Descripción general de la acción

  • Tenemos 284
  • Necesitamos 3.000
Firma y Participa
  • Últimos adherentes
    Javiera Ignacia Zúñiga Vargas
    Josefa Lopez Carrasco
    constanza gonzalez
    Macarena Mieres
    Rubén Bustos L.
    Martina Caviglia
    Teresa Leticia Valdés Echenique
    Andrea Merino Osorio
    Marcelo Lewkow
    Romina Nicole Winkler Caimapo

La evaluación internacional realizada por Pearson a la actual PSU fue contundente: los alumnos de la educación técnico-profesional (TP) son discriminados por el sistema de admisión universitario que privilegia la PSU.

Esta prueba de selección se basa en la evaluación de contenidos de la enseñanza científica humanista (CH), y reconocidas las diferencias entre el currículum CH y el TP a partir del tercero medio, los alumnos TP están en desventaja en las pruebas de Ciencias y –sobre todo- de Matemáticas.

Para corregir esta injusticia, el informe recomienda restringir los contenidos a evaluar a aquellos comunes para ambos currículos, considerando sólo hasta segundo medio.

Adicionalmente, la evaluación a la PSU confirma lo que sabemos: a las brechas en los resultados según modalidad TP o CH, se suman aquellas asociadas a la dependencia del establecimiento (municipal, subvencionado o particular pagado). Esto se traduce en que la PSU, más que evaluar el mérito individual del estudiante, da cuenta de las oportunidades educativas que cada uno tuvo.

El informe advierte: NO se pueden usar los puntajes de las PSU para seguir asignando beneficios.

En vista de lo anterior, exigimos:
1.-Reducción de contenidos a evaluar en todas las pruebas PSU a partir de este año, limitándolos a aquellos cubiertos hasta segundo medio. Contenidos adicionales para carreras que requieran conocimientos avanzados en un área deberán ser evaluados con pruebas específicas. Sin embargo, todas las carreras que ofrezca el CRUCh deben tener una opción de entrada alternativa por la vía de un college o bachillerato de corte generalista, para salvaguardar el derecho de quienes, poseyendo la capacidad y el mérito, no tuvieron la oportunidad de aprender esos contenidos avanzados en la enseñanza media.

2.-Reducción de la ponderación de las PSU para fines de admisión, privilegiando los dos mejores predictores de éxito universitario según el informe Pearson: NEM y ranking.

3.- Eliminación de puntajes PSU para asignación de beneficios (becas y créditos). Sustitución de la ponderación de la PSU por otros criterios (NEM, ranking, indicadores de necesidad económica, etc.).

4.- Medidas de reparación para los grupos más afectados por la PSU en los últimos diez años, esto es, egresados de TP: vacantes especiales y becas en programas de diplomados y propedéuticos en universidades del CRUCh.

5.- Congregar un comité internacional del más alto nivel para supervisar que se hagan los cambios necesarios al sistema.

Si firmas y adhieres a esta acción ciudadana estarás representando tu conformidad con lo solicitado. El petitorio y las firmas serán entregadas a las autoridades correspondientes. Gracias por difundir y apoyar esta acción.

Pamela Díaz-Romero

Directora de Fundación Equitas y editora del Barómetro de Equidad.