#Ciudad

Las inmobiliarias engañan a sus clientes

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Para erradicar las prácticas abusivas que se observan en el actual sistema económico, el Estado debe sacudirse y, con plena convicción, ejercer efectivamente sus atribuciones, sancionando a los malos empresarios, ya que está claro que la llamada “autorregulación de los mercados” es una simple falacia que solo persigue la dominación por parte de aquellos que comercializan bienes y servicios.

Celebramos que el programa “Esto no tiene nombre” de TVN haya dado a conocer en su edición del lunes 28 de julio de 2014 las malas prácticas de la industria inmobiliaria en sus relaciones comerciales con aquellos clientes que adquirieron departamentos creyendo que éstos tenían los metros cuadrados útiles construidos que figuraban en los folletos propagandísticos.

La labor de investigación periodística empleada por el director del programa fue impecable pues las cifras entregadas por los expertos contratados por ese canal eran irrebatibles y por ello los “emprendedores” acusados no se atrevieron a entregar en cámara sus explicaciones. Los resultados evidenciados fueron lapidarios y tal como las empresas quedaron muy mal paradas ante el mercado y ante las instituciones públicas, los esforzados compradores mostraron signos de abatimiento. También fue muy poco convincente el vocero de la Cámara de la Construcción cuando la lúcida periodista lo interrogaba y eso era así porque esa corrupta e inaceptable práctica mercantil no podías ser calificada como un “error administrativo”.

Aquellos interesados en disponer de su inmueble propio firmaron de buena fe escrituras públicas de compraventa por precios que después de haber visto ese programa, constataron que fueron vilmente engañados no solo por los simples y habitualmente ignorantes vendedores, sino también por los propios dueños de las inmobiliarias. Estas empresas, a sabiendas del timo, el que les genera mayores e ilícitas ganancias, no describen ni en las promesas de compraventa ni en las propias escrituras las superficies que tienen dichos departamentos, lo que ha quedado al descubierto con este magnífico programa de la televisión pública.

Sintomáticamente y a pesar del fuerte impacto causado en la población con esta transmisión, ningún otro medio de prensa se ha referido al caso, con lo cual se deja de manifiesto la óptima labor profesional desplegada por las agencias de comunicaciones de la industria afectada: la mudez organizada en la prensa es fundamental para que no se deteriore la imagen del sector económico puesto en tela de juicio y en este sentido se justifican plenamente los subidos honorarios de los lobistas aliados de los editores.

Siempre hemos sabido que cuando la Cámara de la Construcción y las otras organizaciones menores que se dedican a la explotación del recurso suelo se refieren en sus insertos en los medios al concepto de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es una burda maniobra que busca el auto bombo, para lo cual cuentan con la seguridad de que el papel lo aguanta todo.

Ahora bien, el Sernac ha tenido que interponer demandas colectivas en contra de algunas inmobiliarias porque sus contratos contenían cláusulas abusivas que les permitían incumplir ciertas promesas a sus clientes y no nos ha sorprendido en absoluto que ese servicio público, durante el año 2013, como lo ha consignado públicamente José Antonio Peribonio, ex director del mismo, haya recibido más de 7 mil reclamos por diferentes situaciones que perjudicaban a compradores de viviendas.

Existe una Ley de Calidad de la Vivienda, redactada por el Minvu y posiblemente en conjunto con los propios actores oferentes del mercado, instrumento que a través del tiempo ha demostrado en los hechos su total inocuidad y por ello es indispensable que al Sernac se le entreguen mayores atribuciones en la nueva ley que se está tramitando en el Congreso Nacional. Para erradicar las prácticas abusivas que se observan en el actual sistema económico, el Estado debe sacudirse y, con plena convicción, ejercer efectivamente sus atribuciones, sancionando a los malos empresarios, ya que está claro que la llamada “autorregulación de los mercados” es una simple falacia que solo persigue la dominación por parte de aquellos que comercializan bienes y servicios.

Ya que la “cocinada” Reforma Tributaria se votará próximamente, estimamos necesario referirnos a los planteamientos expuestos en la columna “Viviendas Económicas (DFL2)”, publicada por quien suscribe el 25 de febrero de 2001, ¡13  años atras!, en El Mercurio, época en que ese diario todavía no me censuraba y la columna “Los increíbles privilegios del DFL2”, publicada por el ingeniero especialista Sergio Fernández el 31 de julio de 2014 en El Mostrador.

En estas 2 columnas de opinión, se entregan macizos fundamentos para que las autoridades competentes, aquí y ahora, parodiando a Ricardo Lagos, tomen la decisión de terminar con la mendaz figura de las “viviendas económicas DFL2” porque en una economía abierta, como la nuestra, el negocio de la construcción inmobiliaria no puede seguir disfrutando de todas las franquicias y beneficios que el Estado le ha entregado a ese sector desde el año 1959. También es dañino para el sistema adjudicar excesivos tratos de privilegio a un solo sector de la economía porque así se produce lo que se llama “desviación de comercio”.

Sergio Fernández, con la información oficial entregada recientemente por el Servicio de Impuestos Internos (SII), detalla con cifras indesmentibles como una minoría de particulares recibe millonarios ingresos por las rentas de esos inmuebles, sin que esos montos se reflejen en sus declaraciones anuales del impuesto global complementario. Lo anterior acontece porque esa atávica e injustificada disposición del DFL2 así lo señala.

Como son muchos millones de dólares los que no ingresan a la caja fiscal y porque las regalías tributarias se deben focalizar solamente en los más pobres del país, esperaríamos que, con la Reforma Tributaria, se deje sin efecto esta inequitativa regulación que ha generado inmensa riqueza a ciertos regalones, la misma que podría haber servido para terminar con el déficit habitacional que sufren los pobres y mejorar sustantivamente la calidad de las llamadas “viviendas sociales”.

Por último y retomando la causa que nos motiva esta reflexión, cual es el engaño de las inmobiliarias a sus compradores, esperaríamos que a partir de ahora en todas las promesas y escrituras públicas de viviendas nuevas se señale con claridad que el precio de la transacción corresponde a los m2 publicitados en sus coloridos folletos promocionales. De esta manera la lucrativa industria inmobiliaria podrá desenvolverse bien en este competitivo mercado.

—–

Foto: Pollobarba / Licencia CC

TAGS: DFL2 Inmobiliarias Ley de Calidad de la Vivienda

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Juan Pedro

03 de agosto

Oiga señor, sim

Juan Pedro

03 de agosto

Simplemente para mayor claridad, podría explicar la manera en que, según la ley, se mide la superficie de los inmuebles? Y compararlo con la manera en que lo midió la televisión?? Será que son distintos? Acaso la TV midió de eje a eje, como lo establece la ley?!

04 de agosto

Las dos columnas del link ya son suficientemente terribles (en cuanto a lo que revelan) como para que más encima estemos discutiendo las estafas del metraje en los departamentos que se están vendiendo actualmente. Tan esclarecedor como escalofriante, y la sombra de la política cubriendo este escándalo.

jose ariel

05 de agosto

los nuevos depredadores del medio ambiente y del patrimonio arquitectonico del pais…………las inmobiliarias……….los nuevos estafadores subidos al carro del neoliberalismo………….las inmobiliarias…………ojo con elllos…….no hay que perderles pisadas,,,,

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable