#Ciudad

Ciudades unidas, la esperanza del siglo XXI

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Los retos a los que nos enfrentamos, claramente definidos en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de las Naciones Unidas, no pueden abordarse ni realizarse con garantías de éxito razonable sin la perspectiva de la gobernabilidad local. Si fracasamos en la gestión sostenible —social y medioambiental— de las ciudades, no hay opciones de futuro. Las ciudades globales, conscientes de su peso demográfico y de la concentración de su poder económico, están empezando a asumir cuál es su papel frente a los desafíos globales. La ciudad ya no acaba —¡al contrario!— en sus límites administrativos; y su responsabilidad, tampoco. Lo analiza Parag Khanna en su último libro, Conectografía: la geografía política que conocíamos, con los Estados como protagonistas absolutos, pierde relevancia en favor de las grandes metrópolis.


La metrópoli urbana será el escenario de los principales conflictos políticos y sociales. Y de sus soluciones. Pero no solo desde un punto de vista territorial, sino también por su escenificación y su capacidad de generar prácticas de gobernabilidad democráticas

El año pasado tuvimos la oportunidad de comprobar cómo paulatinamente las ciudades van adquiriendo un nuevo papel en la agenda global. La celebración de Hábitat III, la conferencia de la ONU sobre desarrollo urbano, o el relanzamiento de la plataforma C40, una red de colaboración para coordinar la lucha de las ciudades contra el cambio climático, fueron dos eventos en los que pudimos ver las implicaciones de este cambio.

Quizá es por este doble fenómeno, el de la creciente importancia de las ciudades y el de los nuevos retos que debe afrontar, que en los últimos años muchos analistas han tratado de recuperar la idea del “derecho a la ciudad” de Henri Lefebvre. El sociólogo, geógrafo y filósofo francés ya avanzó a mediados del siglo pasado que la crisis de la ciudad es en realidad una crisis de toda la sociedad en su conjunto. Lo que equivale a decir que el conflicto político que se genera en el ámbito urbano va más allá de sus límites geográficos y se trata en realidad de un asunto de importancia global.

Entre los teóricos que están rescatando a Lefebvre destaca especialmente el geógrafo David Harvey, quien trató de actualizar y resignificar sus ideas en un texto publicado por la revista New Left Review el 2008. Según Harvey, el tipo de ciudad que imaginamos como sociedad, y en la que queremos vivir, no puede estar desvinculada de nuestros valores sociales. Por eso es necesario reivindicar el derecho a la ciudad, para poder representar estos valores.

Son muchos los nuevos gobiernos urbanos que se alinean, aunque sea inconscientemente, con las ideas de Harvey. Se va extendiendo la idea de que el derecho a la vida urbana va más allá de los recursos y servicios a los que tenemos acceso los ciudadanos por el mero hecho de serlo. Un derecho poco evidente, pues no se explicita, que consiste en tener la posibilidad de cambiar la ciudad. Un poder de transformación que depende, en gran medida, de la acción colectiva y que se parece mucho a una nueva forma de resistencia.

Como apunta Joan Subirats en su último libro, El poder de lo próximo, “las ciudades reflejan de manera más intensa los cambios económicos, políticos y sociales que se dan en general. [..] Estas recogen y amplifican los cambios repentinos y profundos que han sacudido a todo el mundo en estos últimos veinte años”. Esta realidad se agudizará y crecerá en los próximos años. La esperanza del siglo XX fue la de las Naciones Unidas. La del siglo XXI será la de las ciudades unidas.

Así pues, la metrópoli urbana será el escenario de los principales conflictos políticos y sociales. Y de sus soluciones. Pero no solo desde un punto de vista territorial, sino también por su escenificación y su capacidad de generar prácticas de gobernabilidad democráticas que puedan ser exportadas a otros ámbitos. Gobernar la ciudad será gobernar el mundo. Las ciudades globales deben superar, por elevación, el principio pensar global y actuar local, por un ambicioso y necesario pensar local para actuar global. Se trata de nueva agenda que prioriza, ante todo, ganar el derecho a construir la ciudad democrática para garantizar la conciencia de que nuestro planeta es nuestra primera —y única— casa.

TAGS: #Ciudad #Urbanismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Martha Pérez

19 de marzo

Muy buen analisis, motivador de la urgente necesidad de unidad entre las naciones, ciudades; e integracion, mas alla de lo intergubernamental, para impulsar alianzas esteategicas y el estado de bienestar de nuestros pueblos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable