#Chile 2030

Sacando la carreta del barro

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

No es sencillo plantearse y escribir acerca del “Chile que se sueña al 2030” sin caer en frases  idílicas de difícil concreción o bien, en un análisis crudo de la contingencia. Ambas miradas legítimas generan desde mi punto de vista, caminos explicativos que nos conectan con un país ajeno a nosotros mismos, a nuestro proceder cotidiano y le dejan el trabajo a instituciones o gobiernos, a través de leyes y procedimientos que miden sus resultados en indicadores y cifras.


En educación se debe asegurar un alto estándar de calidad con criterios de integración universal, en salud debería predominar la visión de la necesidad de tener una población sana por sobre generar y curar enfermedades, en ciencia & tecnología esforzarnos en desarrollar capital humano social competente para nuestro espíritu creativo y económico.

El Chile del 2030 será consecuencia de lo que construyamos desde hoy hasta esa fecha y nada diferente a esto, lo que hacemos mañana se correlaciona con lo que hacemos hoy, a nivel individual y a nivel colectivo. Desde ese punto de vista no podemos pretender que el gobierno genere las soluciones que nos deben pertenecer como cultura. A lo más, podrá propiciar un marco en el cual esto se desarrolle de mejor forma o más rápidamente, lo cual no es menor, pero no nos exime de la responsabilidad que nos cae a cada uno de generar, con acciones positivas, justas y bien intencionadas, todo los días una comunidad más amable y querible.

Quién podría negarse a desear un país con mayores niveles de igualdad o con una educación gratuita y de calidad, con buenas pensiones y con un sistema de salud que nos garantice una buena atención, entre otros ideales. La cuestión es cómo hacerlo, en qué plazo y fundamentalmente, quiénes lo pueden llevar a cabo, en un escenario actual de profunda desconfianza en los grupos de poder quienes, institucionalmente deberían hacerlo en esta etapa o desde una mirada más formal.

Por un lado se necesita avanzar en esa dirección, pero por otra no nos podemos llenar de instituciones que controlen a quien controla y leyes para limitar las acciones que parecen a todas luces alejarse del bien común como usar influencias para beneficio personal, por nombrar una.  Eso solo nos llevará a perder tiempo, dinero y capital humano escaso en burocracia ajena a los temas de fondo.

Es probable que aún quede un tiempo en el cual las instituciones y grupos de poder sigan desacreditadas, que falte aún un tiempo más largo para retomar confianzas pensando en construir sobre la misma institucionalidad, o para esperar un recambio de masa crítica que lo logre o para que aparezca un político o un líder iluminado que nos guíe, todo eso no se ve en el horizonte cercano.

Entonces sobre esa base, ¿Cómo avanzamos en esos deseos de país?, ¿Qué camino tomar para de cara al 2030 avanzar en forma decidida en este conjunto de anhelos?

Pienso que una buena solución, es fijar caminos a recorrer en áreas estratégicas para el país y limitar el accionar de la política partidista en los cambios de dirección en esos caminos, sacar la política contingente de decisiones  sobre planes estratégicos definidos de una forma democrática basada en anhelos como país.

Para efectos de este texto y porque no creo se pueda hacer todo a la vez, propongo partir por cuatro áreas: educación, salud, ciencia & tecnología y modernización del estado.

En educación se debe asegurar un alto estándar de calidad con criterios de integración universal, en salud debería predominar la visión de la necesidad de tener una población sana por sobre generar y curar enfermedades, en ciencia & tecnología esforzarnos en desarrollar capital humano social competente para nuestro espíritu creativo y económico y la de modernización del estado, esencialmente que se reconfigure la mirada, composición y servicios que el estado debe brindar para nuestras necesidades como nación en esta época con prescindencia de las ambiciones políticas de partido, que pueden ser legitimas pero que demostrado está, pueden alejarse de los propósitos para los cuales fueron creadas.

Para cada área se crearía una organización del tipo Corporación Pública o Fundación Pública cuyos máximos ejecutivos sean elegidos por alta dirección pública y sus cargos llenados 100% por profesionales y técnicos elegidos por concurso y selección y en los directorios participen, con voz y voto, representantes políticos como ministros, parlamentarios, representantes de los mundos académicos, de la sociedad civil y especialistas, en un sistema de gobierno con períodos que permitan la renovación, pero también la estabilidad.

Estas Corporaciones o Fundaciones deben administrar, de acuerdo a mandato, los fondos de inversión definidos de largo y mediano plazo como porcentajes del PIB, la supervisión sobre la calidad de los proyectos y programas y la medición de estándares. Algo así se ha establecido en el sistema de aseguramiento de la calidad de la educación con la nueva institucionalidad, pero aún la injerencia de la política contingente sigue siendo muy marcada.

Se esperaría que estas instituciones den estabilidad a las inversiones y los criterios de decisión sobre estas y garanticen, por sobre todo, un uso eficiente apolítico de los fondos para un país no rico como el nuestro, en el cual cada peso gastado donde no corresponde, es una gran pérdida. Su primera tarea  es levantar el plan de aquí al 2030 convocando a la variedad de sensibilidades y partiendo de planes y proyectos existentes.

Estas instituciones deberían provocar sin duda, cambios en la conformación de los Ministerios y parte de sus equipos y deberían ser temporales, hasta el 2030 o menos, cuando el trabajo de modernización del estado se haya concretado y cuando tengamos nuevamente un ciclo positivo de confianza y ética predominando en nuestros dirigentes.

Tener la carreta en el barro es a veces necesario, no siempre el camino que se recorre es aquel por el cual se avanza, además, es buen momento para reflexionar sobre la carreta, su estructura, su forma de andar, sus ruedas y también para mirar el barro, su consistencia, su color y su olor…luego de eso es buen momento para darnos la oportunidad de re-pensarla, re-diseñarla y cuando estemos conforme, sacar la carreta del barro.

TAGS: Especial 2030 Futuro de Chile

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Antonia miranda

23 de septiembre

Grande papi

23 de septiembre

Felicitaciones don Sebastian por sacar aplausos de Antonia…

________________________

Respecto a su artículo, creo haber leído varios que hablan de algo similar a lo que usted propone. Todos se refieren a ello con ciertos matices de diferencia y me parece interesante que la gente esté pensando en esto. Compartiendo en gran parte lo que usted menciona, quiero hacer una diferencia. A mí me preocupa el Chile de mañana en la mañana, el del medio día de mañana, el de mañana en la tarde y el de mañana en la noche. Lo expreso con esta vehemencia porque tal vez usted comparta conmigo recordar cuando se comentaba, bajo propuestas de políticos, que “para tal año seríamos un país desarrollado”. Se veía lejano el momento, para cuando esto se declaraba. Igualmente, hace algunos pocos años otras personas de la política nos “inculcaron” la idea de pensar en el Chile de algunos años más, sin embargo yo observo, y reconozco que puede ser mi observación algo sesgada, que más que un buen ánimo de los políticos por incluir a la ciudadanía en sus planes y tomas de decisiones, me parece a mí que lo que quieren ellos es contarnos otra vez un cuento con alguna retórica que los proyecte políticamente. Para el caso, pareciera que el Sr. Ricardo Lagos fuera un promotor de esta iniciativa. Sin embargo, nuestra realidad en torno a cómo hacemos las cosas, o cómo las hacen los políticos, si me lo permite, poco cambia y pareciera que vivimos la misma historia de siempre, es decir, gente de la política, contándonos una vez más un cuento para envolvernos en la máquina del voto y sus candidaturas, sabiendo que todo termina en la misma historia de hacer las cosas en la medida de lo posible, lo cual es muy lógico en gran medida, porque la historia nos ha demostrado que los políticos que han llegado al poder, después de Pinochet, han privatizado todo lo que han podido, lo mismo que él, con la salvedad que la Junta Militar de Gobierno no cedió terreno a extranjeros en todo relativo a la explotación del cobre… Evo Morales lleva el camino contrario a nuestros políticos. Él nacionaliza los recursos de Bolivia y defiende los intereses de su pueblo… Con lo que ha nacionalizado, su gobierno ha financiado carreteras y servicios públicos…

Y esto nos duele como si fuera una herida lacerante. El cobre que explotan las transnacionales se va prácticamente todo sin refinar y pagando impuestos al país que son sencillamente miserables. Entonces, nos cabe preguntarnos ¿cómo nos pueden hablar de un Chile de 10, 20 ó 30 años sin hablarnos del cobre del día de mañana?… ¿Cómo nos pueden hablar de una sociedad con más igualitarismo si no hacen nada para que el pueblo que trabaja tenga una AFP y un banco de dinero propio, o se haga gestión de asociatividad para que las comunas creen empresas locales y sistemas que permitan la inversión conjunta de las personas y se evite la migración al Área Metropolitana, en donde el Gobierno reparte cuantiosísimos recursos estatales a las cámaras de construcción que urbanizan mil nuevas hectáreas por año de más “transantiagos capitalinos”?…

Es más, si usted se fija en la retórica del actual Gobierno, uno de una supuesta mayoría de unos pocos chilenos que votan, ha instaurado un eslogan que dice “todos por Chile” y si pensamos algo en ello, pregúntese usted respecto de la integridad de la frase en cuánto a contenido y consistencia en relación a qué hace el Gobierno y qué cosa los ciudadanos. A mí me parece que si “todos fuéramos por Chile”, entonces, tendría el Gobierno que crear una Cámara Ciudadana Digital donde se puedan debatir asuntos de interés ciudadano y de las comunas con menos desarrollo para ver la forma en la que los chilenos queremos que se use el Presupuesto Nacional… O decidamos qué se hace y qué no… O propongamos cuáles son las prioridades que nosotros estimamos que deben enmarcar el rumbo de nuestra nación. A diferencia de ello y ante tal inexistencia de lo que digo, se creó el eslogan, pero, no se abre la puerta de la democracia, que debiéramos ejercer por medio de un instrumento o herramienta como una Cámara Ciudadana. Si no existe esta Tercera Cámara Nacional, la ciudadanía no puede hacer aportes colectivos basados en ideas previamente estudiadas y debatidas, tomadas como escogidas de entre todas las que propongan los hijos de la patria…

Usted me perdonará si subo el tono de lo que digo y expreso que los señores políticos no han venido a servir al pueblo, sino a lo que expresó Ricardo Lagos Escobar, cuando dijo que la idea de llegar al poder era algo así como repartirse lo que pudieran y luego cada uno para su casa… Esto a los ciudadanos nos produce congoja en el alma, porque no podemos luchar contra esta mafia que se ha apoderado del poder político y que no vela por el Chile que todos necesitamos, cada uno en su propia medida. Esto en mucho se puede asemejar a algo que expresó Pinochet. Él dijo: “no dejaremos que los políticos se nos metan” y digo que se asemeja porque la actitud de los políticos que se metieron pareciera expresar algo muy parecido a lo que dijo él, porque cuando los escucho hablar de las vanalidades que hablan en sus discursos vacíos de amor por el pueblo, parecieran decir: “No dejaremos que los ciudadanos se nos metan”… Sin embargo, así como los políticos derribaron la dictadura del dictador, así hoy, esta “seudo crisis” de confiabilidad en los políticos seguramente detonará en el tiempo en grupos organizados de ciudadanos que llegarán al poder y buscarán hacerle justicia al pueblo y tal vez justicia a ellos también, por el grado de traición con que traicionan y han traicionado al pueblo y a los intereses de la nación…

Por todo esto, pienso que esto del Chile del año 2030 es una táctica política que espera envolver a los ciudadanos en un nuevo sueño en el que pondrán sus esperanzas, sin embargo, los actuales políticos, con el perdón de las mentes más jóvenes que puedan leer estas líneas, son unas personas carroñeras que se aprovechan de las circunstancias para utilizar los contactos que el sistema les provee, para usufructuar de la forma que prefieran los recursos del Presupuesto Nacional… ¿O cómo se explica usted que los políticos chilenos sean de los mejores pagados del mundo?… ¿Y eso es todo lo que usufructúan?… Cada político que ha llegado al poder luego de Pinochet ha repartido algo a alguien, comenzando por las minería. Por ejemplo, Piñera hizo concesiones de inversiones a las transnacionales por decenas de miles de millones de dólares… ¿Usted cree que si este es el sueldo de Chile y es la gran empresa de Chile, o el gran recurso de Chile, los chilenos no estarían dispuestos a invertir en ello y tener acciones de esta industria nacional?. A mí hoy me sobran diez lucas y podrían financiar diez más para quien no pueda hacerlo…

Para el caso de los Gobiernos de la Concertación, ellos han hecho gárgaras para que llegue inversión extranjera, entre ellas, quizá bancos que nos prestan dinero a intereses de usura, tal vez con los dineros de los propios trabajadores chilenos que las AFPs les pasan a ellos para que ellos nos lo presten a nosotros… ¿Se imagina usted lo que sería el pueblo chileno hoy, si hace 30 años atrás las AFPs que se crearon se hubieran creado como propiedad de los trabajadores de Chile?…. La propia Presidenta Bachelet, en su primer mandato, firmó junto a su ministro de Hacienda un decreto o Ley que permitió a las AFPs exportar a “mercados extranjeros” 16 mil millones de dólares, que tenían de exceso las AFPs… ¿De quién y de dónde provenía ese dinero?… Ese era parte de su propio dinero, don Sebastian y de el que usted pudo haberle heredado a su descendencia… ¿Por qué es necesaria la inversión extranjera, si los dineros de los trabajadores de Chile pueden financiar el crecimiento nacional?…

26 de septiembre

Muchas gracias por sus comentarios.

Debo decir que los comparto en su mayoría y por lo mismo me hago la pregunta ¿Cómo partir? ¿De donde poner la cuña para un punto de inflexión que nos dé mayores herramientas de control social en cosas tan relevantes como las que señala que son las AFP? Le debemos mucho a los estudiantes que no solo hicieron visible temas que “todos sabíamos” estaban ocurriendo sino que permitieron que estos temas se entrelazaran en la discusión como para poco a poco ser protagonistas de ella e intervenir la agenda. ¿Esto es poco es mucho? Yo prefiero pensar que es un paso adelante en la dirección correcta, hoy ya no toleramos situaciones que antes si. Compartiendo lo que usted señala no se de donde podría venir alguna solución sin política y en el intertanto de un recambio, que puede tomar décadas por las mismas razones que usted esgrime de apernamiento y poco tiraje a la chimenea y esa solución me parece que puede ser desviar parte del poder a entes no políticos, más ciudadados y más especialistas también.

24 de septiembre

DE ACUERDO CON EL ARTICULISTA Y QUIEN COMENTA VALE LA PENA QUE GENTE ASÍ PIENSE DE TAL MANERA. ME ALEGRO Y CELEBRO

servallas

25 de septiembre

Interesante reflexión, verdaderamente podría ayudar a plantear una visión de estado, un mirar en perspectiva sin recurrir a un iluminado, y quizás orientarnos a mejores estadios de desarrollo, gracias por su tiempo e ideas. Uno de los problemas que salta a la vista es que el poder político realmente no entregará cuotas de poder, es muy difícil, peregrino, recordemos que el poder se gana o se toma, normalmente no se entrega, hay parlamentarios con cinco o más periodos en su cargo (22 años) y se ven cómodos allí, no les darán la pasada ni a sus mismo correligionarios más jóvenes, otro factor complejo de incluir en soluciones como las que presenta en su artículo, es un actor relevante, al cual normalmente no se le toca porque es políticamente incorrecto, el pueblo, una sociedad desarrollada es aquella compuesta por personas que han alcanzado un desarrollo intelectual, cultural, económico y social, es decir el grano de una sociedad desarrollada es desarrollado, avanzado. Eso significa entre otras muchas cosas, dejar al lado el clientelismo al que nos han llevado desde la dictadura, o quizás antes, diseñar y seguir un proyecto de vida, y ciertamente tener la aspiración orientadora de alcanzar un mejor pasar que la generación anterior, no como un hecho vegetativo, sino que por acciones cada vez más comprometidas con objetivos personales de largo plazo. Me parece que en nuestro talón de Aquiles también se encuentra el pueblo, poco a poco se va dejando de lado la reflexión, el pensamiento propio para dar paso al consumo de mantras, slogans y propaganda, poco a poco y cada vez es más notoria que las responsabilidades propias se traspasan al estado, por otra parte, muchas personas han esclavizado sus capacidades, sus potencialidades aún como seres humanos, a “pegas”, a roles que hicieron su bisabuelos, no intentando nunca mirar más allá, lo mismo ocurre en el penoso caso de la vivienda social, allí donde el estado las enterró con sus nefastas políticas de vivienda, allí se quedó, allí se adaptó y nunca se hizo ningún esfuerzo serio por salir, por escapar de algunos de esos tóxicos medioambientes que muchas veces les arrancan las vidas de sus hijos, se evaden también las responsabilidades en la crianza responsables de los hijos, se soslaya el cultivo de valores, y otras tantas miserias, eso hace que estemos en parte cautivos de lo que hicieron, hacen o harán los grandes actores públicos y privados con nosotros.

26 de septiembre

Muchas gracias Sergio por sus comentarios.

Lo del pueblo es algo que preocupa sin duda, pero yo percibo está cambiando, hoy veo más personas preocupadas de un desarrollo creativo espiritual y social, por sobre lo económico puramente. Probablemente es en esta parte donde más influencia podamos tener, más que en cambios de gran escala, en cambios pequeños, del día a día y de nuestro entorno, hijos y amigos, de forma que ellos también hagan lo suyo en su entorno, en una suerte de ola expansiva. Acá es donde podemos influir verdaderamente y donde los cambios serán más duraderos y profundos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si en el primer gobierno de la Presidenta, tapó de termoeléctricas Chile, en el segundo se alzó con un sello ecológico, ¿Porque es la única con posibilidad de aprender del pasado?
+VER MÁS
#Política

Vergüenza ajena

Cabe destacar que el tema de los derechos humanos y los ex soldados conscriptos, es una deuda pendiente y una responsabilidad que el Estado de Chile ha evadido, con un sector de la sociedad de más 7.000 ex ...
+VER MÁS
#Justicia

Segundo gobierno de Presidenta Bachelet no reparará a ex soldados víctimas de abuso

No hago encuestas por teléfono a personas que quieren cortar pronto la llamada, no relleno cuadernillos con estadísticas ni leo los diarios para copiar lo que otros dicen.
+VER MÁS
#Política

Segunda vuelta: no es lugar para débiles

En el papel se ve esperanzador pero seremos nosotros: el quinto poder (la ciudadanía) quienes debemos velar porque este realice su trabajo y lo realice bien.
+VER MÁS
#Justicia

El defensor del niño

Popular

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco