Entrada en Ciudad
26 7
Difunde: Envía

L@s olvidad@s: comercio sexual en las calles de Santiago

prostitucion

Algunas de ellas son travestis o transexuales; algunas, las más viejas son chilenas, pero en su mayoría son lolitas extranjeras, cuerpos exóticos de Perú, Colombia, Ecuador y otras latitudes más cálidas, cuerpos extraños, mujeres muy velludas, traseros y senos duros de silicona industrial, piernas largas

Escribo esta columna como vecino de la comuna de Santiago, y residente en uno de los barrios rojos de la capital.

Son las 7 PM, es invierno, hace frío y está oscureciendo. Los tacones comienzan a resonar por las calles que de a poco se vacían. Los únicos comercios que siguen abiertos son los almacenes, que cerrarán a eso de las 9, y los cafés con pierna de 10 de julio, que cerrarán entre las 11 de la noche y las 1 AM.

No pasa mucho tiempo y ya casi todas las esquinas en cinco cuadras a la redonda tienen a lo menos, una o dos trabajadoras sexuales. Algunas de ellas son travestis o transexuales;  algunas, las más viejas son chilenas, pero en su mayoría son lolitas extranjeras, cuerpos exóticos de Perú, Colombia, Ecuador y otras latitudes más cálidas, cuerpos extraños, mujeres muy velludas, traseros y senos duros de silicona industrial, piernas largas, a veces velludas. Y comienza el carrusel de las putas a eso de las 8 PM: los autos, desde los más lujosos Audi hasta furgonetas utilitarias y Marutis se dan vueltas por las calles en busca de algún amor pagado.

El carrusel no para en toda la noche. Los hombres que conducen son dispares: algunos de ellos son flaites; otros son hombres de terno, de cuello y corbata, decentitos y bien peinados; otros son taxistas con las luces apagadas; algunos van de a dos; algunos van con cara de susto, con miedo de que quizás su familia los pille. Las prostitutas no discriminan clases sociales ni estado civil: mientras los clientes tengan auto no tienen problema en hacerle sexo oral (a veces llegan a más, siempre dejando el condón de rigor al costado de la acera o en la puerta de alguna casa o cité como prueba de la transacción). No tienen problemas en tener sexo en la calle, dentro del auto, bajo un tenue farol amarillento o en la más oscura de las penumbras.

Y el carrusel sigue y sigue y a cierta hora uno ve a los cafiches girando en sus autos blancos, andando en bicicleta o llegar tranquilamente caminando. La mayoría desde un café con piernas, muchos de ellos con droga y armas. Los cafiches llegan, inspeccionan la mercancía y entregan alcohol, pasta base, cocaína si hay suerte. Los clientes ni se inmutan.
A cierta hora el ritmo de clientes baja, el efecto de las drogas y el alcohol también. Muchas prostitutas, antes jubilosas ahora expresan su rabia gritando mientras los vecinos duermen. A veces se juntan en grupos y cantan, pelean o conversan de una esquina a otra. Los vecinos las intentan ignorar o llaman fútilmente a los inspectores municipales para que las corran. Carabineros dejó de aparecer cuando se los llama. Todas tienen necesidades y mean sentaditas en murallas, puertas, árboles y calzadas. Algunas también cagan, y dejan su regalo adornado con papel higiénico o algún condón ensuciado.

A las putas nadie las quiere. Hace un tiempo los vecinos de más al norte se organizaron para correrlas y llegaron a mi sector, que antes era tranquilo. El ex alcalde Zalaquett, tan católico, tan decentito, dio muchas patentes de cafés con piernas. Ahora Tohá los ignora, los deja ser. A veces cada tanto uno tiene la fortuna de mirar detrás de los vidrios negros y ver cuerpos adolescentes, adivinar un posible caso de pederastia, de trata de blancas. Uno ve a las niñitas extranjeras desfilar desde los cafés donde son bailarinas hasta la esquina donde se convierten en la puta drogadicta. Los vecinos las odian, las quieren correr, y al municipio sólo le importa el dinero de los cafés. Del ministerio de Salud se sabe poco, lo mismo de Carabineros, que está más ocupado apaleando estudiantes que frenando el creciente tráfico de drogas que se está desarrollando en los alrededores de Av. Matta.

En el barrio todos saben que hay casas de putas más caras, algunas niñitas. El departamento de calle Lira con Coquimbo, donde cayó tanta gente famosa, es sólo uno de muchos que hay por acá. Sólo uno de muchos donde la gente famosa y con dinero come, ríe y se acuesta con lolitas y lolitos. Caras o baratas nadie se preocupa de las putas más que los clientes, por un rato, las disfrutan y se van. Nadie les da un techo, nadie se preocupa de sus condiciones sanitarias (ni las de los vecinos), nadie se preocupa de las drogas ni la seguridad ni los derechos humanos de las vecinas que nadie quiere tener. Y como nadie quiere tenerlas ya las sacaron de El Golf, donde molestaban a la modernidad. Ahora los autos de allá vienen un poco más lejos, a los rincones escondidos del viejo y descuidado Santiago centro, donde las familias callan y el municipio también, donde el gobierno no se mete y las putas pueden sentarse a llorar, borrachas y drogadas en la esquina de mi casa.

———-

Imagen

Comentarios

Ordenar comentarios por:
Francisca Camousseight

03 de septiembre

Es lamentable leer que lo que afecta a muchos vecinos sea prueba de que estamos en una sociedad que reclama por todo y no quiere hacer nada al respecto. Tanto se ha manoseado el termino Derechos Humanos y sin embargo estos derechos no son para todos los habitantes. La prostitucion existe basicamente por la falta de oportunidades para acceder a un trabajo y jamas he sabido de algun proyecto de ley que incluya a las prostitutas para reinsertarlas en la socidad que todos queremos, para que puedan acceder a un trabajo. El problema no pasa por crear un barrio rojo, sino darles capacitacion para que puedan desarrollar otra actividad. Pero seguramente nadie quiere involucrarse con este tema, es mas, los que deberían hacerlo probablemente usan y abusan de ellas. Vale la pena repensar que significa Derecho Humano.

Daniel Restrelli

25 de octubre

Hehehe estimado capaz que vivas en algun lugar bien horrible. tu Karma son 2 cosas: 1ero Que no tienes sufiiente dinero para vivir en un lugar mejor y te quejas de lo que pasa alli. 2do Que te de un poco de envidia que varios puedan hacer lo que tu no puedes hacer, si no fuera asi… dejarias eso en manos de autoridades competentes y seguirías tu vida como los demas ciudadanos trabajando y buscando dinero para vivir mejor y/o comodamente. Por otra parte soy ciudadano chileno y me alegra decir que tengo amistades caribeñas y no siempre es lo que expones aca de prostitutas bla bla bla, hay casos que se ven por necesidad y que el dinero es necesario para gente que se le niega una visa de trabajo en algo mas digno, no dejemos de lado que no solo las mujeres extranjeras lo hacen, pues antes de llegar ellas ya habian chilenas en este mismo rubro, no solo viejas, tambien lolitas que buscan dinero rapido. Tienes un trauma extraño y un rencor lastimero por las mujeres extranjeras, yo creo que mas de 1 de ha rechazado o peor aun, alguno de los travestis de 10 de Julio te rechazaron por eso haz lanzado esta interesante columna “sensacionalista barata”. Mira el transfondo de las cosas antes de juzgar por su apariencia.

Saludos

25 de octubre

¿No te causa conflicto que alguien pague un pasaje para venir a Chile a prostituirse?

A mi si. Y lo veo, hay gente que viene a CHile solo a prostituirse.

Ese es el transfondo que no estas mirando. Chile no tiene ninguna regulacion ni control sobre la prostitucion, porque hay demasiada gente hipocrita que no quiere asumir que existe. Nadie quiere ponerle el cascabel al gato, lo que significa que hayan personas vendiendo su cuerpo en la calle para ser usado por unos pervertidos, porque es de pervertidos usar sexualmente a alguien en la calle. Y esas personas estan en riesgo, en enorme riesgo. ¿De que les sirve las monedas que les tiran si los pueden matar y a nadie le importara? ¿si la pueden golpear y a nadie le importara? ¿Si las contagian de quien sabe cuantas enfermedades venereas y a nadie le importa?

Y los extranjeros estan en peor riesgo, porque varios de los que ejercen la prostitucion ni siquiera han ingresado al pais legalmente. Asi que ¿que importa si se mata a uno? ¿O si se le pega cualquier venerea? Esa persona legalmente no existe, no es nadie, porque no hay registro de ella, por lo que ¿que hace un extranjero que se prostituye y es agredido, o se le roba, o se le ataca? ¿A quien se puede quejar?

Y claro, como no hay regulacion ni control y hay demasiado cliente al que le importa un cuerno dar la cara para que haya regulacion y control para un servicio que usa, hemos pasado de un pais de transito a un pais receptor de personas traficadas para comercio sexual. Personas que vienen a Chile para ser usadas como pedazo de carne y asi hacer ricos a una mafia que se beneficia de unos clientes que lo que menos quieren es que haya normas y reglas que impliquen que no podran satisfacerse cuando les de la gana y como quieran, y de la hipocresia social.

Hay que dejarse de tonterias y hablar de una vez de los problemas de los prostitutos y prostitutas y darles solucion. No permitir la prostitucion de menores de edad (que existe y ocurre), no permitir que las agresiones que sufran queden impunes, no permitir que ejerzan donde pueden sufrir daño o donde no tengan como recibir auxilio, no permitir en absoluto que venga una persona extranjera a prostituirse, no permitir que no haya un registro, que se hagan examenes medicos regulares, que tengan formas de denunciar a los clientes y a quienes busquen explotarlos economicamente contra su voluntad…

Hay un transfondo de este asunto que va mas alla de dinero.

jonathan

10 de febrero

viejo con todo respeto, no creo que TODOS sean asi…
pero vaya a darse una vueltesita por donde ocurren las cosas y se dara cuenta del descaro que a veces cometen estas personas… yo tampoco vivo por esos lados pero me a tocado pasar en alguna ocasión por sectores en donde la prostitución es un trabajo mas y esta a flor de piel en las calles… independientemente usted no viva por ahi, independientemente no le incumba directamente, yo creo que deberia estar en el criterio de todo ciudadano cuidar y conservar ciertas maneras de vivir aunque sean sectores marginales o no, ya que en todas partes hay niños pequeños, en todas partes hay gente enferma, en todas partes hay personas que no desean tener esa vida que tienen y que no tienen por que aparte de tener esa vida soportar actitudes llamemosla descaradas en plena luz del dia….
es un poco de tino y ser consecuente con la persona que lo esta viviendo…
no tengo nada en contra las personas que ejerzan la prostitución, ni tampoco me interesa, pero creo que asi como para todas las coas, hay momentos y lugares para llevar a cabo diversas acciones y considero que la via publica expuesta a tanta gente no es ni debe ser el lugar…
saludos y espero me entienda…

pedro cuadra

02 de abril

Leí el artículo con dolor, con rabia, excitado también…la condición humana, la bestia humana, habitando una ciudad ya inhumana, con niños y niñas que ya no lo son, mujeres que no lo son, hombres que no lo son, y curas, políticos, artistas, que tampoco lo son…un artícilo que me hace reflexionar de esa manera y con esa profundidad, debe ser reconocido por todos nosotros, los mortales…

cristian sanchez

04 de julio

GRACIAS POR EL DATO DONDE HAY PUTAS,,VOY ALTIRO …NO DOY MAS DE CALIENTE MIERDA OJALA NO SEAN CARERAS….

cristian sanchez

04 de julio

que daría por tener putas donde vivo…¿señor usted no podria traerlas en camión para aca,yo vivo en salvador esquina bilbao…anda que le cuesta traerlas así se deshace de problema.

de antemano

muchas gracias