuera a las zonas rurales de la Región Metropolitana) y la otra, que se las considere, lo que significaría importantes ganancias para los monopolios del transporte que operan en estas comunas, pero dudosamente lleguen a beneficiar a los estudiantes.

Ya he relatado en varias columnas anteriores cómo operan estos grupos político-económicos para aumentar ilegítimamente sus ganancias. Si el Estado no revisa su rol en el transporte público, es altamente probable que esta medida sea sólo un gastadero de plata inútil que no beneficiará a quienes quiere beneficiar.

Si cada vez el Estado tiene que inyectar recursos al sector privado de transporte, ¿no será el tiempo para que tengamos definitivamente un sistema de transporte estatal en reemplazo de un sistema de transporte privado subsidiado, malo, caro y que no tiene una orientación hacia los usuarios? Una vueltecita en transporte público por las ciudades con mejor calidad de vida del mundo no estaría de más para los políticos locales.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de mayo

Muchas gracias por escribir este articulo. Porque a mi ya me parecia rarisimo esta extension del pase escolar, algo no me estaba cuadrando y ahora sí, tiene logica este anuncio. $20 mil millones desde las arcas fiscales al sector privado, que no sirven para que los estudiantes no sean humillados en los buses, o que estos no los dejen subir porque den paso primero a las personas que pagan el pasaje completo… Detras de medidas como esta hay gente con una idea de los derechos humanos bien retorcida.

Nicolás Ferrada

22 de mayo

Parece que el deporte nacional actual es el de criticar todo lo que se haga, patético!!

Alejandra Lay Lisboa

23 de mayo

Nicolás, con todo el respeto que me merece tu pensar, te cuento que soy estudiante universitaria, justamente de la zona Talagante , Melipilla, Santiago, y no se trata de ser o no negativo, se trata de la realidad, la contingencia, la problemática de las bases.
Yo en lo personal no cuestiono la medida en su forma solo por criticar. es mas bien desde el conocimiento empírico. Estos “beneficios” no llegan a los estudiantes, aun estamos sujetos al animo y animosidad de los chóferes. Quienes arbitrariamente aceptan o no el pase, respetan o no tarifas, paran o no a los estudiantes, ya que por ser la misma ruta y pocas lineas … muchas veces monopólicas, ya saben quienes son estudiantes, y los horarios en que toman los buses, es difícil, muy complejo.
Creo que estas medidas tienen un diseño muy simplista, básico y hasta infantil, no basta con traspasar dinero, también es importante las regulaciones y por menores de los contratos, de las condiciones laborales de los chóferes, de las supervisión y seguimiento del cumplimiento de los contratos, de otro modo, todo lo que sale de las arcas del Estado de Chile…. osea…. tus impuestos y los míos; son dineros desperdiciados y no cumplen con el objetivo ni el espíritu con que fueron ideadas estas medidas.

barbara

23 de mayo

Seria grandioso el reemplazo del transporte privado ! en peñaflor estamos hartos de los choferes abusadores que tienes que humillarte para que te entreguen el vuelto o boleto. basta ya!

24 de mayo

Yo no se como es en Peñaflor, pero en la Serena y Coquimbo los choferes son unos miserables con los estudiantes. Cuando estudia la media en la Serena, en la mañana me tenia que ir a dejar mi papa al paradero porque si no no podia subir a la micro, y en la tarde me tardaba casi una hora en llegar a mi casa, porque los buses son chicos, asi que solo dejaban subir de a cinco estudiantes. Y eso no ha cambiado en años.

Realmente tomar la micro siendo estudiante es una cuestion superingrata.

Barbara G.

17 de junio

Soy estudiante y vivo en peñaflor, recorro TODO santiago con solo $200 pesos en mi pase escolar, mientras que debo pagar $850 en la bupesa para llegar desde mi casa a santiago porque el chofer no respeta el que yo sea escolar… De verdad desearía que cambiara el sistema de cobro rural 🙁

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera