#Ciencia

La recta final: candidaturas y propuestas en ciencia

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Quedan pocos días para la elección presidencial, y las candidaturas han presentado sus documentos programáticos finales. Es hora de revisar nuevamente las propuestas en materia de ciencia, tecnología e innovación (CTI; en los dos últimos temas el campo es más amplio, cabe recordar), al menos de las tres candidaturas que lideran en las encuestas y que más recientemente presentaron sus programas de gobierno (Sebastián Piñera, Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez). Por razones de espacio, solo podemos abordar aquí algunos aspectos generales, sin poder discutir y comparar todas las propuestas específicas.

En una columna anterior, afirmé que las propuestas existentes a la fecha estaban marcadas por una orientación economicista. Es justo reconocer que dicho tenor se ha atenuado en los programas finales de las candidaturas mencionadas, dando paso a una impronta “desarrollista”, principalmente en el contexto productivo y de innovación. No obstante, es necesario reiterar que las personas (y países) investigan por múltiples razones y motivaciones, y el aporte del conocimiento científico a responder nuestras inquietudes y a entender el mundo que nos rodea (un ámbito comúnmente asociado a las ciencias básicas, cabe señalar) queda nuevamente descuidado (solo Sánchez se acerca a esta dimensión en su introducción a las propuestas de CTI). 


Existen avances que ayudan a ir matizando (aunque no completamente) el tenor economicista, dando cuenta además de una ampliación de las preocupaciones. Sin embargo, en muchas de las propuestas falta un mayor nivel de detalle y concreción, así como mecanismos y metas.

Las tres candidaturas abordan la institucionalidad científica, aunque lo hacen desde perspectivas diferentes. Mientras Alejandro Guillier propone la continuidad del actual proyecto de institucionalidad, Piñera regresa a la propuesta de su gobierno, de un ministerio de educación superior, ciencia, tecnología e innovación, idea que ha sido sustentada en la existencia de una “cadena de valor” entre estas cuatro áreas. Sin embargo, la ciencia también se vincula con el desarrollo social, la cultura y la economía, y esto no implica que debamos articular una institucionalidad única que reúna todas estas áreas por ser parte de la misma “cadena”. Cabe recordar también que la propia OECD recomendó en un reporte del año 2013 no incorporar la educación superior en el ministerio propuesto. De materializarse esta propuesta, es probable que la ciencia siga relegada a una posición secundaria, eclipsada por la educación superior y la innovación.

Por otro lado, Sánchez propone un “Ministerio del Conocimiento y la Innovación”, idea que nos lleva por caminos complejos. ¿Cuál conocimiento? ¿El futuro ministerio, será del conocimiento científico o incluirá otras formas de conocimiento, y si es así cuáles? Muchas personas han trabajado en estos años para relevar la ciencia y darle mayor visibilidad y valoración como manifestación cultural y labor profesional. Negarse a darle dicha visibilidad y reconocimiento ciertamente puede implicar un retroceso que probablemente no se justifica plenamente, en especial si la palabra “investigación” ya captura a diversas disciplinas que pueden sentirse excluidas por el uso de la palabra “ciencia”. En este sentido, mención especial merece la negativa de su programa a usar la palabra “ciencia” en las casi nueve páginas relativas a CTI.

Los tres programas explicitan el objetivo de sus políticas públicas en CTI; en los tres casos estas se enmarcarán en una visión desarrollista, basando el “progreso económico-social en la creación de conocimiento e innovación” (Guillier), buscando transformar al país en “una sociedad de innovadores y emprendedores” y “crear las condiciones para que Chile pueda insertarse en la cuarta revolución industrial” (Piñera), y promoviendo la creación de conocimiento “para transitar hacia un modelo de desarrollo que termine con el modelo neoliberal, supere el extractivismo y asegure un patrón de desarrollo sustentable…” (Sánchez). Solo Sánchez y Guillier abordan cómo establecerán sus futuras políticas de CTI: Sánchez establecerá estrategias (“Estrategia para el Conocimiento”) a nivel regional y nacional (esta última será tarea compartida entre su ministerio propuesto y el de Economía, manteniendo la falta de una conducción política única y visible que se ha criticado en años recientes). Mientras, Guillier propone la continuidad del consejo propuesto en el proyecto de ley de institucionalidad, y Piñera un “Consejo del Futuro”, aunque no es claro qué ocurrirá con el Consejo de Innovación para el Desarrollo. En el ámbito de la I+D y el sector privado, existen variadas propuestas para financiamiento y coordinación.

En materia de inversión en I+D y formación de científicos, hay ausencia de metas claras. En cuanto a la inversión, las candidaturas parecen evitar comprometerse con cifras detalladas para evitar futuras críticas, y lamentablemente tampoco existen propuestas específicas sobre distribución y orientación de los fondos (por ejemplo, Guillier propone duplicar el gasto público en I+D, pero no menciona el destino de este aumento). Lo mismo ocurre con la propuesta de reformular el programa de becas de postgrado. ¿Qué porcentaje se destinará a áreas estratégicas, una idea mencionada por las candidaturas? Cabe detenerse en la propuesta de Sánchez de destinar becas al extranjero solo en algunas áreas. La formación de doctores en otros países contribuye, entre otras cosas, a formar redes internacionales y fomentar posibles colaboraciones; por ende, el tema debe evaluarse más allá del supuesto nivel de desarrollo de áreas particulares en Chile.

Un tema eludido por las tres candidaturas es el de Fondecyt, tan controversial en las últimas semanas. En general, existe una ausencia de propuestas y metas concretas para fortalecer o reformular Fondecyt. Una excepción es la propuesta de Piñera sobre un “Fondecyt Senior”, aunque en su programa no aborda la situación del Fondecyt de Inicio ni propone fortalecer esta línea para facilitar la inserción y desarrollo profesional de los investigadores jóvenes. Mientras, Sánchez propone crear la “carrera del investigador” y corporaciones regionales de investigación, las que absorberían 5 mil investigadores en cuatro años (la factibilidad de dicha meta es materia de debate). La impresión general sobre el tema de la inserción es más bien una de buenas intenciones, pero de falta de precisión y metas claras. En materia de cultura científica, solo Beatriz Sánchez presenta propuestas más detalladas, y su enfoque en la relación entre educación e investigación es valorable.

En definitiva, existen avances que ayudan a ir matizando (aunque no completamente) el tenor economicista, dando cuenta además de una ampliación de las preocupaciones. Sin embargo, en muchas de las propuestas falta un mayor nivel de detalle y concreción, así como mecanismos y metas (en especial en materia de inversión en I+D y de formación e inserción de científicos). Finalmente, no se menciona cómo la comunidad científica será escuchada en un eventual gobierno de cada uno de los candidatos, y es de esperar que quienquiera sea elegido(a), instaure una cultura de diálogo permanente con la comunidad científica como su primera medida en materia de CTI.

TAGS: #Candidatos2017 #CTI #PropuestasCTI

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia? - El Quinto Poder

20 de noviembre

[…] La recta final: candidaturas y propuestas en ciencia […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?