#Ciencia

Las Flores de Bach y el valor de la ciencia en políticas públicas

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Estas flores son preparaciones artesanales de esencias naturales descubiertas por Edward Bach en la década de 1930, quien señalara que dichas flores tendrían como valor terapéutico el alivio de desequilibrios psicoemocionales y de carácter (tales como miedo, impaciencia, angustia, incertidumbre, ira, confusión, intolerancia, timidez, entre otros), para influir o prevenir padecimientos físicos y/o psíquicos.

De tanto promoverla se va instalando la idea de que la aromaterapia es efectiva para el tratamiento de trastornos psicológicos y dolencias de distinto tipo. Las Flores de Bach son presentadas en algunos programas de televisión como una alternativa terapéutica válida y confiable. De hecho, hay médicos que adicionan en sus currículum vitae el conocimiento de tales estrategias “complementarias”. Pero ¿tienen estas flores alguna propiedad terapéutica más allá del placebo? ¿se justifica su inclusión en el sistema de salud público?

Estas flores son preparaciones artesanales de esencias naturales descubiertas por Edward Bach en la década de 1930, quien señalara que dichas flores tendrían como valor terapéutico el alivio de desequilibrios psicoemocionales y de carácter (tales como miedo, impaciencia, angustia, incertidumbre, ira, confusión, intolerancia, timidez, entre otros), para influir o prevenir padecimientos físicos y/o psíquicos. La “hipótesis” de base de la terapia floral es que las enfermedades derivan de desajustes emocionales de la personalidad, por lo que la restauración del equilibrio emocional resolvería la enfermedad física. Notable, si esto fuera así, claro.

La divulgación de las supuestas cualidades terapéuticas de la terapia floral ha tenido en alguna prensa un enorme aliado (como El ClarínLa TerceraTerra, etc.) que la ha divulgado sin ningún contrapeso como una opción fiable para abordar dolencias de distinto tipo. Sin ir más lejos, uno de estos diarios de mayor tiraje ha publicado varios artículos, destacando uno que dice que con homeopatía y flores de Bach se puede tratar a niños con déficit atencional. Sobre la homeopatía ya sabemos de su “valor terapéutico”, por lo que no le daré más vueltas a ese asunto.

Pero aquí no sólo hay prensa divulgando las Flores de Bach, también hay universidades. Por ejemplo, la Universidad de Cádiz (España), la UNAB, la U. del Pacífico, y la USACH (en Chile), sólo por nombrar algunas. Con tal legitimación (que no es validación) que ha adquirido dicha terapia floral, que llegue a los consultorios públicos de salud es cosa de tiempo. Hace poco sale esta noticia que comenta la incorporación de la medicina alternativa (flores de Bach incluidas) en la oferta terapéutica, pues como señalara el Dr. Georg Hübner “estos tratamientos mejoran principalmente la calidad de vida y el autoestima de los pacientes”.

¿Acaso tiene validez alguna la terapia floral? Veamos que dice la evidencia científica disponible, aquella que examina y publica métodos y evidencias.

Las Flores de Bach se cree que ayudan a restablecer el equilibrio emocional y son comúnmente recomendadas por algunos médicos para problemas psicológicos y dolores. En este estudio, denominado “Bach Flower Remedies for psychological problems and pain: a systematic review” se evaluó si las Flores de Bach son seguras y eficaces para estas indicaciones mediante la realización de un meta análisis. Se incluyeron todos los estudios prospectivos con grupo control. Por razones de seguridad, también se incluyeron estudios observacionales retrospectivos, con más de 30 temas. Dos revisores extrajeron los datos y el riesgo de sesgo determinado utilizando un sistema de calificación reconocido de la calidad del ensayo. Conclusión: el análisis de los ensayos controlados de terapia floral para la ansiedad y el déficit atencional e hiperactividad (TDAH) indica que no hay evidencia de beneficio en comparación con una intervención con placebo.

Otro paper publicado en 2010 bajo el título “Bach flower remedies: a systematic review of randomised clinical trials”, evalúa críticamente la evidencia de apoyo de dicha terapia. El investigador a cargo realizó una revisión de cinco bases de datos de estudios, sin restricción temporal ni de idioma, incluyendo todos los ensayos clínicos de remedios florales. Conclusión: ninguno de los ensayos controlados con placebo demostró su eficacia. Se concluye que los ensayos clínicos más fiables no mostraron diferencias entre los remedios florales y los placebos. Un estudio publicado en Annals of Epidemiology denominado “When Less Is Better: A Comparison of Bach® Flower Remedies and Homeopathy”, examina el valor terapéutico de la terapia floral y la homeopatía. ¿Conclusión? el efecto placebo opera en una medida significativa en ambos enfoques.

Por último, y si aún quedan dudas, en este otro artículo de la Revista de Neurología Pediátrica denominado “Bach flower remedies used for attention deficit hyperactivity disorder in children—A prospective double blind controlled study” se aborda la supuesta validez terapéutica en niños con hiperactividad y déficit atencional (TDAH) a través de un estudio controlado por doble ciego. Se seleccionaron cuarenta niños con TDAH, con edades entre 7-11 años, diagnosticados según los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM. Los participantes fueron asignados al azar para recibir ya sea remedios florales de Bach o la solución de placebo cuatro gotas cuatro veces al día durante un período de tres meses. El análisis estadístico se realizó utilizando pares t -test y ANOVA con medidas repetidas. Conclusión: las flores de Bach no tuvieron ningún efecto estadísticamente significativo en comparación con el placebo en el tratamiento de los niños con TDAH.

Ahora bien, y dado que no existe evidencia científica que apoye la validez terapéutica de las terapias florales ¿qué hacen estas en las farmacias? ¿por qué se enseñan en las universidades? ¿Por qué la sanidad pública las reconoce? No son preguntas odiosas ni irrelevantes, pues la instalación de la certeza terapéutica del aroma de unas flores puede llevar a “tratamientos” inconducentes para dolencias reales.

Hay quienes se apoyan en el reconocimiento que la OMS da a las medicinas tradicionales en este PDF, pero parece que no han leído bien el documento, pues en la página 21 repara en la “falta de evidencia científica respecto a la eficacia de muchas de sus terapias”, y en la 22 señala la “Inadecuada base de evidencias para las terapias y productos de MT/MCA”.

No se debe jugar con la salud de la gente, con las expectativas de los padres, con el bolsillo de los pobres, con los impuestos de todos nosotros. La penetración de la pseudociencia y la legitimación de las “medicinas complementarias e integrativas” se erigen hoy como un triste indicador de la precaria valoración de la ciencia.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
PepeLuis

28 de marzo

Pareciera ser más fácil “aceptar” la pseudociencia que combatirla. Si el Colegio Médico tuviera la potestad que, entiendo, tuvo años antes cosas como estas no sucederían aunque claro, hay doctores que ofrecen terapias alternativas porque es una entrada extra de dinero.

Mónica Pirazzoli Regis

28 de marzo

Se nota que don Alexis Rebolledo no se ha informado bien, habla “del aroma de unas flores”. Las Flores de Bach, Sr.Rebolledo no tienen nada que ver con el aroma. Lea, infórmese y le recomiendo que tome Rock Water + Vervain

Juan E Abadie

30 de marzo

Hola Alexis
Es difícil entrar en una discusión filosófica en Twitter por ello pasó a contestarte ahora:
Primero quiero aclararte que no soy usuario de Flores de Bach pero si he visto sus efectos en un par de casos.
Desde hace más de 30 años uso medicina complementaria y no alópata. A esta medicina igual que a las flores de Bach, a veces se las trata de Placebo, lo que es absolutamente injusto desde mi punto de vista. Hay efectos y remedios que no se pueden medir y sin embargo son efectivos. La medicina que yo uso, si uno la analiza y la trata de medir es 99,9% agua y sin embargo es sumamente efectiva en distintas patologías tanto virales como bacterianas o de otra índole. Yo hablo desde mi experiencia no desde las estadísticas.

arebolledo

31 de marzo

Esa es tu vivencia personal, pero ¿tienes por ahí artículos científicos que certifiquen la validez y confiabilidad terapéutica de las medicinas complementarias más allá del mero efecto placebo? El “a mí me funciona” no califica como argumento que sancione validez de nada.
Por cierto, agradezco que ahora no me hayas tratado de ignorante académico, como lo hiciste en twitter: https://twitter.com/juanabadie/status/450036694952071168

Saludos

Prandito

05 de junio

¿Y qué tiene que ver la aromaterapia con las flores de Bach?
Mucha contradicción en este artículo ….
Mejor informese

Gonzalo Rojas

09 de abril

El Cáncer, las enfermedades auto inmunes, las enfermedades psiquiátricas, y algunas otras, no tienen una respuesta definitiva por parte de la ciencia, aunque toneladas de papel se han acumulado en ensayos y revisiones, bajo el nombre de “evidencia”. Hoy, si se analiza de manera fina, sabremos que muchos de estos estudios que tienen todo el rigor científico tienen por detrás el gran respaldo económico de las empresas farmacéuticas (sabrá ud. el elevadisimo costo que tiene hacer “ciencia”). ¿Existen acaso estudios serios de las interacciones de 4 o más medicamentos? Me parece que no, pese a esto miles de personas son tratadas por sus enfermedades crónicas con esquemas que no han sido testeados en su conjunto, donde la polifarmacia es al parecer el único método de detener el progreso de ciertas enfermedades. Me refiero a sobre todo al Adulto Mayor y las Enfermedades Cardiovasculares y Degenerativas, sector donde trabajo.

La arrogancia de cada generación es creer que tienen en sus manos las herramientas racionales para determinar qué es lo verdadero y útil, y qué es lo falso y que se debe desechar. Esta falta de humildad no es solo suya, sino de miles, incluso de aquellos que recién comenzaban a descubrir las bases científicas que hoy se han expandido notablemente.

Cáncer, enfermedades mentales, degenerativas, infecciosas, enfermedades autoinmunes, trastornos psiquiatricos, enfermedades como la obesidad relacionadas a los estilos de vida… y tantas otras, no tienen respuesta, aún cuando hay toneladas de evidencia que respaldan ciertos tipos de tratamientos, la respuesta definitiva, es decir, la esencia, la causa y respuesta última de éstas y tantas otras enfermedades está lejos de encontrarse.

Más aún, la medicina ha sido invadida por el gran y oscuro negocio de la industria farmacéutica, por los protocolo, las metas y las estadísticas que hay que cumplir, que luego son el fetiche de los Salubristas y fanáticos de la ciencia. Ahora está de moda la aparición de los abogados, todos en un su conjunto tienen la relación médica echa pedazos. Ya casi no se puede conocer a fondo a los pacientes y sus familias porque hay notificaciones que llenar, protocolos que cumplir, información que redactar, llenar la estadistica para cumplir las metas, y protejerse la espalda prescribiendo cientos de examenes que no siempre son necesarios para evitar las demandas. LA llamada medicina defensiva?

¿Va en un buen camino la medicina convencional? Seguimos protocolos de tratamiento de nuestros inspiradores del hemisferio norte y ¿han visto las cifras que manejan de gastos en salud para apalear su horrible manera de vivir? Esos son los ejemplos de salud que tenemos y hacia allá nos dirigimos, sin tener los mismos recursos, por supuesto.
¿Será necesario buscar otras alternativas?

Es por este fracaso en la relación médico paciente, y además en la nula respuesta de la ciencia frente a enfermedades que ya he nombrado, que han comenzado a aparecer otras propuestas terapeuticas basadas en otros paradigmas. Basadas no en la evidencia sino en la experiencia, que es igualmente importante desde la subjetividad.

Tengo una formación cientifica y universitaria, y le digo lo siguiente; si yo visito a 5 doctores y lo unico que me dan son pastillas (con todo el respaldo de la ciencia, por supuesto) que logran simplemente aliviar por ratos mi dolor, y luego intento una medicina que no está reconocida por esa evidencia de rigor que usted tanto nombra, y aquella logra aliviar efectivamente mi padecer, qué cree usted que pasa en mi manera de pensar? Cree que acaso esa experiencia, que personalmente tiene todo el valor, voy a desecharla en nombre del análisis racional, y por cierto muy bonito que ud. hace?
¿Qué pasa cuando ya somos dos los que tenemos una experiencia similar? Que pasa cuando somos cientos?

Ud. mantenga sus argumentos tan bien fundados y siga preocupado por el precario valor que se la ciencia se ha ganado, porque las medicinas alternativas seguirán surgiendo, como una forma de alternativa y búsqueda individual de sanación que va más allá de una rigor científica. Siga alarmado y escribiendo textos cada vez mejor redactados y con argumentos más interesantes, agudos e inteligentes, porque las terapias complementarias seguirán avanzando buscando un giro de vuelta a la hegemonía de la Medicina y Ciencia convencional.

Porque la experiencia personal, también es una verdad. Quizá no quepa en los papeles que ud. tanto ama estudiar, pero es una verdad.

Quizá las medicinas alternativas como esta, funcionan como placebo. Entonces el desafío de la medicina, será aprender a dominar de una vez por todas el llamado Efecto placebo, que parece ser muy interesante. ¿Por qué no lo harán ni lo han hecho? Simplemente porque esa maquinaria no está movilizada por billones de dolares.

Saludos Cordiales

Dr. Gonzalo Rojas Contreras

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

No hay espacios para avanzar cuando mi meta es que pierda el otro, solo se avanza cuando nuestra meta es solo que gane Chile.
+VER MÁS
#Política

Mi discurso presidencial

Soluciones existen, sin embargo, hoy el real problema radica en la falta de voluntad política de las entidades públicas, pues el Estado o los municipios son a menudo tan malos pagadores para las pymes com ...
+VER MÁS
#Política

La necesidad de agilizar proyecto que apura pago a pymes

¿Cómo podemos creer que Piñera logrará un alto crecimiento en un eventual nuevo gobierno? Considerando que él no fue el causante de ese alto crecimiento, por lo que no se puede asegurar de que Piñera ...
+VER MÁS
#Economía

El crecimiento económico de Piñera: ¿Logro del gobierno o mera suerte?

Varias de estas recetas prefabricadas en oficinas del Global Education School Reform (GERM) estan también en el programa de Piñera, Goic y con matices en el Frente Amplio.
+VER MÁS
#Educación

El plan de Guillier en educación

Popular

Sebastián Piñera intentó implementar una política presidencialista, plebiscitaria, técnica, suprapartidaria y eficientista, basada en el objetivo de articular a la derecha, al tiempo que maximizaba foc ...
+VER MÁS
#Política

Las falacias de la excelencia gubernamental de Piñera

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha