#Bicentenario

Propuestas para el Bicentenario: recuperación de los bosques chilenos

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En el año 2018 Chile cumplirá dos siglos de independencia. En este marco, surgen una serie de propuestas para mejorar el país y la vida de los chilenos, tales como: la recuperación de los bosques chilenos, la salida soberana al mar para Bolivia, la creación del Estado Mapuche y el fin del impuesto al libro.


Reemplazar plantaciones de monocultivo por bosque nativo y plantaciones más diversas es -también- abrir mejores y más perdurables fuentes de trabajo.

Hay muchas situaciones complicadas que está viviendo nuestro país, pero quizá la más alarmante hoy en día sea la pérdida de los suelos debido a las plantaciones de monocultivo de pino y eucaliptus. Hay muchos estudios científicos que nos muestran los peligros de este tipo de industria forestal, pero los gobiernos de estas últimas décadas no han hecho caso a los expertos y han promovido la plantación de monocultivos, pese a los muchos peligros que conocemos. Actualmente, estamos en un punto crítico entre la posibilidad de una recuperación de los bosques chilenos del centro sur o el avance progresivo hacia una desertificación de la zona.

La plantación de monocultivos de eucaliptus y pino radiata que se ha incrementado exponencialmente desde la dictadura (proyectándose, hoy, de un modo alarmante), ha degradado el sustrato orgánico de los suelos, ha reducido significativamente la biodiversidad de los sistemas originales y ha dejado sin protección las tierras tras la tala (pues todos estos bosques se plantan para ser talados), provocando una grave erosión en los suelos, convirtiéndolos progresivamente en infértiles campos de polvo. El daño que se ha hecho en estos últimos cuarenta años es irreversible, pues se han destruido por completo ecosistemas únicos; y se ha dañado también la dinámica social de muchos pueblos y zonas rurales del país. Sin embargo, aún es posible detener esto y empezar un proceso de recuperación de los suelos mediante una estrategia de reforestación con especies nativas y el fomento de la agricultura y la ganadería a pequeña y mediana escala. Es necesario que tomemos una medida como esta, si queremos que el centro y sur de Chile siga verde el próximo siglo.

Estamos en un momento crítico: ahora mismo nuestro Estado está irresponsablemente entregando recursos a privados para que se exploten más bosques, y se están construyendo grandes instalaciones privadas para procesar la madera. Esta situación es altamente perjudicial, muchos se han dado cuenta de esto y lo han expresado en distintas instancias, pero los políticos prefieren ignorar el tema y el grueso del pueblo chileno simplemente ni se entera del problema.

Y el problema es que la diferencia entre un bosque nativo y una plantación de pino o eucalipto, es inmensa. El bosque nativo tiene una diversidad de árboles, arbustos y otras plantas, que permiten la vida, a su vez, de muchas especies de animales y un sinfín de otros seres vivos, que generan ecosistemas complejos y ricos en expresión. En cambio, la plantación de monocultivo incluye una sola especie de árbol, y los árboles se plantan muy cerca el uno del otro, haciéndole imposible la vida a los habitantes originales del bosque y reduciendo violentamente su biodiversidad. Esto repercute directamente en los pueblos aledaños a las zonas explotadas, que, además de la degradación de sus suelos, se ven afectados por la pérdida sus otras fuentes de sustento, con lo que se vuelven muy dependientes de las empresas forestales. Las grandes ciudades pueden pasar más tiempo que los pueblos rurales sin sentir las repercusiones de esta masacre natural, pero los efectos de la sequía y la pérdida de suelos ya están empezando a sentirse en todo el país, y si no hacemos nada al respecto, los daños serán cada vez mayores e irreversibles.

Por otro lado, la madera de estas especies introducidas es altamente combustible, lo que la hace muy susceptible a los incendios forestales. Ya no es raro, durante los veranos, ver cómo avanzan las llamas durante días y noches, a una velocidad y con una violencia terribles, acabando con las plantaciones, bosques nativos y muchas veces alcanzando zonas pobladas.

El pino radiata, y especialmente el eucaliptus, son especies que para crecer a la velocidad que lo hacen, necesitan succionar muchísima agua de los suelos, cortando los flujos que siguen a la costa y afectando a la vida silvestre y humana que vive de ellos. De este modo se van secando y tapando las napas subterráneas, y se va haciendo cada vez más difícil recuperar el bosque.

Si hoy no rescatamos los bosques, mañana será muy tarde; pues las empresas forestales los están agotando de un modo indiscriminado y fuera de toda lógica sustentable. Así, Chile deja sus bosques en manos de un grupo de empresarios y magnates y ofrece al mundo sus chips y su celulosa, a cambio de algunas décadas de empleo para el pueblo, uno que otro impuesto, y la destrucción de las tierras y de la vida natural y social de las zonas afectadas. Seguir en esta lógica significa trabajo para unas pocas generaciones de obreros de la madera, el enriquecimiento de unos pocos, y luego, el desierto.

Es cierto que recuperar nuestros bosques implica una importante reducción de la producción maderera en Chile, pero también es cierto que los beneficios de este nuevo estilo de producción ya no serían para los grandes empresarios forestales, sino para quienes habitan las zonas en cuestión y para la vida del bosque mismo, a través de la extracción sustentable de madera y el fomento a la agricultura a pequeña y mediana escala.

Es cierto que el trabajo concienzudo de las tierras requiere de un esfuerzo mucho mayor que la plantación de pinos o eucaliptus: a éstos sólo se los deja crecer, se los vigila para evitar incendios y, luego de una década, se los tala, mientras que las plantaciones requieren mano de obra todas las temporadas. Pero ¿cuál es el problema con esto? Muy por el contrario, reemplazar plantaciones de monocultivo por bosque nativo y plantaciones más diversas es también abrir mejores y más perdurables fuentes de trabajo. En este tema, desde antes de la dictadura hasta el día de hoy los políticos chilenos han apoyado e incluso fomentado el monocultivo, básicamente porque es productivo y económicamente saludable para el país, olvidando totalmente los peligros a largo plazo.

Si lo pensamos bien, los miles de trabajadores que hoy se dedican a plantar, vigilar, talar, procesar y transportar el pino y el eucaliptus, podrán ahora dedicarse a la digna labor de reforestar con bosque nativo las zonas afectadas, y a iniciar un nuevo proceso de aprendizaje que haga posible el desarrollo agropecuario a pequeña y mediana escala. Es decir: debe haber un esfuerzo de los políticos y las instituciones del país, pero principalmente un esfuerzo de los pobladores del sur.

TAGS: Bicenternario Bosques Industria forestal

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de julio

NACÍ EN EL SUR, ME CRIÉ RECORRIENDO SUS BELLOS BOSQUES NATIVOS Y POR CIERTO HE TENIDO QUE VIVIR DECENAS DE AÑOS PARA VER COMO LAS FORESTALES LLENAN SUS ARCAS CON DINERO CON PLANTACIONES DE PINO RADIATA Y EUCALIPTOS QUE CIERTAMENTE LIQUIDAN LOS ECOSISTEMAS VEGETALES Y ANIMALES QUE VIVÍAN AL AMPARO DEL BOSQUE NATIVO. ¿ QUE HAN HECHO LOS LEGISLADORES Y EL PODER EJECUTIVO PARA REGULAR Y DETENER ESTO ? COMO SIEMPRE NADA, PURO BLA, BLA, BLA EN UNA INCESANTE CAMPAÑA QUE CADA VEZ LOS DESPRESTIGIA MÁS AÚN DE LO DESPRESTIGIADO QUE ESTÁN. SI NO REGULAN EL VOTO OBLIGATORIO DESAPARECERÁN SIN PENA NI GLORIA. COMPLETAMENTE DE ACUERDO CON EL ARTICULISTA. BIEN, MUY BIEN POR TOCAR LA BOCINA……

17 de julio

NACÍ EN EL SUR, RECORRÍ SUS BOSQUES NATIVOS CUANDO JOVEN, DESPUÉS TUVE QUE VER COMO LAS FORESTALES PLANTARON SUS BOSQUES DE PINO RADIATA Y EUCALIPTOS QUE PROVOCARON UN SERIO IMPACTO EN EL ECOSISTEMA ANIMAL Y VEGETAL DE LOS BOSQUES MIENTRAS LOS EMPRESARIOS DEL RUBRO LLENABAN SUS BOLSILLOS DE DINERO SIN IMPORTARLES UN COMINO EL FUTURO DE NUESTROS BOSQUES. Y QUE HACÍAN NUESTROS LEGISLADORES Y NUESTRO PODER EJECUTIVO. SIMPLEMENTE NADA, SALVO BLA, BLA, BLA, QUE NO CONDUCE A ESO: NADA. SALVO EL PAULATINO DESPRESTIGIO DE LA CLASE POLÍTICA QUE SI NO REPONE EL VOTO OBLIGATORIO SIMPLEMENTE DESAPARECERÁ CON EL CONSIGUIENTE EFECTO NEGATIVO DEL SISTEMA DEMOCRÁTICO . BIEN POR EL ARTICULISTA MUY BIEN POR ÉL.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A pesar del nuevo escenario, la correlación de fuerzas entre la derecha y la centroizquierda quedó casi igual a la que existían bajo la lógica binominal.
+VER MÁS
#Política

El desafío del nuevo Congreso

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno