#Bicentenario

200 años de Independencia, 19 años de democracia

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Al celebrarse los 200 años de independencia de Chile, independencia conseguida por la acción mancomunada de los países latinoamericanos bajo dominio colonial, vemos que la fuerza del paradigma neoliberal, basado en que el mercado resuelve todos los problemas de la sociedad moderna, se desvanece en medio de la crisis financiera mundial y las luchas por la preservación de la naturaleza desvastada por un industrialismo sin límite.

Chile, luego de conquistar su independencia en 1818, sufrió el golpe de Estado portaliano que dio origen, en 1833, a una larga Constitución que duró hasta 1925, la que fue consecuencia de otros dos golpes de Estado: en septiembre de 1924 y enero de 1925, que rigió hasta 1973, cuando un nuevo golpe de estado terminó con el primer periodo de verdadera democracia en Chile.

En este momento de recuerdos, ¿Cuántos años de democracia, con igualdad ante la ley y sin derechos conculcados ha vivido nuestro país?

Es importante preguntarse por la democracia, por que sin duda el paradigma neoliberal esta siendo reemplazado por un nuevo paradigma donde la democracia, la descentralización, el respeto a la diversidad, y la igualdad de derechos y deberes empieza a configurarse.

El premio Nobel de Economía 1998, Amartya Sen, en un artículo llamado “La democracia como valor universal” se preguntaba:

“¿Qué es exactamente la democracia? No debemos identificar la democracia con el gobierno de la mayoría. La democracia tiene exigencias complejas, las cuales ciertamente incluyen votar y el respeto por los resultados electorales, pero también requiere la protección de las libertades, respeto a las disposiciones legales, la garantía de la libre discusión y de difusión de información no censurada, así como de juicios apropiados. Aún las elecciones pueden ser profundamente defectuosas sí ellas se realizan sin que las diferentes opciones tengan una oportunidad adecuada para presentar sus opiniones, o sin que el electorado tenga la libertad para obtener información y comparar las opiniones de los distintos protagonistas. La democracia es un sistema exigente, y no sólo una condición mecánica (como el gobierno de la mayoría), tomada aisladamente”.

Mi convicción es que en los 200 años que celebramos estos días, solo 19 años ha existido en nuestro país condiciones mínimas que pudiéramos catalogar a nuestro país de democrático: desde 1958 a 1973 y del 2006 al 2010.

Antes de 1958, cuando se derogó la “Ley de defensa de la Democracía”, pero fundamentalmente, se terminó, mediante la cédula única, con el cohecho como medio para ganar elecciones,  la democracia tenía muchísimas imperfecciones, con un cuerpo electoral muy reducido, con votantes-campesinos “acarreados” a votar, con un fuerte peso del poder militar, como se evidencia en los múltiples golpes de Estado indicados anteriormente, además del que derrotó a Balmaceda en 1891.

Entre 1958 y 1973 creció fuertemente el cuerpo electoral, el campesino empezó a sindicalizarse, la “promoción popular” o participación fue una política de Estado, la desnutrición infantil se comenzó a atacar seriamente, etcétera. 15 años de democracia que desgraciadamente terminaron en medio de la desunión y la incomprensión entre las fuerzas políticas de centro y de izquierda.

Un antecedente importante de ese periodo democrático se dio en la campaña presidencial del Frente Popular de 1938, cuando la Falange Nacional se propuso, según Ignacio Palma,  “trabajar por que el candidato sea un hombre de unidad, que garantice ampliamente la dignidad humana de amigos y adversarios, que sobre todo fundamente su acción y tenga como objetivo una rigurosa e impecable justicia social”. Eso implicaba, según declarara la Juventud Conservadora el 12 de diciembre de 1937, “un hombre que signifique una garantía cierta de paz social, condición fundamental para que las transformaciones de orden social y económico que se avecinan fatalmente sean realizadas en un ambiente de armonía social”. Estas opiniones están cruzadas por la virtual dictadura de Arturo Alessandri Palma 1932-38, a la cual Salvador Allende hiciera referencia cuando señaló que se requería “no solo una higiene política sino también una higiene social” (Cámara de Diputados, 31 de mayo de 1938).

Con el golpe de Estado de 1973 y la Constitución de 1980 no se estableció en Chile una nueva democracia, sino el tutelaje de las FF.AA. sobre toda la institucionalidad chilena. El triunfo ciudadano del 5 de octubre de 1988 es la antesala del renacer de la democracia en nuestro país.

La reforma constitucional del 2005, que empezó a regir en el 2006, termina con dicho tutelaje militar, e inaugura un segundo periodo que podemos reconocer como democrático en la historia de Chile: 2006-2010, que requiere por cierto muchas mejoras y perfeccionamientos, especialmente en la descentralización del poder para posibilitar la participación local y regional, pero que abre nuevamente las puertas de la lucha sin fin por una vida mejor para todos.

En total, 19 años de democracia desde 1810. Un largo camino para el nuevo paradigma  del siglo XXI se abra camino y que el economista indio Amartya Sen, nos ha iluminado con su análisis de la democracia y las formas de superar la pobreza.

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Hagan lo que hagan los seguiré respetando, esto es política y todo puede cambiar en dos segundos, pero si queremos dejar de lado las políticas del terror, pensar que no hay ningún punto de acuerdo entre ...
+VER MÁS
#Política

Pacto RD-RN-Evopoli

Ética, Consecuencia, Compromiso y Dignidad, ideas que no se pueden perder en la vida que seguramente en este escenario reivindicarían nuestros colegas, pues, los dolores que nos queda son los compañeros ...
+VER MÁS
#Sociedad

Trabajo Social: Pasados Inquietos

Ahora Piñera contará con el 100%% de los votos de Kast y hará laboriosos esfuerzos, utilizando el vocablo humanistas cristianos, para que los escasos votantes de Goic se plieguen a su candidatura.
+VER MÁS
#Política

Guillier versus Piñera : ¿quién será presidente?

Mi apreciación es que estas propuestas caminan hacia una democracia basada en la razón, más que en las mayorías. Caminan hacia un desarrollo territorial de orden mayormente integral, y le conceden a la ...
+VER MÁS
#Política

Mi propuesta pública a Alejandro Guiller

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno